Lovaina, paradigma de la cerveza belga

Atardece en Leuven y muchos viajeros frenéticos que solo acuden a la ciudad en tours de unas horas, se pierden las luces rojizas como telón de fondo al Stadhuis, el ayuntamiento. Leuven (Lovaina en español) se debe sin embargo disfrutar como si fuera una de sus sabrosas cervezas, con calma, aspirando su aroma antes de comenzar la ceremonia del primer trago, y dejando que el paladar reconozca matices ora de café y chocolate, ora de clavo y hierbabuena.

Escultura Fons Sapientiae (Fonske)
Escultura Fons Sapientiae (Fonske)

Frente al edificio del ayuntamiento, la escultura Fons Sapientiae (Fonske) absorbe conocimiento leyendo un libro mientras, sobre su cabeza, riega un vaso de sabiduría en forma líquida, quizá agua, quizá cerveza. No lejos otra estatua recuerda al célebre Desiderius Erasmus, humanista que para la mayoría es más conocido como Erasmo de Rotterdam. En su tiempo profesor de la célebre universidad, la gran aportación a la humanidad es su visión trasnacional con el intelecto como el único orgullo patrio. Después de él otros maestros -pilares del conocimiento ilustrado de Europa- pasaron por Lovaina, como el poco reconocido Gerardus Mercator, matemático, y geógrafo padre del concepto de Atlas.

Es cierto, Leuven se puede ver unas horas, pero una escapada de fin de semana con noche en esta capital de la cerveza belga es mucho más acertado si queremos ver más que las tapas de un interesante libro. Lovaina late con el ritmo jovial de los estudiantes de las facultades de la Universidad. Alrededor de 50 mil estudiantes se suman a los 100 mil habitantes de Leuven, componiendo una población flotante de un tercio del total. Cosmopolita y abierta, Lovaina se ha convertido en una ciudad ideal para vivir, con un animado ambiente y una agenda cultural que no se frena nunca.

Escultura de Erasmo de Róterdam en Lovaina
Escultura de Erasmo de Róterdam en Lovaina

Las colaboraciones entre empresas y universidades hacen de Lovaina un polo científico muy dinámico. Fruto de esa relación han surgido iniciativas como la de la granja cervecería Hop Ten Dormaal, que trata de cosechar lúpulo todo el año gracias al uso de luces rojas en un invernadero. Hof Ten Dormaal es el artífice del Innovation Beer Festival, un evento cervecero único donde cerveceros llegados de todo el mundo dan a conocer cervezas experimentales que aportan algo novedoso al panorama de la craftbeer.

QUÉ VER EN LEUVEN

Toda ciudad tiene su faro, su símbolo o su orgullo arquitectónico. Leuven cuenta con el Stadhuis, una joya gótica que se alzó en un contexto de disputa con Bruselas por el control político del ducado de Bravante. Precisamente la construcción del ayuntamiento, la universidad, el Mercado (Grote Mark), la iglesia de San Pedro o la Lonja del Paño son el resultado de la prosperidad durante los siglos XIV y XV gracias a la producción textil y el comercio con toda Europa. Pero ya antes Lovaina se había convertido en una de las ciudades más prósperas del ducado de Brabante, diseñando un cinturón de murallas y un anillo periférico. Con la construcción del canal de Leuven en el siglo XVIII se posibilitó la navegación con Malinas y ya en el mar Amberes, potenciando el eje comercial del interior de Flandes con la exportación marítima.

Decoración en lo alto de los edificios del  Grote Markt
Decoración en lo alto de los edificios del  Grote Markt

Lovaina cuenta con muchos rincones por descubrir, algunos más expuestos a la vista, y otros como el Jardín botánico (el más antiguo de Bélgica, 1783), el M Museum, el anfiteatro anatómico, la sublime iglesia de San Miguel, o las antiguas murallas que con una ruta apacible nos harán entender porque hay que dedicar todo un fin de semana a ver la ciudad. Otra opción es alquilar una bicicleta y seguir los itinerarios que conducen fuera de la ciudad a las abadías, siendo la Abadía del parque (Abdij van Park) y la Abadía Van Vlierbeek, dos de las más interesantes.

