Viaje a las islas Azores. Faial, Pico y São Jorge

La isla de Pico. El fantástico volcán desde la carretera que atraviesa el Planalto de Piedade a Madalena

El grupo central del archipiélago portugués de las Azores esta compuesto por cinco islas, pero sólo tres forman el llamado Triángulo de las Azores. Son Faial, Pico y São Jorge, que se encuentran muy cerca y, entre ellas  funcionan todo el año conexiones de ferry. De hecho, las ciudades de Horta y Madalena, en Faial y Pico, se encuentran separadas por un estrecho de sólo 8 kilómetros. Pensar en un viaje que integre las tres islas es factible en este caso, pero hay que pensar en dedicar al menos 3 o 4 días a cada isla para descubrir lo esecial del Triángulo de las Azores.

Viajar al Triángulo de las islas Azores es descubrir tres islas completamente diferentes en tamaño, forma, edad geológica y patrimonio natural. Es descubrir sitios naturales espectaculares y diversos, como Caldeira, el Volcán de Capelinhos, la Montaña de Pico, la Cueva de Torres, los Misterios y sus erupciones, y las Fajãs de São Jorge. O paisajes hechos por el hombre, como el Paisaje vinícola de Pico, Patrimonio de la Humanidad. 

Las fajãs de São Jorge ocupan una buena parte de su territorio. Fajã dos Vimes

Recomendamos alquilar un coche y recorrer las carreteras de las tres islas despacio, hacer paradas en pueblitos costeros, visitar sus iglesias y monumentos, relajarse en las piscinas naturales y en las playas de arena negra, probar las especialidades de la cocina azoriana en restaurantes. Perderse por caminos o pistas forestales para llegar a faros perdidos, conos volcánicos, lagunas en cráteres o prados verdes donde pastas las vacas azorianas. Pararse en mil y un miradores y subir a las cumbres para contemplar la furia del Atlántico.

Hacer una excursión para avistar ballenas y delfines, hacer snorkel y submarinismo en piscinas de aguas cristalinas, visitar los museos de los balleneros, degustar el vino de Pico, el Café Nunes, el único café de Europa o entrar al mítico Peter Café Sport. Y, sobre todo, hacer mucho senderismo: recorrer los conos volcánicos de Faial, subir al volcán de Capelinhos, al Volcán de Pico y al Pico da Esperança, y hacer rutas por las “fajãs” de la isla de São Jorge. 

La naturaleza espectacular de la isla de Faial. Mirador de Lajinha

Estos paisajes volcánicos, este mar, la vegetación frondosa, los pueblos y sus gentes les conquistarán y querrán regresar a este Triángulo mágico de las Azores. Como siempre regresan los marineros a Faial y al Peter Café, no sólo porque es una escala obligada entre América y Europa, sino porque ya se enamoraron de estas islas hace tiempo.

Cómo llegar. Vuelos a las islas del Triángulo Central de las Azores.

Mapa de las islas Azores

Las islas Azores a veces plantean dificultades para conseguir vuelos económicos y accesibles. En verano suele haber vuelos directos entre España y la isla de São Miguel, que es la puerta de entrada a las islas Azores. Para llegar a las islas del Triángulo Central, hay dos posibilidades: volar entre España y la isla de São Miguel, y allí ir en avión a cualquiera de las islas del Triángulo, u optar por ir en ferry. La otra opción es volar desde un aeropuerto de Portugal continental, Oporto o Lisboa a los aeropuertos de Pico y de Faial. A veces incluso hay que hacer una escala en el aeropuerto de Ponta Delgada. Los vuelos desde Lisboa tardan entre 2 horas y media o 3, dependiendo de la isla y las escalas que sean necesarias.

Nosotros optamos por ir desde España al aeropuerto de Lisboa y de allí en un vuelo directo al aeropuerto de Horta, en la isla de Faial. Aunque los vuelos no son muy largos, menos de una hora desde Madrid y menos de dos horas desde Lisboa, el viaje puede ocupar todo el día a causa de las escalas. Aún así, como salimos por la mañana hacia las Azores y, gracias al desfase horario de dos horas, llegamos sobre las 5 de la tarde y, como la recogida del coche de alquiler en el pequeño aeropuerto de Faial no fue larga, disfrutamos de unas horas todavía para visitar un pedacito de la isla de Faial y caminar por la ciudad de Horta.

