Tampere, naturaleza e historia en Finlandia

Si les decimos que esto es lo que se ve desde el centro de Tampere, ¿se lo creerían? Colina de Pispala©Iñigo Pedrueza.

Tampere es un puente en mitad de una tierra de lagos. La ciudad finlandesa es un puente entre la tierra de los mil lagos y la región que lleva al mar Báltico, a sus fiordos y sus islas. Tampere es una pasarela entre clases sociales y conflictos de la historia finlandesa, un camino de reconciliación y desarrollo que ha funcionado a pesar de todo. Tampere es un puente entre la sociedad industrial del siglo XIX y el mundo de la tecnología y la información del XXI. Tampere es todo eso y más, un centro industrial y cultural, un oasis de civilización urbana en mitad de un paraíso de naturaleza. Quizá la causa sea su compleja geografía, el hecho de ser un istmo entre dos lagos, otro puente al final. Un istmo horadado por la naturaleza, que creo un canal y una zona de rápidos con 20 metros de desnivel entre los dos lagos. Esa casualidad geográfica fue utilizada en el siglo XIX para aprovechar la energía hidroeléctrica y convertir a Tampere en un centro industrial, una de las primeras ciudades obreras de Finlandia. La lucha de clases ofreció su imagen más violenta durante la guerra civil de 1917, cuando el gran Ducado de Finlandia se transforma en la República de Finlandia. En 1918 fue en Tampere donde se libró la batalla más cruenta de la guerra entre blancos y rojos. Entre su centro burgués y los barrios populares y obreros, como el de Píspala, se erigía una frontera y una línea de frente, de violencia y muerte.

La II Guerra no fue mejor y Finlandia sufrió por errores propios y ajenos. Sin embargo, tras las invasiones la postguerra fue una época de desarrollo donde la que Tampere y Finlandia han progresado enormemente. Como en el resto de Finlandia, se ha podido conjugar un modelo económico que tiene la justicia social como elemento central, junto a grandes avances en la educación y la tecnología. A pesar de los errores y problemas, que los hay en todo el mundo, el modelo finlandés destaca por un gran cuidado por la naturaleza. Así, esa naturaleza verde y rocosa que mezcla tierra, mar y lagos es, sin duda, el principal atractivo de Finlandia.

Torre Näsinneulase desde el centro de Tampere.©Iñigo Pedrueza.

Pero hablamos aquí de Tampere, de la tercera ciudad del país por población (unos 250 mil, 320 mil incluyendo las ciudades vecinas), un importante centro económico, comercial y tecnológico. Muy cerca, al oeste, la ciudad de Nokia dio nombre a una de las empresas tecnológicas más importantes del final del siglo XX. Un poco más lejos hacia el sureste Lahti, Espoo y después Helsinki son otro gran centro de energías limpias, start ups e industria del conocimiento. Tampere fue el primer centro industrial de Finlandia, gracias a la fábricas metalúrgicas y textiles, como la de Finlayson, hoy uno de los referentes del diseño. Los 18 metros de desnivel entre los dos lagos permitieron el desarrollo industrial, y hoy son su mejor atractivo para el turismo pero también para los inversores y las personas que buscan una ciudad agradable para vivir.

Hemos hablado de Tampere como si se tratase de una urbe, pero no es así. Se trata de una ciudad de talla media que además se extiende abrazando las orillas de los dos lagos que la vieron nacer, el Näsijärvi y Pyhäjärvi (Järvi en finés significa lago) y los rápidos de Tammer, fuente energética y hoy recuerdo de ese pasado industrial decimonónico. La antigua “Manchester” de Finlandia es una ciudad limpia y agradable, donde predominan proyectos urbanísticos que integran la naturaleza en las construcciones, con grandes espacios verdes. El centro se ha reconvertido en espacio para museos, tiendas y comercios, y se han creado nuevas zonas de zonas de habitación, alejándose un poco del centro. Muchas de las casas y bloques tienen acceso a los lagos, hay embarcaderos por todos lados y los arboles crecen sin limite. Barrios industriales como el de Hiedanranta han sido tomados por artistas y amplían el espacio de expresión de la juventud. Por supuesto, no todo es perfecto y algunos no ven con buenos ojos una expansión exitosa que ocupa las riberas del lago, pero si la comparamos con otros modelos urbanísticos, por ejemplo el español o algunas banlieux francesas o británicas, nos parece que no está nada mal.

