Ruta fascinante por las cuevas habitadas de Guadix, Granada

Magnífico paisaje del barrio de las cuevas de Guadix desde le Mirador del Padre Poveda

¡Qué sorpresa descubrir las cuevas habitadas de Guadix, conocidas también como casas cueva!. Una forma de ocupación natural del interior de la tierra, el trogloditismo, que existe desde hace miles de años, y que en Guadix y en otros lugares de Andalucía se ha mantenido a lo largo del tiempo. Y, en pleno siglo XXI todavía alberga al 45% de la población de esta comarca granadina. 

Sabemos que existen casas habitadas en otros lugares del mundo, como Capadocia, Kandovan, en Irán, en China, incluso en Francia, en la Dordoña y en Amboise. Pero jamás habíamos visto las casas cueva de Andalucía, ni sabíamos que  Guadix es el lugar donde se concentran más cuevas habitadas del mundo. Y una cosa es tener cierta noción de estas viviendas trogloditas y otra verlas tan de cerca, contemplarlas desde un mirador, penetrar en ellas e, incluso, habitarlas por unas noches. 

Llegamos a Guadix y el Marquesado, primera parada de nuestro viaje en busca de otra Granada, de destinos menos populares que la ciudad de Granada y su Alhambra, o los paisajes espectaculares de Sierra Nevada. Seguiremos más tarde por el Altiplano para asombrarnos con la Sierra de Castril. Realmente, este periplo por tierras menos exploradas de Granada está siendo una sucesión de asombros por los descubrimientos constantes de maravillas que apenas sabíamos que existían. Por eso, tenemos que detenernos en cada uno de los encantos de la provincia, sin prisa, parándonos y presentándosela a nuestros lectores.

La Cueva José de Guadix

Hoy nos centraremos en la fascinante historia de las casas habitadas de Guadix, la capital de las cuevas de Europa. Una comarca que se halla al norte de Sierra Nevada, a un paso de la capital de Granada. Pero os contaremos mucho más sobre esta magnífica ciudad, que nos sorprendió gratamente por su historia y por su enorme riqueza monumental. Pero también por sus maravillas naturales, como el Desierto de Gorafe, donde se encuentran los Colorados – que recuerdan al Cañón del Colorado de Estados Unidos – y por el fantástico Mirador del Fin del Mundo, que nos ofrece panorámicas espectaculares de este paisaje de “badlands”. Aunque Guadix también es una ciudad de cine…pero esa es otra historia que daría para una película. 

Nos montamos pues en el tren turístico de Guadix con Toni, una persona apasionada por Guadix, la mejor guía que nos podía tocar, que nos hará descubrir los encantos de la ciudad con su mirada. Partimos de la magnífica Plaza de la Catedral y el tren turístico nos cuenta la historia de la ciudad, conduciéndonos por el casco antiguo hasta el barrio de las cuevas de Guadix, donde nos detendremos para visitar la Cueva Museo, el Mirador del Padre Poveda, y una ermita-cueva. Por la tarde, visitaremos un lugar muy especial: Trópolis, un espacio cultural situado en una cueva. Y, por la noche, sentiremos lo que es dormir en una cueva a 9 km de Guadix, en las Cuevas Hamman Abuelo José, en Bejarín. Una jornada intensa de inmersión en la cultura de las cuevas habitadas de Guadix.

¿Cómo son las cuevas habitadas de Andalucía? Trogloditas en el siglo XXI

Cuevas Hammam Abuelo José Purullena

Pero antes, conozcamos algo sobre las cuevas habitadas de Andalucía, donde todavía viven los trogloditas del siglo XXI. La primera cosa que llama la atención es la integración perfecta con el paisaje por el hecho de aprovechar un terreno que ya existe para su construcción: las cuevas se excavaban en los barrancos, veredas y cañadas. La mayoría de las cuevas habitadas de la Hoya de Guadix se ha construido en la zona de ‘badlands, aprovechando la verticalidad de las paredes y la facilidad que ofrece la arcilla a la hora de excavar. También sus tejados cubiertos de tierra se adecúan al entorno, contribuyendo a su protección. Además, las cuevas se construyen retirando material, aprovechando la tierra – sin apenas necesidad de otros materiales -. Lo saben bien los picadores, auténticos artistas que aprendieron el oficio de generación en generación. Excavan las cuevas eliminando la arcilla, formando estancias, y la libertad de construcción es total, ya que es posible construir bajo tierra casi hasta el infinito.

