Kuopio, parada obligada en las tierras de los Mil Lagos, Finlandia

El bonito mercado de Kuopio, estilo Art Nouveau

En las tierras de los Mil Lagos hay más agua que tierra, es una de las regiones más bellas de Finlandia, y la ciudad de Kuopio es nuestra segunda parada tras comenzar por Jyväskylä. Pasaremos tres días recorriendo este laberinto de lagos y canales, de colinas y bosques profundos, fundiéndonos con el paisaje, viviendo como finlandeses guiados por uno que conoce muy bien esta región de aguas prístinas y resplandecientes, como espejos en los que mirarse.

Llegamos a Kuopio, capital de Savonia del Norte, un día de mercado, sábado por la mañana en este espléndido verano que está haciendo en Finlandia este año. En la plaza del ayuntamiento – donde tiene lugar el Festival de danza anual – el buen ambiente es palpable, y eso que justo cuando llegamos empiezan a caer unas gotas, una pequeña tormenta de verano, pero los finlandeses se muestran inmutables, como si no pasara nada. Después de los crudos y largos inviernos, ¡qué son unas gotas de agua!, no permiten que nada corte estos deliciosos momentos de terraza. En pocos lugares vimos aprovechar a la gente los días de sol como en Finlandia.

Los deliciosos Muikku, especialidad de la gastronomía de la región

La primera impresión que tenemos de la ciudad de Kuopio es buena, esa gran plaza, puestos de mercado y mesas con sillas de gente ya comiendo a esta hora, y el bonito mercado interior pintado de amarillo. Marko, nuestro guía, quiere que probemos una especialidad gastronómica de la Finlandia oriental: los Muikku, pescados fritos, que tienen un sabor bastante fuerte sobre todo si se toman con salsa ali-oli, pero están sabrosos. Nos sentamos pues a disfrutar del ambiente de mercado, una buena forma de fundirnos con la gente de Kuopio desde el primer momento.

Mercados con encanto en Kuopio. El Kaupa Halli y el Pikku-Pietari

Cuando escampa nos dirigimos al mercado central cubierto (Kauppa Halli). El edificio de 1903 nos enamora desde el primer momento, con su estilo Art Nouveau o Jungest, tan expandido en Finlandia. Su curiosa forma, los extraños motivos y el color hacen de él uno de los más atractivos de la plaza central de Kuopio. Y eso que aquí hay varios monumentos interesantes, como el ayuntamiento, aunque de estilo más clásico. Es un placer pasear por la zona, rodear el mercado y apreciar la bonita fuente que hay frente él.

Buen ambiente en el mercado interior de Kuopio

Decicimos entrar y nos llaman la atención los puestos numerados de principios de siglo, y sobre todo el buen ambiente que hay, gente comprando productos artesanales, textiles, alimentos, y también sentados en pequeños bares o cafés disfrutando del mediodía. Nos paramos a mirar el pescado, el delicioso pan finlandés hecho de mil y un cereales que nos tiene conquistados desde que viajamos por primera vez al otoño de Finlandia. También nos atraen las muchas mermeladas hechas de bayas.

Continuamos nuestra ruta por Kuopio y Marko nos lleva a un lugar que resulta ser toda una sorpresa, una estrecha calle peatonal con edificios de madera que resulta ser un bonito rincón de tiendas encantadoras, a tan solo unos pasos de la Plaza del Mercado. Se trata del mercado de Pikku-Pietari que abre únicamente entre junio y finales de agosto, donde los artesanos y diseñadores locales venden sus productos. Recorremos todas las tiendas apreciando la artesanía local, antigüedades, y un edificio de madera que alberga un café lleno de encanto con su terraza. No hay mucha gente, quizás porque la calle está escondida, pero es un lugar que vale la pena visitar.

La sorpresa de encontrarse en un callejón este encantador mercado de Pikku-Pietari

La siguiente parada es un museo muy especial, el Viejo Museo de Kuopio (Kuopion Korttelimuseo), un grupo de once casas de madera que muestran cómo vivía la gente en Kuopio entre finales del siglo XVIII hasta los años 1930. A lo largo de nuestro viaje por Finlandia encontraremos algunos otros museos de este tipo, como en Vaasa, que tienen esa intención de mostrar la vida del pasado. Cuando entramos al Viejo Museo de Kuopio, nos da la sensación de entrar en un pueblo de otra época, con esas bonitas casas de madera de colores. Y en el interior de cada vivienda descubrimos curiosidades de la vida en Finlandia en otros tiempos.

