La Art Sauna de Mänttä, un nuevo concepto de sauna finlandesa en el Museo Serlachius

La nueva Art Sauna de Mänttä-Vilppula, otra perspectiva de la sauna finlandesa

La nueva Art Sauna de Mänttä-Vilppula – Ciudad de Arte próxima a la ciudad de Tampere – le da un nuevo sentido al concepto de la sauna finlandesa. Situada a orillas del lago Melasjärvi, propone una continuación de la visita al Museo Gösta Serlachius, una experiencia en la que se combina naturaleza, arquitectura, arte, diseño y sauna. Así, esta “sauna de arte” supone una «ruptura con el concepto clásico de observación del arte en un espacio concreto« según sus creadores. Los mismos arquitectos que diseñaron el fantástico edificio Gösta del Museo Serlachius.

La terraza de la Art sauna de Mänttä

Inaugurada en verano de 2022, la Art Sauna de Mänttä-Vilppula nos invitó a vivir la auténtica experiencia de la sauna pública finlandesa el mismo día que abrió sus puertas para los habitantes de la ciudad y para los visitantes de una de las villas más interesantes de Finlandia desde el punto de vista artístico. Situada entre las conocidas Tampere y Jyväskylä, Mänttä-Vilppula es una auténtica ‘Ciudad de Arte’ llena de museos, galerías de arte, eventos artísticos y artistas residentes que ofrecen atractivas propuestas. 

En la Art sauna de Mänttä-Vilppula

Nuestra pasión por la sauna finlandesa se vio colmada tras el descubrimiento de la Art Sauna del Museo Gösta Serlachius, pues conocimos con sorpresa una nueva dimensión de la sauna. El disfrute por igual del paisaje nacional finlandés de lagos y bosques y de una sauna cuya arquitectura única alberga arte y diseño.

Hermoso edificio de la Art sauna perfectamente integrado en el paisaje

Mänttä-Vilppula, Ciudad de Arte entre Tampere y Jyväskylä

Situada a las puertas de la Región de los Mil Lagos de Finlandia, entre Tampere y Jyväskylä, Mäntta-Vilppula comenzó siendo una ciudad industrial. Sobre todo por su importante fábrica de papel, propiedad de la familia Serlachius, que desarrolló la zona en el siglo XIX. Fue precisamente Gösta Serlachius, coleccionista y amante del arte quién creó la Fundación Bellas Artes que integraba tres museos y convirtió a Mänttä en centro del arte finlandés.

Mänttä es una ciudad de arte. Un festival de arte contemporáneo, una comunidad de artistas…

Regresamos a Mänttä-Vilppula en pleno verano, justo cuando la ciudad está en plena efervescencia artítica con numerosas exposiciones al aire libre, en galerías de arte y en los Museos Serlachius. También se está celebrando el Festival de Arte de Mänttä en Pekilo, la mayor exposición de arte contemporáneo finlándes que disfrutamos un año más. Excelente ocasión para impregnarse de las últimas tendencias del arte contemporáneo finlandés e internacional durante varios días. 

Pedimos prestadas las bicis de la marca finlandesa ‘Jopo’ – a disposición del visitante – del Museo Serlachius que nos permiten desplazarnos por la ciudad de Mänttä de un museo a otro. Hacemos paradas en la Galería Päivölä, en la Galería Halmetoja, en la exposición al aire libre en el parque Kuisala. Incluso tendremos la oportunidad de conocer a una de las artistas que viven en la ciudad de Mänttä formando una comunidad impulsora del arte. Se trata de Pirjetta Brander que mantiene su jardín abierto al público con esculturas propias y diferentes objetos de arte de otros artistas. Pasamos varias jornadas disfrutando del arte de una de una ciudad que lo cultiva.

Los Museos Serlachius, centro artístico de Mänttä

Los dos edificios del Museo Gösta Serlachius de Mäntta. ©María Calvo.

Ya habíamos descubierto los Museos Serlachius en nuestra primera visita a Mäntta-Vilppula. Volvemos al Museo Gustaf – conocido como “La Casa Blanca” por su color -, un precioso edificio modernista que rinde homenaje a Gustaf Serlachius y a su epopeya industrial. En la planta de exposiciones temporales descubrimos con sorpresa el trabajo fotográfico de la artista irlandesa Trish Morrissey.