Tampere y una muestra de arquitectura tradicional en el barrio de Pispala.©Iñigo Pedrueza.

Los cambios económicos han producido cambios socioeconómicos. La industria de la tecnología y las telecomunicaciones ha acabado con la cultura obrera que fue tan importante en Tampere. Hoy el mundo obrero se ha reducido a la mínima expresión y las nuevas generaciones buscan, mal que bien, en todo el mundo, referencias culturales y sociales. Una vez más, comparando la situación de EEUU, América Latina o muchas partes de Europa, el resultado finlandés nos parece muy interesante.

Qué ver , qué hacer en Tampere.

Pasamos ahora a describir la diversidad turística de la ciudad de Tampere. Un turismo de calidad que aúna cultura, deporte, alojamientos con encanto, arte urbano y mucha diversión.

Ciudad de cultura.

Antigua fábrica de Finlayson sobre los rápidos de Tammerkoski. ©Iñigo Pedrueza.

Centro Museístico de Vapriikki. Junto a los rápidos de Tammerkoski es uno de los lugares que no podemos perdernos. Allí, en pleno centro de Tampere, el Centro Vapriikki reúne el Museo de Historia Natural; el museo de los medios de comunicación Rupriikki; el Museo del Mineral; el Museo de la Muñeca; el Museo Finlandés de los Juegos; el Finnish Hockey Hall of Fame y el Museo de Correos. Situados todos en la antigua fábrica de Tampella donde la industria metalúrgica finlandesa produjo trenes y locomotoras, armamento y maquinas pesadas, hoy emiten cultura y diversión en lugar de humos y ruidos.

En la misma zona de los rápidos de Tammerkoski, se encuentra otra antigua factoría industrial, la fabrica textil de Finlayson. La marca sigue existiendo y es una referencia en el diseño finlandés y escandinavo. En el siglo XIX fue una de las más importantes de Tampere, una de las que le dieron el sobrenombre de la Manchester finlandesa. Hoy alberga varios museos muy populares y que muchos turistas no dejan de ver como el Museo del Espía, el Museo del sindicalismo, además cuenta con cines, restaurantes y un centro comercial.

Muy céntrica también es la situación del Palacio de Congresos donde tienen lugar muchos conciertos y actuaciones. En una de sus áreas se encuentra el Museo Moomin, que rinde homenaje a la obra de la novelista Tove Jansson y su particular y único universo. Los libros, tebeos y dibujos animados de los Moomins son tremendamente populares en Japón y Corea, lo que hace que el turismo asiático tenga una referencia en Tampere.

Por último, hay que hablar del Museo Lenin otro de los más visitados y que retrata el paso del controvertido revolucionario por Finlandia.

Ciudad de arte y diseño.

Hiedanranta, el nuevo barrio donde urbanismo y arte se reunirán. ©María Calvo.

Finlandia es sinónimo de diseño y arquitectura. En parte por el hecho de haberse urbanizado tardíamente y también, ya que la mayoría de los cascos antiguos han desaparecido a causa de los incendios y las guerras. Si a ello añadimos la influencia de la escuela arquitectónica finlandesa, el urbanismo se basa en líneas simples y en una disposición que mezcla, calidad de vida y simplicidad. Quizá por eso se han reconvertido muchos edificios industriales del XIX y XX en lugar de destruirse.

