Excursiones a los pueblos de la provincia de Sevilla

La ciudad de Sevilla se ha convertido en uno de los polos turísticos de España en los últimos años, consiguiendo situarse entre las ciudades más visitadas. El Alcázar, la Giralda y la Catedral, la Plaza de España o la Torre del Oro son solo la punta de lanza de una Sevilla que hemos podido ver en detalle en nuestro viaje de siete días. Pero además, toda la provincia de Sevilla guarda una colección de pueblos, yacimientos, bodegas, espacios naturales o enogastronómicos, incluso desconocidos para los propios sevillanos.

Puntos de interés de la provincia de Sevilla: Mosaico de Italica, molino de Alcalá de Guadaíra, campiña sevillana en Carmona, y trabajo guadameci en Osuna

Es cierto que Sevilla ciudad cuenta con tantos lugares que cuesta abarcarla, pero debemos pensar a la hora de planificar el viaje en, o bien aumentar el número de días y lanzarnos a recorrer la provincia, o incluso mejor, volver para dedicarnos exclusivamente a descubrir una Sevilla más desconocida. Como dice el lema promocional de la provincia, “Hay otra Sevilla”. Nosotros hemos llevado a cabo un recorrido por algunos de estos rincones, pensando ingenuamente que tres o cuatro días serían suficientes. Pero lo único que se consigue con una primera aproximación es redoblar el interés ya que las opciones de rutas y excursiones por la provincia de Sevilla dan para como mínimo una semana.

Descubriendo la provincia de Sevilla

La geografía del cauce del Bajo Guadalquivir ha cambiado tanto que cuesta imaginar la presencia del denominado por los romanos Lago Ligur (Lacus Ligustinus). La navegabilidad y apertura al mar del estuario fomentó el desarrollo de colonias romanas en lo que hoy es la provincia sevillana. Poblaciones como Itálica en Santiponce o Irippo (Alcalá de Guadaíra) gozaban de una posición privilegiada para el comercio con la capital del Imperio. Las poblaciones turdetanas primero, los fenicios asentados en el sur de la península -también conocidos como tartesos-, y después los romanos, eran conscientes de sus posibilidades agrícolas, ganaderas y mineras. Los califatos andalusíes dejaron un patrimonio arquitectónico y cultural del que bebieron más tarde los monarcas castellanos, adoptando el estilo y motivos en sus palacios. En definitiva, este territorio es una encrucijada de pueblos, de influencias que se han amalgamado componiendo un mosaico multicultural único.

Por otro lado, a lo largo de la campiña sevillana con dirección a Córdoba, hay diseminados pueblos con menor trasiego y por contra una oferta histórica, cultural y gastronómica extensa, como Carmona, Alcalá de Guadaíra, Marchena, Écija y Osuna. Por estas poblaciones podemos seguir las huellas del recaudador de impuestos más célebre de nuestra literatura, Miguel de Cervantes, que recorrió las villas dejando huella a la hora de escribir sus Novelas Ejemplares, o los pasos del estadounidense Washington Irving, que con sus crónicas dio a conocer estos lares fuera de España.

 El desarrollo del Turismo ecuestre, el ornitológico, o las enormes posibilidades de la red de vías verdes para conocer la provincia en bicicleta, están captando la atención del turismo nacional e internacional. Amantes de la historia y el senderismo – y como no de la gastronomía y el paisaje – descubren el itinerario de la calzada romana con la Ruta Vía de la Plata que cruza la península hasta el Cantábrico. Lo mismo sucede con la Ruta Bética Romana que recorre  Santiponce (Italica), Carmona, la Luisiana, Ecija, Osuna y Marchena en la provincia de Sevilla, además de Almodóvar, Córdoba,  Montoro,  Almedinilla,  Puente Genil y Cádiz en el resto de Andalucía.

EL ALJARAFE

San Juan de Aznalfarache

Sin alejarnos del centro de Sevilla tenemos tierras del Aljarafe, una comarca de suaves colinas donde encontramos motivos para salir de Sevilla y aprovechar los metros de altura, respirando aires más frescos. San Juan de Aznalfarache está descubriendo el turismo gracias a la revalorización de su patrimonio arqueológico. La excavación del lagar de Osset ha sacado a la luz el centro de producción de vino más antiguo de Europa (siglo III a.C.), con uso de innovaciones técnicas que tardaron varias centurias en llegar a otras partes del imperio. Además, esta tradicionalmente ciudad dormitorio de Sevilla es un perfecto mirador del skyline desde el otro lado del Guadalquivir. El trazado de las murallas islámicas nos recuerda que antes de la reconquista de Alfonso X competía con Sevilla, siendo su emplazamiento estratégico en altura, un lugar importante para el control del río.