Esta es otra ventaja de las casas-cueva, el hecho de que sean viviendas flexibles. Es el dueño el que decide cuántas habitaciones tendrá. Se construyen del techo hacia abajo, realizando una arquitectura adintelada, y después la arcilla se ventea hasta que se seca y endurece, y a continuación se le aplica un aceite que la impermeabiliza. En algunas paredes y techos se utilizan mallas de acero galvanizado para reforzar la estructura, evitar que la arcilla se cuartee y aumentar así la seguridad. Después, la cueva se impermeabiliza con un mortero proyectado con cemento blanco, asegurándose así la estabilidad microclimática de la cueva. Tradicionalmente se hacía con cal viva – se renueva una vez al año – que permite que la cueva transpire y también le da luminosidad.

Bodega en una cueva. Trópolis, Alcudia de Guadix

El hecho de que sean viviendas bioclimáticas es toda una ventaja, ya que mantienen una temperatura constante que ronda los 18ºC, protegiendo contra el frío del invierno y el calor del verano. Además la humedad es agradable (en torno al 50%). Sus escasas necesidades energéticas las convierte en viviendas ecológica. Además, la tierra del tejado sirve como aislante y las protege contra las condiciones climáticas adversas. Muchas son sus ventajas, sin hablar de su aislamiento sonoro.

Las cuevas son, como podemos ver, viviendas de total actualidad, ideales para en un mundo en el que necesitamos construir de forma más ecológica. En la provincia de Granada se han contabilizado en la actualidad 12 cuevas habitadas, que son casas, tiendas, bodegas, ermitas, casas rurales,…Ahora que ya tenemos algunas nociones de estas viviendas singulares, vamos a comenzar nuestra ruta troglodita.

Ruta troglodita por Guadix y el Marquesado

Cueva Museo de Guadix. Centro de interpretación.

Entrando por primera vez en una cueva

Llegamos al Barrio de Cuevas de Guadix, a la Cueva Museo de Guadix, la primera de nuestras paradas en la ciudad, situada en la Plaza Padre Poveda, más conocida como Plaza de la Ermita Nueva. La antigua Cueva Museo, convertida actualmente en magnífico Centro de Interpretación concebido como ejemplo de vivienda tradicional. Una perfecta introducción para conocer lo que son las cuevas habitadas y su historia. 

La entrada en nuestra primera casa cueva es emocionante y está acompañada de todo un ritual: Toni me da la enorme llave para abrirla, separo la cortina de colores y me lío un poco hasta que la cerradura cede y empujo la puerta de madera. En seguida sentimos la agradable temperatura que hay en el interior.

Entramos a una vivienda que fue habitada por una familia accitana desde 1928 hasta principios de los años 80 del siglo XX – la familia Cruz-Úbeda -, y que conserva prácticamente su arquitectura y su distribución original. Hasta parece que sentimos a sus habitantes cantando, hablando, emitiendo sonidos típicos de una casa habitada. Y así es: ante nuestra sorpresa nos explican que se proyectan imágenes en las distintas habitaciones que representan a los antiguos moradores, y también sus voces. Es como si estuvieran allí y nosotros nos atreviéramos a entrar en su intimidad, en su día a día.

El interior de la casa cueva, Centjro de Interpretación Cuevas de Guadix

Antes de llegar a las habitaciones, en una primera sala nos indican que se puede visionar un video presentado por un maestro picador sobre la historia de la cueva y de las cuevas de Guadix, y mediante pantallas táctiles se puede acceder a otras informaciones sobre los distintos tipos de cuevas. Tecnología moderna para que comprendamos mejor cómo vivían las gentes en las cuevas de Guadix.

Vamos a seguir el camino marcado por el pico de estos maestros que fueron excavando sobre la tierra arcillosa, creando las diferentes habitaciones. Primero un portal, un espacio cuadrado que da paso a los cuartos, de 5 a 7 (en algunos casos hasta 16) separados por cortinas. La Cueva Museo dispone de 8 habitaciones con una superficie de 70 m2. Llegamos a la habitación del matrimonio en el que todavía podemos ver sus muebles, sus ropas y objetos. Después está la cocina y la despensa, museos en miniatura de todos los objetos y herramientas necesarias para cocinar y cultivar. Los demás cuartos eran cuadras. El agua provenía de un pozo excavado en la platea de la cueva, y la luz provenía de candiles de aceite. El mobiliario, los utensilios y objetos artesanales nos dan una idea de la vida en aquella época.  