También vamos al Museo Gösta, que se encuentra a las afueras de la ciudad de Mänttä. Está formada por la antigua residencia de los Serlachius de estilo Jungesdstil – Art Nouveau germano-nórdico – y un magnífico edificio de estilo conemporáneo de 2014. Es para nosotros un honor volver a entrar en este magnífico pabellón contemporáneo. Antes de continuar la ruta artística, gozamos con la excelente gastronomía finlandesa en el Restaurante Gösta, a través de cuyos amplios ventanales, contemplamos las panorámicas excepcionales de los jardines. Visitamos después las salas del museo para descubrir las nuevas exposiciones temporales y disfrutar del diseño de este magnífico edificio funcionalista ideado por los arquitectos españoles Mendoza-Partida.

En el interior del nuevo pabellón del Museo Serlachius Gösta

La visita se extiende al parque del Museo Gösta, con sus jardines donde tienen lugar exposiciones al aire libre a orillas del lago Melajärvi. Allí es donde se construyó la nueva Art Sauna

La Gösta Art Sauna, una sauna única que combina paisaje, arte y arquitectura

En la nueva Art sauna se combinan paisaje, arte y arquitectura

Un lugar perfecto para situar la ‘Sauna de Arte” del Museo Serlachius, junto a un lago, no sólo para poderse refrescar, sino porque el paisaje es idílico. Sus creadores fueron los mismos que diseñaron el magnífico pabellón del Museo Serlachius Gösta: Héctor Mendoza, Mara Partida y Boris Bezan. Consiguen fusionar el nuevo espacio de la Art sauna con el paisaje, en lugar de crear un nuevo edificio o una réplica del museo. Para ellos es “una continuación del viaje emocional de los museos Serlachius”, “una cadena de momentos en los que se mezclan paisaje, arte y arquitectura”. 

Continuamos pues con este viaje de sensaciones, tras impregnarnos de arte en el Museo Gösta Serlachius. Atravesamos el parque, sintiendo que estamos en plena naturaleza, con los reflejos del agua del lago haciéndonos señales de luz, los abedules meciéndose al son de la brisa del verano. Hay algo de artístico en el típico paisaje finlandés, tan fotogénico él. 

Hay algo de artístico en el típico paisaje finlandés, tan fotogénico él

Vemos en seguida el edificio de la Art Sauna, que bien podría ser hermano del Pabellón del Museo Gösta, perfectamente integrado en la naturaleza. Traspasamos el umbral del acogedor porche y entramos en un hall que conduce a la derecha a las zonas privadas y a la izquierda a las zonas públicas. Visitamos la sala trasera del vestíbulo, un amplio espacio con bonitas bóvedas arqueadas que rompen las líneas rectas. Es una sala de reuniones, adornada con cuadros, un enorme ventanal que mira al lago y al paisaje que lo rodea donde reina la quietud. Es como mirar otro cuadro…Otra ventana comunica con la terraza donde descansa gente que acaba de salir de la sauna. También en el interior se aprecia este diálogo entre el arte, el paisaje y la arquitectura. La luz juega también un papel fundamental en este edificio, algo característico de la arquitectura funcionalista finlandesa. 

Sala con un enorme ventanal que mira al lago y al paisaje que lo rodea donde reina la quietud
Detalles del interior de la sala de la Art sauna de Mänttä

De los vestuarios pasamos directamente al espacio exterior donde hay una gran terraza con suelo de madera y hamacas donde reposa la gente tras el ritual sauna-baño, algunos toman refrigerios en una gran mesa de madera, otros en las escaleras de madera o en el jacuzzi que mira al lago.

La sauna que se sitúa en pendiente sobre la hierba, mimetizándose de algún modo con el paisaje. Es una sauna especial, de planta circular; no habíamos visto ninguna igual. Una larga pasarela de madera une la terraza con el lago, facilitando así el baño de los que acaban de salir de la sauna. 

Artistas y diseñadores en la Art sauna de Mäntta

Cuadros de artistas finlandeses e internacionales dentro del edificio de la sauna. Satu Rautiainen y su cuadro “Bird’s Drinking Place”.

