Petroglifos en Vitlycke – Tanum y la Suecia prehistórica

Petroglifos de Tanum-Vitlycke, patrimonio de la UNESCO. ©Iñigo Pedrueza.

Suecia puede parecer, a primera vista, un país desolado y abandonado por las grandes corrientes migratorias y culturales que poblaron el planeta. Nada más lejos de la realidad, pues Suecia cuenta con 15 sitios que pertenecen al Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Uno de los menos conocidos es el conjunto de petroglifos de la edad del bronce de Tanum, cuyo yacimiento principal está en Vitlycke a 150 km al norte de Göteborg.

El conjunto de petroglifos de Tanum – Vitlycke es uno de los más importantes de toda Escandinavia, bien conocido en Suecia pero no tanto fuera de ella. Los grabados en la roca se encuentran en área de 46km2 por lo los petroglifos no se sitúan en un solo lugar, aunque sea la roca de Vitlycke, con 22 metros de largo y 6 de ancho, el punto más espectacular. Hay grabados en las rocas de decenas de sitios en la zona y, cada año, se suele descubrir alguno. Además de los petroglifos, las excavaciones han conseguido descubrir restos de poblados y zonas de habitación que muestran como era la vida en la Edad del Bronce en está región de Europa.

Los cambios climáticos que sufrimos en nuestra época se deben a la acción humana y la contaminación, pero en el pasado también han existido momentos de enfriamiento y calentamiento en la Tierra. Durante las glaciaciones Escandinavia se encontraba oculta tras kilómetros de hielo y glaciares, mientras que en las épocas de calentamiento, el clima era similar al del sur de Francia y el Levante español actual. Así fue durante la época de poblamiento de está zona entre el 1800 y el 300 a. C. durante la Eda del Bronce. En ese momento, el nivel del mar era más alto, unos 25 metros mayor y se cree que la zona era una región costera, de ahí muchos de los motivos que aparecen en los grabados rupestres de Tanum.

Petroglifos de Tanum-Vitlycke, patrimonio de la UNESCO. ©Iñigo Pedrueza.

Más de 600 zonas de petroglifos han sido descubiertas hasta la fecha, destacando las de Vitlycke, donde se encuentra un Museo y un centro de interpretación. Además del sitio principal con el gran panel de roca grabada, una reconstrucción de un poblado de la edad del Bronce ayuda a comprender como vivían nuestros ancestros.

Los grabados fueron realizados a lo largo de los siglos, con lo que es imposible datarlos con exactitud dentro del periodo, sobre todo teniendo en cuenta que muchas veces están superpuestos o corregidos. Con todo, muestran cierta coherencia y nos ayudan a entender, o comenzar a interpretar, ciertas posibles creencias y cuestiones relativas a su modo de vida y economía. A pesar de tratarse de dibujos estilizados y esquematizados, es fácil reconocer hombres y mujeres, ciertas jerarquías sociales derivadas del tamaño de las figuras, utillaje y materiales. Parece claro que estas personas conocían y dominaban la navegación y la pesca, armas e instrumentos de bronce y la rueda. El mar y la pesca debieron ser un elemento esencial dentro de su alimentación y de su sociedad. Aparecen numerosos barcos y remeros, figuras entrelazadas, órganos sexuales y signos de fertilidad, pero también armas y conflictos.

Algunos de los glifos más conocidos se encuentran en el gran fresco de Vitlycke a dos kilómetros al sur del pueblo de Tanum. Más de 400 imágenes se extienden sobre este enorme panel situado muy cerca de la carretera. El acceso es libre y no hay ni verjas, ni vigilancia. En Suecia, a diferencia de España o de otros países, el gobierno, la sociedad, los ciudadanos, confían en la responsabilidad y el sentido común de sus semejantes. Destacamos esto como rasgo de civilización y respeto y exigimos a los visitantes, vengan de donde vengan, que por favor se comporten con corrección. Disfruten del lugar pero ni lo pisen, ni lo ensucien ni dejen esos grafitis tan horribles con los muchas veces los turistas dan una impresión lamentable. Copiemos las buenas cosas que veamos por el mundo e intentemos reproducirlas en nuestras casas. El disfrute del lugar es total, es posible estar solos dependiendo de la época y la hora del día, las sensaciones y las fotos serán perfectas, sobre todo si la luz es lateral.