Podría extrañarnos ver que las cuevas no tienen ventanas. En realidad tienen solo tres aperturas que ayudan a la ventilación: la puerta por la que entra la luz, la chimenea y un ventanuco. Aún así, suelen estar orientadas al sol. Y en una zona tan cálida hasta se agradece la sombra y el frescor.

Salimos del Centro de Interpretación Cuevas de Guadix con la sensación de haber hecho un pequeño viaje en el tiempo, de haber habitado por un rato esa cueva que tanto quería contarnos.

La sorpresa de la ermita-cueva de Guadix

En el mismo barrio de las cuevas de Guadix se encuentra la ermita-cueva de Gracia, cuyos orígenes se remontan al siglo XVI momento en que se aprovechó un viejo horno-cueva para establecer la ermita-cueva. Es una auténtica sorpresa descubrir este prodigio arquitectural excavado en el cerro. Para entrar en ella hay que pasar primero por la iglesia de Gracia, de arquitectura convencional, que comunica con la ermita por un paso interior. 

Una ermita en una cueva

La sorpresa llega cuando de repente penetramos en la ermita-cueva, tan diferente desde el punto de vista arquitectónico. Ya desde la entrada vemos el altar tras un arco toral, un púlpito elevado que en sus orígenes debió ser la leñera del horno. Y destacando sobre el blanco inmaculado, el bonito lienzo de la Virgen de Gracia, realizado a finales del siglo XVII. La atmósfera es diferente, como de otra época. No sé si es el hecho de estar en el interior de la tierra o de que vamos viajando en la historia, mientras escuchamos al vida del célebre Padre Poveda. Llegó a Guadix a finales del siglo XIX y a principios del XX, y fue quien reactivó el culto en esta iglesia-cueva. Pero, tras entrar en contacto con la realidad de pobreza, marginación y analfabetismo del barrio de las cuevas, quedó impactado e inició un proyecto de construcción de escuelas para dar clases a los niños y talleres a los adultos. Compró máquinas de coser a las mujeres, dándoles un oficio; para él educar a las mujeres era educar a la familia. Fundó las Escuelas del Sagrado Corazón de Jesús (1902), donde Creyó necesaria esta instrucción para mejorar la vida de estas gentes, y así fue.

Impresionados por la figura del Padre Poveda, subimos por unas escaleras estrechas para llegar a una capilla. Sorprende la destreza de los maestros picadores al hacer esta cueva, creando una de las ermitas más singulares que hemos visto. En una última sala nos sorprendemos una vez más al ver una gran exposición de 300 belenes del mundo.

Salimos del silencio que reina en esta cueva y de su historia, acumulando nuevos conocimientos que nos ayudarán a construir una imagen precisa de las cuevas de Guadix.

Las cuevas de Guadix desde el Mirador del Padre Poveda

Las cuevas de Guadix desde el Mirador del Padre Poveda

Seguimos nuestra ruta por el Barrio de las Cuevas de Guadix para detenernos en el Mirador del Padre Poveda, pasando antes por la Cueva de José, que puede visitarse, aunque en esta ocasión no hemos tenido tiempo. El asombro ocupa de nuevo este momento, ya que estamos un paisaje único enmarcado por montañas escarpadas y cárcavas. Chimeneas blancas diseminadas nos indican que allí hay casas cueva excavadas en cañadas y barrancos. Es el barrio de las cuevas visto desde lo alto, una magnífica fotografía de Guadix que nos da otro punto de vista de las viviendas trogloditas.

Contemplamos maravillados el barrio de las cuevas, la adaptación perfecta de las cuevas al territorio, todo el trabajo realizado por los maestros picadores a lo largo de la historia de Guadix. A finales del siglo XVI había unas 400 cuevas en  la ciudad, más tarde, en el siglo XVIII, unas 800 viviendas trogloditas habitadas por la mitad de la población. Actualmente todavía vive el 45% de los accitanos en casas cueva en más de 2000 viviendas bajo tierra. Por algo Guadfix se conoce como la “Capital Europea de las Cuevas”.

