Curiosidades de Finlandia. Ideas para viajeros PARTE II. Sobre gastronomía finlandesa

Gastronomía Finlandesa Platos, comida y sabores

Finlandia es un país muy rico, rico en sorpresas gratificantes, rico en sensaciones y emociones. Su gente nos sorprende con agradables particularidades, graciosas a veces, admirables otras, alucinantes las más de las veces, hábitos que muchas veces hemos hecho nuestros, incluyendo en nuestro bagaje internacional, sabores, costumbres y comportamientos, que nos hacen mejores, más felices y más cercanos a la naturaleza y la humanidad, a pesar de todo.

He aquí la segunda parte de nuestras Curiosidades Finlandesas, Ideas para viajeros y viajes. Hoy vamos a hablar sobre comida, algunas cosas curiosas de la gastronomía finlandesa que nos encantan y nos conquistaron tanto como los bosques, los lagos, los atardeceres, las locas actividades de invierno, los festivales de verano o el Sol de Medianoche,…De hecho, ¡ya nos está entrando hambre!

Hyvää ruokahalua!

Gastronomía Finlandesa Platos, comida y sabores.

Como todo el mundo, a los finlandeses les gusta ir a restaurantes a comer y cenar, y por todos por los que pasamos disfrutamos con la calidad del diseño de los espacios y de los platos. Pero también hay que decir que los finlandeses adoran hacer picnics frente a los lagos en verano o en las barbacoas públicas que hay en los bosques, donde tienen todo lo necesario (leña, bancos para sentarse,…).

En cuanto a lo que comen, no vamos a hacer una lista de platos y delicias de la gastronomía finlandesa, para eso está nuestra guía sobre Finlandia. Pero nos gustaría que supiesen algo más sobre las costumbres, el día a día de los finlandeses, lo que más les gusta,…cosas que para ellos son normales, pero que para nosotros pueden ser de lo más curiosas.

El pan finlandés – Leipa

Pan de patata y pan de centeno

El pan finlandés fue una de las grandes sorpresas que nos encontramos la primera vez que viajamos a Finlandia. Hay tal cantidad y variedad de pan finlandés, son todos ellos tan deliciosos, que no sabemos por dónde empezar cuando vamos allí. Las panaderías y las secciones de pan de los supermercados están llenas de panes de diferentes tipos. Suelen ser panes con diferentes tipos de cereales, trigo, maiz, avena, cebada, aunque el pan más célebre de Finlandia es el pan de centeno, reikäleipä, uno de nuestros favoritos.

Nosotros tuvimos la suerte de hacer el ruisleipäla, pan de centeno más tradicional en Carelia, el que se secaba en los techos de las cocinas para conservarlo, ¡fue una bonita experiencia!. Aprendimos con Ani, una excelente cocinera e interprete de kantele, un tipo de pequeño arpa, típico de la música finlandesa también. Ani regenta un encantador B&B en Carelia del sur. El aroma del centeno impregnaba la encantadora estancia donde nos dieron a probar el pan de centeno con mantequilla, mientras otros panes se cocían en el horno de leña. El pan forma parte indispensable de las mesas finlandesas y nos alegramos por ello, ya que podemos disfrutarlo siempre en los viajes a Finlandia.

Los Karjalanpiirakat o pasteles carelianos

Karjalanpiirakat o pasteles carelianos

A diario se consumen en Finlandia cientos de miles de Karjalanpiirakat, una preparación que está entre el pastel, el pan y una tapa. Se trataba de una masa plana de pan de centeno en forma de huso rellena de gachas de cereales, substituidos hoy por arroz cocido y horneada. De origen Finocareliano, están extendidos por toda la geografía finlandesa y son uno de los tentempiés imprescindibles de la mesa cotidiana de un finlandés. Detrás de estos panes hay mucha historia, ya que era uno de los recursos alimenticios básicos cuando el hambre y la pobreza eran comunes en Escandinavia. Después, tras el final de la Guerra de Continuación en 1944 y de la IIGM, cuando la URSS ocupó buena parte de la Carelia Finlandesa, toda la población abandonó la región (incluyendo Viipuri, la segunda ciudad finlandesa en la época), la receta del pastel finlandés fue de lo poco que se pudieron llevar con ellos (ver la historia de Finlandia en nuestra guía).

