Graffitis, Street Art y murales del mundo

El llamado Street Art siempre ha generado controversia, un binomio de amor-odio que se reparte casi al mismo porcentaje. La defensa de su concepción espacial, desbordando los formatos tradicionales de la pintura en lienzo, escultura o arquitectura; y su mensaje impregnado de reivindicación han chocado a menudo con el límite donde acaba el derecho a expresarse y el de la propiedad privada o pública.

Graffiti en el exterior del Museo Nacional de Culturas Populares de Coyoacán (Ciudad de México)
Graffiti en el exterior del Museo Nacional de Culturas Populares de Coyoacán (Ciudad de México)

Sobre lo que no hay duda es que hoy el Street Art está de moda, y eso genera un debate sobre si una expresión de esta índole puede hacerse comercial o entrar dentro de los museos sin que se pervierta su mensaje original. El MNA, Museo Nacional de Antropología de Madrid, la Pinacoteca de París, el Museo de la Poste también en París, o el mismo MACBA de Barcelona han acogido exposiciones sobre el arte urbano y el mundo graffitero.

Si existe una expresión artística efímera esa es sin duda el Street Art, cuya vida pende del hilo de muchas variables, entre ellas el respeto por un graffiti bien hecho, pero no solo. Por ello, muchos de los artistas buscan lugares visibles pero menos accesibles, ingeniándoselas para exhibir su huella a alturas imposibles. A la erosión de la intemperie se añade el “peor enemigo” para que perdure, que no es otro que el mismo concepto del Street Art, de que la calle es de todos.

Los orígenes del Arte urbano

Cuando en los años setenta las calles de barrios como Brooklyn de Nueva York se empezaron a llenar de tags con el apodo y el número de la calle donde vivían como Coco 144, o Tracy 168, nadie pensaba que unas décadas después el fenómeno se iba a convertir en un lenguaje visual universal.

Algunos de los pioneros como Futura, Taki 183, Crash, Toxic, Ash, Rammellzee, Bando o el popularísimo Jean Michel Basquiat han recibido el reconocimiento después de mucho tiempo considerados gamberros o delincuentes. Hoy en día se valora su mensaje en un contexto de crisis económica y de desigualdades sociales que aún no ha evolucionado por igual en todo el mundo.

Funchal, ciudad moderna con graffitis con estilo. Isla de Madeira, Portugal

Sin embargo, al mismo tiempo, ha sido imposible que el rodillo del dinero no seduzca al Arte urbano, y algunas obras se pagan en casas de subastas por precios que incluso superan a maestros del Renacimiento. Más allá de la subjetividad se esconde la búsqueda de una perfección técnica que solo se consigue con muchas horas de dedicación y muchos botes de spray.

El Graffiti evoluciona de manera que las letras se acaban yuxtaponiendo hasta casi deformarse, complicando hasta su lectura. Lo abstracto se acaba imponiendo al realismo y el simbolismo -rápido y directo- engulle a la interpretación más afín a la realidad.

Las restricciones legales tienen mucho que ver en este proceso creativo, en el que de horas se pasa a minutos, antes de que la actuación pueda tener un fin apresurado.

Hoy en día las ciudades disfrutan de los “murales legales” pero a la vuelta de cualquier esquina, desafiando cámaras, multas y en ocasiones el pellejo, sigue latiendo con fuerza el Street Art más rebelde. Otros artistas dan un giro de tuerca al arte, y usan cualquier forma para que el viandante despierte del ritmo acelerado. El arte de reciclar materiales, objetos o adoptar las formas urbanas (farolas, contenedores, pasos de cebra…) para emular al arte rupestre que aprovechaba la textura de las cuevas para expresarse.

Hay huellas de graffiteros que se han hecho mundialmente universales, como los trazos de Bansky o mosaico pixelado del  francés Space Invader. La literatura también se ha acercado al fenómeno, y por ejemplo El francotirador paciente de Arturo Pérez-Reverte es una más que digna aproximación al mundo del graffiti, jugando con la dualidad de admiración y rechazo que pueden producir algunas de las intervenciones callejeras.

Más arte urbano en Berlín. Un trampantojo (trompe l’oeil si prefieren) en El Barrio de Charlottemburg. ©Iñigo Pedrueza.

Graffitis en nuestros viajes

En muchas ciudades y países que hemos visitado durante nuestros viajes hemos disfrutado de graffitis que en ocasiones nos han transmitido sensaciones de todo tipo. En perfecta armonía con el paisaje, han redibujado la morfología urbana, mejorando en muchos casos la belleza del gigantesco lienzo que son las ciudades.

Este listado será un ente vivo donde iremos añadiendo localizaciones de murales, impresiones y fotos de los graffitti que vamos descubriendo alrededor del mundo.

