Visita a los Astilleros y Museo del Titanic en Belfast

Belfast da para mucho. En nuestro viaje a la capital de Irlanda del Norte -y a la preciosa costa a través de la Causaway Route – dedicamos varios días a recorrer la ciudad a fondo, visitando el centro, el Barrio Queens con la universidad y el jardín botánico; la ruta de los murales de la Paz en taxi negro por Belfast, el interior de la antigua cárcel de Crumlin Road Gaol, y por supuesto el Titanic Quarter, el barrio de los antiguos astilleros donde se fraguó la construcción del transatlántico Titanic, y donde está el museo temático sobre él.

Museo del Titanic de Belfast
Museo del Titanic de Belfast

Si hablamos de la historia de los naufragios, desde las trirreme griegas del Mediterráneo, a los langskib, barcos vikingos en aguas del Mar Báltico, es imposible dejar de lado el más célebre de ellos, el del Titanic.

No fue el naufragio con más muertos, ni el más trágico, pero quizá el hundimiento del Titanic pueda resumirse como el fracaso más mediático de la historia. Sin duda la cercanía con la aparición del cine, la difusión de la radio, el teléfono y la rapidez con la que las noticias llegaban a casi todo el globo, hizo del Titanic una tragedia colosal. Pocos desastres han generado cien años después tantos ejercicios literarios, películas y conmemoraciones.

También influye esa confirmación de que no se puede domesticar a la naturaleza, y que por mucho que se proclamase a los cuatro vientos la insumergibilidad del Titanic, siempre hay factores ajenos al intento de control pertinaz de los humanos.

Murieron más de 1.500 personas en el naufragio, lejos de las cifras de los buques hundidos en la segunda guerra mundial, como el MV Wilhelm Gustloff, el MS Goya, el Junyō Maru, el Armenia,e Ryusei Maru o el SS General von Steuben. Pero como barco civil de transporte marítimo es junto al filipino MV Doña Paz y el senegalés MV Le Joola uno de los más importantes de los últimos 100 años.

La recuperación de la superficie de los astilleros donde se construyó y fletó el Titanic entre otros centenares de insignes buques, ha permitido a Belfast construir en 2012 -en el centenario del hundimiento- el Titanic Quarter, un barrio que ha mutado de su uso industrial al turístico y tecnológico.

Hasta 1995 el barrio donde está el Museo del Titanic era conocido Queen’s Island, el puerto donde la empresa naval Harland and Wolff tenía uno de los astilleros más importantes del mundo. La mayoría de los barcos de la Oceanic Steam Navigation (conocida como White Star Line por el logo de la estrella blanca), compañía naviera británica que durante el siglo XIX y XX cubrió rutas transoceánicas transportando personas y mercancías, fueron construidos en los astilleros de Harland & Wolff .

Mapa del Barrio del Titanic
Mapa del Barrio del Titanic en Belfast

Aún es posible recorrer parte de los astilleros Harland and Wolff, y distinguir los edificios de las antiguas oficinas de dibujo y diseño de los barcos (hoy hotel) , o área donde se construyeron el Titanic y su gemelo el RMS Olympic.

Para moverse por el área podemos optar por un paseo a pié, recomendado si contamos con tiempo, o una ruta en bicicleta siguiendo los puntos importantes. Para los que quieran escuchar detalles y explicaciones de la historia de los astilleros hay un pequeño viaje en tren turístico (Wee Tram) que va hasta las grúas de carga, el dique del HMS Caroline pasando por los Estudios Titanic, el edificio de bombeo de los diques, y por supuesto las gigantes grúas de color amarillo Sansón y Goliat (que funcionan desde 1974 y 1969 respectivamente)

Sansón...o quizá Goliath, una de las famosas grúas del Titanic Quarter
Sansón…o quizá Goliath, una de las famosas grúas del Titanic Quarter

HBO uso los Titanic Studios, creados también en el Titanic Quarter, en la producción de la Serie Juego de Tronos, aprovechando la cercanía con numerosas localizaciones distribuidas en el Norte de Irlanda, que recrea la tieraa de Invernalia y la familia Stark.

