City Break en Estocolmo. Cultura y diseño en la capital de Suecia

Panorámicas del casco antiguo de Estocolmo

La ciudad de Estocolmo era una de las capitales escandinavas que más deseábamos visitar desde que éramos jóvenes. Como explicamos en otro artículo sobre Escandinavia, Suecia ha sido un referente cultural y político desde los años 80. En esa época era un país referencia por sus avances sociales y su política internacional. En 1986 el asesinato de Olof Palme supuso el fin de una época. La tranquila y avanzada Suecia sufría uno de sus mayores dramas.

Muchos años han pasado y tras la crisis económica de los años 90, Suecia ha sabido transformarse y ser de nuevo un país referencia en lo que se refiere al desarrollo social, la conciencia ecológica y la nueva economía digital. Suecia también se ha transformado socialmente desde los años 70 con la llegada de muchos inmigrantes, primero de América Latina (de Chile, por ejemplo, tras el Golpe de Estado de 1973 ), de África y Asía en los últimos años. La nueva Suecia es una Suecia que afronta nuevos problemas pero que ha sabido mezclar el potencial local y el de la gente que ha llegado. Y sigue siendo un ejemplo de modelo social y económico del que deberíamos aprender mucho.

El asesinato de Olof Palme, a unos pasos de la editorial del sindicato de los Metalúrgicos Dagens Arbete que aparece en la foto, supuso el fin de una época.

Estocolmo y Göteborg destacan por su cosmopolitismo, su estilo y moda, un diseño elegante en un entorno arquitectónico mixto también. La reconversión industrial ha sido más visible en Göteborg, pero en Estocolmo también se aprecia en barrios como Hamarby, lo que contrasta más si cabe con el centro, lleno de edificios de colores pero del barroco austero del norte de Europa. Sin embargo, no hay contradicción, sino quizá una solución al sobrepeso de figuras y dorados del barroco italiano o español. En Estocolmo, los edificios del centro, de Gamla Stan, Norrmalm, de Skeppholmen o Kungsholmen donde se encuentra el Ayuntamiento, destacan por su colorido, por su estilo espigado y libre de excesos. El centro ha mantenido un aspecto mucho más autentico que en otras grandes ciudades europeas y, en lugar de las mismas franquicias de alimentación, cafés o tiendas de ropa, encontramos muchas pequeñas boutiques de diseño, pequeños cafés, tiendas de delicatesen. Los turistas abundan pero menos que en otros destinos y quizá de otro tipo. Estocolmo es diferente.

La capital del Archipiélago, por mar, aire o tierra.

Estocolmo también es el archipiélago, una ciudad repartida en 14 islas situadas en el lago Mälaren

Estocolmo es un destino diferente, no es el más barato, ni el mejor comunicado, ni el que tiene el mejor tiempo de Europa. Tampoco es el que está de moda. Pero todo esto quizá sea lo mejor. Ir a Suecia exige, -al final no es así-, un poco más de dinero, un poco más de esfuerzo porque no hay tanta información ni tantos tópicos. Y sin embargo, Estocolmo está llena de museos increíbles, de tiendas innovadoras, de excursiones y actividades diferentes, de hoteles de calidad y una gastronomía que sorprendente. Arquitectura innovadora, urbanismo de vanguardia y, sobre todo, una tranquilidad y una calidad de vida que enseguida nos empapa y nos crea envidia. Para disfrutarlo sólo hay que salirse de los caminos pisados y aterrizar en Estocolmo.

Aterrizar, o llegar en ferry, porque Estocolmo es una ciudad lacustre, un puerto marítimo, una población que sorprende ya desde el principio por su disposición. Estocolmo se sitúa en una serie de islas y de tierras que separan el gran y recortado lago Malaren y la entrada del archipiélago que lleva al mar Báltico. En Avión desde Madrid, Barcelona, Málaga, Canarias o Bilbao, desde París, Londres o Berlín, o en ferry desde Helsinki o Turku en Finlandia o Tallin en Estonia, las comunicaciones son fáciles y bastante económicas para llegar a la bella Estocolmo que se posa sobre tierra, mar y el aire de sus numerosos puentes. De esa posición estratégica y de esa compleja geografía ha surgido una ciudad de islas, de islotes, puentes, una ciudad que casi es una isla desperdigada. El encanto de los puentes, de los grandes edificios públicos, de los palacios que se acercan a canales, al mar o a los lagos ya es la primera sorpresa. Cada recodo ha sido embellecido con el tiempo, pero con ese estilo prudente y poco llevado al exceso. El exceso es el color vivo, el rojo de Falun, el amarillo o el verde, que contrastan más con la nieve, cuando está invade Estocolmo congelando sus lagos y sus canales.

