Ruinas de la ciudad bizantina de Mystras en Grecia

Una de las mejores cosas del Peloponeso es que bajo su nombre se desvelan nombre que nos recuerdan momentos épicos en la formación de la Antigua Grecia, o en el balanceo entre los poderes romano, veneciano, bizantino y otomano. Los Balcanes y Grecia actuaron como eje de la disputa de las monarquías centro-europeas, y del intercambio de golpes desde la desintegración del imperio romano hasta bien entrado el siglo XX. La historia de Mystras es sin duda una de las etapas menos conocidas, pero en esa orfandad de prestigio reside uno de sus encantos.

Grabado antiguo de la ciudad de Mystras
Grabado antiguo de la ciudad de Mystras

Esparta ha quedado para la historia, sobre todo en el imaginario colectivo, como una ciudad mítica. Los restos arqueológicos de la ciudad helena son una buena excusa para llegar hasta el corazón del Peloponeso. No lejos de la ciudad que formaba guerreros feroces, están las ruinas medievales de la antigua ciudad bizantina de Mystras. Mucho menos conocida, la llamada “Maravilla de Morea“, es sin embargo uno de los lugares más asombrosas del Peloponeso.

Mystras, se convirtió en centro del poder bizantino, el obispado fue trasladado allí desde Esparta, con su catedral, la metrópoli o la iglesia de Hagios Demetrios, construida después de 1264. Se fundaron muchos monasterios, incluidos los de Brontochion y el monasterio de Christos Zoodotes (Cristo el Dador de la vida). Bajo los déspotas (título feudal del imperio bizantino, también usado en Serbia y Bulgaria), Mystras alcanzó su cenit con la construcción de iglesias. Ejemplos sobresalientes de la arquitectura de la iglesia bizantina tardía, son Agyo Theodoroi (1290-1295), la Hodegetria (c. 1310), la Agya Sophia (1350-1365), el Peribleptos (tercer cuarto del siglo XIV), Evangelistria (finales del siglo XIV – principios del siglo XV) y el monasterio de Pantanassa (1430). La ciudad jugó un papel relevante en el contexto medieval, y los bizantinos hicieron relucir el emblema de la águila bicéfala bizantina por toda Mystras.

Frescos bizantinos de Mystras
Frescos bizantinos de Mystras

HISTORIA DE MYSTRA

Antigua ciudad fortaleza del siglo XIII, fue una de las sedes más influyentes del poder bizantino, reconocida como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1989. Mystras se erigió en uno de las colinas de la cordillera del monte Taygetos, cerca de la antigua Esparta. En los siglos XIV y XV fue la capital del despotato bizantino de la Morea, siendo faro cultural de una Europa que intentaba recuperar el esplendor de la Grecia y Roma Clásica.

El origen del enclave de Mystras parte del líder franco Guillaume de Villeharduin, Principe de Acaya (nombre que junto a Morea denominaba al Peloponeso en la baja Edad Media), cuando en 1249 construye la fortaleza en lo alto de la montaña. El principado formaba parte de la alianza del Imperio Latino de Constantinopla, un estado fundado por los líderes de la Cuarta Cruzada que habían conquistado territorios del Imperio bizantino. Apenas diez años después de fundar la ciudad de Mystra, Guillaume de Villeharduin cedió en 1262 su posesión a los bizantinos, que lo habían apresado.

Murallas del castillo de Mystras hacia el acantilado
Murallas del castillo de Mystras hacia el acantilado

El crecimiento de la ciudad fortaleza fue gracias al impulso de los bizantinos, levantando el resto de espacios que se asientan sobre la colina. A mediados del siglo XIV se convirtió en sede del Despotado de Moreas, y en 1448 el rey bizantino Constantino XI Paleólogo fue coronado en Mystras. Sus familiares gobernaron en Mystras, conservando estrechos lazos políticos y familiares con la capital de Bizancio. En tiempos del déspota Teodoro, Mistras fue la segunda ciudad más importante del Imperio, tras Constantinopla, y el palacio fue la segunda residencia imperial.

