Turku, animado verano finlandés: deporte, cerveza y cultura

Turku, animado verano finlandés.

Turku en verano, en Finlandia luce el sol. Recorriendo el río Aura en los pequeños barcos eléctricos de la empresa Lanå.fi que se alquilan cerca de la catedral. ©Iñigo Pedrueza.

Turku siempre nos sorprende y esta vez, cuando por fin el verano comenzó a brillar y a calentar Finlandia, lo ha vuelto a hacer. Llegamos a la ciudad desde el Archipiélago, tras recorrer 150km en bici desde Pargas/Parainen hasta la misma Turku. Lo que se llama el Big Trail o la Gran Ruta del Archipiélago de Turku. Un recorrido precioso, cruzando brazos de mar con ferries y transbordadores, disfrutando de los paisajes isleños y sufriendo tormentas con rayos y truenos sobre nuestras cabeza. Un viaje casi iniciático que terminó con la tormenta a las puertas de Turku. Por suerte, unos kilómetros antes habíamos descubierto el donut rosa, o donut del obispo, relleno de mermelada de frambuesa que nos dio las fuerzas necesarias para no sucumbir ante los truenos y rayos. Tras guarecernos como pudimos llegamos a Turku, Åbo, la primera capital de lo que hoy es Finlandia, durante el periodo sueco.

Al día siguiente el verano explotaba en Turku. El sol brillaba y el calor quemaba como no lo había hecho en todo este verano finlandés. Turku, que hacía un año nos acogió por la Midsommar/Juhannus (el solsticio de verano) con frío y lluvia, se presentaba a nosotros feliz con muchísima gente en las calles, resplandeciente. Al llegar a su centro neurálgico con la plaza del mercado de los años 60, actualmente en obras, parece una ciudad pequeña, organizada en torno al río, el Aura y la catedral, que sobrevivió al gran incendio de 1827. Sus casi 200.000 habitantes se reparten al sur y al norte del rio Aura, eje de la ciudad. Sin embargo, Turku es mucho más grande de lo que parece. En el otro extremo, justo en la embocadura del Aura, el castillo medieval, uno de los pocos que quedan en Finlandia, parece que está a un paso. Y no es mentira si vamos en bici. Pero andando, un largo paseo, agradable pero largo une la zona del puerto, donde llegan los ferries de las Åland y de Suecia, une esas dos partes de la ciudad. Después los dos márgenes del Aura no son simplemente dos calles, sino varios barrios donde la disposición en damero de las calles engañan. Turku es mucho más de lo que parece.

Delicias gastronómicas, los restaurantes de Turku destacan por la fusión entre productos locales y recetas venidas de todo el mundo. Aquí (como en la foto destacada) en el restaurante Nooa, junto al río Aura. ©Iñigo Pedrueza.

Y eso se demuestra en su animación. Para muchos finlandeses, Turku es una especie de mediterráneo, una ciudad donde la animada arteria del río Aura acoge numerosos restaurantes, terrazas y comercios. En verano la animación es mucho mayor. Una feria con productos gastronómicos de toda Europa hacia que, por una vez en Finlandia, sintiéramos ¡cierto agobio de gentes! Costaba caminar, entre el gentío y la mezcla de olores que nos animaban a probar todo. Nos encontramos con nuestros amigos de la Oficina de Turismo y, después de comer en una preciosa terraza mirando al río, nos dispusimos a descubrir un nuevo barrio, un barrio situado en el centro de Turku, pero que estaba hasta hace muy poco apartado, el barrio de Kakola donde se encontraba antes una de las principales prisiones de Finlandia.

Barcos, transborddores, autobuses, bicicletas, patinetes… Foli.

En Turku la palabra Föli es muy famosa. Se trata del sistema de trasporte público de la ciudad, que incluye autobuses, trenes de cercanías y barcos. Entre los transportes más peculiares de Turku se encuentra un pequeño transbordador que atraviesa el Aura cada par de minutos; un vësibussi y un teleférico. El Vësibussi es un autobús de agua, o sea un pequeño barco que une el centro con la isla de Ruissalo, donde hay grandes parques y un centro de Spa, además de playas y chiringuitos. 

El barrio de Kakola. De centro penitenciario a nuevo barrio de moda.

La antigua cárcel de Kakola se ha convertido en ele eje de un nuevo barrio, un proyecto urbano que está cambiando parte del centro de Turku.