La “Sauna de Arte” de Mäntta lleva ese nombre también por todas las obras de arte y diseño finlandés e internacional que encontramos en cada rincón de sus espacios. Comenzando por el vestíbulo, cuya pared está decorada con una obra a gran escala de Satu Rautiainen: “Bird’s Drinking Place”. Los mismos motivos de este cuadro se repiten en los textiles de la sauna diseñados por Rautiainen. No es la única obra de arte del vestíbulo: también hay cuadros de otros artistas finlandeses, Anni Rapinoja y Jussi Goman. 

Hasta en los cuartos de baño hay unos bañistas craedos por Eric o. W. Ehrtröm y una vez traspasados los vestuarios, en el bonito mosaico de Tuula Lehtinen (“Abrazo”) que está en las duchas exteriores cuyos colores brillan con la luz.

Más cuadros en la sala de reuniones de la Art sauna

También el interior de la sauna cuenta con obras de diseñadores internacionales: los mueblos fueron creados por Patricia Urquiola, Óscar Tusquets, Jasper Morrison y Faya Toogood, así como finlandeses como Markku Sale o el premiado carpintero Artrei Hartikainen (hizo el aparador, los cubos y las cucharas de la sauna). Por supuesto, la obra de Alvar Aalto está presente. 

Arquitectos, paisajistas, diseñadores de interior y artesanos combinaron su trabajo para hacer de la sauna de Mänttä una ‘sauna de arte’.

La experiencia de la “Sauna de Arte” de Mänttä

Perspectiva de la Art sauna de Manttä
La integración en el paisaje de la Art sauna de Mänttä
La pasarela de la Art sauna tiene salida al lago

Llega el momento culminante en este viaje sensorial y artístico que comenzó en los Museos Serlachius y en las galerías, tiendas, cafés y calles de la Ciudad de Arte de Mänttä: la experiencia de la sauna. Conocemos bastante bien la sauna finladesa, a lo largo de nuestros viajes por Finlandia hemos logrado aprenderla y hacerla nuestra de algún modo. Invocamos el Löyly – el espíritu de la sauna – en varias ocasiones, en diferentes saunas por todo el país, algunas muy originales: saunas tradicionales de humo (“savusaunas”), saunas de tienda de campaña de vapor, ¡hasta una situada en un Ford Taurus!). En eventos como la Semana de la Sauna de Jyväskylä ¡visitamos hasta 20 saunas diferentes!. Hasta presenciamos el sorprendente espectáculo del Campeonato de Calentamiento de Sauna también en Jyväskylä. Y en Tampere, la Capital de la Sauna, aprendimos todavía más de la sauna con maestros que conocen bien sus más ocultos secretos.

El interior de la «sauna de arte» del Museo Gösta Serlachius. En la ducha, el mosaico de Tuula Lehtinen (“Abrazo”)

El sonido del agua cuando se arroja sobre las piedras hirvientes es ya muy familiar para nosotros. Y ese silencio que invade la sauna mientras disfrutamos del Löyly, de ese vapor placentero que nos envuelve y penetra en nuestro cuerpo y nuestra mente. La sauna, ese lugar donde el tiempo se detiene, ese lugar para estar en soledad o para compartir, un refugio, un espacio que acompaña al finlandés a lo largo de su vida. Sin la sauna no podríamos entender Finlandia.

La ‘sauna de arte’ de Mänttä tiene en su interior un auténtico cuadro

Una «sauna de arte»: bello homenaje a la más importante tradición finandesa

Por eso, la audacia de crear una sauna de arte nos pareció un bello homenaje a la más importante tradición finlandesa. Disfrutamos pues de esta experiencia con más pasión, si cabe, fijándonos en cada detalle, entendiendo porqué se la califica así. La Art Sauna de Mänttä es una costrucción preciosa, con su planta circular y en su interior nos recibe un Löyly suave. Nos sentamos en las bancadas que huelen a madera nueva, al lado de otros visitantes, compartiendo con ellos la experiencia de la sauna. Primero en silencio, después ya de varias veces de repetición del ritual de la sauna, charlando jovialmente. La Art Sauna se abre al exterior a través de una ventana alargada. Es como un magnífico cuadro del paisaje del espejo del lago Melasjärvi y del bosque que se refleja en él. ¡Qué placer contemplarlo sentados desde el amplio espacio de la ventana!.