Lagar de Osset en San Juan de Aznalfarache
Lagar de Osset en San Juan de Aznalfarache

Itálica – Santiponce

También muy cerca de Sevilla, donde nace la comarca del Aljarafe, encontramos Santiponce. Bajo las casas del pueblo están los restos de la ciudad romana más antigua de la península ibérica, la Colonia Aelia Augusta Italica, fundada en el 206 a.C. por el general Publio Cornelio Escipion (apodado el Africano). Italica fue una de las ciudades referentes de la provincia Bética de la Hispania romana. Por estas calles paseaba el emperador Trajano, nacido en Itálica. Su sucesor, Adriano también pasó parte de su juventud, y a él se le debe la construcción de la nova urbs, el espacio sobre lo alto donde residían familias patricias con un gran poder adquisitivo, como demuestra el trazado suntuoso de la ciudad, y los mosaicos de sus casas. Destaca la belleza del pavimento de la Casa de los Pájaros, un verdadero homenaje ornitológico. Así mismo podemos ver restos de las termas, las murallas o del teatro.

Anfiteatro de la ciudad romana de Italica en Santiponce
Anfiteatro de la ciudad romana de Italica en Santiponce

En la zona baja de Italica, aprovechando la pendiente del terreno está el anfiteatro de Italica, en su tiempo el tercero más grande del Imperio, con alrededor de 25 mil asientos. Pese al expolio de piedra aún podemos imaginarnos las proporciones de ese monumento, exagerado para una población incluso menor que la capacidad del escenario de las batallas de gladiadores.

Como suele pasar, el cine ejerce de trampolín para el patrimonio histórico, y series como Juego de Tronos y La Peste emplearon el anfiteatro de Itálica como set de rodaje. Es recomendable visitar el centro de interpretación romana del Cotidiana Vitae en el centro de Santiponce, para recrear diferentes espacios de la antigua ciudad romana de Italica. No solo destaca el Conjunto Arqueológico de Itálica ya que el monasterio cisterciense de San Isidoro del Campo, fundado en 1301 por Guzmán el Bueno, y que combina estilos gótico y mudéjar es de obligada visita.

Dolmen de la Pastora

No abandonamos la comarca del Aljafaraje porque a las afueras de Valencina de la Concepción nos espera la visita del Dolmen de la Pastora, uno de los varios que cuenta el entorno. Tan desconocido fuera del ámbito académico, como al mismo tiempo monumental, el corredor del tholos (monumento funerario) de la Pastora es uno de los más largos en su especie. En el museo de Valencina podemos conocer la importancia de este enclave formado por un asentamiento de más de 400 hectáreas. Las excavaciones de la necrópolis mostraron la riqueza del ajuar de las poblaciones turdetanas que poblaron este área en el III milenio a.C. Para construir el túmulo funerario de la Pastora se emplearon materiales cuya procedencia se ha podido identificar, algunos a más de 40 km del dolmen, como Coria del Río (y procedencia marina), y que expresan la relevancia del lugar de enterramiento y ritos de culto. Desde la sala de enterramiento la vista del corredor extendiéndose 42 metros es sobrecogedora. Además, su orientación astronómica es inusual ya que apunta al oeste, por lo que esta peculiaridad aún genera intriga en los arqueólogos.

Bodegas sevillanas

Las posibilidades enoturísticas de la provincia de Sevilla. En la comarca del Aljarafe la tradición es secular, y ni la filoxera ni las limitaciones geográficas de algunos DOC han podido con el empeño de lo los productores. Bodegas Salado es el paradigma ya que esta extirpe de viticultores ha luchado contra viento y marea para llegar donde están. Reinventándose en sus doscientos años de historia han conseguido ser un referente en Sevilla. Son conocidos por su mosto, un vino joven que está presente en las mesas de estos lares y que nos ha parecido un descubrimiento en nuestro viaje. El pueblo de Umbrete donde se encuentran las bodegas se convierte cada noviembre en peregrinaje de amigos de Baco.

Vinos de Bodega Salado
Vinos de Bodega Salado

Las visitas a la bodega, con maridaje de productos kilómetro cero se combinan con paseos por sus viñedos, donde los paisajes del Aljarafe ponen en valor el trabajo que hay detrás de un buen vino. Su gama de espumosos, tintos, blancos, el típico mosto, licores, e incluso vermut nos hacen disfrutar de un plan enológico.