El último en llegar, no sin cierta polémica por su alto costo, -algo que en Finlandia se mira con lupa-, ha sido el teleférico de Kakola. Es el único teleférico de Finlandia, muy modesto se si compara con los de otras ciudades de Europa, pero ciertamente el único. Une la ribera del Aura con la colina de Kakola. Kakola es el nombre de la colina y de la antigua cárcel que se alza en ella. Hoy la colina se encuentra en plena reconversión, la cárcel se ha cerrado, pero en lugar de derribarse se ha convertido en el eje de un nuevo proyecto urbanístico que se está construyendo en Kakola.

La prisión será un edificio de apartamentos y contará, con una panadería artesana, algunas tiendas y una microcervecera en sus antiguos instalaciones o muy cerca de ellas. Se están construyendo otros edificios y creando espacios verdes y públicos. En ese plan urbanístico, el teleférico que une la zona baja y la alta en menos de un minuto (va muy despacio) es otro de los elementos. El teleférico de Turku nos recuerda al de Zagreb, en pequeño, y realiza la misma función. El encanto de le proyecto de Kakola es que se trataba de un edificio no demasiado atractivo en principio, pero que inteligentemente se ha convertido en el centro de un plan urbanístico que tiene muy buena pinta. Para la ciudad será muy interesante recuperar todo ese espacio en el mismo centro, dandole valor y encanto. Finlandia destaca por esta política que recupera edificios históricos como fábricas, antiguas ferrerías o almacenes para crear complejos habitacionales, colmenas de starts ups, centros comerciales o espacios públicos. Inteligente, ya que la rehabilitación suele ser mucho más barata que el derribo y la construcción de nuevos edificios. Además, la historia se preserva y no se olvida, usándose para nuevas funciones.

Sin duda el barrio de Kakola será un ejemplo de urbanismo en un par de años y un barrio trendy del que se hablará mucho. Nosotros ya lo afirmamos desde ahora.

Microcerveceras artesanas en Turku.

Micro cervecería de Kakola Brewing. Una gama de sabores increíble. ©Iñigo Pedrueza.

En Kakola nos encontramos con Alexander uno de los trabajadores de la cervecería artesana Kakola Brewing Company. Al día siguiente visitamos las instalaciones, y el magnifico bar, de la otra micro cervecería de Turku (por ahora), la Koulu Panimo, que se halla en el mismo centro, en el antiguo edificio de una escuela para niñas. Ambos proyectos son similares e igual de interesantes. Ya hemos hablado de las cervezas artesanas finlandesas en otros artículos, de sus ferias y sus particularidades. Y hablaremos de casos semejantes como el de la Ruta de las cervezas artesanas de Tampere. Finlandia es uno de los países más interesantes de toda Europa para descubrir y degustar cervezas con encanto, cervezas de calidad y con sabores únicos. Y uno de los hechos que hacen al país tan interesante es la diversidad de sabores, de intenciones y proyectos. Hemos visitado la cervecera Tornio Panimo en Laponia; la Koli Panimo en Carelia; Stalhagen en las Islas Åland; Pyynikin, Plevna y Nordic en Tampere; conocemos a Tanker que se trasladó a Estonia, y todas son diferentes, todas arriesgan y sorprenden a la vez desde Escandinavia.

Las dos cerveceras de Turku, Kakola y Koulu, como no podía ser de otro modo, son también diferentes. Relativamente pequeñas, producen y venden prácticamente sin intermediarios a negocios y restaurantes locales, por lo que es difícil encontrarlas fuera de Turku. Kakola busca investigar y descubrir nuevos sabores, adaptándose a la moda pero sin dejar de producir cervezas de calidad, siempre bebibles y accesibles al consumidor. Desde la colina de la antigua carcel, Kakola explora una gama de estilos y sabores muy diversos desde las lager hasta las IPA y APA, buscando también ampliar la gama con cervezas más amargas (bitter), agrias (sauer) y saladas (gose).  Un equipo joven y animado dirige la microcervecera que, por descontado, nos dará muchas alegrías en el futuro.

Mika Pitkanen, un apasionado de la cerveza. ©Iñigo Pedrueza.

Koulu panimo comparte la pasión y el interés inherente a todo un maestro cervecero, esos magos del sabor que rebuscan entre los lúpulos y las maltas añadiéndoles ingredientes secretos para provocarnos tanto sabroso placer.

El estilo de Koulu Panimo es más “clásico” y se preocupa de realizar grandes cervezas pero siempre basadas en el método alemán. Se basa en la Ley de la pureza de la cerveza de 1516 (Reinheitsgebot), aunque su maestro, produce también a pequeña escala cervezas más vanguardistas e incluso sidras. Su escuela es un gran restaurante, un pub animado en invierno y un biergarten en verano, con su gran jardín. Sólo faltan los grandes bancos corridos para que nos imaginásemos en un biergarten alemán, pero parece ser que en Finlandia no resultaban tan populares. Quizá sea ese cliche, que se ha demostrado más bien falso, por el cual los finlandeses buscan una cierta distancia y espacio je, je. 