La sauna, ese lugar donde el tiempo se detiene

Es hora de continuar con el ritual de la sauna, con esta sucesión de sensaciones, para salir afuera y caminar por la pasarela de madera hasta el lago y darse un buen chapuzón. Como es verano en Finlandia, las aguas están templadas y el contraste no es grande, pero aún así refrescan. Otro pequeño placer: el de disfrutar del baño y de las vistas de la Art Sauna de Mänttä desde el agua: el bosque, la sauna, el Museo Gösta al fondo. Y este silencio que reina, un silencio conocido, el de la naturaleza de Finlandia.

Otro pequeño placer el de disfrutar del baño y de las vistas de la Art Sauna de Mänttä desde el agua

Hacemos una parada para disfrutar del jacuzzi y de unas bebidas en la terraza y mirar ahora el paisaje desde otro punto de vista. Las perspectivas se multiplican en esta experiencia. Entendemos el sentido de esta ‘sauna de arte’. 

Regresamos de nuevo al interior y ahora la gente ya charla animadamente. Desde luego, siempre es un gusto compartir una sauna pública finlandesa, pues es un momento en el que todos sentimos el mismo placer, el mismo momento de relajación; por lo que nos abrimos más fácilmente. Al final de la tarde, deseando que no llegue la hora del cierre de la ‘Sauna de Arte’, ya nos sentimos como miembros de la comunidad de vecinos. Hasta ese punto une la sauna. Y más todavía una tan especial como es esta ‘sauna de arte’.

Disfrutando del lago entre sauna y sauna

Comprar tickets para la Art Sauna de Mänttä y para los Museos Serlachius

Entradas al Museo Serlachius.

Cómo moverse por la ciudad de Mänttä

La ciudad de Mänttä es bastante compacta y puede recorrerse a pie, parando en las diferentes galerías, tiendas y cafés, además de en la iglesia y en el Museo Gustaf. Aunque el Museo Gösta está algo más alejado, por lo que utilizar una de las bicicletas que están a disposición de los Museos Serlachius, es una buena idea. Ideales para recorrer la ‘Ciudad de Arte’ y para ir del Museo Gustaf al Museo Gösta, y, por supuesto, a la sauna Gösta. En ambos museos hay bicis de la marca finlandesa Jopo, sólo hay que mostrar el carnet de identidad (o pasaporte) en taquilla y el préstamo es gratuito.

Bicicletas a disposición en los Museos Serlachius, ideales para moverse por Mänttä

Cómo llegar a Mänttä-Vilppula.

Para llegar a Mänttä-Vilppula se puede alquilar un coche: está tan sólo a 1h15 de Tampere por la carretera 58 y a 1h30 de Jyväskylä por las carreteras 58 y 23. También se puede llegar en autobus público desde Tampere o Jyväskylä. La estación de autobuses de Mänttä está a medio kilómetro del Museo Gustaf y a 2 kilómetros del Museo Gösta.

Por otra parte, están los autobuses Serlachius: un minibus azul perteneciente a los Museos Serlachius que cubre los trayectos de la estación de bus o la estación de tren de Tampere a Mänttä. También pasa por la estación de tren de Vilppula. La opción del tren es otra alternativa, ya que se puede llegar a Vilppula en tren y después coger un autobus a Mänttä (está a 7 kilómetros del Museo Gustaf y a 5 kilómetros del Museo Gösta).

De camino al lago tras un rato en la Art sauna

Cómo llegar a la Gösta Art Sauna de Mänttä

La Gösta Art Sauna está situada a 2,5 kilómetros del centro de Mänttä, en dirección a Vilppula, a orillas del lago Melasjärvi, junto al Museo Gösta. Si no disponen de coche de alquiler, lo mejor es ir en una de las bicicletas puestas a disposición de los visitantes por los Museos Serlachius.

Te ha gustado? Comparte este viaje !

Escribe un comentario!! (Vamos...es gratis y nos hace ilusión saber que te ha parecido.