Invocando el Löyly en las saunas de Finlandia. Semana de la Sauna de Jyväskylä

Invocando el Löyly, espíritu de la sauna. ©Tuomas Paloniemi

Invocamos el Löyly, el espíritu de la sauna, arrojando cazos de agua sobre las piedras hirvientes, que producen por enésima vez ese sonido ya conocido, chhhhss, después el silencio invade la sauna. El Löyly precisa de esta oscuridad para recorrer este espacio cerrado envolviéndonos, Danza hipnotizándonos, metiéndose por los poros de nuestra piel, quemándonos los labios y las vías respiratorias, produciéndonos ese calor inequívoco y placentero. La Luz que penetra por el ventanuco y define la silueta del ramo de abedul y de los cuerpos semidesnudos, sudorosos, relajados. El tiempo parece que se detiene, cerramos los ojos y dejamos al Löyly hacer. 

Poco después la puerta comienza a abrirse y algunos buscan el frescor de las aguas del lago. Nosotros también lo hacemos: salimos descalzos, bebemos agua de bayas para recuperar el agua perdida y nos dirigimos por el sendero de madera al lago, que siempre espera a los finlandeses para fundirse en un abrazo refrescante. Al sumergirnos en ese espejo quieto, el contacto con el agua fresca produce un delicioso contraste, haciendo que parte del Löyly se evapore en el aire. Parece que el espíritu de la sauna busca fundirse con la naturaleza, como los finlandeses. El ciclo recomienza cuando corremos de nuevo al calor de la sauna.

Siempre se repite el mismo ritual, paso tras paso, y nosotros, humildes aprendices, ya lo hemos hecho nuestro. Es el ritual de la sauna, lugar sagrado para los finlandeses, que forma parte de su cultura y de su vida, que ha tenido una presencia importante a lo largo de la historia. Cada día se invoca el espíritu de la sauna en millones de hogares finlandeses. Es el lugar adonde quieren regresar después del trabajo o cada día de las vacaciones, buscando una soledad deseada, un silencio único, o la compañía de la familia o de los amigos. 


El “Vasta” o “Vihta”, el ramo de hojas de abedul frescas es un elemento importante en la sauna finlandesa.

Nosotros también la buscamos desde comenzamos nuestros viajes a Finlandia. Desde que aprendimos a utilizarla, a comprenderla, casi la necesitamos. Recuerdo el primer viaje al otoño de Finlandia, tiempo de Ruska, los primeros contactos con la sauna finlandesa, la sorpresa y la admiración por esta tradición. El siguiente fue ese verano histórico, el más caluroso que se recuerda en Finlandia. El calor no era impedimento para acudir a la sauna. Uno de los últimos viajes fue en invierno, y el uso diario de la sauna era indispensable. Recogernos en la oscuridad de las noches largas, de auroras boreales, buscando el calor de la sauna y a continuación el frío del exterior, tirándonos a rolos por la nieve o bañándonos en un lago helado. Multitud de momentos de sauna vienen a mi cabeza recordando estos viajes a Finlandia: momentos de recogimiento, de silencio, pero también momentos de diversión, de risas, de debates y de historias.

Compartir sauna con los finlandeses es lo mejor. Allí estamos casi desnudos, de cuerpo y de mente, compartimos esa atmósfera íntima y cálida, compartimos silencios o nos abrimos a la confidencia, una cerveza que pasa de mano en mano y un chorro que acaba en las piedras hirvientes para invocar de nuevo al espíritu de la sauna. 

El último viaje a Finlandia fue una celebración de la sauna, de todo lo que significa para los finlandeses. Nos unimos a los habitantes de la Región de los Mil Lagos y a visitantes venidos de otras partes del país para participar en la Semana de la Sauna de Jyväskylä, un homenaje merecido a uno de los símbolos de la cultura, de la filosofía y de la vida finlandesa.

Semana de la Sauna de Jyväskylä en honor al Löyly, espíritu de la sauna

Disfrutando del SAUNUS, un Ford Taurus convertido en sauna. ©Tuomas Paloniemi

A menudo nos encontramos eventos relacionados con la sauna por toda la geografía finlandesa, y dos de los más conocidos son: la “Semana de la Sauna de Jyvaskyla” (Region Sauna Week) y el “Forum Mundial de la Sauna”. Este último este año se celebra en Tampere, Capital de la Sauna de Finlandia – tiene el mayor número de saunas públicas y la sauna de humo más antigua del país -. El “Forum Mundial de la Sauna” es el mayor evento de formación y creación de redes en torno a la experiencia de la sauna finlandesa y su internacionalización.