Y si giramos sobre nuestros pies veremos otra panorámica de Guadix: el casco antiguo de una ciudad con una larga historia, en el que destaca la magnífica catedral, la alcazaba, el teatro romano y las casas nobles del siglo XVI. La riqueza monumental de Guadix daría para otro capítulo en nuestro reportaje. 

Guadix es una ciudad de cine

Y por si fuera poco, Guadix es una ciudad de cine. Nos lo recuerda una de las sillas de director que se encuentran por toda la ciudad, en una ruta que marca los lugares donde se filmaron películas. Seguramente los más de 60 directores que rodaron en estas tierra también se quedaron prendados de este paisaje extraordinario de cuevas excavadas y monumentos espléndidos. A las afuertas, en el paisaje desiértico, muchos vieron un auténtico plato natural de cine para rodar westerns, películas históricas y de aventuras. Nos sentaremos en muchas de estas sillas de director a lo largo de esta intensa jornada llena de sorpresas. Tendremos que dedicar tarde o temprano un capítulo a esta asombrosa ciudad de Cine. 

Esta mañana ha sido una perfecta introducción a la cultura de las cuevas habitadas de Guadix. A continuación, tras un festín gastronómico en el Palacio de Oñate, saboreando deliciosos platos y vinos de la comarca, nos dirigimos a Trópolis, un conjunto museístico situado en una cueva, en el que profundizaremos sobre cómo se vive en este singular hábitat.

Trópolis, originales propuestas culturales en una cueva

Otra de las sorpresas que nos tenía preparado el día fue la visita a Trópolis,  situado en Alcudia de Guadix, punto de partida de rutas de senderismo del parque perturban del Valle del Zalabí. Trópolis es un gran espacio que ofrece originales propuestas culturales, y lo mejor de todo es que el espacio donde se ofrecen es una cueva, ¡cómo no!. A lo largo del año tienen lugar en Trópolis distintos eventos y talleres: troglopan, trogloqueso y troglovino. En el taller de queso se aprende a hacer un queso inspirado en la receta ancestral del queso de La Calahora y el Senet. Y en el de vino, uno se puede acercar al sabor de los vinos de la comarca de Guadix y de otras partes de Granada. Pasamos una buena parte de nuestro tiempo en un divertido taller de pan impartido por Enrique Tenorio, director de Trópolis, del que salimos felices con nuestro pan de horno de leña.

Pero tan interesante como sus talleres fue visitar en la cueva la exposición sobre el Patrimonio Troglodítico en el mundo, un recorrido fotográfico por los diversos usos que el hombre le ha dado a las cuevas a lo largo de la historia. Salimos de Trópolis habiendo aprendido mucho sobre la historia y la cultura de las cuevas.

Taller de pan en una cueva

Dormir en una casa-cueva: Cuevas Hammam Abuelo José  

Terminamos la jornada viajando por la historia de las cuevas habitadas de Guadix como no podría ser de otra forma: alojándonos en una Casa Cueva. Nos dirigimos a El Bejarín, a 9 km de Guadix, donde se encuentra las Cuevas Hammam Avuelo José, un bonito alojamiento rural, ideal como campamento base para descubrir los encantos de Guadix y el Marquesado, para lo cual se necesitaría al menos una semana. Las Cuevas Hammam Abuelo José Purullena tienen su origen en un antiguo cortijo y casa cueva del abuelo de los dueños y conservan una buena parte de las estructuras antiguas. El conjunto cuenta con unos bonitos baños árabes que ofrecen un ambiente relajante, y también una piscina para refrescarse en verano disfrutando del paisaje del Marquesado.

Interior de una de las cuevas del Abuelo José Purullena

Hacemos nuestra la casa cueva aunque solo sea por dos noches, en la que sentimos nada más entrar esa tranquilidad y esa temperatura agradable características de las viviendas trogloditas. Es un silencio único que nos ayuda a relajarnos después de dos intensas jornadas (el segundo día por la comarca de Guadix y el Marquesado recorreremos en bici el paisaje lunar de badlands). 

En algún momento hasta olvidamos que estamos en una casa cueva, ya que es similar a algunas viviendas rurales que conocemos. Pero las huellas del pico en las paredes, la forma del techo, el nivel perfecto de temperatura y humedad nos recuerdan que estamos en una de esas cuevas que tan bien conocen los habitantes de Guadix, que forman parte de su cultura.

Otras casas cuevas en Andalucía. 