Georgios Gemistos (quién se autodenominó Pletón como homenaje al pensador griego) fue uno de los humanistas que puso los cimientos de la Academia de Florencia, sin el premio de ser reconocido como un pilar del Renacimiento. Establecido en Mistra, aquí cultivó a alumnos en artes de filosofía, astronomía, historia y geografía, siendo magistrado del déspota Teodoro II Paleólogo, y aportando sabios consejos sobre la organización del imperio bizantino, siguiendo las enseñanzas platónicas.

Demetrio Paleólogo fue el último déspota de Morea, traspasando Mystras al emperador otomano Mehmed II en 1460. Tras el colapso del imperio bizantino, fueron los otomanos quienes aprovecharon su prodigioso enclave para controlar el corazón del Peloponeso. El avance de los turcos significó la ocupación de la fortificación hasta 1821, quienes lo controlaron durante siglos exceptuando el periodo de recuperación de los venecianos (1687-1715). Un incendio en 1770 causó daños importantes en Mystras, que aún así fue de nuevo repoblada.

En la la década de 1830 fue abandonada tras la independencia griega de 1821 y la fundación de la nueva ciudad de Esparta por parte del Rey Otto en 1834, el olvido y la vegetación cubrieron la fortaleza de Mystras.

VISITA A MYSTRAS

En la arquitectura de Mystras convergen la denominada escuela “heládica” bizantina y la arquitectura de Constantinopla. La pintura de las iglesias reflejan la calidad y el eclecticismo del arte de la antigua Bizancio. Los elementos del arte románico y gótico también están presentes como resultado de los contactos culturales de la ciudad durante los siglos XIV y XV. La belleza de sus iglesias, que durante el Renacimiento paleólogo se cubrieron con magníficos frescos, el renombre de sus bibliotecas y la gloria de sus escritores, incluido el filósofo Georgios Gemistos (Plethon) y su alumno Bessarion, aportaron lustre a Mystras. Y aquí reside, en esa herencia de la cultura bizantina tardía en el Mediterráneo medieval, uno de los mayores logros. Pintores que dejaron sus obras en los frescos de Mystras recorrerán más tarde otras localizaciones en las islas griegas donde expandir su arte.

De aquel crisol de la cultura bizantina queda aún un recinto de ruinas encastradas en la montaña. Sus murallas, la fortaleza, el palacio, las iglesias y los monasterios parecen parte de un ecosistema en el que el humano ha pasado a ser un actor secundario. Solo la presencia de algunas monjas que viven en el monasterio de Pantanassa recuerda la preencia humana de Mystra. En primavera y otoño apenas hay gente disturbando el espectáculo visual, e incluso en verano el calor disuade a los mortales.

Casas de Mystras
Casas de Mystras

Hay quién decide hacer la visita de arriba abajo, evitando el esfuerzo de las escaleras y la pendiente. Nosotros optamos por el ritmo tranquilo al que obliga ascender la montaña. De este modo las paradas se hacen obligatorias, ya sea para recobrar el aliento, desenfundar la cámara para robar la magia de su paisaje, o para internarnos en las iglesias donde los frescos bizantinos son auténticos tesoros.

Museo de Mystras

Nada más entrar al recinto un camino a la derecha conduce hacia el pequeño museo, que sirve de pequeña introducción de la importancia política y cultural de Mystras. Los objetos arqueológicos y otros objetos muestran la importancia también como punto de intercambio comercial entre Occidente y Oriente. 

Metrópolis (Catedral de Agios Dimitrios)

Junto al edificio del museo está la “Metrópolis“, la catedral de Agios Dimitrios (San Demetrio), con diferentes fases de construcción. Los trazos originales son del siglo XIII, visibles en la planta baja y el campanario. La planta de cruz del patio y el piso superior con balcones se añadieron ya en el siglo XV. La decoración mural del interior es de la década del 1270 al 1280, mientras que los frescos de la cúpula se pintaron en el siglo XV.