México

El antecedente muralista de maestros como Siqueiros o Diego Rivera, marcó el camino para que el salto de la decoración de paredes se convirtiera en arte. La experiencia visual de obras en el “palacio presidencial”, el palacio de Bellas Artes, o en el “colegio vizcaíno” es tan abrumadora y llena de intensidad, que funcionaba a la perfección como libro abierto para todos los públicos. Hoy en día no solo Ciudad de México es un paraíso para conocer los graffiti, y en la ciudad de Oaxaca o Cozumel encontramos expresiones de gran calidad, cuyo nexo común es la vivacidad.

En Cozumel la iniciativa Sea Walls con propuestas como las de Honghikuri pone en relieve la importancia del cuidado del medio ambiente, con graffitis de temática marina.

Graffiti en la isla de Cozumel
Graffiti en la isla de Cozumel ©Aitor Pedrueza

Bosnia

En Mostar el mundo del graffiti ha servido para denunciar las crudezas de la guerra, estableciendo un diálogo visual que utiliza los muros para reflexionar y tender puentes de comunicación y tolerancia en una de las zonas de los Balcanes donde se sufrió con mayor crudeza la irracionalidad de la guerra.

Street Art en Mostar -Bosnia
Street Art en Mostar -Bosnia ©Aitor Pedrueza

Italia

El aire decadente de algunos centros históricos queda cubierto por una segunda piel de spray, componiendo una mezcla cuando menos curiosa. Es el caso de Roma, Nápoles o algunas ciudades de Sicilia.

Sicilia

El barrio de la Ballarò de Palermo con las calles de mercado y murales sobre las paredes describen perfectamente el aire camaleónico de Sicilia.

Graffiti en el barrio de Palermo de Ballaro
Graffiti en el barrio de Palermo de Ballaró

Cerdeña

La influencia reivindicativa del muralismo mexicano llegó a Cerdeña casi por casualidad. Y lo que en sus inicios iba a ser un ejercicio casi pedagógico y artístico, acabó convirtiendo en los años 60 y 70 a algunos pueblos del interior de la isla en lienzos que abarcaban todas las casas. San Sperate cerca de Cagliari y como no Orgosolo, el pueblo pintado más impresionante de Cerdeña, muestran temáticas que van desde lo tradicional hasta la lucha ciudadana universal. Pastores y oficios ancestrales se mezclan con odas a Salvador Allende.

Murales de san Sperate - Cerdeña
Murales de san Sperate – Cerdeña ©Aitor Pedrueza

Eslovaquia

Bratislava se ha hecho un hueco en Europa con su propuesta de Street Art, logrando consolidar el Bratislava Street Art Festival. Las fachadas antes lúgubres de edificios que daban a parkings, han cobrado vida con graffitis enormes que con mucho humor sacan la sonrisa a los viandantes.

Ella está ahí, mostrando discretamente su belleza... Me mira de reojo. Se ha dado cuenta que la noto... Cómo no hacerlo? Brillas! ©Marcela Pérez Z.
Ella está ahí, mostrando discretamente su belleza… Me mira de reojo. Se ha dado cuenta que la noto… Cómo no hacerlo? Brillas! ©Marcela Pérez Z.

República Checa

Los murales en Praga, tiñen la ciudad de color, un colectivo se “Street Art” se mueve dejado verdaderas obras de arte que nos encontramos callejeando por los diferentes barrios del centro y la periferia. Una ciudad en la que no sólo podemos disfrutar de su impresionante arquitectura, sino también de ésta expresión artística que cada vez cobra en diferentes ciudades, especialmente en aquellas como Praga que se encuentran en la ranking de capitales europeas más visitadas a nivel turístico.

Graffito sinérgico entre vida moderna y vintage ©Marcela Pérez Z.
Graffito sinérgico entre vida moderna y vintage ©Marcela Pérez Z.

Irlanda

La convulsa Irlanda del siglo XX se expresó en los célebres murales de Derry y Belfast, con alusiones políticas de facciones diametralmente opuestas, pero que recurrieron al realismo de los murales para hacer defensa a ultranza de sus deseos o rabia. Hoy en día el graffiti también ha servido de nexo para encontrar puentes donde estrechar manos y defender el camino de la paz.

Mural en el barrio de Bogside de Derry, Irlanda del Norte
Mural en el barrio de Bogside de Derry, Irlanda del Norte ©Aitor Pedrueza

La ciudad de Belfast también esconde una gran cantidad de éste arte callejero que merece la pena contemplar. Impresionantes murales dispersos por las calles irlandesas invitan a recorrerlas con sumo cuidado para no perderse uno. Artistas de gran talento han dejado su huella plasmada con gran maestría y nos regalan una galería de arte al aire libre inigualable.