Grote Markt

El antiguo cementerio anexo a la iglesia de San Pedro se convirtió en la plaza Grote Markt en el siglo XV, permitiendo una explanada donde posteriormente se construyó el ayuntamiento. Rodeando la plaza destacan elegantes casas, coronadas a menudo con esculturas que nos transmiten datos del oficio de sus propietarios, como barcos movidos por el incesante comercio. Uno que destaca es Het Moorinneken, una de las primeras casas que se construyo en la plaza de Grote Markt. El busto que lo preside esconde una graciosa historia ya que proviene de la confusión en la interpretación del nombre del propietario. En el siglo XV, la casa todavía se llamaba Moriaen o Den Moer, del nombre Maurius, pero cuando solicitaron un busto par colocarlo en la fachada lo confundieron con Den Moer que quiere decir “Negro”. Como resultado el escultor Egide Rombaux realizó el busto con facciones negras en 1493. Con el paso del tiempo la casa se quedó con el apodo Het Moorinneken.

Edificio Het Moorinneken en la plaza Grote Markt
Edificio Het Moorinneken en la plaza Grote Markt

Stadhuis – Ayuntamiento de Leuven

Pocas veces un edificio de carácter civil puede hacer sombra a una iglesia, pero el Stadhuis sobresale en la Grote Markt frente a la iglesia de Sint Pieterskerk. El ayuntamiento de Lovaina (Stadhuis) se comenzó a construir en 1439, en plena pugna política y arquitectónica con Bruselas-compitiendo con el Ayuntamiento de Bruselas en la Grand Platz-, y se postergó treinta años durante los que participaron tres arquitectos Sulpicius Van Vorst, Matheus de Layens y Jan II Keldermans. La fortuna permitió que el incendio del centro histórico durante la primera guerra mundial no causase destrozos relevantes, y veinte años después una bomba lanzada por los Aliados durante el repliegue alemán estuvo a punto de dar de lleno al ayuntamiento.

Fachada del ayuntamiento de Lovaina
Fachada del ayuntamiento de Lovaina

El Stadhuis era la sede del poder político, pero también palacio de justicia. Las esculturas funcionaban en la Edad Media como un libro abierto para adoctrinar al “analfabeto pueblo” con el dogma de la religión. A manera de advertencias, la historia bíblica ponía énfasis en la dupla de pecado y penitencia, con esculturas que hacían las veces de aviso a navegantes, Por extraño que parezca, las esculturas del ayuntamiento de Leuven son relativamente recientes y más allá del componente religioso ejercen de balanza de justicia, advirtiendo de que el que viole la ley será castigado. Los pedestales permanecieron vacíos durante 400 años, esperando “huéspedes” y solo fue a partir de 1850 y hasta principios del siglo XX, cuando una veintena de maestros finalizaron el ingente trabajo que permitió revestir el Stadhuis de las 236 estatuas. El primer nivel está dedicado a ilustres artistas y personalidades célebres que vivieron en Leuven, entre ellos los pintores Quinten Metsys  y Dirk Bouts, o el Papa Adriano VI que fue profesor de Teología y posteriormente rector de la Universidad de Lovaina. El primer piso lo ocupan prohombres de Lovaina, especialmente cargos de la administración, gremios, así como concejales y alcaldes, todos ellos garantes de la justicia, libertad y buen hacer de la gestión municipal. Por encima de ellos la hilera de esculturas tiene a duques de Bravante, condes de Lovaina o reyes como Leopoldo II y el todopoderoso Napoleón.

Stadhuis – Ayuntamiento de Lovaina
Stadhuis – Ayuntamiento de Lovaina

Cada una de las estatuas tiene un pedestal con una referencia bíblica partiendo desde el Génesis, siempre con esa alusión del binomio indisoluble bien y mal. El interior del Stadhuis alberga además de la oficina de turismo, una sucesión de salones históricos de corte afrancesado que acogen las bodas civiles de los habitantes de Lovaina, y también las sesiones del ayuntamiento en la Sala Gótica. Todas estas estancias se pueden admirar con la visita guiada al interior del Ayuntamiento.

Iglesia de San Pedro de Lovaina

La Iglesia de San Pedro – Sint Pieterskerk – parece una oda a la superviviencia. Levantada en el año 996 apenas duró un siglo, hasta que un incendio en el 1176 la dejó en ruinas. Ya en el siglo XIII las formas góticas brabantinas imperantes vistieron de nuevo la iglesia con la obra del arquitecto Sulpicius Van Vorst, con un ambicioso templo que proyectaba dos inmensas torres de 170 metros de altura. Sin embargo el subsuelo inestable impidió rasgar el cielo como lo hace la catedral de Colonia en Alemania que se asoma a los 157 metros. La fachada demuestra ese aspecto de obra inacabada, con dos torres laterales sin rematar.  El interior de la iglesia permite ver una de las obras cumbres del arte flamenco, la Última Cena de Dirk Bouts.

