Visita al Museo del chocolate (museu de la xocolata) de Barcelona

Como decía Peret en su canción Gitana Hechicera “Barcelona es poderosa, Barcelona tiene poder. Su paseo de gracia: es su poder. Los niños que lloran: es su poder. Su juntar palabras: es su poder….” Y es que nuestra querida capital condal tiene rutas e itinerarios para amantes de la arquitectura modernista, del diseño, de la arqueología, el cine, la gastronomía, y así hasta llenar la agenda de semanas y semanas.

Pero hay un recorrido que puede juntar todas esas temáticas en una, y es la vinculación e historia del chocolate con Barcelona. No olvidemos la vocación marítima de la ciudad, con su histórico comercio con el Mediterráneo, ni la importancia de las inversiones de la burguesía barcelonesa con plantaciones en las colonias Americanas. De hecho la riqueza obtenido por estos indianos es en parte la causa de la exaltación del modernismo en Barcelona y el resto de Cataluña. Negocios en la plantación de henequén, algodón o el citado cacao cimentaron un ingente patrimonio de la Barcelona de finales de siglo XIX y principios del XX.

En Barcelona surgieron fábricas chocolateras célebres como Chocolates Amatller, y se asentó una tradición que aún perdura, la de las Granjas y el chocolate con melindros. El famoso chocolate suizo barcelonés es un pecado de dioses, y se hincha como una vela el orgullo condal presumiendo de que la primera taza de chocolate que se cató en Europa fue aquí, en el siglo XVI.

Fábrica de Chocolates Amatller
Fábrica de Chocolates Amatller

Cualquiera que viva en Barcelona ha probado o al menos oído piropos de algunos lugares históricos para disfrutar del mejor chocolate: La Pallaresa. la Granja M. Viader, La Granja 1872, la pastisseria Escribà, Dulcinea, o la Pastisseria Escribà, – cuyas monas (figuras de chocolate típicas de Pascua) sirven para “crear ilusiones” como ellos mismos dicen- son solo una pequeña selección de los muchos lugares donde tomar buen chocolate en Barcelona. El confuso nombre de granjas es una herencia de su pasado como vaquerías, donde se ordeñaba la leche directamente para hervirse eliminando bacterias y luego consumirse como chocolate a la taza.

Hoy nosotros no vamos a disfrutar de las delicias chocolateras de las históricas granjas de calles como Petrixol, tampoco hoy entraremos a Fargas, la chocolatería más antigua de Barcelona, ni pasearemos por el puerto a donde llegaba el cacao, ni siquiera degustaremos las novedosas propuestas de Cöck, “La Cocina del Chocolate”; si no que vamos a conocer el Museo del Chocolate de Barcelona.

Visita al Museo

Habiendo visitado otros museos del chocolate como el de Colonia, con su fascinante exposición sobre la historia del cacao junto a las aguas del río Rhin, indagado aún más en el Museo del Chocolate de Ciudad de México donde vivimos una clase magistral de molido del cacao, o relamido con placer en las chocolaterías de Bruselas; ya tocaba extender nuestro conocimiento en el MX, el Museo de la Xocolate de Barcelona.

Salas del Museu de la Xocolata de Barcelona
Salas del Museu de la Xocolata de Barcelona

El museo pretende ser sobre todo una revalorización de los artesanos chocolateros de Barcelona gracias a la iniciativa del Gremio Provincial de Pasteleros de Barcelona, además de una aproximación al cacao como fruto y al chocolate como producto elaborado, y la historia que hay detrás.

A través de un recorrido que mezcla objetos de la historia chocolatera en Barcelona, pequeñas píldoras audiovisuales, figuras chocolateras que son obras maestras, y maquinaria, vamos conociendo la historia de su cultivo en América, el descubrimiento por parte de los españoles y su camino a Europa. El museo nos recuerda la importancia económica, social y religiosa del cacao en la América prehispánica, especialmente en la cultura maya y azteca.