CAMPIÑA SEVILLANA

Alcalá de Guadaíra

Los castillos diseminados a lo largo de la campiña de Sevilla forman parte del paisaje. Muchos de ellos son alcazabas de origen almohade, luego reformados tras el avance del reino castellano. Y dentro de esta ruta de las fortalezas destaca Alcalá de Guadaíra, cuyo castillo es uno de los más imponentes. Los restos de los patios, murallas, torres, baños árabes y Alcázar real sirven para interpretar el cerro donde se alza. En sus faldas el barrio de San Miguel conserva ese entramado de calles defensivas para proteger a la población extramuros. En sus calles y casas cueva se han forjado maestros del flamenco.

Interior del castillo de Alcalá de Guadaira
Interior del castillo de Alcalá de Guadaíra

En otros tiempos llamada Alcalá de los Panaderos, ciudad de tradición panadera y harinera, de sus hornos salía el pan que abastecía Sevilla y gran parte de la provincia. De esa industria panadera aún queda la tradición de esta capital de la comarca de los Alcores. Caminamos por el río siguiendo la Ruta de los Molinos y Pinares de Oromana. El paraje es evocador, con los antiguos molinos hidráulicos que servían para moler grano. En el edificio de la antigua Harinera, hoy oficina de turismo, podemos ver con sus gafas tridimensionales la recreación de como funcionaban estos ingenios. Llegamos al Hotel Oromana, uno de los mejores ejemplos de arquitectura regionalista de la provincia, construido con motivo de la Exposición Iberoamericana de 1929.

Cruzando el barranco del río la figura del gran dragón se camufla en el puente. Esta obra escultórico con reminiscencias modernistas constituye el primer puente figurativo de Europa.

Osuna

Parada obligatoria en nuestro recorrido por la campiña, Osuna es uno de los pueblos más bonitos de la provincia. La antigua Urso de los turdetanos siguió floreciendo con los fenicios y con los romanos. Ya en la Edad Media, fue la dinastía de los condes de Ureña que empeñados en ascender en la escala nobiliaria y en el favor real acometieron grandes obras civiles y religiosas en Osuna. El resultado fue un conjunto monumental extraordinario. La Colegiata de Santa María de la Asunción con su “estallido barroco” , la universidad el palacio del Marqués de Gomera, la cilla del Cabildo, o la Calle San Pedro son testimonio vivo de ese florecimiento. Por si fuera poco el museo arqueológico o el museo de Osuna añaden interés cultural a la visita de Osuna. De hecho en el museo de la ciudad está el Salón de Hielo y Fuego, una exposición dedicada a la serie Juego de Tronos, que rodó escenas en la plaza de toros, y que dejó huella para actores y extras locales de Osuna.

Colegiata de Santa María de la Asunción en Osuna
Colegiata de Santa María de la Asunción en Osuna

El Coto de las Canteras a las afueras de Osuna es un lugar que parece sacado de un escenario de superproducción. La extracción de su piedra sirvió para construir los edificios nobles de Osuna, y las cuevas creadas a partir de esa excavación sistemática han formado un espacio asombroso convertido hoy en lugar para eventos.

En talleres de Osuna como “Arte 2” descubrimos el arte del Cordobán y Guadamecí, decorando la piel curtida de carnero con pan de plata, y aplicando relieves, dibujos pintados o dorados. Esta técnica secular de origen árabe, arte manual en manos de contados maestros sigue en uso para la decoración de cabezales de camas, cojines y otros revestimientos de paredes. La destreza y paciencia se unen a la hora de trabajar las pieles con el estilo Guadamecí, creando piezas lujosas que a menudo tienen como destino Rusia o países árabes.

Desde Osuna parten rutas a caballo hasta Ronda en Málaga, siguiendo la los caminos de la Vereda Rural. A lomos de caballos pura sangre españoles se vive la experiencia de los viajes atravesando Andalucía.

Écija

Llegamos a Écija, la antigua colonia romana de Augusta Firma Astigi. En el Centro de interpretación audiovisual de las Caballerizas del Palacio de Benamejí la proyección de mapping nos sirve de introducción a las bellezas de este pueblo sevillano y su relación con el mundo de los caballos. De la Écija romana nos han llegados preciosos mosaicos encontrados en el Alcázar, que hoy se exhiben en el Museo histórico municipal dentro del mismo palacio, pero la gran joya que deslumbra es la escultura romana de la “Amazona herida” (siglo II a.C.) Sus proporciones (2,1 metros de altura), su conservación casi intacta, sus restos de policromía que la decoraban, y su inspiración de los modelos clásicos griegos convirtieron su hallazgos arqueológicos en uno de los más importantes del siglo XXI en todo el mundo.

Escultura romana de la Amazona herida en Écija
Escultura romana de la Amazona herida en Écija

El recorrido por el centro nos va acercando hasta el impresionante Palacio de Peñaflor, ejemplo de barroco andaluz, desde donde obtenemos una panorámica de Ecija con las torres de San Gil, Santa Ana y San Juan. No lejos está la plaza de España, donde además de una de las mayores necrópolis islámicas se descubrió el estanque romano, que formaba parte de un templo, y donde se halló la Amazona. Tampoco hay que olvidarse de la Iglesia de Santiago, de estilo gótico mudéjar.

