Bosnia Herzegovina

Enclavada en el corazón de los Balcanes, Bosnia Hercegovina posee algunos de los lugares más bellos de la antigua Yugoslavia. Compartiendo frontera con Croacia al norte y oeste, Montenegro al sur, y Serbia al este, Bosnia brinda la oportunidad de llevar a cabo un viaje profundo por unos Balcanes cuya alma es común.

El monasterio de Blagaj bajo la cascada
El monasterio de Blagaj bajo la cascada

La huella de su pasado otomano y del Imperio Austrohúngaro es tan visible en la cultura, gastronomía, religión o arquitectura, como imperceptible tras los rostros de una población amable y siempre atenta con los viajeros.

Que ver en Bosnia Hercegovina

A priori su tamaño coqueto y no muy extenso no anticipa la gran cantidad de lugares interesantes que encontramos, y que más allá de los lugares más conocidos, como Sarajevo, Mostar o el santuario de Medugorje, esconde oportunidades para disfrutar de un viaje tranquilo y donde el turismo aún no ha llegado como en el interior de Bosnia Hercegovina.

Sarajevo

La capital de Bosnia y Hercegovina permite pasearla con rutas que nos enseñan sus históricos monumentos del centro histórico, con la Biblioteca Nacional, la Mezquita del Emperador, el puente latino, la sinagoga Ashkenazi , la Iglesia congregacional, la catedral católica o la mezquita Gazi-Husrev Bey.

Mostar

Símbolo de la paz, la ciudad de Mostar, destruida durante la guerra, y donde aún las huellas del conflicto de los Balcanes se perciben, es hoy uno de los lugares imprescindibles del viaje a Bosnia. El puente sobre el rió Neretva es sin duda el punto más celebre, y que en si mismo explica el cruce de culturas que supieron convivir juntas; pero las bellas Mezquitas Koski Mehmed Pasha, la Mezquita Karadjoz-bey; o la Hadži-Kurtova, junto a casas turcas como la Biscevica Kuca, el edificio Gymnasium en Plaza España o el memorial de los partisanos componen un mosaico necesario para entender Bosnia y los Balcanes.

Puente de Mostar
Puente de Mostar

Medugorje

El santuario de Medugorje es uno de los destinos de turismo religioso más importantes de Europa, incluso del mundo, con creyentes que acuden de peregrinaje durante todo el año.

Neum, la exigue costa de Bosnia

La escasa costa de Bosnia Hercegovina parece un embudo hacia el mar Adriático, donde la población de Neum es el único tramo con salida marítima del país, a caballo entre  las ciudades croatas de Split y Dubrovnik.

Naturaleza de Bosnia Hercegovina

El paisaje aún salvaje de muchas zonas de Bosnia asombra por su intenso verde, por sus explosivas cascadas como la de Kravica y su caída de más de cien metros, o por sus parque naturales como Sutjeska donde los partisanos vencieron a las tropas alemanas durante la segunda guerra mundial. Los amantes de la montaña encuentran en picos como Maglic, la excusa ideal para conocer una Bosnia Hercegovina ideal para el trekking. Otras veces la naturaleza no está tan lejos de las ciudades, como el pequeño parque de Vrelo Bosne, ideal para una escapada desde Sarajevo.

Pero Bosnia tiene mucho más que ofrecer, como el puente otomano de Konjic, el pueblo de Počitelj asentado en los meandros provocados por la erosión del río Neretva, el monasterio franciscano de Kraljeva Sutjeska, el lago de Pliva, la estación de esquí de Jahorina, los frescos del monasterio Tvrdos, las rutas de trekking en el monte Trebević, o el monasterio fortificado de Blagaj .

Si desea más información sobre viajes organizados a Bosnia no dude en escribirnos.