El mismo día que aprendimos a hacer el pan de centeno en Carelia, Jaana nos enseñó a hacer los Karjalanpiirakat. Los pasteles carelianos se cierran de una forma muy particular tras rellenarlos: se pellizcan los bordes dándoles la forma característica que tienen. En cualquier cafetería, panadería, mercado o restaurante de Finlandia hay Karjalanpiirakat.

El Salmiakki o regaliz salado finlandés

El Salmiakki Koskenkorva, más conocido como Salmiakkikossu o Salmari, es un licor muy popular en Finlandia mezcla de vodka Koskenkorva Viina – la bebida espirituosa clara más común del país – y extracto de regaliz salado (Salmiakki)

Uno de los vicios de muchos finlandeses es el consumo de Salmiakki o regaliz salado de color negro que adopta diferentes formas. Es uno de esos productos que no le gustan a todo el mundo, así que hay gente pro Salmiakki y aquellos a los que no les gusta nada. Otro ejemplo de los productos finlandeses que destacan por necesitar un gusto adquirido. Raro es que se aprecien en su justa medida desde la primera vez. Quizá nos parezca normal rechazar esos productos “raros”, pero ese gusto adquirido, tiene que ver mucho con el hábito y la cultura, pasa lo mismo con el hígado, el cilantro, los caracoles, el caviar o con cosas tan comunes, para nosotros, como las aceitunas, el café, la cerveza o incluso el chocolate amargo. Nosotros mismos también estamos divididos. Iñigo adora los Salmiakki y cuando los descubrió, creo que sintió lo mismo que cuando ambos descubrimos el sabor del pan de centeno o del pan de patata. Fue amor a primera vista y ahora, siempre que vamos de viaje a Finlandia, prueba los mil y un Salmiakki que hay por el país.

El Salmiakki es muy típico en las gominolas, pero también en licores como el Koskenkorva, el vodka finlandés más rústico. ¡¡Hay vodkas muy buenos en Finlandia!!, pero esos se venden como vodkas.

Gominolas, el placer secreto de los finlandeses.

Gominolas, el placer secreto de los finlandeses

Y hablando de gominolas, las Finnish candies son otra curiosidad relativa. No es una sorpresa, ya que en todos los países hay tiendas de gominolas y chucherías varias. Sin embargo, en Escandinavia las golosinas son un furor. Los finlandeses no son una excepción, aunque suelen comprarlas en los supermercados donde hay toda un ala dedicada a gominolas de mil y un sabores, colores y formas – incluso hay una gran variedad de golosinas veganas -. Se venden al peso, y una amiga nuestra nos confesó que ella solo las consume los viernes, como un regalo que se hace al final de una semana de trabajo. ¡Dice que si no, no podría controlarse! Y lo cierto es que no es fácil. Siempre que vamos al supermercado en Finlandia, nos llevamos una bolsita de gominolas.

En el supermercado. Máquinas para cambiar latas y envases de plástico.

La maquina se traga todos las botellas de vidrio y todas las botellas de plástico para después devolvernos un bono

Ya que hablamos de supermercados…Ya lo hemos olvidado pero no hace tantos años era común devolver las botellas de cristal en los supermercados o tiendas. Cuando las comprobamos pagábamos un poco más por el recipiente, dinero que nos devolvían al entregarla vacía. El sistema ha desapareado en Francia, en España, Italia, Portugal substituido por los sistemas de reciclaje basados en empresas privadas a las que pagamos por recoger y reutilizar los plásticos, papeles y vidrio. Son los ciudadanos los que tienen que meterlos en el contenedor, los que pagan el precio de los recipientes al comprarlos, y los que vuelven a pagar por su recogida y reciclaje a empresas privadas. Estas empresas cobran por ese servicio y venden lo que recogen… La parte positiva es que el reciclaje es positivo en sí, pero el coste es alto.