Visita al Museo del Titanic

Inaugurado en marzo de de 2012 el Titanic Belfast expone en seis plantas no solo la historia del hundimiento, ya que profundiza en el Belfast, la Irlanda, e incluso podríamos afirmar la vieja Europa de principios del siglo XX con sus historias mínimas, su progreso y las miserias de una sociedad subida al carro de la industrialización.

Detalles del museo del Titanic
Detalles del museo del Titanic

El edifico se ha convertido en un icono, un referente visual del skyline de Belfast, cuyas formas de proa de barco parecen moverse. Hay muchos guiños arquitectónicos, como las cuatro alas que forman esta flor de pétalos afilados. La altura es exactamente la misma que la de la proa del Titanic, lo que permite calcular las proporciones del transatlántico; y el aforo del museo es de 3.547 visitantes, o lo que es lo mismo, el número de viajeros y tripulantes del trayecto inaugural del Titanic. Las placas de aluminio anodizado plata hacen de piel externa para la fachada del museo.

El Museo se compone de nueve salas relacionados la historia del barco, haciendo hincapié en el contexto histórico. La reconstrucción de los camarotes, las cubiertas o las salas de máquinas es loable y fidedigna, intentando acercar al visitante al trayecto, y en suma al legado del redescubrimiento y exploración del Titanic en el fondo del mar.

El recorrido, denominado The Titanic Experience, es muy interactivo y sin duda la mejor forma de empaparse de toda la información es con el servicio de audioguía, que permite hacer el tour a nuestro ritmo.

Entrada del Museo del Titanic de Belfast
Entrada del Museo del Titanic de Belfast

El museo está concebido para todos los públicos. Los niños se sentirán fascinados por una historia intergeneracional, los apasionados de la historia y el mundo marítimo disfrutarán como en pocos museos, y los que “coleccionan” aristas imposible apreciarán las formas del edificio del Museo Titanic.

Nosotros empezamos la visita por el barco de vapor de la White Star Line, el SS Nomadic que como un prólogo, está a la entrada del Museo. Construido también en estos astilleros, sirvió para trasladar a los viajeros “continentales” que desde el puerto de Cherburgo en Francia, llegaron a las islas británicas para emprender el viaje en los buques RMS Olympic y RMS Titanic. Su vida como barco propiamente dicha duró hasta 1968, y desde 1974 hasta 1999 se convirtió en restaurante en el Seno, a la sombra de la torre Eiffel. Recuperado en 2006 y restaurado, es el único barco de la White Star Line que ha perdurado, y su interior funciona como prolegómeno para conocer el contexto social de los viajeros que viajarían en el Titanic.

Charlie Chaplin, insigne pasajero del SS Nomadic en 1952
Charlie Chaplin, insigne pasajero del SS Nomadic en 1952

Frente al museo, la escultura de Rowan Gillespie Titanica que asemeja un mascarón de proa, y el letrero de hierro con la palabra Titanic sirven de entrada para conocer el interior del edificio creado por Eric Kuhne y Associates, y que los locales han apodado “The Iceberg”.

Ya dentro las paredes del vestíbulo están recubiertas con los nombres de los buques construidos en los astilleros de Belfast, entre los que distinguimos nombres familiares como el Castillian o el Catalonian.

Nombres de barcos construidos en los astilleros de Belfast
Nombres de barcos construidos en los astilleros de Belfast

Salas del Museo

Bomtown Belfast

Dando la bienvenida, esta primera sala es un acercamiento la ciudad de Belfats a principios del siglo XX, una ciudad con una actividad frenética en todos los sentidos.