Catedral de Mystras
Catedral de Mystras

Después de visitar el museo y la catedral volvemos nuestros pasos para ver la parte inferior de Mystras donde estaban los palacios, mansiones y casas bizantinas como la de Laskaris. En el interior aún se pueden distinguir almacenes o áreas dedicados a la molienda.

Monasterio de Nuestra Señora Peribleptos

El tamaño del conjunto del monasterio de Nuestra Señora Peribleptos (“la que se ve desde todas partes”) es el resultado de la anexión de varias capillas al edificio original, y una Torre-Refectorio. La iglesia está rematada por una cúpula y cuenta con pinturas murales del siglo XIV (1348 a 1380). El monasterio aprovecha la ladera para apoyarse.

Monasterio de Pantanassa

El monasterio de Pantanassa nos saluda en el camino de subida al castillo. Bajo la iglesia encontramos un patio florido y cuidado por las monjas que aún lo habitan,. Sin disturbar su ora et lavora traspasamos el umbral de la iglesia para disfrutar de los frescos cuando los ojos se acostumbran a la fresca sombra.

Monasterio de Pantanassa en Mystras
Monasterio de Pantanassa en Mystras

Pantanassa (“Señora del universo” o “Señora de todos”), fue el último monasterio construido por los bizantinos, antes de que los turcos comenzaran su dominio de varios siglos. En el interior se conservan  los frescos, ejemplo atípico de arte bizantino tardío del siglo XV. En el exterior, su fachada está labrada en piedra, y los arcos porticados sirven de balcón con vistas.

Templo de Nuestra Señora Evangelistria

Continuamos con el ascenso, tomando un desvío que nos lleva a un conjunto de varias iglesias. La primera es la pequeña Iglesia de la “Evangelistria” (de la Anunciación). El templo de evangelistria tiene una base en forma de cruz griega, con una pequeña bóveda en el centro. El exterior es una mampostería de ladrillo rústico pero sólido. La temática de los frescos no se ha podido interpretar ante el degrado de las pinturas pero se distinguen sus formas geométricas y alusiones a la naturaleza.

Iglesia de San Teodoro

No lejos encontramos la Iglesia de San Teodoro (Agioi Theodoroi), cuyas fechas de construcción son entre 1290 y 1295, incitada por el monje Pacomio, siendo una de las más antiguas de Mystras.  Su planta es en este caso octogonal rodeada por capillas laterales. Los frescos murales son de finales del siglo XIII.

Monasterio de Brontochion

Detrás de la iglesia de San Teodoro encontramos el monasterio de Brontochion, el más ostentoso de Mistra, núcleo del foco cultural e intelectual bizantino, y además lugar de enterramiento de los Déspotas.

Iglesia de Nuestra Señora Hodiguitria

La iglesia de Hodiguitria (la Líder del Camino) fue una obra  promovida por el abad Pachomios en 1310. Su arquitectura mitxa combina un nártex y capillas laterales. El interior  está decorado con excelentes pinturas murales, fechadas entre 1312 y 1322, algunas de las cuales están relacionadas con las influencias bizantinas de Constantinopla. El pórtico tallado representa fiestas litúrgicas y personajes del estamento religioso de época bizantina.

Agios Nikolaos

Si se asciende con los ojos puestos en el empedrado no se advierte la entrada a Agios Nikolaos, San Nicolás. Se encuentra poco antes del palacio de los Déspotas, tras un muro, y conserva algunos frescos.

Frescos de San Nicolás en Mystras
Frescos de San Nicolás en Mystras

Palacio de los Déspotas

Sin duda el Palacio de los Déspotas fue el edificio civil más importante junto al castillo de lo alto de Mystras. Construido entre los siglos XIII y XIV (primero por los francos y luego culminado por los bizantinos), el inmenso conjunto en forma de L, albergaba varios edificios desde donde los Déspotas, los señores de Mystras organizaban el control territorial del Peloponeso.