Fachada de la Iglesia de San Pedro
Fachada de la Iglesia de San Pedro

Edificio de la Mesa Redonda (Tafelrond)

Cerrando Grote Mark la curiosidad de un edificio captura la vista. El Tafelrond – mesa redonda – es en realidad de factura reciente ya que durante la primera guerra mundial fue totalmente destruido por un incendio. El edificio original era de 1479 y durante varios siglos fue sede de los gremios de Lovaina. Demolido en 1817 y levantado como teatro neoclásico, acogió veladas de ópera y música. Reconstruido en 1930 siguiendo las formas góticas obra del arquitecto de Layens, Tafelrond fue primero banco nacional, y ya en 2016 transformado en un hotel de lujo renombrado TH4TH.

Iglesia de San Pedro y Tafelrond a la izquierda
Iglesia de San Pedro y Tafelrond a la izquierda

Katholieke Universiteit Leuven

En la calle Naamsestraat, dejando atrás el Grote Markt y el ayuntamiento se llega a las puertas de la Katholieke Universiteit Leuven, la sede de la universidad de Lovaina. En su origen el edificio gótico era propiedad del Gremio textil, y aquí se producía la compra venta de paños, la actividad comercial más importante en el siglo XV. Cuando se instituyó la Universidad de Leuven, una de las alas fue su sede, y con el declive de la industria textil, la Universidad adquirió en 1679 todo el edificio, levantando un segundo piso en estilo barroco que contrasta completamente con el original gótico. Centenares de miles de libros fueron nutriendo su biblioteca, hasta que el saqueo e incendio durante la primera guerra mundial hizo que ardieran más de 300 mil volúmenes. Hoy es el rectorado universitario, y lugar donde se defienden las tesis de doctorado.

Oude Markt

La Oude Markt, o plaza vieja, es el vórtice donde por la noche converge la marcha universitaria. Denominado “el bar más largo del mundo” -en disputa con la barra de bar más larga del mundo de la que presume orgullosa la ciudad alemana de Düsseldorf – la Oude Markt tiene ciertamente una densidad de bares por metro cuadrado que invita a continuar el periplo nocturno.  Todo el perímetro rectangular de la plaza está formado por bares y restaurantes -alrededor de 40-, excepto una escuela superior (Heilige Drievuldigheidscollege), el Katholieke Universiteit Leuven (sede de la universidad católica de Lovaina),  y un par de farmacias que son la excepción que confirma la regla. Las terrazas de la plaza y las mesas del interior van dando paso a salas de baile, donde lo que no falta es una variedad inmensa de cervezas.

Oude Markt, la "barra de bar más grande del mundo"
Oude Markt, la “barra de bar más grande del mundo”

En uno de los bancos del Oude Markt, la escultura reflexiva y ausente -en realidad mira al Naamstraat, el edificio donde los estudiantes se registran al llegar a estudiar- de Kotmadam es el punto de reunión para iniciar la noche. Las kotmadam eran las caseras, y esta obra es un homenaje a  ellas que desde hace siglos alquilan las viviendas a los universitarios, siendo casi una madre para los que llegan a Lovaina para estudiar. La jarra que porta en su mano simboliza las cafeteras que día tras día preparaban para sus “hijos adoptivos”, mientras se dejaban las pestañas preparando los exámenes.

Escultura de la Kotmadam en el Oude Markt de Lovaina
Escultura de la Kotmadam en el Oude Markt de Lovaina

En las calles adyacentes pubs como De Metafoor en Parijsstraat, descongestionan el peregrinaje de amantes de la cerveza que acude cada noche a la Oude Markt, siendo el jueves el cenit de la fiesta semanal. Otra alternativa para los universitarios son los fakbars, pubs gestionados directamente por las asociaciones de estudiantes.