En Escandinavia, pero también en Alemania, por ejemplo, el sistema es diferente. En Finlandia, hay en todos los supermercados una maquina extraña encastrada en una pared. La maquina se traga todos las botellas de vidrio y todas las botellas de plástico para después devolvernos un bono por el valor de las mismas. Una lata de cerveza son unos 15 céntimos, pero una botella de bebida con gas de 2 litros son 40 céntimos de Euro. Ese dinero se os descuenta de la próxima compra o se nos devuelve. El reciclaje lo realizan las propias empresa que venden los productos y los recipientes tienen valor. Por eso, quizá no se ven latas de cerveza ni botellas de plástico en la calle, en las cunetas. De hecho, si ven alguna cójanla, pero no la tiren a la papelera, valen dinero. Una interesante manera de plantear el reciclaje y que funcionaria a las mil maravillas en España, seguro.

El café y el bollito, las pausas diarias.

Imagen que vemos a diario en las cafeterías finlandesas

Finlandia es uno de los países que conocemos donde se consume más café. Es increíble la cantidad de cafés que puede tomarse un finlandés al día, y no se toman una tacita de café, sino ¡un tazón!, y eso varias veces a lo largo de la jornada. Los primeros días que estás allí, te cuesta tomar tanto café, pero luego te vas acostumbrando, y al final del viaje ya necesitas café como un finlandés más. Lo peor es regresar a casa, durante unos días tienes como “mono de café”.

El café finlandés no es el mejor del mundo, Italia y Portugal, y algunos sitios de Francia y España se llevan sin duda las medallas, pero no está mal. Se suele preparar en cafeteras tipo americano y, como en EEUU, las vemos en las barras de todos las cafeterías y restaurantes. Pero no es tan aguado ni flojo como el norteamericano o brasileño, tampoco es tan potente ni afrutado como en Italia o Portugal. Es algo intermedio, que al principio sabe un poco raro pero que después, por muchos que te tomes, al final del día duermes como un bendito. Aunque quizás también es gracias a la sauna o a la mucha actividad que se realiza durante el día.

Siempre hay leche (maito) o nata liquida (kerma, en finlandés) para echarle al tazón de café, la verdad es que con kerma está más rico. Le aporta un punto agrio muy rico, Finlandia es tierra de sabores intensos. Y en muchas ocasiones, bueno casi siempre, los finlandeses acompañan su café de un bollito o pastel. Puede ser el bollo de canela típico de casi toda Escandinavia, el Korvapuusti o del donut finlandés, ¡el munkki!

Bollitos finlandeses: Korvapuusti

Café en tazas del célebre Mummin y los Korvapuusti, bollos de canela

Estos pastelillos de canela son habituales en todos los países nórdicos. En Suecia se llaman kanelbulle y también son bastante comunes en EEUU gracias a la influencia de los emigrantes nórdicos. En Finlandia se llaman Korvapuusti y son tan comunes como deliciosos. Perfectos para acompañar cualquier pausa café. Sólo que la competencia es muy grande con los Pulla, una especie de pastel, bollo, pan dulce, declinado en diversas formas y que se caracteriza por llevar semillas de cardamomo.

Donuts finlandeses: el Munkki.

Los famosos munkkis de la Torre Pyynikki de Tampere

Otra delicia finlandesa perfecta tras una larga caminata cuando necesitamos hidratos y azúcar a quintales. Los munkki son donuts finlandeses recubiertos de azúcar o de azúcar glass rosa (típicos de Turku y su región), que se encuentran en todo el país. Si van a Tampere, acérquense a la torre de Pyynikki, en el cafe de la planta baja se hacen los mejores del país, eso dicen ellos, je, je. Los munkkis nos han salvado de algún bajón físico, pero en general, en Finlandia nunca se está bajo de azúcar, por lo que el ejercicio es indispensable.