En el viejo continente fue goce y privilegio de monarcas y nobles, y una vez que se universalizó, paso a convertirse en adicción de todos los estratos sociales. No erraron mucho aquellos que en los siglos XVI y XVII advertían de sus propiedades medicinales, afrodisíacas y gran valor nutritivo, ya que su consumo – si hablamos de chocolate con altos porcentajes de cacao- es extremadamente saludable.

Monas de Chocolate
Monas de Chocolate

La revolución industrial y la aplicación de la mecanización también tuvieron su impacto en el sector del chocolate, abaratando costes y aumentando la fabricación, de manera que en el siglo XX su consumo se disparó y se hizo casi indispensable para los paladares europeos y mundiales. Frente a ello, sin embargo, los maestros chocolateros no han desaparecido y en vez de eso ha evolucionado hacia maridajes, texturas y formatos que lo han encumbrado más si cabe de la mano de pasteleros que son auténticas celebridades.

Visita al Museo del Chocolate de Barcelona
Visita al Museo del Chocolate de Barcelona

A lo largo del recorrido veremos algunas figuras (monas) de chocolate de personajes como Lucky Luke, Asterix y Obelix, Tintín, y homenajes al jugador de fútbol del F.C. Barcelona, Messi; o a series conocidas como juego de tronos o la saga de Star Wars, sin olvidar al querido gorila albino Copito de Nieve.

Actividades del Museo del Chocolate

Después del recorrido esperamos con ganas una de sus actividades , la cata de chocolates que nos permite aprender mucho sobre las texturas, olores, sabores e incluso ruido al crujir. Entre chocolate y chocolate nos enjuagamos bien la boca para que no se solapen los sabores, y vamos atendiendo a las explicaciones de nuestra sommelier chocolatera que nos enseña a apreciar los matices del porcentaje de cacao, los aromas y los tonos que aportan las frugales notas cítricas, dulces, picantes, o saladas. A fin y al cabo el chocolate se tiene que disfrutar con los cinco sentidos, y sobre todo borrar esos falsos mitos de un producto que, si es bueno, es una sinfonía que alegra alma y cuerpo, y sobre todo deja una sonrisa en la boca.

Nuestra cara de felicidad en la cata de chocolates, uno de los talleres del Museo del chocolate de Barcelona
Nuestra cara de felicidad en la cata de chocolates, uno de los talleres del Museo del chocolate de Barcelona

Los fines de semana es posible llevar a cabo talleres infantiles para niños que quieran aprender a hacer figuras de chocolate. Conviene reservar con antelación tanto la cata de chocolates como el resto de actividades ya que la demanda es alta y el número de plazas limitado.

Tienda y Cafetería

Y claro, tanto probar…que al final la glotonería nos puede y pasamos por la cafetería y tienda para conocer la variedad de chocolates.

Donde está el Museo del Chocolate

El Museu de la Xocolate se encuentra en las instalaciones del antiguo convento de Sant Agustí, en la calle del Comerç, N.º 36, en el barrio de Ciutat Vella, cerca del Arco del Triunfo.
Telefonos: 93 268 78 78
Web: www.museuxocolata.cat

Horarios de visita: De Lunes a Sábado el museo abre de 10h. a 19 h, mientras que los domingos y festivos el horario es de 10h a 15 h.

Precios: La entrada general cuesta 6 euros, pero si vamos grupos de 15 personas o más, el precio es de 5 euros. Los menores de 7 años tienen la entrada gratis, y es ideal para visitar en familia. Todas las instalaciones del museo es accesible para personas con movilidad reducida.

Cómo llegar al Museo del Chocolate

Si venimos en transporte público las estaciones de Metro más cercanas son Jaume I (línea amarilla L4) o Arc del Triunf (línea roja L1), mientras que los autobuses con parada cerca son el 19,39, 40, 42, 45, 51, 55, 120, H14, H16, V15 y V17.

Mapa del Museo del chocolate de Barcelona

Te ha gustado? Comparte este viaje !

1 comentario de “Visita al Museo del chocolate (museu de la xocolata) de Barcelona

  1. Pingback: MUCHO, una visita dulce al Museo del Chocolate de la Ciudad de México -

Escribe un comentario!! (Vamos...es gratis y nos hace ilusión saber que te ha parecido.