Cómo viajar entre las islas Faial, Pico y São Jorge. Ferries

Los ferries que comunican las islas Azores del Triángulo. Ciudad de Horta, Faial

Ya lo hemos dicho, los únicos ferries que verdaderamente funcionan y lo hacen todo el año, son los que comunican las tres islas del grupo central. El trayecto entre Horta y Madalena, de Faial a Pico, tarda una media hora y hay varios al día. El ferry entre Madalena y Velas, en São Jorge, tarda 1 hora y 20 minutos, además la cadencia es menor.

Se puede transportar el equipaje, por supuesto, pero hay que facturarlo sin costo, antes de comenzar el viaje. Bajo ciertas condiciones y, siempre dependiendo de la compañía de alquiler de coches, es posible trasladar el vehículo de una isla a la otra. Pregunte a su compañía en el momento de alquilar el coche.

Qué ver en la isla de Faial.

Mapa de la isla de Faial. Pinchar para ampliar

La isla de Faial es la más pequeña del triángulo. A pesar de ello, hay mucho que ver y hacer, la ventaja es que las distancias son cortas. Nada más pisar tierra, descubrimos el Mirador de Lajinha, junto al aeropuerto, con panorámicas bellísimas de la costa de Faial. Acantilados espectaculares y formaciones rocosas extrañas como Pedra Furada. Caminamos por antiguas lenguas de lava para admirar la belleza volcánica de esta isla azoriana.

El paisaje fascinante del Volcán de Capelinhos

La ciudad de Horta fue nuestro campamento base y también la ciudad que descubrimos mil veces, porque en cada paseo conocimos algo sobre ella. Fue un puerto de importancia mundial hasta el siglo XX, ya que todos los barcos que volvían de América tenían que hacer escala en las Azores. La historia de la conocida como Ciudad-Mar es apasionante, pues está ligada a la navegación, el comercio, las telecomunicaciones (los cables submarinos), la aviación y la industria ballenera. La visita al Museo de Historia de Horta es imprescindible para conocer la historia de la isla de Faial desde su poblamiento, y para entender el porqué Horta fue y es una ciudad cosmopolita donde convivieron culturas de distintos lugares del mundo. Museos, edificios, barrios de expatriados, donde vivían los representantes de compañías y navieras muestran el esplendor del pasado de Horta. Hoy sigue siendo un puerto importante para veleros en travesías que se reúnen en el Peter’s Café. 

Horta, una ciudad colorida. El Peter Café, un lugar de encuentro internacional

Disfrutamos de los paseos por una de las Marinas más activas del mundo partiendo de la abrigada bahía donde se asienta la ciudad, y de las vistas privilegiadas a la isla de Pico. Adentrándonos por las calles del casco antiguo en busca de los monumentos más destacados. Pero también descubrimos la otra bahía de Horta, la de Porto Pim, donde está la Fábrica de la Ballena y la Casa de los Dabney. Y después subimos al Monte da Guia para contemplar la capital de Faial desde las alturas.

A las afueras de Horta, está el Jardín Botánico de Faial, especializado en las especies endémicas de la isla. Una visita recomandable para darse cuenta del gran número de especies invasoras que desgraciadamente ocupan una buena parte de las islas Azores.

La ciudad de Horta, capital de Faial desde el Monte da Guia

Les recomendamos dar una vuelta en coche a la isla sin prisa. Nosotros comenzamos en el Mirador de la Espalamaca, con un baño en la playa de Almoraxife, parando después en pueblos, como Praia do Norte, puertitos y piscinas naturales. Nuestras favoritas las Piscinas de Varadouro.

La península dos Capelinhos y su faro, donde se encuentra un memorial de la última erupción volcánica, son indispensables. En el modernísimo Centro de Interpretación del Volcán de Capelinhos aprendemos más sobre la geología y el vulcanismo de las Azores. Subimos a la montaña que se sitúa frente al faro, resultado de la erupción y del volcán que surgió del mar. Un paisaje fascinante que parece de otro mundo.

El Faro de Capelinhos

Siguiendo con el vulcanismo, les recomendamos visitar la Caldera de Faial, inmenso cráter de 7 km de circunferencia que conforma el esqueleto de la isla. El interior sólo se pude visitar con guía. Nosotros hicimos esta ruta corriendo, ¡qué deportista no querría correr alrededor de un volcán!. Los amantes del senderismo pueden hacer la ruta PRC06 FAI – Dez Vulcões, una gran ruta de 19 kilómetros entre la Caldeira y el Volcán de Capelinhos, o al menos algún tramo del alineamiento de volcanes o “cabeços” que hay entre ellos.