La Construcción del Titanic

Tres salas ahondan en la construcción del Titanic: el Astillero, la botadura y el El Fit-Out (la puesta a punto). La primera nos sumerge en Harland & Wolff, mucho más que un astillero. La unión de los empresarios Edward James Harland y Gustav Wilhelm Wolff en la sociedad Harland & Wolff significó el desarrollo industrial y fuerza de trabajo para miles de familias en Belfast. De hecho el cenit fue la eclosión de la segunda guerra mundial que disparó la producción de los astilleros de Belfast, siendo objetivo de la aviación alemana Luftwaffe  en anril y mayo de 1941.

Hélices del Titanic
Hélices del Titanic

La confección del Titanic fue fruto de un trabajo de diseño encomiable en el que ingenieros, dibujantes, estilistas y un sinfín de profesionales, colaboraron para pulir cada detalle funcional y decorativo del barco. quince mil personas llegaron a trabajar al mismo tiempo en los trabajos de construcción, cuyos datos y detalles impresionan.

Las recreacciones del interior del Titanic simulan los espacios y las condiciones de los viajeros, desde los lujosos camarotes de primera a los de tercera, las zonas comunes como comedores o salas de máquinas. Los hologramas de personajes de diferente clase social y función en la travesía nos introducen en los motivos que les llevaron a subirse al Titanic camino a América.

Sala de la botadura: El 31 de mayo de 1911 a las doce y cuarto del mediodía, RMS Titanic  era botado deslizándose desde las gradas de la estructura donde se había alzado, hacia el río gracias a más de veinte toneladas de grasa, sebo y jabón. Alrededor de cien mil personas contemplaron el espectáculo. Casi un año después, en abril de 1912 el resto de elementos funcionales y decorativos se habían finalizado, y ya estaba preparado para surcar el Atlántico.

Desde uno de los enormes ventanales de cristal podemos asomarnos al espacio donde estaban las estructuras de construcción de los buques, delineados con una marca que indica la superficie que ocupaban.

El Fit-Out: Un transatlántico necesita estar dotado de todo tipo de elementos para cruzar el océano. En esta tercera sala sobre la construcción del Titanic vemos como se llevó a cabo la puesta a punto.

El Trayecto – Maiden Voyage

En esta sala se aborda la vida diaria desde su partida en Southampton hasta el destino final de Nueva York, que nunca alcanzó. Se explica cuales eran las actividades de ocio y trabajo a bordo del Titanic.

El Hundimiento

Quién no conoce cómo se hundió el Titanic, al chocar con un inmenso iceberg, o que no disponía de los botes salvavidas suficientes para todo el pasaje. Aún así hay mil y una cuestiones relativas al hundimiento que se cuentan en esta área del museo, entre ellas todas las referentes a las noticias tras el hundimiento.

El 14 de abril de 1912, casi a la medianoche, el Titanic embistió un iceberg en el mar de Terranova, frente a las costas de Canadá. Este tramo de la visita al museo encoge el pecho como si la presión de las profundidad del lecho marino nos estrujase. El intercambio de mensaje del telégrafo entre el puesto de mando del Titanic y los barcos cercanos que acabaron socorriéndolo permite revivir la angustia tras el golpe con el iceberg y la rotura des casco.

El buque Carpathia será el primero en llegar a la zona del hundimiento, donde los supervivientes al hundimiento aún se recuperan del drama humano en el que han perdido a muchos allegados. Para muchos ya será tarde, en los periódicos las necrológicas de los más adinerados ocuparan espacio, mientras que los más humildes quedarán relegados al olvido. Entre los más célebres Thomas Andrews, ingeniero jefe del departamento de diseño de Harland & Wolff en Belfast, y a la postre “padre” del Titanic.

Millonarios como el  estadounidense John Jacob Astor IV y su esposa Madeleine Force Astor, el industrial Benjamin Guggenheim cuyo apellido hoy nos recuerda los museos de Nueva York, Venecia y Bilbao; tenistas, pintores, arquitectos, o banqueros eminentes.