Reconstrucción del poblado de la Edad de Bronce de Vitlycke, patrimonio de la UNESCO. ©Iñigo Pedrueza.

Entre los motivos más famosos están los jóvenes amantes, donde se puede apreciar la diferencia de vestimenta y los órganos sexuales del hombre. Dispersos encontramos también muchos barcos o lanchas, con marinos, pescadores y/o guerreros. Aves y cazadores también se pueden descubrir con facilidad. Igualmente, grupos de glifos muestran tal vez ciertos rituales de la época. En las cercanías hay varios conjuntos de túmulos.

Otros sitios que se pueden visitar siguiendo los senderos indicados son los de Finntorp a un kilómetro al noreste de Vitlycke; Aspeberget a un kilómetro al sur (rebaños y pastores, un arquero, campesinos y un carro); Litsleby, a un kilómetro al suroeste de Aspeberget, con grabados de huellas humanas, un hombre con una jabalina y una espada; o el sitio de Tegneby con un hombre a caballo, también muy cerca. El sitio de Fossum, está a tres kilómetros al noreste de Tanum cuenta con más de 2000 grabados de la época más tardía (entre el 700 y 600 a.C) Allí descubrimos muchos guerreros y barcos, quizá mostrando una época de mayor conflicto social.

Todo el conjunto de los petroglifos de Tanum (Hällristningsområdet i Tanum) entró en 1994 en el patrimonio de la humanidad de la UNESCO. Como verán muchos de los petroglifos han sido pintados de rojo para hacerlos más fácilmente visibles a los más de 100.000 anuales visitantes del sitio. Esto ha provocado ciertas criticas ya que se desconoce con exactitud si esta práctica fue hecha por sus creadores. En todo caso el color rojo destaca mucho y nos permite disfrutar de la obra de estos artistas de hace casi cuatro milenios. La lluvia acida, un problema serio en los bosques escandinavos durante los 70 y 80, -ahora parece que es menos grave- atacaba la roca y provocaba una gran erosión. Por ese motivo ciertos grabados fueron recubiertos con tierra.

Tanum – Vitlycke una experiencia histórica.

Museo y centro de interpretación de Vitlycke. ©Iñigo Pedrueza.

Gracias a Visit Sweden España, a Israel Úbeda y a la amabilidad de nuestra guía y del personal del Museo de Vitlycke pudimos disfrutar de este precioso sitio arqueológico en la Suecia Occidental. Descubrir en mitad de la naturaleza y el silencio los vestigios tan antiguos, nos trasportó de alguna manera hacia esos tiempos pasados. Tiempos no mejores, sino casi idénticos en problemas y desafíos a los de nuestro complicado presente. A la idealización que muchos adosan al pasado nosotros proponemos más bien una contemplación exterior. Nos reconocemos en los que estuvieron antes de nosotros, porque de ellos venimos sin duda. Al mismo tiempo no estamos obligados a repetir sus errores y ya que el libre albedrío es por suerte una característica muy humana. En cambio, quizá si que estamos obligados a disfrutar de la belleza que crearon e incorporar los aciertos, que también los hubo en el pasado.

Escandinavia ha sido, como toda la Tierra un lugar de paso, un lugar de encuentro y de trajín histórico. Muchas veces se piensa que en el norte, la frialdad del clima afectará a la gente, y el paisaje podría teñirse de velos de soledad, de aislamiento y tristeza. Y sin embargo, apenas comenzamos a recorrer las limpias carreteras, los caminos impolutos, las sendas por donde las bicicletas son las reinas, hay algo que nos acoge, que nos acuna. Quizá sea la naturaleza serena, que no apabulla, pero que está ahí, impertérrita, como si nunca se hubiera movido.