Una primera impresión de Estocolmo

La belleza de Gamla Stan, la ciudad vieja

Descubriremos tan solo un pedazo de Estocolmo en esta intensa visita de dos días en la que admiramos la fisonomía de la ciudad, paseamos por sus calles y visitamos algunos de sus museos más señalados. El tiempo no nos acompañó en este city break en Estocolmo, y cuando es así, mejor meterse en un buen museo. Pero no dio tiempo a más…

Nos quedaron en el tintero muchos lugares por visitar y muchas cosas por hacer. Porque Estocolmo también es el archipiélago, una ciudad repartida en 14 islas situadas en el lago Mälaren y por el este en el mar Báltico. Están las islas más cercanas, a tan solo 30 minutos del centro: las islas Fjäderholmarna, y las más lejanas en donde desemboca el Mälaren. Por lo que nos hacemos la promesa de volver en el futuro para embarcarnos en un crucero por el archipiélago de Estocolmo.

Nos quedaron también muchos museos por ver en esta capital del Arte. Pero regresamos de nuestro viaje a Estocolmo con una idea de la capital escandinava: la riqueza de su patrimonio histórico, que se refleja en sus monumentos y museos; la belleza de Gamla Stan, la ciudad vieja. Ahora les contamos esta primera impresión de Estocolmo.

Tarjeta turística de Estocolmo. El Stockholm Pass

La tarjeta Stockholm Pass

Gracias a la tarjeta turística Stockholm Pass pudimos disfrutar de algunos museos y atracciones, aunque merece realmente la pena cuando se dispone de tiempo para visitar los principales museos de Estocolmo, o combinar museos, galerías de arte, el parque de atracciones,…tours por Estocolmo en uno de los autobuses turísticos. Y, por supuesto, para hacer una excursión en barco por la ciudad o por el archipiélago de Estocolmo, que estaba en nuestros planes, pero que no pudimos hacer debido al mal tiempo.

Pero hay que tener en cuenta que el Stockolm Pass no incluye algunas atracciones interesantes, como la visita al Ayuntamiento – que, además solo abre en verano -, el museo ABBA,…así como el uso del transporte público. Y también recordar que a partir del otoño – que fue la época en la que fuimos – los horarios se reducen considerablemente hasta que empieza de nuevo la temporada turística, entre primavera y otoño.

En conclusión, es interesante comprar la tarjeta turística de Estocolmo, el Stockholm Pass si se va a hacer una excursión en barco por la ciudad de Estocolmo o por el archipiélago, cuando se pretende ir a más de 4 museos o atracciones.

En dos días, como estuvimos nosotros, puede compensar, pero lo ideal es disponer de varios días en la capital de Suecia y visitarla más despacio.

Vistas desde el Ayuntamiento de Estocolmo

Vistas magníficas de Gamla Stan desde la explanada del ayuntamiento

No visitamos el Ayuntamiento de Estocolmo, pero pudimos disfrutar de las vistas magníficas de Riddarholmen desde la explanada del ayuntamiento, una pequeña isla que forma parte de Gamla Stan – la ciudad vieja de Estocolmo – y sus magníficos palacios del siglo XVII, la iglesia de Riddarholmskyrkan. En el ayuntamiento están los famosos Salones azul y dorado donde tiene lugar la ceremonia de entrega de los Premios Nobel en diciembre. También se puede visitar la torre de las tres coronas de oro (entre mayo y septiembre) y disfrutar de magníficas vistas panorámicas de Gamla Stan y de otras zonas de Estocolmo.