Prensa de New York días después del hundimiento del Titanic
Prensa de New York días después del hundimiento del Titanic

También viajaban ciudadanos españoles en el Titanic como Victor Peñasco y Castellana, rico heredero de una de las grandes fortunas españolas, Servando Oviés comerciante textil con negocios en Cuba, que ambién murió; o Fermina Oliva y Ocana  que sobrevivió junto a otros seis españoles del total de diez que viajaban.

La experiencia adquirida tras el hundimiento, permitió que las normas de seguridad marítima se regulasen con mayor rigurosidad, forjando acuerdos internacionales que son en muchos sentidos la base de los rescates en mar abierto.

The Aftermath

El legado del Titanic es tan abrumador que todas las generaciones posteriores conocen ya sea por la literatura o las incontables versiones de su hundimiento, su historia. En esta sala el cine, la música o la prensa tocan la temática del hundimiento del coloso del mar.

Mitos y Leyendas

La incapacidad del ego humano para similar que un barco construido para doblegar las olas del Oceano Atlántico, se hundiera en su viaje inaugural, dio lugar a falsas leyendas y especulaciones infundadas sobre el desastre. Esta sala recoge ese velo de leyenda que siempre ha acompañado al Titanic.

Titanic hundido

No hay mayor aliciente en un mito que poder desentrañarlo. Cuando en 1985 fue descubierto el casco sumergido del Titanic por la expedición franco-estadounidense dirigida por Robert Ballard, los más de 70 años desde que se depositara a casi 4.000 metros de profundidad no habían borrado un ápice el interés.

Los trabajos de recuperación de objetos y artefactos permitieron reconstruir el hundimiento, y muchos de ellos están expuestos aquí en la sala “Titanic Beneath (Bajo el Titanic)”.

Vídeo del Museo Titanic en Belfast

Gracias a la Oficina de Turismo de Belfast, y al personal del Museo del Titanic por ayudarnos en la visita a la ciudad y al Titanic Quarter.

Información visita al Museo

Además de las audioguías en multitud de idiomas hay tours guiados en pequeños grupos de una hora de duración.

Los horarios del museo Titanic Belfast son:
Abril, Junio, Julio y Agosto: de Lunes a Domingo: 9h. – 19h.
Mayo y Septiembre: de Lunes a Domingo:: 9h. – 18h.
Octubre – Marzo: de Lunes a Domingo: 10h. – 17h.
El museo cierra solo los días 24, 25, 26 de Diciembre.

El precio de las entradas al Titanic Belfast puede variar según el tipo de ticket y para obtener precios actualizados es mejor ir a la página oficial del museo. Los niños de 5 a 16 años tienen descuento, y los menores de 5 años pueden acceder gratis.
Estudiantes y personas en paro también pueden beneficiarse de descuentos, de igual manera que familias de al menos 4 personas, y colegios.

Hay parking de pago, wifi libre, aparcamiento de bicicletas, consigna para dejar equipaje, restaurante Bistro 401 y cafetería: Galley Café; además de una tienda de souvenirs y recuerdos, Titanic Store .

Tours y entradas al Museo del Titanic

Donde dormir – Hoteles cerca del Museo del Titanic

En el mismo Titanic Quarter han abierto sus puertas sendos hotels, el Premier Inn y el Titanic Hotel Belfast en las  Harland & Wolff Headquarters and Drawing Offices (las antiguas oficinas de administración y diseño de los barcos de la naviera).

Como llegar al Museo del Titanic Belfast

Es muy sencillo llegar al Titanic Belfast ya sea en transporte público a través de los Autobuses 26, 26B, 26C y Airport Express 600A / 600B (desde el aeropuerto).

Sin embargo es recomendable dar un paseo hasta el museo ya que las distancias no son grandes, y permite conocer el entorno del río Lagan. Desde Donegall Square la distancia es de dos kilómetros y medio.

Hay parking de pago junto al Museo.

Mapa de la ubicación del Museo Titanic

Te ha gustado? Comparte este viaje !

Escribe un comentario!! (Vamos...es gratis y nos hace ilusión saber que te ha parecido.