Groot Begijnhof – Gran Beaterio

El Gran Beguinaje o beaterio de Lovaina, (en neerlandés llamado Groot Begijnhof van Leuven) es uno de esos lugares únicos que a veces pasa desapercibido a ojos poco atentos. Fue construido a principios del siglo XIII y en el siglo XVII su población de beguinas ya alcanzaba las 360 mujeres dedicadas a su funcionamiento. Situado a unos diez minutos andando del centro histórico, el Gran Beguinaje es una ciudad dentro de la ciudad de Lovaina. Independiente casi en todos los aspectos, las beguinas ejercían casi de monjas sin pertenecer a ninguna orden monástica. Acataban la castidad y obediencia religiosa pero no estaban obligadas al voto de pobreza y renuncia a las pertenencia materiales. Vivían en el interior del beguinaje, rodeadas de murallas, ayudando a necesitados, siendo también lavanderas, bordadoras maestras y enfermeras. Las beguinas podían salir durante el día, pero por las noches se cerraban las puertas, prohibiendo la entrada y la salida.

Groot Begijnhof ,Gran Beaterio de Lovaina
Groot Begijnhof ,Gran Beaterio de Lovaina

La invasión napoleónica prohibió esta asociación de mujeres cristianas, aunque se les permitió vivir. Ya en 1964, el deterioro del Gran Beguinaje fue tan evidente que la Universidad de Leuven adquirió en propiedad los terrenos y edificios, llevando a cabo una restauración que más adelante, en 1998 permitió que Unesco lo catalogase como Patrimonio de la Humanidad.

Vivir dentro de un lugar Patrimonio Unesco es el privilegio que tienen algunos de los estudiantes de la Universidad de Lovaina, cuya residencia se encuentra en el Gran Beaterio. Las armónicas casas de ladrillo están rodeadas de canales, jardines y calles empedradas ideal para cultivar mentes instruidas.

Además del Gran Beguinaje, Lovaina cuenta con un segundo área, de mucho menor tamaño, el Pequeño Beguinaje, restringido a una calle con viviendas de color blanco y que igual que su hermano mayor servía de residencia de las beguinas. Este pequeño beaterio está en la zona norte de Lovaina, no lejos del complejo cervecero de Stella Artois.

Pequeño Beguinaje - Pequeño beaterio de Lovaina
Pequeño Beguinaje – Pequeño beaterio de Lovaina

Universiteitsbibliotheek – Biblioteca Central

La universidad de Lovaina ocupa tantos edificios, con facultades repartidas por toda la ciudad, de forma que no existe un campus central. Sin embargo, además del edificio Katholieke Universiteit Leuven donde los estudiantes se “bautizan” al registrarse al llegar a estudiar, otro lugar simbólico y que destaca es la Biblioteca Central.

Tras el incendio de la lonja de la universidad, una ola de solidaridad internacional hizo que de entre las cenizas sugiera un proyecto en el que participaron más de 300 institutos de ingeniería estadounidense, sufragaron su reconstrucción. El edificio obra del reputado arquitecto Whitney Warren sigue el estilo Neorenacentista Flamenco y está presidido por una inmensa torre que se eleva en el panorama de Lovaina. Desde lo alto las vistas de la ciudad son dignas de vuelo de pájaro, y el concierto de las campanas resulta atronador.

Después de visitar la biblioteca un paseo que mezcla historia y arquitectura nos permite recorrer un buen puñado de residencias universitarias en la calle Naamsestraat, donde está el Colegio van Dale o el Colegio de Arras entre otros muchos.

Sint-Geertruikerk – Abadía de Santa Gertrudis

La abadía de San Gertrudis componen con el pequeño beaterio un oasis donde sentarse a relajarse. El conjunto de edificios con la iglesia son una sucesión de construcciones que van dese el siglo XIV al XVII con importantes reformas a causa de los bombardeos de la segunda guerra mundial. De hecho el profesor canónigo Thiéry que adquirió la abadía en 1912 utilizó elementos de palacetes destruidos en la primera guerra mundial para reformar la abadía.

LOVAINA CAPITAL DE LA CERVEZA BELGA

Bruselas es la capital política y económica de Bélgica, pero Lovaina es por derecho propio la capital belga de la cerveza. No solo la historia cervecera fundamenta esta afirmación, si no que los números la avalan ya que Lovaina es la sede de la Anheuser-Busch InBev N.V./S.A. (cuyo acrónimo es AB InBev), primer productor mundial de cerveza, y bajo cuyo paraguas están entre decenas de otras cervezas como Stella Artois, Budweiser, Skol, Jupiler, Grupo Modelo  o  Beck’s. Una de cada cuatro cervezas que se fabrican y consumen en el mundo es de AB InBev.