El barrio obrero de Pispala con sus casas de madera, que hoy son muy apreciadas, es un recuerdo de la arquitectura tradicional escandinava. El centro con las grandes avenidas y los edificios más masivos, habla de la arquitectura de prestigio de la primera mitad del XX y la influencia del Art Nouveau y el modernismo. La influencia de la Bauhaus y de la escuela finlandesa de Saarinen o Aalto se muestra también en numerosos edificios. Hoy el estilo conjuga muchos de esos elementos, con esos ventanales inmensos, la apertura de nuevos barrios hacia los lagos o la reconversión de la zona de la estación de ferrocarriles donde el nuevo Hotel Torni Tampere es el último ejemplo.

Barrio de Hiedanranta.

Un ejemplo de todo ello es la zona de Hiedanranta donde se está desarrollando un nuevo plan urbanístico que incluye nuevas zonas de habitación y centros culturales y de creación artísticas en antiguas fábricas. Eventos relacionados con el arte, la música y los deportes urbanos como el skate, los grafittis y otras manifestaciones contemporáneas y jóvenes dan animación y ambiente a esta zona. Se va a pasar de un área abandonada y triste a un centro cultural y un nuevo barrio moderno y habitable. Seguiremos con atención la evolución de esta zona que fue la que primero visitamos en nuestro viaje a Tampere. El futuro de las ciudades finlandesas será el de las ciudades inteligentes y sostenible.

Ciudad habitable y humana.

Torre Torni, la reconversión de una parte de la estación de trenes en hotel.©María Calvo.

Varios parques se van alternando entre los barrios de la ciudad, haciendo de Tampere una ciudad muy verde. Las afueras de las ciudades, como en toda Finlandia, son bosques que se pierden en el horizonte, y sólo los lagos y las islas puntúan este manto verde.

Desde la colina de Pispala y la torre Pyynikki (famosa por sus donnuts únicos), o desde la otra torre de Tampere, la de Näsinneulase se puede observar la geografía de la ciudad y la región. Las vistas son casi comparables a las del parque nacional de Koli. Los lagos, la bruma, el sol acostándose en los largos días de verano, o los fulgurantes de invierno, iluminan una vista de postal que nos transporta a la naturaleza. Y todo siguiendo en el centro de la tercera ciudad de Finlandia,

La torre Näsinneulase mide casi 170 metros de altura y es la más alta de toda Escandinavia. Su restaurante giratorio se encuentra a 125 metros de altura. Está torre es una de las grandes atracciones del Parque de Atracciones de Särkänniemi. Un lugar perfecto para pasar la tarde en familia o con amigos, comiendo algo o disfrutando de las atracciones. Los Parques de Atracciones son muy populares en toda Escandinavia y siempre están muy animados.

La bicicleta es el medio de comunicación perfecto para recorrer la mayor parte de Tampere. Se pueden alquilar y algunos hoteles las prestan por lo que no hay problema. Se puede ir sin dificultad desde el centro hasta la sauna de Rauhaniemi o Pispala.

Mercado de Laukontori animado y sabroso! Hay que probar el pescado frito ©Iñigo Pedrueza.

En el centro, recomendamos las orillas del los rápidos de Tammerkoski, donde hay varios lagos y puentes. El mercado al aire libre de Laukontori, es indispensable.

Otro lugar a no perderse es el Mercado Central, donde se pueden disfrutar de todas las delicias de la gastronomía finlandesa. Pescados, dulces, mermeladas, conservas y salsas, no dejen de probar la mostaza y, el grandioso, pan finlandés.

Muy cerca la plaza central de Tampere articula la ciudad. Allí encontramos la Iglesia Antigua de Tampere, el Ayuntamiento, el Teatro y la antigua central Hidroeléctrica. La Catedral de Tampere también se encuentra muy cerca del centro, completando un conjunto lleno de monumentos, tiendas, restaurantes y parques.

Ciudad de Naturaleza y deporte.

Saunas y deportes de invierno y verano.

