Ruta a The Three Sisters y Lost Valley en Glencoe

Glencoe es para los escoceses como la fibra sensible de una gaita dispuesta a entonar un himno. Para muchos escoceses este Glen, es el valle más bonito de Escocia. Las montañas envuelven la carretera cuando se cruza el valle y hacen que te sumerjas en el paisaje y en el tiempo. La sensación de sentirse pequeño sería la mejor forma de definir el sentimiento que produce atravesar el valle.

Las "tres hermanas" de Glencoe
Las “tres hermanas” de Glencoe

Una de las cosas que teníamos claras durante el viaje a Escocia es que tanto en la isla de Skye como en Glencoe, queríamos hacer alguna de sus famosas rutas de trekking. A falta del tiempo suficiente para coronar Bidean nam Bian, es el punto más alto del condado de Argyll, o de subir hasta Buachaille Etive Mòr, con su forma piramidal, nos decidimos por una de las rutas más carismáticas de Glencoe, Lost Valley (también conocido como Hidden Valley), el valle perdido entre las Three Sisters.

Glencoe no solo aparece en las guías por su bello paraje natural, ya que está marcado como uno de los geotopos imprescindibles para todo escocés que se precie de amar su tierra. Pero además fue el escenario de uno de tantos sucesos trágicos en la convulsa historia escocesa, la masacre de Glencoe.

La Matanza de Glencoe

Mucho se ha escrito y contado sobre la Masacre de Glencoe, hasta el punto que la realidad se ha visto sobrepasada por el enaltecimiento nostálgico, la literatura y la tradición oral de una historia que se cuenta de padres a hijos.

El contexto en el que se produjo nos hace retroceder a 1688 cuando en la lucha dinástica entre Guillermo de Orange y Jacobo II, el primero destronó al segundo. La relevancia viene dada porque Guillermo de Orange era calvinista y Jacobo II católico, lo que significó revueltas en Escocia e Irlanda, apoyando al rey católico. Estos levantamientos, conocidos como luchas jacobitas supusieron varias oleadas de enfrentamientos que desembocaron en la victoria del ya coronado rey Guillermo III en 1691. Para pacificar las Highlands el rey ofreció un indulto a cambio de la fidelidad y compromiso real, con la fecha límite para jurar lealtad antes del 1 de enero de 1692.

Jacobo II desde su exilio en Francia aprobó -con reticencias y esperando al último momento-  que los clanes fieles se rindieran al nuevo rey, pero el mensaje llegó tarde y errando en el lugar donde escenificarlo. De este modo una rama del poderoso clan MacDonald, los MacIans llegó a Fort William en vez de a Inveraray, y una vez conocido el error intentaron dirigirse a Inveraray. Sin embargo, una vez cumplido el plazo, el rey decidió que aquellos que habían desobedecido necesitaban un escarmiento y el clan MacDonalds fue el cabeza de turco. Las tropas reales comandadas por Robert Campbell, del clan Campbell tramaron la traición en la morada de los MacDonalds en Glencoe.  El clan de los Campbell estaba enfrentado durante décadas con los MacDonalds, que robaban sistemáticamente su ganado y en ocasiones lo escondían en el Hiden Valley a donde llegamos con la ruta de trekking.

Hidden Valley en Glencoe
Hidden Valley en Glencoe

En la madrugada del 13 de febrero y durante los días siguientes, casi un centenar de miembros del clan MacDonalds murieron (algunos ejecutados y otros a causa de el temporal de nieve y la destrucción de sus viviendas), dando lugar a una de las más célebres historias de Escocia.

Ruta a Lost Valley

Nos ponemos en marcha y seguimos la carretera A-82 desde Glencoe con dirección a Fort Williams, y apenas unos kilómetros después de dejar Glencoe ya vemos varios aparcamientos con miradores hacia Bidean nam Bian y las Three Sisters. Para acertar con el que cada más cerca de la ruta al Valle escondido es recomendable poner en Google Maps “Three Sisters Car Park” .