En cualquier caso, la recreación del biergarten es perfecta, sobre todo cuando se aderezan con las cervezas de estilo berlinés, que sin embargo no son tan clásicas como parecen. La pilsner rubia es muy seca y bebible, llena de sabor intenso y con lúpulos duraderos que llenan la boca sin cansarla. Sorprendentemente su lager tostada es mucho más suave tanto en sabor como en aromas que las cervezas rubias. Perfecta para el verano. 

Teatro de Turku, Turun Vapaaehtoinen Palokunta. ©Iñigo Pedrueza.

Una vez más en Finlandia se alteran las clásicas gradaciones de sabores y colores de las cervezas. Y todas con una graduación muy baja, exigida por la ley (más de 5º significa pagar muchos más impuestos), algo que finalmente se agradece mucho ya que se puede beber sin caer redondo. Koulu Panimo, además fabrica sidras, incluso más sorprendentes ya que además de hacerse de manzana, utilizan bayas finlandesas. No somos muy aficionados a las sidras, pero su sidra de manzana seca, -que finalmente sabe poco a sidra tradicional- y su “crujiente” sidra de manzana y frambuesa nada dulce e intensamente acida, nos encantaron.

Las instalaciones de Kakola son modernas y sus cubas pueden inventar aún mucho más. Las de Koulu Panimo, son mucho más clásicas con cubas de bronce y un proceso mucho más manual, hecho a ojo, algo que parece que le encanta al Maestro cervecero Mika Pitkanen, porque insiste en ello con un pícaro brillo en sus ojos. Dos proyectos diferentes y similares, ah y que prácticamente no embotellan nada, todo lo venden para servirse desde el barril. Lo poco que se embotella, muy poquito, se hace para para restaurantes de la zona con alguna excepción en Helsinki o Laponia (Levi). Dos micro cerveceras que trabajan con mucha calidad y muchísima pasión. Les acompañaremos, vigilando sus proyectos y deseándoles siempre lo mejor.

En el bar Walo Rooftop Bar del Original Sokos Hotel Wiklundr©Iñigo Pedrueza.

Turku disfruta del verano y nosotros con ellos. Ellos, toda la gente que invade las calles, que se baña en las playas de Ruissalo o que recorre el archipiélago en bici. Gente en bañador, blanca aún o ya completamente morena, porque Finlandia es así, una mezcla de verano intenso y de profundo invierno, de calma y timidez, de ardor y voluntad. Una ciudad abierta que con su puerto y marineros que recorrieron los mares del mundo. Para contemplarla nos subimos al bar Walo Rooftop Bar en la azotea del edificio del Original Sokos Hotel Wiklund, desde donde se puede contemplar toda la ciudad. Eso es lo que hicimos con Pirita nuestra amiga y guía turística en Turku y Naantali, mientras el sol de julio, que ya se tumba unas horas comienza a descender. El atardecer llegará a eso de las 11, cuando al sol se lo coman los últimos bosques y las primeras isla de ese archipiélago gigantesco que no es más que un puente entre Finlandia y Suecia. Pero aún nos queda tiempo, para cenar, para seguir saboreando cervezas y para charlar con nuestros amigos sentados en lo alto de Turku. Una ciudad para descansar, para disfrutar y para aprender.

Una vez más muchas gracias a Visit Turku y Olga Henriksson por su ayuda y apoyo durante este viaje. Sin su soporte y colaboración nuestro trabajo sería imposible.

Más artículos sobre Turku.

Visita a Turku. Dos días en la antigua capital de Finlandia.

Naantali, el encanto de una ciudad finlandesa a orillas del Báltico

Cerca de Turku.

Ruta por el Archipiélago de Turku, Finlandia. Explorando las islas de Pargas y Nagu.

Cicloturismo en Finlandia, Ruta costera en bici por el Archipelago.

Ruta por Finlandia en verano. La región del Lago Pyhajarvi.

Descubriendo las islas Aland en bici. Un paraíso en Finlandia.

Atardeceres estivales en Finlandia. La magia del Sol de Medianoche.

De Suecia a Finlandia en Ferry, plan para una semana.

Y un enlace hacía nuestra Guía online de Finlandia.

Te ha gustado? Comparte este viaje !

Escribe un comentario!! (Vamos...es gratis y nos hace ilusión saber que te ha parecido.