La “Semana de la Sauna de Jyvaskyla” (Sauna Region Week) se celebra en Región de los Mil Lagos, autodenominada “Región de la sauna” por tener algunos de los destinos más espectaculares para sumergirse en la cultura de la sauna. El Giróscopo Viajero participó en este evento que se celebra todos los años en el mes de julio. Un tour de una semana para descubrir y probar algunas de las saunas más singulares: saunas de humo o savusaunas, saunas de vapor en una tienda de campaña, sauna tradicional, sauna de chimenea, saunas en un autobus, en un coche,…, saunas situadas tanto frente a los lagos en la campiña, como saunas en la ciudad. En la Semana de la Sauna de Jyväskylä tienen lugar más de 70 eventos de todo tipo destinados a locales y visitantes: probar las mejores experiencias de la sauna finlandesa, pero también concursos divertidos y locos, como el Maratón de Saunas de Saverperä (piragüismo y crucero con sauna), o el Campeonato Mundial de Calentamiento de Sauna.

Durante la Semana de la Sauna de Jyväskylä experimentamos unas ¡20 saunas diferentes!. Parece increíble, pero es cierto. La imaginación de los finlandeses, creadores de la sauna, no tiene límites a la hora de crear tipos nuevos. Así que nos subimos al bus con nuestro guía Tuomas que nos lleva junto a otros visitantes a un tour para disfrutar durante todo el día de las saunas de la región de Jyväskylä. 

Ruta por las saunas de la Región de los Mil Lagos – Sauna Region Week

Scandic Spa Laajavuori – Sauna de infrarrojos y sauna de vapor

Agua helada – a 4º – entre sauna y sauna en el Scandic Spa Laajavuori. ©Tuomas Paloniemi

Comenzamos la ruta por el Scandic Spa Laajavuori, quizás el más “normal” de los lugares que visitaremos. A los finlandeses les encanta ir a los spas y muchos hoteles ofrecen servicios de bienestar que incluyen baños en las piscinas y la entrada a diferentes saunas. La combinación de ambos tiene unos efectos beneficiosos para la salud, además de conseguir que el visitante pase un momento agradable y divertido. 

Uno de los grandes atractivos de estos spas finlandeses es que miran a la naturaleza, es decir, suelen tener grandes ventanales con vistas a los lagos o a los bosques. El Scandic Spa Laajavuori tiene unos grandes ventanales panorámicos a los bosques, de modo que cuando estamos en una de las piscinas nos sentimos como si estuviéramos en plena naturaleza. Después de disfrutar de un curso de gimnasia en el agua y de relajarnos en las piscinas y en el jacuzzi, llegó el momento de probar las saunas. 

La sorpresa de la sauna de infrarrojos nos dejó boquiabiertos. Era la primera vez que la probábamos. Nos sentamos con Tuomas en un banco apoyando la espalda en un respaldo de infrarrojos. Al principio parece que no ocurre nada, no es como las saunas de vapor tradicionales en las que sientes el calor desde el primer instante. Las saunas de infrarrojos transforman la energía de la luz en calor. Cuando llevamos allí unos minutos, la magia opera: sentimos cómo ese calor se reparte de forma uniforme por nuestro cuerpo, penetrando profundamente en nuestra piel. Es extraño, sin que haya aumentado la temperatura del aire, aumenta la de nuestro cuerpo. Es una sensación intensa y muy agradable.

Combinamos las saunas con la piscina de agua helada para refrescarnos y conseguir ese contraste necesario de temperatura para que aumenten los efectos beneficiosos en nuestro organismo. 

Es el momento de probar las saunas tradicionales y ahí nos dividimos en las de hombres y mujeres. Cuando entro en la sauna de vapor, casi no puedo vislumbras los cuerpos desnudos de niñas, mujeres y ancianas, parece que ya llevan horas invocando el Löyly. Unas salen y otras entran, mientras alguna se encarga de echar agua a las piedras hirvientes. Me instalo en el banco y siento que algo me une a esas mujeres, será que nos desnudamos unas delante de otras sin importarnos lo más mínimo, será el espíritu de la sauna que nos adormece y produce en todas nosotras el mismo efecto placentero.

Saunas de Könkkölä – El SAUNUS, un Ford Taurus convertido en sauna

El SAUNUS, un Ford Taurus convertido en sauna. Con nuestro guía Tuomas

Tras una comida más o menos frugal, volvemos a nuestro bus que nos llevará ahora a un lugar idílico a orillas del Lago Köhniöjärvi. No olvidemos que estamos en la Región de los Mil Lagos, y las saunas que visitaremos durante esta jornada miran todas a un lago. Los dueños de Könkkölä acogen a los visitantes con una sonrisa, un ramo de abedul y una toalla, y con una mesa encantadora con bebidas de plantas para refrescarnos entre sauna y sauna. Los finlandeses aprovechan todo lo que les ofrece la naturaleza, y en relación a la sauna, esta está siempre presente: el ramo de abedul para golpear el cuerpo, las bebidas naturales, el lago cercano en el que bañarse, las ventanas que miran a la naturaleza, la madera, presente en muchas saunas.