La sauna como espacio social, como lugar de reunión. En las saunas públicas se reúnen amigos o desconocidos, la gente charla o simplemente disfruta del contraste de temperaturas ©María Calvo.

Todas las casas y ciudades de Finlandia hacen gala de su cariño y amor por las saunas. Hay casi tantas como habitantes. Tampere quiere quedarse el título de centro mundial de la Sauna. La pelea será feroz con otras ciudades finlandesas, pero en Tampere hay varias de las mejores. Dos nuevas saunas que aún no conocemos han abierto en el centro de Tampere. Con un diseño contemporáneo prometen mucho. Por ahora, nosotros nos quedamos con otras dos, más pequeñas y rusticas, pero también más populares, donde los habitantes de Tampere prefieren estar. Son la de Rauhaniemi en la parte noreste de la ciudad, al norte del barrio de Käpyla y la de Rajaportti en Pispala. Muy cerca de la sauna de Rauhaniemi se encuentra una más moderna y grande, la de Kaupinojan.

En el noroeste de la ciudad la sauna de Rajaportti es la más antigua aún abierta en Finlandia. Emblema del barrio obrero de Pispala, abrió sus puertas en 1906.

En la misma ciudad es posible alquilar bicicletas, canoas o esquíes dependiendo de la estación. Hay posibilidades para organizar excursiones o visitas guiadas a los lugares más importantes de la ciudad y de los alrededores. La vista de Tampere desde los lagos en una canoa o esquiando son actividades únicas. El floating también es posible.

Alojamientos con encanto.

Alojamientos con encanto en Tampere. Hotel Holidays Inn.©María Calvo.

La ciudad cuenta con hoteles boutique y nuevos complejos como el del Torni Sokos que son una delicia de diseño, atención y calidad gastronómica. Arquitectura tradicional o contemporánea, B&B de calidad con atención personalizada y la posibilidad de conseguir excursiones y experiencias son otras opciones a tener en cuenta.

Por último, la región de Tampere tiene un increíble atractivo natural. Al menos cuatro Parques Nacionales se encuentra a menos de una hora en coche, entre ellos el de Helvetinjärvi. El turismo verde encontrará en Tampere el equilibrio perfecto entre ciudad, arte, urbanismo y naturaleza.

Como llegar.

Parque Nacional de Helvetinjärvi. ©Iñigo Pedrueza.

Otra de las ventajas son las excelentes comunicaciones entre Tampere y el resto de Finlandia. El aeropuerto cuenta con algunas conexiones internacionales, pero el tren sin duda es la mejor opción.

Por tren desde Helsinki se tardan unas dos horas y media; desde Turku 1:45 minutos; 6 horas y 15 minutos a Rovaniemi; 2 horas a Lahti y hora y media a Jyväskylä, Pori y Vaasa también están en este rango de distancia. Tampere posee una situación increíble si pensamos en conocer el suroeste del país.

Agradecimientos.

Un abrazo especial a nuestra amiga Olga Javits y a Visit Tampere gracias a quien pudimos descubrir esta bella ciudad. Repleta de llena de edificios, historia y eventos, volveremos sin duda a Tampere. “Por su culpa” nos encantó sauna municipal en Rauhaniemi. Igualmente agrademos mucho todo lo que nos mostró otra amiga, Tiina Hakkarainen, responsable de comunicación de los Parques Nacionales de Finlandia y con quien descubrimos el Parque Nacional de Helventijärvi. Por último mandamos otro abrazo a Pekka Tyllilä fundador de Hiking Travel Hit con quien paleamos la costa de Tampere en Kayak. La próxima vez será en esquí?

Nuevos amigos en la Torre Sokos de Tampere.©María Calvo.

Más información sobre Tampere y el resto de Finlandia en nuestra guía especializada.

Te ha gustado? Comparte este viaje !

Escribe un comentario!! (Vamos...es gratis y nos hace ilusión saber que te ha parecido.