Gamla Stan. Paseando por el casco antiguo de Estocolmo

Descubrimos el Gamla Stan de noche, las luces iluminando los monumentos y reflejándose en las aguas del mar, que se mete en la ciudad. El casco antiguo de Estocolmo está sobre todo en la isla de Stadsholmen, pero se extiende también por los islotes de Riddarholmen y Helgeandsholmen. Por algo es conocida como “la ciudad entre los puentes”. Antes de adentrarnos en Gamla Stan lanzándonos a pasear por las silenciosas calles adoquinadas y las grandes avenidas con casas señoriales con ese estilo arquitectónico que recuerda mucho al del norte de Alemania.

El Museo Nobel, en el edificio Börshuset, el mismo en el que está la biblioteca Nobel y la Academia sueca.

De día nos tompamos con anticuarios, tiendas de diseño escandinavo, bares subterráneos,…con la catedral de Estocolmo (Storkyrka) y la Iglesia Alemana de Estocolmo. Al contrario de lo que hacen muchos visitantes, que buscan las famosas casas de colores que son la imagen de Estocolmo en muchas ocasiones, dejamos la Plaza Mayor de Stortorget para el final. Atravesando callejuelas adoquinadas con atractivas tiendas de todo tipo, llegamos por fin a Stortorget y reconocemos en seguida las casas de colores que nos animamos a fotografiar desde diferentes puntos de vista. A un lado se encuentra el Museo Nobel, en el edificio Börshuset, el mismo en el que está la biblioteca Nobel y la Academia sueca.

Aunque apenas tenemos tiempo para visitar todo lo que desearíamos, nos empapamos del ambiente de Gamla Stan, uno de los puntos neurálgicos de Estocolmo.

Arte en la isla de Djurgården. Museos de Estocolmo

Recordemos que Estocolmo es una isla formada por 14 islas, y que después de Gamla Stan, Djurgården es una de las islas más visitadas. Llegamos a ella por el puente Djurgårdsbron, otro punto de vista para fotografiar Estocolmo. Dedicamos una buena parte de nuestro tiempo a visitar algunos de los museos más atractivos de Estocolmo, que se concentran en Djurgården, como: el Vasa o el Museo del Alcohol.

El fantástico Museo Vasa

El fantástico Museo Vasa

Impresiona ver la grandiosidad del buque Vasa, nada más entrar al museo más visitado de Escandinavia: un barco de 60 metros de longitud, botado y hundido en el puerto de Estocolmo en el siglo XVII debido a que su peso era excesivo en la parte superior. Todavía tuvieron que pasar trescientos años para recuperarlo del fondo del mar, y hoy es uno de los pocos barcos supervivientes de esa época.

La visita al Museo Vasa es espectacular, el barco puede verse desde múltiples puntos de vista y por todas partes se exponen maquetas, textos y esquemas que nos cuentan su historia, además de contarnos las técnicas necesarias para conservarlo.

Nos quedamos también admirados con las numerosas esculturas y objetos que se recuperaron del Vasa, ya que el navío no era sólo un barco de guerra, sino también un auténtico palacio flotante con hermosas esculturas pintadas que representaban animales, héroes, dioses,…una forma de mostrar el poder de la realeza sueca al mundo. En el Vasa también se encontraron las velas, que son hoy las más antiguas conservadas.

Se nos pasa el tiempo en el Vasa recorriendo este auténtico museo de otra época, pasmados ante la grandeza del barco y los objetos en él encontrados.

La exposición Absolut en el Spritmuseum o Museo del Alcohol de Estocolmo

Spritmuseum o Museo del Alcohol de Estocolmo

Cercano al Museo Vasa se halla el Museo del Alcohol de Estocolmo (Spritmuseum), que nos sorprendió por la temática de la relación entre el alcohol y el ser humano, y por la audacia de la exposición. Se trata de una galería de exposiciones permanentes y temporales: nos encantó la exposición “Absolut Art Collection”, una exposición del vodka Absolut, con obras de Andy Warhol. Y nos pareció muy original mostrar esa relación que tienen los suecos con el alcohol a través de olores y sabores, e incluso de canciones, como las “snapsvisor”, las canciones que cantan los suecos antes de beber Schapps. También nos metimos en una habitación que simula la resaca, ¡era bastante realista, la verdad!. Desde luego, pasamos un momento divertido en el Spritmuseum.