Una rápida mirada al centro Könkkölä nos ofrece un buen ambiente de visitantes que se desplazan entre la sauna del edificio principal, las saunas tienda de campaña, la sauna para mujeres, el lago Köhniöjärvi, un pequeño pozo de agua fría y un café en el que tocan varios músicos. Pero todas las miradas se dirigen al protagonista indudable: un Ford Taurus amarillo partido por la mitad que se ha convertido en el SAUNUS. Sabíamos que los finlandeses no tienen límites a la hora de imaginar las saunas más extrañas y originales: las hay construidas en camiones de bomberos, autobuses, caravanas, ¡cabinas de teléfono!. 

Boquiabiertos rodeamos esta sauna originalísima, admirados por la sagacidad de estos finlandeses. Nos metemos en el FORD SAUNUS par probar esta increíble sauna. El espacio es estrecho y tenemos que agacharnos, y cuando se cierra la puerta y comenzamos a echar agua en las piedras el vapor nos quema en seguida empañando los cristales del coche. Nos cuesta disfrutar de este potente Löyly, aunque no podemos evitar reírnos sin parar, es realmente divertido probar el FORD SAUNUS. 

Lo mejor es ir directamente al charco de agua helada en el que apenas nadie se mete, y comprendemos rápidamente porqué: está realmente frío. Aunque nos viene muy bien después del calor que nos proporcionó el único Ford Taurus convertido en sauna que se conoce en el mundo.

En la tienda sauna pasando un rato divertido

Probamos después una de las saunas tienda de campaña, que es la que siempre ha usado el ejército. Por supuesto, los solados finlandeses no podían quedarse sin su sauna cuando estaban en plena guerra o haciendo entrenamientos. La sauna tienda de campaña es una sauna móvil que instalaron también aquí en Könkkölä. Ahí está: bancos corridos y una gran estufa de leña que calienta las piedras. Nos instalamos junto a varios hombres y mujeres. Lo mejor de ir a las saunas públicas es la complicidad que se instala entre todos. En la sauna de Könkkölä uno de los visitantes pretende invocar el Löyly con demasiada prisa, echando una y otra vez agua a las piedras, por lo que en poco tiempo el espíritu de la sauna empieza a quemarnos un poco enfadado. Creo que prefiere hacer las cosas más despacio, envolvernos suavemente con su calidez. De lo contrario, tendremos que salir rápido de la sauna, cosa que terminamos haciendo, para darnos un rápido chapuzón en las aguas del lago Köhniöjärvi.

Todavía probamos otras saunas tradicionales hechas en los barracones antes de continuar nuestra ruta de las saunas de la Región de Jyväskylä. Entramos en el bus y la conductora ya nos saluda, bromea y charla con nosotros sobre nuestras experiencias con la sauna como si nos conociéramos desde hace varios días. El movimiento del bus y el bienestar tras haber probado ya varias saunas en tan poco tiempo, me adormece, a pesar de que las panorámicas de la campiña de la Región de los Mil Lagos son realmente bellas. Me despierto cuando llegamos a un sitio conocido: Renvontuli.

Centro de vacaciones Revontuli – Savusauna, sauna tienda, palliu, yoga-sauna

La Savusauna o sauna de humo de Revontuli. El gorro es para evitar el calor extremo en la cabeza. ©Revontuli

Ya conocíamos Revontuli cuando estuvimos magníficamente alojados en un iglú este invierno, una de esas extraordinarias experiencias que vivimos en Finlandia cuando todavía la nieve estaba instalada a las puertas de la primavera. Recordamos esas panorámicas desde nuestra cama: el lago helado y la nieve cayendo sobre el tejado de cristal. Aunque no pudimos ver auroras boreales, en este centro de vacaciones alejado del mundanal ruido, situado a 40 minutos de Jyväskylä, pueden verse con claridad, y aún más en estos iglús con vistas al cielo. De hecho, hemos oido decir que la región de Jyväskylä es, junto a Laponia, uno de los lugares desde los que mejor se ven las auroras boreales. 

Pero en el Centro de vacaciones Revontuli hay también cabañas, apartamentos, un hotel, además de las villas de cristal o iglús. Y al alcance de los visitantes: tres magníficas saunas situadas a orillas del lago. Tenemos toda la tarde hasta que anochezca para hacer una intensa ruta por las saunas de Revontuli, ya que en esta ocasión también nos vamos a quedar a dormir en uno de estos espléndidos iglús. Así podremos ver la diferencia de alojarse entre el invierno y el verano. 