Carmona

Carmona completa el itinerario de la provincia sevillana. El “lucero de Europa” donde brillan espacios monumentales como dos puertas de origen romano- de las cuatro originales- de acceso a la ciudad, la inmensa necrópolis también romana, el Alcázar árabe, palacios nobiliarios que demuestran la concentración de poder de sus dueños, el lujoso Parador Nacional, el Alcázar del rey Don Pedro y una sucesión de iglesias y conventos que difícilmente se completan en un día.

Vista de Carmona desde el Alcázar del rey Don Pedro
Vista de Carmona desde el Alcázar del rey Don Pedro

Desde su posición estratégica atisbamos los diferentes paisajes de los Alcores, la Vega y las Terrazas. Asentamiento datado desde la Edad de Cobre, tartesos, turdetanos y cartagineses irán habitando Carmona hasta la llegada de los romanos. Ya convertida en colonia de Roma, la prosperidad de Carmona se evidencia con los restos de la necrópolis, el anfiteatro, las termas, o el teatro.  Antes de someterla al Imperio Julio César, afirmaba que era “la ciudad más fuerte de toda la provincia Hispánica”. Merece mucho la pena la visita del Alcázar de la Puerta de Sevilla – de origen cartaginés pero remozado por romanos para más tarde ser fortín árabe-, y el Alcázar de Arriba, construido por el rey Pedro I.

Oleoturismo en Basilippo

La apuesta por el oleoturismo de Basilippo se encuentra entre las mejores del mundo. Su Centro Cultural del Olivo rompe las barreras de lo museístico, buscando desarrollar una experiencia con los cinco sentidos.

Visita a Basilippo, expertos en Oleoturismo en Sevilla
Visita a Basilippo, expertos en Oleoturismo en Sevilla

El nombre de Basilippo recuerda a la ciudad romana situada en el Cerro del Cincho, en el municipio de Arahal. En esta hacienda donde se cultivan miles de olivos, afirman que “Hablan con el Olivo”, y es que esa comunicación con el entorno, con sus técnicas agrícolas sostenibles, y la pasión con la que viven por y para el aceite, es digna de mención.

Ofrecen visitas guiadas para particulares, parejas, familias, empresas y grupos, con catas de aceite extra virgen ideales para el turismo de incentivos y las actividades de experiencias auténticas.

Cerveza artesana

Sevilla se está incorporando al mundo craftbeer con interesantes propuestas. Además de varias cervecerías en el centro de la ciudad de Sevilla, en los alrededores podemos encontrarnos varias opciones para hacer turismo cervecero y visitas guiadas a sus microbreweries. Una es Cervezas Mond, ubicados en un precioso cortijo en San José de la Rinconada. Profesionales desde hace años, sus cervezas artesanas se están extendiendo por Andalucía y el resto de España. El proyecto de Guadalquibeer, más modesto y pequeño pero que cuenta con mucho mimo detrás, ofrece visitas a su brewery de autor en Valencina de la Concepción

Tiradores de Cervezas Mond
Tiradores de Cervezas Mond

Y mucho más

Esta es solo una selección de algunos lugares que hemos conocido en la provincia de Sevilla, pero si aún quieres extender tu estancia puedes añadir a la ruta el Santuario de la ciudad romana de Mulvia-Munigua, o un recorrido por conjunto de iglesias gótico-mudéjares de Marchena. En la zona septentrional de la provincia está la Sierra Norte y en el extremo opuesto la Sierra Sur, ambas perfectas para seguir encontrando excusas para prolongar el viaje, que sin duda debe tener como etapa el espacio natural de Doñana.  Sea como fuere, con estas propuestas o con las de la Via Serrana del Camino de Santiago que apunta hacia el norte, la provincia de Sevilla te espera.

Donde dormir en la provincia de Sevilla

Alojamientos con encanto, casas rurales, cortijos -como el Esparragal en Gerena o el Hotel Cortijo Torre de la Reina en Guillena- y hoteles históricos que convierten sus opciones de alojamiento en una acertada elección para dormir durante el recorrido por la provincia.

Visitas guiadas

Si estás interesado en tours y excursiones organizadas a los pueblos, yacimientos y otros lugares de interés de la provincia de Sevilla nos puedes escribir para darte más información de empresas que lleven a cabo estas actividades.

Te ha gustado? Comparte este viaje !

Escribe un comentario!! (Vamos...es gratis y nos hace ilusión saber que te ha parecido.