Barco y guerreros grabados en el granito de de Tanum-Vitlycke, patrimonio de la UNESCO. ©Iñigo Pedrueza.

Debió hacerlo en algún momento cuando los vaivenes de los glaciares que ocuparon toda Europa, se retiraban y la vida se expandía por el gran norte. Con la vida llegaron los animales y, tras ellos, el hombre muerto de hambre. Con el ser humano llegó la civilización y la cultura, esa mezcla de progreso y autodestrucción. Idealizar el pasado es equivocarse de dirección, pues los humanos que poblaron las tierras vírgenes, las llanuras pulidas por los glaciares en retirada, no eran muy diferentes de nosotros mismos. Adorando a dioses igual de crueles que los nuestros, teñidos por igual de ignorancia, violencia y miedo, conquistaron las planicies vírgenes que crecían sin el peso del hielo, cruzaron las montañas alpinas y bordearon los fiordos. Haciéndose el amor y la guerra construyeron barcos para comerciar con las inmensidades de Eurasia hasta los Urales y el mar Negro, de donde debieron llegar en algún momento. Siglos después descendientes suyos o nuevos inmigrantes, también comerciaron y pillaron las costas occidentales de lo que hoy es Europa. A sangre y fuego combatieron la cruz que luego les convirtió. Llegaron a Islandia y a Groenlandia para asentarse en una tierra excepcionalmente verde. Y de allí viajaron a América en torno al siglo X para descubrir, sin darse cuenta, otro continente varios siglos antes de Colón. De estas gentes quedan vestigios y poblados, restos y yacimientos, muestras de la civilización humana, esa terrible civilización que es la nuestra, la misma que se paseo por Roma, por China, Mesoamérica y África.

De esplendores pasados quedan las marcas garabateadas en el granito. Arte esquemático y sintético de alguien como usted o como yo, de alguien que se hizo inmortal porque de él hablamos ambos ahora mismo.

Como llegar.

Las autopistas en Suecia son gratuitas, (algo que podíamos aprender en España, Portugal, Francia o Italia…), están en muy buen estado y la gente conduce despacio, por lo que no hay problema para llegara a esta zona de Suecia occidental desde Goteburgo. En una hora y 20 minutos llegamos sin dificultad. En Vitlycke hay un parking y en el Museo una cafetería y tienda con bonitos objetos y recuerdos y nada caros.

Qué ver, qué hacer en la Costa de Suecia Occidental.

Pintoresco embarcadero de Smögen, uno de los lugares más famosos de la costa occidental sueca.©Iñigo Pedrueza.

En las cercanías se encuentran los pueblos de Grebbestad, Smögen y Fjällbacka donde transcurren las novelas de Camilla Läckberg. Pueblos muy pintorescos, bonitos y que dan acceso al dédalo de islas del archipiélago. Un poco más al norte se encuentra el único parque nacional marítimo de Suecia, el del archipiélago de Kosterhavets, del que hablaremos en otro omento. En cualquier caso la zona desde Göteborg es preciosa y llena de lugares de interés. Y Noruega no está muy lejos.

Si visita la zona no deje de probar las cigalas y otros mariscos locales, y el pan sueco, por favor, ¡¡qué delicia!!

Artículos sobre Suecia en el Giróscopo Viajero.

Un fin de semana en Göteborg.

De Suecia a Finlandia en Ferry.

City break en Estocolmo.

Un mes en Suecia y Finlandia.

Más información sobre Suecia (en español).

Más información sobre Suecia Occidental.(en inglés)

Muchas gracias a Beatrice Hjort responsable de prensa de Vast Sverige.se Sin su ayuda este viaje no hubiera sido posible.

Más información sobre Suecia (en francés).

Te ha gustado? Comparte este viaje !

Escribe un comentario!! (Vamos...es gratis y nos hace ilusión saber que te ha parecido.