Pasamos por la catedral de Kuopio, centro ortodoxo del país, construida a principios del siglo XIX que se encuentra en la zona peatonal de la ciudad, en un bonito parque. Uno de los monumentos principales de Kuopio.

La catedral de Kuopio

El Kalakukko de Hanna Partanen. La célebre comida local

Ahora queremos dedicar un espacio al Kalakukko, un plato típico de la cocina de la Finlandia central y oriental, que consiste en cocinar pescado dentro de un pan de centeno.  Habitualmente se trata de Corégono blanco, que es un pez de agua dulce que viven en los lagos de los países escandinavos, pero también se hace de perca o de salmón, y de carne de cerdo. Marko nos lleva a la fábrica de Kalakukko de Hanna Partanen, todo un clásico en Kuopio. 

En su interior hay un gran horno donde se están cociendo en estos momentos Kalakukkos. De hecho, uno de esos está reservado para nuestra cena, y es que este plato tradicional de la cocina finlandesa tarda ente cinco y siete horas en cocerse, lo cual lo hace todavía más delicioso por ser a fuego lento dentro de un horno de leña. Esta forma tradicional de cocinar el Kalakukko hace que se mantenga más tiempo fresco, ya que la costra exterior de centeno es realmente hermética, guardando esponjoso el interior. Se dice que en el mercado de Kuopio se encuentran los mejores Kalakukkos, y del de Hanna Partanen se hablan maravillas. Nos invade un delicioso aroma a pan de centeno que nos recuerda al pasado viaje a Finlandia, cuando tuvimos la oportunidad de hacer pan de centeno en una bonita casa de huéspedes en la Carelia finlandesa. Muy pronto degustaremos el clásico Kalakukko a orillas del lago de Kuopio.

En la fábrica de Kalakukko de Hanna Partanen, todo un clásico en Kuopio.

Atardecer a orillas del Lago Kallavesi

El Lago Kallavesi forma parte del paisaje de la ciudad de Kuopio, de hecho muchos de sus barrios se asientan en islas situadas en el mismo lago. La jornada no podría cerrarse de mejor manera: con un picnic en uno de los muelles de madera mirando al Lago Kallavesi.

Marko llega con los Kalakukkos calientes, recién sacados del horno de Hanna Parnanen, ¡Por fin vamos a probar esta delicia savoniana/kareliana de la que tanto hemos podido hablar!. Pero aún nos tiene preparada otra sorpresa que apreciamos mucho: una variedad de cervezas artesanas locales para que probemos los distintos sabores que se elaboran en las cerveceras de Kuopio: Rock Paper Scissors, Iso-Kallan Panimo, Fat Lizard Brewing Co.. Este detalle nos encanta, ya que en cada una de nuestras paradas en este viaje por Finlandia solemos pedir cerveza local y nos hemos encontrado con la sorpresa de que en el país elaborar cervezas de gran calidad. 

El Kalakukko de Hanna Parnanen

Los Kalakukkos pueden abrirse “al estilo savoniano”, es decir, cortándoles la parte superior – incluso hay una expresión para esto: “quitar el sombrero” – con lo que queda el contenido y se degusta como si fuera un plato. Pero nosotros lo abrimos “al estilo kareliano”, cortando el kalakukko en rebanadas, para que a cada uno le toque una porción de pan y de pescado.

Disfrutamos felices de un atardecer lento, ya que en verano en Finlandia los atardeceres son eternos y parece que nunca va a hacerse de noche. Mientras debutamos el Kalakukko y las cervezas locales contemplamos el lago Kallavesi, una sauna flotante llena de gente animada, los barcos de vapor que llevan a los pasajeros en un crucero nocturno, un hidroavión que permite al viajero mirar esta tierra de los mil lagos desde el cielo, y un reguero de gente que se dirige poco a poco al Festival del Vino que tiene lugar muy cerca del puerto de Kuopio.

Antes de seguirlos, brindamos con un licor típico: el Salmiakki Koskenkorva, más conocido como Salmiakkikossu o Salmari, es un licor muy popular en Finlandia mezcla de vodka Koskenkorva Viina – la bebida espirituosa clara más común del país – y extracto de regaliz salado (Salmiakki). Marko quiere que probemos bebidas típicas de Finlandia, y ese extracto de regaliz satisface plenamente a uno de los viajeros giroscópicos que adora todo lo que se hace de esta planta. Atardece pues con sabor a regaliz.

Picnic con Markko saboreando el Kalakukko, las cervezas locale y el Salmiakki Koskenkorva

En el Festival del Vino de Kuopio

Seguimos a la gente caminando por el paseo del lago hasta el puerto de pasajeros más importante de la región de los Mil Lagos. A lo largo del verano se multiplican los cruceros por las aguas del lago Kallavesi, y algunos barcos son auténticas reliquias, como el MS Ukko, construido en el siglo XIX. Marko nos cuenta que alguno ya es tan viejo que se queda en tierra y ahora es sede de un restaurante local con mucho éxito.