Alemania

Bonn es la ciudad natal del compositor Beethoven, y toparse con su cara dibujada en graffiti es una oda musical. De igual manera Berlín, Düsseñdorf o Munisch han abierto sus “paredes” para ser lienzos al aire libre.

Graffitti de Beethoven en las calles de Bonn, Alemania
Graffitti de Beethoven en las calles de Bonn, Alemania ©Aitor Pedrueza

Escocia

Glasgow es una galería al aire libre en la que auténticas obras de arte hiperrealista decoran fachadas de la ciudad. En la calle High Street que va a la catedral podemos encontrar algunos de los más bellos.

Preciosos murales en Glasgow no pasan indeferentes a la vista ©Marcela Pérez Z.
Preciosos murales en Glasgow no pasan indeferentes a la vista ©Marcela Pérez Z.

Portugal

Portugal asombra por su propuesta de graffitis artísticos, y aunque es un destino menos conocido para los fans del Street Art, las calles de todo el país ofrecen propuestas que encandilan al transeúnte.

Oporto

Ésta colorida ciudad enamora con su oferta de arte urbano; buzones, ventanas, edificios abandonados. Cualquier lienzo es magnífico para toda esa expresión artística pletórica de talento. Pero tienes que ir muy atento para no perderte nada, porque cada recoveco está iluminado de colores y belleza.

Preciosos murales en Glasgow no pasan indeferentes a la vista ©Marcela Pérez Z.
Preciosos murales en Glasgow no pasan indeferentes a la vista ©Marcela Pérez Z.

Isla de Madeira

En Funchal encontramos de casualidad una de las calles más impresionantes de nuestros viajes, la Rúa de Santa María, rebautizada como la Rua das Portas pintadas.

Graffiti en Funchal
Graffiti en Funchal

Croacia

En Zagreb los graffiti ocupan espacios en primera línea turística como en la calle Ul. Ivana Tkalčića o lugares más apartados como la pequeña calle Zakmardijeve stube que asciende hasta la colina. En el parque debajo del bastión y el mirador que mira a la catedral, al final de la calle Strossmayerovo šetalište hay un buen puñado de graffiti entre los que destaca el homenaje a Nicola Testa, genio yugoslavo irrepetible que defendía un mundo con energía gratis para todos los ciudadanos.

Graffitti de Tesla en Zagreb
Graffitti de Tesla en Zagreb

España

Barcelona es uno de los polos internacionales del mundo graffitero. La cantidad de actuaciones es tan grande y variada que han surgido tours que recorren los diferentes barrios donde se concentran, como Poblenou, el Raval, o el Gótico, donde además de conocer artistas y graffitis célebres, vivimos inmersiones culturales y sociales con la historia de esos barrios.

En Salamanca una galería urbana llena de luz el Barrio del Oeste, prolongación del casco antiguo, tiñendo de color las calles grises, y creando un interesante contraste entre ambos. Es “arte a pie de calle” en el que están impicados artistas locales decorando fachadas, garajes, mobiliario urbano,…Calles como cualquier otras se transforman de este modo en lugares que la gente siente como suyos al verlos convertidos en una espléndida Galería Urbana.

La magia del Street Art convierte un barrio anodino en un rincón lleno de encanto en el Barrio Oeste de Salamanca

Galicia también es una región en la que los artistas locales se movilizaron para embellecer localidades afectadas por el “feísmo”, ese fenómeno arquitectónico definido por la construcción caótica y sin sentido estético alguno que tuvo lugar durante las últimasé décadas del siglo XX y principios del XXI. Así, en sitios como Carballo Ordes, observamos como los artistas entregan su arte a los habitantes, embelleciendo pueblos grises fuera de su casco antiguo. El Street Art  en Ordes está vivo, ya que todos los años se celebra el evento Desordes Creativas, durante el cual artistas del lugar y foráneos se dan cita para pintar impresionantes murales.

El mural más famoso de Ordes, un homenaje a las vendedoras de grelos que se apostan en la N-550. El artista en acción: Joseba MP. ©Martín Rei Leis

No dejamos de lado nuestro querido Bilbao, un lienzo que vaya ganando nuevos espacios día a día, y que hemos recorrido escribiendo un artículo de graffitis.

El mundo es casi infinito, así que poco a poco iremos colgando más fotos de graffitis que encontramos durante nos viajes. Nos recomiendas algún lugar?

Te ha gustado? Comparte este viaje !

1 comentario de “Graffitis, Street Art y murales del mundo

  1. No he conocido todas las ciudades y países que mencionas, pero en España tenemos una inmensa galería de arte urbano al aire libre. Madrid, sin ir más lejos…

Escribe un comentario!! (Vamos...es gratis y nos hace ilusión saber que te ha parecido.