Sopa y ensalada, un menú ligero a media mañana

La sopa y la ensalada, un menú ligero y barato

En Finlandia hay muchos pequeños restaurantes donde sirven únicamente una sopa y una ensalada, y por supuesto, café con un donuts o un Korvapuusti de postre. Es muy práctico, ya que es una comida ligera, pero sabrosa y suficiente, antes de continuar trabajando, y entre pausa munki-café y pausa korvapuusti-café. También se puede comer à-la-carte, pero es bastante más caro. En los restaurantes suele haber un gran recipiente donde se mantiene caliente la sopa o la crema, y varios ingredientes para hacer la ensalada, incluido salmón y arenques con diferentes salsas. Estos menús no suelen ser muy caros, son de hecho baratos, entre 8 y 15€. El agua es gratis, en jarra, como en Francia, y recuerden que ¡¡¡el agua de Finlandia es una de las más puras del mundo!!!, así que olvídense del agua de botella.

La sopa y la ensalada, menú ligero a mediodía. Siempre con fan finlandés…

La Kuksa.

La kuksa es la taza o recipiente para beber más tradicional de Finlandia. De origen Sami, uno de los grupos humanos que formaron la población escandinava y uno de los primero que llegó a la zona, es muy popular en Finlandia. Puede ser un bonito regalo para volver a casa. Se solía fabricar con la madera de un nudo de abedul, pero actualmente es complicado encontrar esos nudos, por lo que suelen hacer con otras maderas, incluso con una mezcla de plástico y madera, otro viento finlandés. A nosotros las que más nos gustan son las de madera. Son recipientes muy útiles para beber en el bosque o las islas ya que la kuksa no se rompe si se cae, y es aislante si el café está ardiendo. Hay que tener cierto cuidado para limpiarla, pero creeos que es una exageración, el sabor a madera no está tan malo.

La Kuksa

Los mercados finlandeses

Buen ambiente en el mercado interior de Kuopio

Los mercados finlandeses son unos lugares estupendos para comer o tomar algo. En cualquier ciudad de Finlandia hay animados mercados interiores en bonitos edificios donde la gente va a hacer la compra, pero también a comer. Siempre que podemos nos pasamos por el mercado de Helsinki, el de Tampere, el de Turku o el de Kuopio,…para comprarnos algún pan finlandés, un Munkki o un pan careliano,…y muchas veces para comer.

En los mercados exteriores también se puede comer. Siempre hay zonas que atraen al comensales con sus deliciosos olores. Recuerdo el Mercado de Laukontori en Turku o el mercado de Kuopio donde se podía comprar Muikku, pescado frito, una especialidad gastronómica de la Finlandia oriental. También están los Kalakukko, un pan redondo de centeno en el interior del cual se cuece pescado durante ¡¡6-7 horas!!. Para saber más, pueden leer nuestro artículo sobre la ciudad de Kuopio.

Dentro o fuera, los mercados finlandeses son lugares animados, donde se pueden encontrar delicias.

Los Muikku y el Kalakkukko de Kuopio

Y muchas más curiosidades,…

Con sabor a Muikku, a pan finlandés, a Munkis, a Salmiakki,…nos despedimos. Podríamos seguir hablando de la gastronomía finlandesa, pero para eso está www.turismofinlandia.es, donde encontrarán toda la información necesaria. Aquí solo queríamos hablarles de algunas curiosidades de lo que más les gusta a los finlandeses y sus costumbres gastronómicas.

Esperamos que con estos olores y sabores les entren ganas de viajar a Finlandia y descubrirlos en vivo y en directo. Regresaremos para contarles más…¡Hasta pronto! Moi, Moi!

Comiendo en el mercado de Tampere. ¡Hasta la próxima entrega de curiosidades de Finlandia!

Más información:

Nuestros Artículos sobre Finlandia

Nuestra Guía Turística sobre Finlandia

Te ha gustado? Comparte este viaje !

Escribe un comentario!! (Vamos...es gratis y nos hace ilusión saber que te ha parecido.