Llegamos a una zona donde hay un ambiente realmente bueno, muestra de cómo a los finlandeses les gusta aprovechar los días de verano hasta que se agotan. En un enorme edificio del puerto se unen varias salas convertidas en pub-discoteca donde se reúne la juventud para bailar y tomar algo hasta altas horas de la madrugada. 

Entramos en el recinto del Festival del vino, que tien lugar todos los veranos a finales de julio y es uno de los eventos más importantes dedicados al vino que hay en Finlandia. Cada año se dedica a algún tema o país, y pueden probarse vinos de diferentes lugares, así como especialidades culinarias. Y, por supuesto, hay varios conciertos de artistas finlandeses y europeos. Nos sorprende la buena organización del Festival de Vino de Kuopio en el que, lejos de encontrar gente afectada por el alcohol por todas partes, se respira más bien un ambiente festivo y aquellos más perjudicados son llevados suavemente por agentes fuera del recinto.

Concierto de Europe en Kuopio, ¡toda una sorpresa!

Esta noche nos depara algunas sorpresas gratas, como la degustación de una ginebra local que es tan deliciosa que la bebemos sin mezclara con nada. Y la otra el concierto estrella de la noche: la banda de rock Europe que todavía se mantienen en forma y animan una noche que no termina de oscurecer. Aún cuando llegamos a las dos de la madrugada al hotel de grandes ventanales que mira al lago Kallavesi, todavía no ha anochecido por completo y se divisa uno de esos eternos atardeceres finlandeses.

Adentrándonos en la naturaleza de los Mil Lagos

La jornada de hoy la dedicaremos a adentrarnos en la naturaleza de los Mil Lagos que envuelve la ciudad de Kuopio. Como en otras ciudades de Finlandia que hemos conocido, la naturaleza penetra en la ciudad, se integra plenamente con ella. Nos alejamos tan solo unos 6 kilómetros para visitar el Centro de Vacaciones de Rauhalahti situado a orillas del lago Kallavesi, una zona de acampada y de cabañas situada en un bonito entorno natural. Un lugar a tener en cuenta si se viene de vacaciones a Kuopio, ya que hay alojamientos de todo tipo, una amplia gama de instalaciones de ocio y una extensa oferta de servicios. Y sobre todo es conocido por tener la sauna de humo más grande del mundoTal y como venimos viendo en este viaje por Finlandia, la calidad de los alojamientos en general es muy alta.

Aprendiendo a cortar leña como un buen finlandés 😉

Por otra parte, también está el Centro de deportes y salud Vesileppis en Leppävirta, donde además de alojamiento se ofrece una amplia gama de deportes para practicar en el exterior y en el interior, además de ofrecer la única cueva de esculturas de hielo del mundo en invierno.

En este viaje, por un día nos perdimos el espectáculo de leñadores manejando los troncos en el agua que tiene lugar en el Museo de Tradiciones de Jätkänkämppä, en Rauhalahti, evocando este trabajo tan importante en otra época en la zona. 

Tras explorar las posibilidades de vacaciones que ofrece este pedazo de la región de los Mil Lagos de Finlandia, nos dirigimos a un lugar tranquilo a disfrutar de la naturaleza como hace los finlandeses, sin prisa, sin tiempo. Marko nos lleva a las orillas del estanque Vuorilampi donde reina el silencio a pesar de que estamos en pleno mes de julio, solo algunos visitantes que toman una de las muchas canoas que hay allí para pasar unas horas navegando.

Disfrutando de una parrillada en un Laavu, un momento de paz en medio de la naturaleza finlandesa

Aquellos que lo deseen pueden venir aquí a pasar la noche, tanto en invierno como en verano, puesto que hay algunas cabañas y también un laavu, un refugio de madera para excursionistas abierto por uno de sus lados. Delante, una parrilla para hacerse de comer, aunque ahora mismo está ocupada. Nos sentamos en el laavu y compartimos pues parrilla, y mientras se preparan las salchichas, Marko nos ofrece un café. Al parecer estos lugares son imprescindibles en los largos inviernos de Finlandia, para calentarse una buena sopa o un café y para refugiarse por un momento del frío. 