Alusiones a la cerveza por todo Lovaina
Alusiones a la cerveza por todo Lovaina

El olor a malta flota en el aire, y como si fuese una armonía del flautista de Hamelín nosotros hemos seguido su olor por toda la ciudad gracias a uno de los tours de Leuven Leisure que combinan historia y cerveza con un recorrido temático. En los tiempos en los que la publicidad se grababa sobre la piel pétrea de los edificios, Stella Artois dejó mensajes anunciándose por doquier. El aroma maltoso se intensifica según avanzamos hacia el extremo norte del antiguo anillo de Lovaina, Vaartkom, antiguo barrio industrial donde se ubica la gigantesca fábrica de Stella Artois y en torno al cual se está rediseñando un complejo urbanístico que nos recuerda a la rivera de la campa de los ingleses en Bilbao o al barrio de Hafen en Dusseldorf. Aquí, además de la citada mega fábrica de Stella Artois está la antigua fábrica donde  se produjo la primera de sus cervezas. Den Hoorn (“El Cuerno” que aún conserva el logo), fue el germen de Stella Artois fabrica cerveza desde 1366, y dos siglos después ya era la fábrica más importante de Lovaina y una de las mayores de Flandes. en 1708  Sebastian Artois empezó a trabajar como cervecero y cuando la compró en 1717 añadió su nombre a la fábrica. Stella se añadió en 1926 cuando fabricaron una cerveza pilsen para Navidad y le dieron el nombre en latín a la estrella de Belén. El éxito de esta edición navideña fue tal que al final renombró la marca como Stella Artois. Stella Artois es Lovaina y Lovaina es Stella Artois. Pero la “cadena alimenticia” del mundo cervecero se rompió durante décadas cuando el crecimiento del pez grande a costa de los pequeños llevó a la absorción o desaparición de la mayoría de las pequeñas marcas y fábricas. La diversidad se transformó en un monopolio y de las más de 30 fábricas que existían a principios del siglo XX apenas quedó rastro. Hoy algunas placas y topónimos repartidos por la ciudad recuerdan la intensa actividad cervecera en la edad media.

Antigua fábrica De Hoorn
Antigua fábrica De Hoorn

El edificio histórico De Hoorn fusiona el vetusto área de producción donde están los fermentadores de cobre, con un espacio mutimedia, lugar al que hemos acudido a celebrar el Innovation Beer Festival. De hecho abril es el mes más esperado del año para los amantes de la cerveza porque la concentración de festivales conocidos como Leuven Beer Weekends es tal, que casi podríamos pasar todo el mes de turismo cervecero.

Los fines de semana sucesivos al Innovation Beer Festival se desarrollan por un lado el Food & Hops, donde comparten protagonismo la cerveza y la gastronomía de la mano de chefs que llevan a cabo maridajes sensacionales para degustar la birra; y por último el festival Zythos Bier Festival (ZBF), uno de los más importantes de Bélgica, con un centenar de cerveceras belgas que nos hacen llegar sus más de quinientas cervezas. El escenario del Zythos es el recinto polivalente de  Brabanthal, con un ambiente que nos recuerda al del Barcelona Beer Festival.

En el centro de Lovaina no faltan lugares y sobran excusas para diseñarnos nuestro propio tour cervecero combinando lugares históricos y pubs modernos. Uno notable es The Beer Capital, en plena plaza de Grote Mark junto a la catedral y el Stadhuis. Dicen que aquí puedes elegir entre más de tres mil cervezas, de las que dos mil quinientas son belgas, siendo el segundo lugar de Bélgica, por detrás del Delirium Tremens de Bruselas, con mayor oferta de cerveza. Veinte grifos sacian – o lo intentan- la sed de locales y foráneos.

Pero si hablamos de cervecerías históricas en el centro de Lovaina, la experiencia a realizar es tomarse un par de cervezas en Domus Brauhaus en la plaza Jozef Vounckplein. Esta fábrica de cerveza artesanal ofrece un ambiente cálido, sirviendo buena cerveza artesana desde 1985, y ofreciendo la posibilidad de hacer visitas guiadas a la fábrica para luego probar su Nostra Domus, la Con Domus, y en Navidad Nen Engel, a poder ser acompañado de uno de sus estofados.