Three Sisters – Las tres hermanas

Delante nuestro tenemos las tres crestas de la montaña Bidean nam Bian, que la gente local nombró como Three Sisters – Las tres hermanas. Cada una tiene su propio nombre: Beinn Fhada (Colina larga), Gearr Aonach (Cresta corta) y Aonach Dubh (Cresta negra) . La primera de las hermanas podría ejercer de la mayor, separada de las otras dos crestas por la cañada de Coire Gabhail (Corrie of the Bounty o The Hollow of Capture) que es la que permite el acceso al Valle Perdido.

Hay bastante gente que se para solo un rato a admirar el mágico panorama de las tres hermanas, pero como también es el lugar desde donde se inician varias rutas de trekking hay que tenerlo presente para madrugar y poder aparcar sin problema.

Nada más cruzar la carretera varios caminos serpentean bajando hasta un riachuelo que sobrepasamos a través de unos puentes y pasarelas metálicas, iniciando el ascenso hacia el Valle Perdido.

Primeros pasos hacia el Valle Escondido
Primeros pasos hacia el Valle Escondido

El primer tramo es ya desde el inicio intenso, y no hay mucho tiempo para adaptarse progresivamente, pero aún así no es complejo técnicamente.

Ascensión al Valle Perdido
Ascensión al Valle Perdido

El sendero discurre sin muchos problemas de orientación y avanzamos siguiendo el curso del agua que desciende montaña abajo. Poco a poco el rumor del torrente se hace más intenso hasta que alcanzamos unas cascadas.

Cascadas en el camino a Lost Valley
Cascadas en el camino a Lost Valley

En este punto hay varios caminos pero la referencia es que tenemos que cruzar el río poco después de la cascada, y pasar al lado izquierdo porque si continuamos por la izquierda tocamos la ladera donde hay mucha piedra suelta que se ha desgajado, siendo más tortuoso.

La ruta continua hasta arriba, ahora por unas escaleras rudimentarias hechas con grandes losas de piedra, y por fin llegamos al punto más alto de la ruta, desde donde se distingue a lo lejos el valle perdido.

Diez minutos de bajada después alcanzamos la explanada del Valle Perdido. En una de las laderas donde los ciervos dan brincos observándonos a distancia.

Ciervos en la ladera del Lost Valley
Ciervos en la ladera del Lost Valley

En Lost Valley, el valle perdido -o como decíamos también llamado Hidden Valley-, el clan MacDonals escondía el ganado que hurtaba a los clanes rivales. El falso cráter rodeado por montañas servía de guarida donde hacer invisibles a las vacas robadas.

La acumulación de piedras en el glen, provocada por los desplazamientos glaciares ha creado un espacio plano que resultaba ideal para controlar las cabezas de res sustraídas.

"Caldera" del valle perdido
“Caldera” del valle perdido

Tras el esfuerzo tocaba disfrutar de la calma, y nada mejor que un bocadillo para relajarnos en un escenario impresionante. Tocaba continuar el viaje hacia el sur, próxima parada Stirling.

"Escondidos" en el valle perdido de Glencoe
“Escondidos” en el valle perdido de Glencoe

Consejos

Aunque son apenas cuatro kilómetros de ida y vuelta, la escarpada montaña hace que se tarden unas dos horas en ir y volver, y algo más dependiendo del tiempo que permanezcamos disfrutando de la belleza del “Valle Perdido”.

No es imprescindible, pero si es recomendable hacer la ruta con calzado de trekking. Lo que si es necesario es ropa de abrigo porque el tiempo cambia bruscamente y el sol puede dar lugar a engaños, con un repentino frío gélido o lluvia. Por otro lado es factible hacerla con niños, siempre y cuando estén habituados a andar por la montaña.

Información sobre las rutas en Glencoe

En el pequeño centro de visitantes al norte del Glen podemos obtener información precisa de las rutas de trekking, o senderos de menos dificultad como el Devil’s Staircase, el Alt Coire Gabhail o el circuito de Buachaille Etive Beag.

Mapa de la ruta de la excursión al Valle Perdido

Te ha gustado? Comparte este viaje !

Escribe un comentario!! (Vamos...es gratis y nos hace ilusión saber que te ha parecido.