Ruta graffiti y Street Art en el Raval de Barcelona

En nuestros viajes no perdemos la oportunidad de acercarnos al mundo del graffiti, por eso esta vez hemos querido conocer un poco más sobre las rutas graffiteras en Barcelona, una de las ciudades donde el movimiento se expresa con más fuerza.

De la mano de Trepax Collective o el Xupet Negre el Street Art llegó a Barcelona a finales de los 80, y sin duda se consolidó con la fundación de la empresa de botes de spray de Montana Colors en 1994, lo que facilitó que el material fuese accesible para la nueva generación de artistas que se forjaba.

El graffiti como propuesta para generar conciencia social
El graffiti como propuesta para generar conciencia social ©Marcela Pérez Z.

En Barcelona ese espíritu rebelde y reivindicativo se plasmó con actuaciones con contenido político, popular, cultural y especialmente social, en los que se alza la voz de una manera visual.

Después de las Olimpiadas Barcelona se colocó en el mapa como una ciudad moderna y abierta, atrayendo gente de todo el mundo, que aportaron con su estilo y visión una gama de actuaciones que enriqueció aun más el panorama graffitero de la ciudad condal.

Barcelona se convirtió al entrar en el siglo XXI en la Meca del mundo graffitero, una ciudad “libre”, y receptiva. Durante años graffiteros de todo el mundo encontraron en Barcelona un gigantesco lienzo al aire libre. Sin embargo la entrada de una normativa urbana con la prohibición cada vez más severa de graffitear los muros ha hecho que los muros legales convivan con frenéticas actuaciones al amparo de la luna.

"Street Art" como un grito de protestas para las minorías ©Marcela Pérez Z.
“Street Art” como un grito de protestas para las minorías ©Marcela Pérez Z.

A falta de poner cara y ojos a las intervenciones -no en vano lo contrario supondría muchos problemas y multas a los autores- la mejor forma de reconocer quién está detrás es a través de sus firmas, sus tags, sus temáticas redundantes o sus señas más identificativas. Así el chupete negro (Xupet Negre), o el polo de helado distinguen rápidamente a dos miembros destacados del Logoart en Barcelona.

La ventaja de hacer un tour es que nadie mejor que los guías para conocer donde aparecen los nuevos graffitis. La velocidad con la que se redibuja el lienzo -ya sea porque los servicios de limpieza han borrado los graffitis o porque se han cubierto con otra intervención- hace que nadie mejor que ellos nos sepa conducir por el “laberinto” del Raval de Barcelona.

Ruta del graffiti por el Raval

El arte callejero está tan presente que a menudo pasa desapercibido.  Pero cada vez resulta menos extraño ver a gente parada delante de un graffiti admirando -y reconociendo- a artistas como  Seta, Konair, Debens o El Xupet Negre.

Nuestros amigos de Street Art Barcelona nos guían a través de unas calles que hemos recorrido muchas veces, pero esta vez desde óptica diferente. Casi cada diez pasos paramos admirando actuaciones en formatos tan diferentes como murales, aerosol, graffitis de plantilla stencil, mosaicos, collage o cerámicas, mientras escuchamos las explicaciones de Olga sobre el artista o sobre como se ha ido transformando el antiguo Barrio Chino de Barcelona.

El arte urbano colorea las ciudades ©Marcela Pérez Z.
El arte urbano colorea las ciudades ©Marcela Pérez Z.

El planeta -por no decir universo- del graffiti vive una metamorfosis constante y casi cada día nace una nueva propuesta, a veces a costa de la desaparición de otra. Este continuo tránsito implica que la vida de un graffiti sea tan aleatoria que ni la genialidad técnica o artística garantiza su supervivencia.

Olga nos descifra durante la ruta los significados y las motivaciones de los artistas, y el resultado es tan ameno que lo visual queda en segundo plano ante las connotaciones antropológicas, sociales, económicas e incluso políticas que se desprende tras cada autor.

El arte, como la poesía tiene muchas formas de expresarse, y esa parte tan subjetiva y al mismo tiempo universal hace que según vamos viendo obras de “Los Latas” (una pareja que desde hace unos años hace sonreír a los viandantes con sus “frases enlatadas”), las reminiscencias poéticas traspasen el formato tradicional de los libros o las canciones, saltando a las paredes de las calles.

Graffiti con latas recicladas ©Marcela Pérez Z.
Graffiti con latas recicladas ©Marcela Pérez Z.

Las modas y la comercialización del arte también ha acabado por llegar al Street Art, pero de la misma manera que es difícil ponerle puertas al campo, siempre habrá espacio para todo, ya sea patrocinado o totalmente libre. Por ello no se ha visto con malos ojos que los autores de graffitis “ilegales” acepten encargos para pintar fachadas de colegios, o persianas de negocios que vamos recorriendo por todo el Raval, siempre y cuando el arte no esté supeditado a la promoción patrocinada de grandes marcas.

Murales legales como los de los jardines de las Tres Xemeneies, en el Poble Sec donde finaliza nuestro tour suponen un reconocimiento al mundo graffitero, que cada vez gana más adeptos y mayor aceptación entre la sociedad.

No os queremos contar nada más porque la ruta merece tanto la pena que lo mejor es llevarla a cabo y conocer en profundidad el arte urbano. Ahora cada vez que viajemos sabremos “leer” entre las líneas de los graffitis que se nos aparezcan delante de nuestros ojos.

Plasmar los sueños en spray para llenar la vida de color ©Aitor Pedrueza
Plasmar los sueños en spray para llenar la vida de color ©Aitor Pedrueza

Street Art Barcelona ofrece otras rutas del graffiti por Barcelona, por ejemplo en el barrio Gótico o en el distrito de Sant Martí (Poblenou, 22@ y Clot), tanto a pie como en moto scooter, o en bicicletas de bambú. Si quieres más información sobre estas rutas puedes conocer sus propuestas o escribirnos a nosotros.

Te ha gustado? Comparte este viaje !

Escribe un comentario!! (Vamos...es gratis y nos hace ilusión saber que te ha parecido.