El Parque de atracciones Gröna Lund /En la isla de Djurgården

En la isla de Kungilga Djurgården también se encuentra el Parque de atracciones Gröna Lund, y aunque no tenemos tiempo para subirnos a sus atracciones, entramos al parque para conocer uno de los lugares de diversión preferidos de los habitantes de Estocolmo. No importa que hay comenzado el frío, es más, en el helado invierno sueco, el parque de atracciones Gröna Lund continúa funcionando. Es realmente espectacular con sus 32 atracciones y 7 montañas rusas que pueden verse desde otros puntos de la ciudad.

Arte urbano y diseño se mezclan en las calles de Estocolmo. Aquí decoración del magnífico y novísimo hotel Scandic Downtown Camper, uno de los mejores que hemos visitado.

Arte en la isla de Skeppsholmen

Pasamos a la isla de Skeppsholmen (“islote de los barcos”) a través del bonito puente de hierro forjado de Skeppsholmsbron, que comunica la isla con la de Blasieholmen. Y continuamos con nuestra ruta de museos por Estocolmo, museos también gratuitos, y llegamos al Museo de Arte Moderno, Moderna Museet, así como al Museo ArkDes, de arquitectura y diseño.

Visita al Moderna Museet

En el Moderna Museet, que alberga colecciones de arte moderno y contemporáneo, vimos obras de artistas como Matisse, Picasso, Andy Warhol, Niki de Saint Phale, Dorothea Tanning,…Dedicamos también una buena parte de la tarde lluviosa en Estocolmo a la visita al Moderna Museet, un museo gratuito que tiene muchas obras interesantes de arte moderno, sueco e internacional, pero también de cine y fotografía – en el museo también hay un cine y un auditorio -. Sorprende que el Moderna Museet haya sido construido en parte bajo tierra, y para recibirnos, en el exterior están esculturas de jean Tinguely y Niki de Saint Phalle, y “Desayuno en el campo” de Picasso.

En el Moderna Museet de Estocolmo

Visita del Museo ArkDes de arquitectura y diseño

Otro de los museos que visitamos en la isla de Skeppsholmen fue el ArkDes, un centro nacional de arquitectura y diseño, que combinamos con la visita al Moderna Museet porque ambos comparten entrada. Lo primero que nos llama la atención del ArkDes es la arquitectura del edificio, obra vanguardista del español Rafael Moneo. El principio del ArkDes es didáctico, para que el visitante aprenda sobre diseño y construcción. Hacemos un recorrido por numerosas maquetas de metrópolis desde la Antigüedad hasta nuestros días, y viviendas suecas para comprender la construcción de casas de madera hasta otras más avanzadas. También pudimos ver maquetas de grandes obras arquitectónicas del mundo.

Estocolmo, ciudad de la Fotografiska.

Otro de los lugares que la gente que busca nuevos museos, más modernos y dinámicos, debe visitar el Museo Sueco de la Fotografía, el Fotografiska. Abierto en 2010 se trata de un centro de exposiciones más que de un museo ya que carece de colección. Eso hace que cada colección nueva renueva todo el museo con fotos de los mejores fotógrafos de todo el mundo.

Situado en el barrio de Södermalm, junto a la terminal de ferries, en el edificio de las antiguas aduanas el Stadsgården. El edificio de estilo Art Nouveau diseñado por Ferdinand Boberg en 1906 se reformó en su interior pero mantuvo toda la fachada de ladrillo. Hoy sus 5.500 m2 ofrecen exposiciones arriesgadas y poco condescendientes, una gran tienda y una buena cafetería que se llena los fines de semana.

El museo abre de 9 de la mañana a 11 de la noche de domingo a miércoles, pero cierra a la 1 de la madrugada de jueves a sábado, con lo que no hay excusa para no visitarlo.

Diseño y futurismo en el Skyview de Estocolmo

Cuando llegamos al Skyview de Estocolmo, algo alejado del centro, nos dio la sensación de estar en uno de esos mundos futuristas que vimos en algunas películas de Ciencia Ficción. De repente, a lo lejos, una enorme bola blanca con dos pequeñas bolas deslizándose por la esfera. Siempre nos atrajo este tipo de arquitectura ultra contemporánea, y como ya hemos dicho, Estocolmo es una ciudad de diseño, y el Skyview es una buena prueba de ello.