Palacio de los Déspotas de Mystras
Palacio de los Déspotas de Mystras

Agia Sophia de Mystra

Tras el palacio el siguiente edificio que encontramos en el ascenso hacia lo alto de Mystras es la iglesia de Santa Sofía. El primer déspota de Mistrá, Manuel Cantacuzeno Paleólogo, ordenó su construcción a mediados del siglo XIV. Los emblemas bizantinos aún se observan en las columnas de la iglesia. Seguía el diseño de planta de cruz griega con la cúpula sobre su eje. Tenía varia capillas adosadas y una torre campanario, además de relevantes murales decorativos de los que hoy vemos solo una parte, como el Cristo de la cúpula rodeado de ángeles. Tras la conquista turca la iglesia se transformó en una mezquita, y el campanario sustituido por un minarete. En esta iglesia de Santa Sofía se hallaban las tumbas reales de las mujeres de los emperadores y déspotas.

Iglesia di Santa Sofía en Mystras
Iglesia di Santa Sofía en Mystras

Castillo de Villehardouin

Unos diez minutos más nos requiere alcanzar el castillo desde la segunda puerta de entrada a Mystras. Desde las almenas del castillo a 620 metros de altitud se comprende su valor estratégico. Las vistas se extienden más allá de la nueva ciudad de Esparta al este, divisando cualquier tipo de maniobra de ejércitos llegados de Oriente.

Interior del castillo en lo alto de Mystras
Interior del castillo en lo alto de Mystras

El castillo lo comenzaron los hombre del líder franco Guillermo II de Villehardouin, creando un perímetro protegido por muros, almenas y torres. Más tarde bizantinos, que aportaron altas torres rectangulares y turcos dieron grosor y robustez a las murallas. A un lado del castillo los abruptos acantilados sirven de defensa natural hacia el oeste, mientras que en la falda varias líneas de murallas son terrazas naturales donde en su día había varios edificios intramuros.

CÓMO LLEGAR

Aunque no está muy lejos de la ciudad nueva de Esparta, apenas 6 kilómetros, la mejor manera de llegar es en coche de alquiler. La carretera 84 EO Spartis Mistra nos lleva hasta la fortaleza. Desde Atenas hay unos 220 km y entre dos horas y media y tres de trayecto.

En transporte público desde Atenas tendremos que ir primero a Esparta y luego en taxi o autobús hasta la entrada a Mystra. El tiempo aproximado es de 4 horas.

INFORMACIÓN DE VISITA A MISTRAS

La visita a Mystras implica dedicar entre dos y tres horas para conocer en profundidad su conjunto. Pasear ladera arriba es de por si una experiencia. Hay dos puntos de entrada al recinto de Mystra. La entrada superior está recomendada para gente que quiera evitar el esfuerzo de la ascensión, si bien el tramo que lleva hasta lo alto del castillo se debe hacer indistintamente de los dos accesos.

Más que un consejo es una necesidad imperiosa, tener presente que el recorrido tiene numerosas escaleras con un relieve de importante desnivel, por lo que huelga decir que se agrade calzado y ropa cómoda, además de abundante agua en verano, cuando el calor es muy intenso.

Horario

Hay dos horarios, verano e invierno, que en función de las horas de sol cierran antes o después el acceso a Mystras.

Verano (01 abril – 31 octubre): 08:00 h. – 20:00 h.

Invierno (01 noviembre – 31 marzo): 08:00 h. – 15:00 h.

Días de cierre: 1 de enero; 25 de marzo; 1 de mayo; Domingo de Semana Santa; 25 y 26 de diciembre. Los estudiantes de la Union Europea que lo acrediten tienen acceso gratis a Mystras. También es gratuito el acceso los siguientes días: 6 de marzo; 18 de abril; 18 de mayo; último fin de semana de septiembre; 28 de octubre; y el primer domingo entre el 1 de noviembre y el 31 de marzo.

MAPA DE LOS PUNTOS MÁS DESTACADOS DE MYSTRAS

ALOJAMIENTO CERCA DE MYSTRAS



Booking.com

Te ha gustado? Comparte este viaje !

Escribe un comentario!! (Vamos...es gratis y nos hace ilusión saber que te ha parecido.