En Finlandia sólo se puede hacer fuego en lugares autorizados como estos laavu. La leña está a disposición del visitante, que puede cortarla y hacer un fuego. El único requisito, es partir al menos la misma leña que uno consume y dejar limpio el lugar. Para cortar la leña siempre hay hachas, sierras y demás herramientas. Por supuesto, a nadie se le ocurre llevárselas. Una pequeña muestra del Estado de Bienestar de Finlandia y del hecho de compartir y respetar la propiedad pública. Charlamos mientras degustamos nuestro bocadillo de salchicha, es fácil sentirse feliz en Finlandia en medio de la naturaleza.

La magnífica Torre Puijo, el observatorio de Kuopio

Visita a la Torre Puijo, uno de los emblemas de la ciudad de Kuopio

Terminamos la jornada en la Torre Puijo, símbolo de la ciudad de Kuopio, que se encuentra a tan solo 2 kilómetros de la Plaza del Mercado. Se encuentra en una colina de 232 metros en una zona de más de 200 hectáreas de bosques protegidos con múltiples senderos señalizados. La Torre Puijo se eleva a 75 metros, la miramos desde diferentes ángulos antes de subir arriba, donde hay un restaurante panorámico que gira 360º. Subimos en ascensor y al llegar arriba nos quedamos sin palabras antes las espectaculares panorámicas que se contemplan desde lo alto.

Ahora sí que vemos la Región de los Mil Lagos como si estuviéramos ante un mapa. La ciudad de Kuopio a orillas del Lago Kallavesi y pequeños islotes arbolados diseminados por todas partes, un auténtico laberinto de islas y canales. Y la tierra tupida de miles de árboles, abetos y pinos en su mayoría, una inmensa cubierta verde que contrasta con las aguas de espejo de los lagos. Recorremos la terraza exterior circular que rodea el restaurante panorámico de la Torre Puijo, maravillados con la espléndida fotografía panorámica de Kuopio y la tierra de los Mil Lagos.

Panorámicas espléndidas de Kuopio y del paisaje de la región de los Mil Lagos desde la Torre Puijo

Atardecer en la región de los Mil Lagos

Nuestro viaje a Kuopio se termina al día con una visita a Tahko, donde en invierno se puede disfrutar de la estación de esquí y en verano es una zona balnearia que ofrece una multitud de actividades en cualquier época del año. Pero se lo contaremos en otro artículo.

Para despedirnos de esta jornada intensa, Marko y Sanna nos prometen que hoy veremos uno de los atardeceres más bellos de este verano finlandés. Así que nos conducen a una playa a las afueras de Kuopio y allí juegan a hacerse fotografías, ella escenificando, mientras él se pone en mil y una posturas para captar esa fotografía única que lo hace un excelente fotógrafo. 

Nosotros nos divertimos fotografiándolos a ellos, mientras el sol todavía baja lentamente, refulgiendo en los cabellos dorados de Sanna y en la arena que se desliza entre sus dedos y que Marko intenta fotografíar.

Momentos de amistad mientras atardece en Kuopio

Terminamos por acercarnos todos a las orillas del lago Kallavesi, buscando esa fotografía del atardecer. Poco a poco las aguas van adquiriendo luces y sombras, convirtiéndose en un cuadro impresionista, y el sol se va escondiendo tras un islote arbolado, tiñendo de amarillo el cielo. Solo el ruido del motor de un barco rompe este silencio contenido que compartimos. Hay algo de magia en este momento, como si este cielo reflejado en el lago, este atardecer ejerciera el poder de unir a la gente con un entrañable lazo.

Agradecimientos

Agradecemos este viaje a Kuopio a Wille Markkanen, de Turismo Kuopio-Tahko por abrirnos las puertas a este rincón maravilloso de los Mil Lagos. En especial a Marko Rossi por acompañarnos durante estos tres días por la ciudad de Kuopio, disfrutando de cervezas y Kalakukko a orillas del lago Kallavesi; por los bosques de Tahko contándonos historias de sus habitantes; por llevarnos a ver panorámicas de esta magnífica naturaleza finlandesa y esos atardeceres estivales llenos de belleza. Volveremos para conocer Kuopio y Tahko en invierno y para volver a compartir grandes momentos con personas que ya son nuestros amigos.

A través de la mirada de Marko

Cómo llegar a Kuopio

Kuopio está situado a 400 kilómetros de Helsinki, a unas 4h20 en coche y a 5h15 en tren. Desde Jyväskylä se tarda cada dos horas en tren y en coche (está a 150 km), y está algo más cerca de Joensuu, la capital de Carelia: 2 horas en tren y 1h45 en coche.

Te ha gustado? Comparte este viaje !

Escribe un comentario!! (Vamos...es gratis y nos hace ilusión saber que te ha parecido.