Casas Cueva de Cazorla

El toque árabe de los jacuzzis en las Cuevas de Cazorla

No será la única cueva por la que pasemos en la región. Prosiguiendo nuestro viaje a Andalucía hacia el Altiplano, atravesamos la maravillosa Sierra de Castril, separada por el río Castril de la conocida Sierra de Cazorla. Allí, en pleno Parque Natural de Cazorla, en la localidad de Hinojares, ya provincia de Jaen, descubrimos las Casas Cueva Cazorla. Unas cuevas muy especiales por su original decoración con toques árabes concebida por el dueño, José Coronado. Con él tuvimos ocasión de charlar sobre las casas cueva en el restaurante familiar panorámico, en torno a una mesa de delicias caseras como la porra antequerana. 

Tanto las Casas Cueva Cazorla como las casas rurales que ofrecen, han conseguido crear un ambiente único y confortable gracias a la disposición de las numerosas habitaciones y a los magníficos jacuzzis coloridos. Además son un punto de partida ideal para descubrir el magnífico entorno natural que las rodea.

Todavía conoceremos otras cuevas en construcción en la provincia de Almería, cuyo destino será alojamiento rural y bodega. Diferentes usos para estas viviendas trogloditas del siglo XXI. Impresiona penetrar en estas cuevas en construcción, con la malla metálica sujetando la roca, las huellas del pico recientes, la sabiduría y el buen hacer de los maestros picadores. Nos congratulamos porque este oficio está todavía muy vivo, y observamos como está creciendo el interés por rehabilitar antiguas cuevas y devolverles vida. 

En Guadix lo hemos visto, esa revalorización de las cuevas como viviendas, museos, centros culturales, tiendas, bodegas,…una cultura de la que hemos participado al menos por unos días, y que muchos viajeros como nosotros descubren con sorpresa. Su lado exótico, su carácter ecológico, sus numerosas ventajas y su cercanía con el entorno natural hacen de las cuevas la excusa ideal para conocer esta otra Andalucía, tan cercana.

¡Gracias Antonia Requena, volveremos a Guadix, lo sabes!

Agradecimientos

Agradecemos a Antonia Requena y a Turismo Guadix por su cálida acogida y por acompañarnos en esta ruta apasionante por esta ciudad milenaria que nos fascinó por su inmenso patrimonio monumental, pero sobre todo por sus cuevas excavadas en la tierra, por ser una ciudad de cine, donde se rodaron 300 películas, por su deliciosa gastronomía y por la figura del padre Poveda y su labor educativa en El Barrio de las cuevas.

Agradecemos igualmente la bienvenida a todas las personas que contribuyeron a que conociéramos este magnífico rincón del norte de Granada: al Centro de Interpretación de las Casas Cueva de Guadix, a Javier Morales de Trenes Turísticos de Guadix, a Adela Frutos, encargada del Hotel Palacio de Oñate, a Enrique Tenorio de Trópolis, y a José Miguel Rodríquez y Ramona Fernández del alojamiento Cuevas Hammam Abuelo José y a José Coronado de Casas Cueva de Cazorla.

Y, por supuesto, al Patronato Provincial de Turismo de Granada, a Mámen López Ruíz y a Lidia Martos por apoyarnos y organizarnos este viaje apasionante a esta otra Granada. 

Gracias también a Fernando Hernández Rivas, de Turismo Andaluz, por su apoyo incondicional en nuestro viaje por Andalucía, y a Paulina Sanz, por la gran eficacia en la coordinación.

Te ha gustado? Comparte este viaje !

2 comentarios de “Ruta fascinante por las cuevas habitadas de Guadix, Granada

  1. En primer lugar, agradecer los esfuerzos en describir éstos lugares tan maravillosos y hacer que lo narrado haga experimentar esos momentos como se estuviera uno mismo viviéndodolos.
    ¡Gracias por ir llenando nuestra agenda de destinos!

    1. El Giróscopo Viajero

      - Edit

      Reply

      Antonio, muchas gracias por su comentario. Para nosotros fue una maravillosa sorpresa descubrir las cuevas de Guadix y de otros lugares de Andalucía. Estamos encantados de poder compartir estas vivencias con otros viajeros, para que así puedan llegar a estos rincones menos conocidos, pero tan llenos de encantos, que tenemos por el mundo.

Escribe un comentario!! (Vamos...es gratis y nos hace ilusión saber que te ha parecido.