Subir al futurista Skyview de Estocolmo es una estupenda experiencia

Así que nos dirigimos a esa impresionante bola para ver más de cerca los pequeños vehículos esféricos que cada vez son más grandes hasta que alcanzamos a ver la gente que hay dentro. Son en realidad góndolas esféricas de cristal que transportan a los visitantes a la cima del llamado Globen (“la esfera”), que está a 130 metros de altura. Cada góndola tiene una capacidad para 16 personas y el trayecto del Skyview es de 20 minutos.

Tras ver un video explicativo de la historia y del funcionamiento del Skyview de Estocolmo, nos subimos en una de esas góndolas de cristal y vamos subiendo poco a poco, ganando en altura, hasta alcanzar la cima. Sin salir de la bola, vemos a través del cristal unas vistas panorámicas de la ciudad de Estocolmo.

Alojamiento de calidad, diseño y trato humano.

El diseño escandinavo en los hoteles de Estocolmo

Durante este viaje contamos con la ayuda y la colaboración de la Oficina de Turismo de Suecia en España. Visit Sweden nos ayudó en todo lo posible, vaya desde aquí un abrazo a Israel Ubeda de la oficina de Barcelona y a Birgitta Palmér de Visit Stockholm, sin los que el viaje no hubiera sido posible. Igualmente un saludo a Norwegian que nos llevó por los aires desde España a Suecia. Gracias a ambos pudimos visitar y alojarnos en el nuevo hotel Scandic Camper Downtown.

Este precioso hotel que aúna el más moderno diseño, con una planta baja donde un gran restaurante y sala de estar ofrece un espacio único para esperar, desayunar y comer. Música en directo y una iluminación que nos sorprendió por su cuidado juego de claroscuros y un personal siempre atento y dispuesto, pero discreto completan un hotel que tiene todo lo que se necesita. La iluminación delicada y nunca violenta nos acompaña por todo el edificio, hasta las habitaciones ideales para una estancia en la capital de Suecia. Colores y motivos cuidados, tejidos jóvenes y trendy, espacio justo para no perderse en la habitación ni sentirse falto de él. Todas las comodidades y una insonorización exterior e interior perfecta, y todo en la parte sur del barrio central de Norrlmalm a un paso de Gamla Stan.

El restaurante es espectacular y muestra la renovación y la calidad de la cocina sueca y escandinava. A destacar el increíble desayuno con decenas de tipos de deliciosos panes, mermeladas, salmón y pescados y verduras marinadas, que recuerdos. El ambiente joven, acogedor  y moderno atrae clientes de todas las edades, muchos suecos, siempre tan elegantes a la par que nada ostentosos, la moda sueca tiene elegancia discreta. ¡Nos encanta! ¿Qué más se puede pedir? Nada, ¡sólo volver!!!

Concluimos la primera visita giroscópica a Estocolmo

¡¡¡Volveremos a Estocolmo!!! nos queda tanto por ver…

Esperamos que este anticipo, este pequeño resumen de una ciudad tan rica, diversa y atractiva como Estocolmo les haya gustado. Si lo hemos conseguido es seguro que se animarán a visitar el país escandinavo. Seguro que se atreven a cruzar los limites no escritos de los destinos correctos y adecuados. Porque escribimos para los pocos, o los muchos, lectores que se interesan realmente por los viajes y los destinos. Por los que buscan en el viaje aprender y formarse, abrirse al otro y convertirse en local, en habitante y parte, del lugar visitado. Si hemos conseguido que se emocionen con la parte buena del modelo social sueco; que huelan el pan recién hecho y la boca se les haga agua, que se emocionen con los cuadros y de los museos, con las pequeñas historias que relatamos, entonces nuestro trabajo ya estará hecho. Para eso escribimos, para esa enorme minoría de gente que llega el final de la línea, al último párrafo y, desde la última palabra y el último punto, saltan hacia el sueño y la preparación de un viaje, que ya ha comenzado en sus mentes. Ahora todo está en sus manos. Varsagod i Sverige!

Te ha gustado? Comparte este viaje !

Escribe un comentario!! (Vamos...es gratis y nos hace ilusión saber que te ha parecido.