Nuestro guía Tuomas nos acompaña a la Savusauna, la sauna de humo, la más antigua de las saunas finlandesas. Conocemos de otros viajes en Finlandia esta sensación de entrar en una sauna de humo: esa atmósfera única que se crea tras estar calentándose durante horas. El humo la invade, salvo por unas pequeñas ventanas por la que se evacúa. Entramos y de pronto se despiertan los sentidos, ese olor intenso a humo que se entremezcla con el de madera vieja, es como viajar en el tiempo a las saunas que existían en Finlandia cuando todavía la gente nacía y moría allí. 

En la sauna también se puede practicar yoga, gimnasia…©Revontuli

El silencio reina en la Savusauna de Revontuli, aunque hay otros visitantes que solo percibimos cuando subimos al banco de arriba. Ni siquiera desde allí podemos verlos bien a causa del humo. Nos sentamos en unos asientos de madera para evitar quemarnos y poco a poco vamos acostumbrándonos a ese Löyly que ya han convocado hace tiempo y que parece venido de otra época. 

Afuera nos espera el lago en el que nos damos un chapuzón para refrescarnos y luego volver a la Savusauna, aunque también podemos ir al palliu, el jacuzzi tan apreciado por los finlandeses. Hasta que nos dirigimos a la enorme sauna tienda de campaña, una sauna de vapor producido por una estufa de leña llena de piedras que está situada en el centro. Un grupo de visitantes hace ejercicios de estiramientos suaves, mientras una monitor repite dulcemente órdenes en finlandés, que todos obedecen sin rechistar. Nos unimos a esta original clase de gimnasia que tiene lugar en esta sauna de vapor. Otra de las sorpresas de esta ruta por las saunas de Finlandia en la Región de Jyväskylä. Nos recuerda a aquella sauna de Punkajarju en la que estuvimos el verano pasado en una clase de yoga-sauna. 

El Löyly de la tienda de campaña de vapor es diferente, la profesora lo invoca echando cazos de agua continuamente a través de los numerosos agujeros que hay en la estufa. Como consecuencia de estos movimientos, suben grandes columnas de vapor que cubren el techo de la sauna y bajan progresivamente envolviéndonos. Es diferente al Löyly rotundo de la Savusauna, el Löyly extremadamente caliente del For Taurus, o el Löyly suave como una caricia de la sauna de tienda de campaña de vapor. Este último no es el mismo que el de la sauna más común – eléctrica o de leña -, es como más húmedo y se evapora antes. 

Termina la sesión de estiramientos con nuevas columnas de humo que casi nos ciegan y nos relajan totalmente. Desearíamos que la maestra del Löyly siguiera echando agua indefinidamente, tal es la sensación de bienestar que sentimos. 

Alojados en un iglú en el Centro de Vacaciones Revontuli

Las jornadas son largas en verano en Finlandia, los atardeceres lentos se prolongan hasta muy tarde. Tras las sesiones de sauna en el Revontuli, salimos a ver el atardecer en el lago, aunque también puede verse a través de los ventanales del iglú donde dormiremos esta noche. El paseo es corto, ya que es preferible mirar el cielo y el lago desde esta villa panorámica. No hace falta moverse de la cama, ya que tanto la pared como el techo están forradas de cristal. La excitación de no querernos perder estas vistas lucha contra la relajación tras una larga jornada de sauna. 

Reservar un iglú o una cabaña en Revontuli.

Todavía veremos el amanecer desde el iglú del Revontuli para continuar nuestra ruta por las saunas de Finlandia en esta Region Sauna Week de Jyväskylä, en jornadas que nos sorprenderán con Löylys hasta ahora desconocidos. Y extraordinarios campeonatos que solo podrían tener lugar en Finlandia: como el Campeonato Mundial de Calentamiento de Saunas, una locura muy finlandesa. 

Hÿvää Sauna!

Agradecimientos

Agradecemos una vez más la fantástica acogida por parte de Visit Jyväskylä y Visit Central Finland, y a nuestra amiga Johanna Maasola, por pensar siempre en nosotros. Hemos pasado unos días estupendos en la Semana de la Sauna de Jyväskylä junto a Tuomas Paloniemi, y hemos aprendido todavía mas de la sauna finlandesa.

Gracias también al Centro de Vacaciones Revontulia Tiia Valkama y a Petra Tiainen por habernos vuelto a abrir las puertas de este maravilloso lugar. Hemos disfrutado mucho de sus magníficas saunas frente al lago, y de sus iglús maravillosos, un alojamiento muy especial.

Te ha gustado? Comparte este viaje !

Escribe un comentario!! (Vamos...es gratis y nos hace ilusión saber que te ha parecido.