 Domus Brauhaus
Domus Brauhaus

La insalubridad del agua en la Edad Media facilitaba que la cerveza fuese la bebida más consumida, y si a ello añadimos la intensa actividad diaria de los estudiantes de la universidad de Lovaina, podemos cerrar la ecuación de porqué la ciudad se convirtió en capital de la cerveza en Flandes.

La Boouwerij De Kroon es otro de los lugares que merece una visita, principalmente por la labor de recuperación de esta antigua fábrica gracias al profesor Freddy Delvaux, una institución en el mundo de la cerveza, y a donde acuden neófitos y expertos cerveceros en busca de su consejo. Entre ambas iniciativas Lovaina está ejerciendo de nuevo en centro mundial de la ciencia y la innovación en el mundo de la cerveza.

Pubs y bares de Lovaina

La variedad es tal que si buscamos un viaje de temática cervecera podemos pasar una semana entera probando cientos de cervezas en decenas de excelentes bares. No lejos de la antigua Brouweij De Hoorn, y a caballo con la actual fábrica de Stella Artois está De Lantaarn, un pub histórico junto al canal de Vaart, que servía allá por 1750, para saciar a los trabajadores que excavaban el canal navegable que conectaba Lovaina con Malinas. Es un lugar imprescindible para palpar el vínculo de la ciudad con la cerveza.

Ya en el centro abundan las posibilidades, empezando por el Café Belge o de Rektor en el Oude Markt, y siguiendo por De Metafoor, en la calle Parijsstraat 34 (paralela al Oude Markt), De Fiere Margriet, en el número 11 de Margarethaplein 11 (junto a la iglesia de San Pedro) o Jeeskesboom en Diestsestraat 149., una calle que a principios del siglo XX estaba llena de tabernas, hoy ocupadas por tiendas.

DÓNDE COMER EN LOVAINA

A menudo la cocina y gastronomía de Flandes es desconocida pero no por ello implica que sea pobre. De hecho nosotros nos llevamos una gran sorpresa con los platos y recetas preparados con maestría en los diferentes restaurantes de Lovaina. Una selección de los que aconsejamos son De Klimop restaurant (plaza Martelarenplein 5) con un sensacional maridaje de cervezas belgas; Bistro Lust (Wieringstraat 14) con platos sofisticados y sabrosos; o la cocina flamenca del restaurante Kokoon ‘s (Meiersstraat 1) donde cada plato puede ir servido con una cerveza de la brewery Dr Blues. Si aún necesitamos más consejos para comer o cenar Den Angelus o el Grand Café de Hoorn también son aconsejables.

Lovaina es una ciudad excelente para conocer la gastronomía flamenca
Lovaina es una ciudad excelente para conocer la gastronomía flamenca

INFORMACIÓN VISITA LOVAINA

Un mar de Bicicletas

Sostenibilidad en el transporte es una de las máximas de Lovaina, cuyo centro histórico está restringido al tránsito y por donde solo vemos autobuses, gente andando y por supuesto un sinfín de bicicletas. De hecho las bicis están por todos los lados, y los parkings al aire libre como los soterrados están llenos; hasta en el río aparece flotando alguna de vez en cuando, fruto de algún exceso.

Cómo llegar a Lovaina

Las comunicaciones y transportes para llegar a Lovaina son perfectas para el viajero ya que por un lado el aeropuerto de Bruselas está a apenas quince minutos en tren. Si llegamos desde Bruselas la frecuencia de trenes es abundante, con trenes puntuales y la posibilidad de comprar los billetes online para mostrarlos desde el móvil o impresos.

Datos prácticos sobre la cerveza

La visita a Stella Artois se lleva a cabo los sábados y domingos con dos tours guiados, uno en a las 13h (en neerlandés) y  otro a las 15h (en inglés). La reserva de la entrada se debe hacer online a poder ser con antelación, sobre todo si son grupos.

Agradecimientos

Gracias a la oficina de Turismo de Lovaina (Annik) y a la de Turismo de Flandes – Bélgica (Ángeles) por su ayuda en este viaje, y por supuesto a todos los amigos que hemos hecho durante nuestra asistencia al Innovation Beer Festival.

Te ha gustado? Comparte este viaje !

Escribe un comentario!! (Vamos...es gratis y nos hace ilusión saber que te ha parecido.