Mirador de la Caldeira de Faial

Por último, los museos y edificios relacionados con la caza de la ballena también son muy interesantes. Hoy la ballena esta protegida, por supuesto, y muchas empresas organizan salidas para avistarlas. Por fin, disfrutamos a menudo de las vistas de la vecina isla de Pico desde cualquier lugar de la isla de Faial, especialmente desde Horta, que son impresionantes cuando el día está despejado.

Qué ver en la isla de Pico.

Mapa de la isla de Pico. Pinchar para ampliar

La isla de Pico es la segunda más grande de todo el archipiélago portugués. Las distancias son mayores, pero también aquello que visitar y de lo que maravillarse. Destaca el coloso de su volcán, la Montanha de Pico, que llega a casi 2400 metros de altura y es la cumbre del país luso. La ascensión al volcán es, sin duda una experiencia inolvidable, y totalmente recomendable. Por supuesto, hay que estar acostumbrado al senderismo y tener una buena forma física. La ascensión se puede hacer en solitario, pero se recomienda contratar un guía y hacerla en grupo. No es demasiado dura, teniendo las condiciones físicas que comentamos, pero sí larga. 

El impresionante Volcán de Pico, omnipresente a lo largo de nuestro viaje

El otro gran atractivo de la isla son sus viñas. La Denominanción de Origen do Pico da uno de los vinos más raros y deliciosos de Portugal. La Isla de Pico es la más “joven” del archipiélago y los efectos de las erupciones mucho más visibles. Durante su colonización en el siglo XVI hubo que limpiar muchos kilómetros cuadrados de coladas de lava para crear espacios para el cultivo. La solución fue apilar estas piedras creando centenas y centenas de kilómetros de muros. También hubo que traer tierra de la isla de Faial, ya que no había sustrato. A pesar de ello, la viña fue la única planta capaz de desarrollarse en las pocas grietas rellenadas con tierra. Hoy varias zonas de la isla están incluidas en el Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO por su valor histórico, cultural y antropológico. La vista se pierde entre los “currais”, esas parcelitas con muros de piedra lávica que abrigan a viñas de apariencia triste, pero que producen vinos únicos, de variedades que han evolucionado y se han adaptado a la isla. La crisis de la Filoxera fue terrible a finales del siglo XIX, pero hoy se ha recuperado el cultivo de la viña y, a pesar de tener una producción limitada, la calidad es muy alta.

Paisaje Protegido de las Viñas de Criação Velha

Descubrimos los sitios históricos de Lajido da Criação Velha y Lajido de Santa Luzia, donde se siguen recuperando viñedos. Y el magnífico y premiado edificio de Azores Wine Company, rodeado de “currais” donde se desarrollan castas autóctonas de las Azores. Una cata de varios vinos de Pico y una degustación de especialidades gastronómicas azorianas en su ultramoderno restaurante, nos acercó a los sabores de la isla.

Madalena, la capital, es una muy tranquila ciudad, nada que ver con Horta. Por ello, quizá, lo más interesante es alojarse en alguno de los hoteles boutiques que han surgido a lo largo y ancho de la isla y de los que hablaremos después. No obstante, en Madalena hay que visitar el Museo do Vinho do Pico, situado a las afueras. Allí se cuenta la historia del vino y de la isla, además de ofrecer una especie de jardin botánico con viñas en sus “currais” y dragos centenarios. Las fotos son muy bonitas desde el mirador rojo que contempla la isla de Faial.

El mirador del Museo del Vino de Faial

Otra visita imprescindible, cercana a Madalena y de Criação Velha, es la bajada a la Gruta das Torres, uno de los mayores tubos de lava de Europa.

Además de visitar el volcán de Pico y ascender al último cono, llamado “Piquinho”, recomendamos la carretera del Planalto (la meseta central), por la que atravesamos toda la isla desde Piedade hasta Madalena. Una carretera solitaria que mira a Pico en todo momento, y recorre paisajes de turberas verdes donde pastan vacas, únicos habitantes de esta zona. También subimos al Planalto Central por pistas forestales que ascienden desde la costa, o que siguen la línea de pequeños volcanes que van desde el gigante Pico hasta Piedade. Son pequeñas carreras de montaña, por lo que, si su coche es muy bajo, no se lo recomendamos. Numerosas lagunas volcánicas, veladas a menudo por la niebla, y paisajes increíbles nos acompañan hasta Piedade en el este de la isla.

Lajes do Pico

Visitar el antiguo pueblo ballenero de Lajes do Pico en el centro de la costa sur es otra pista a tener en cuenta. Este puerto fue uno de las principales bases balleneras de las islas Azores. Desde el mismo puerto salimos en una emocionante excursión en barco para avistar delfines, ballenas y cachalotes.

Avistamiento de delfines y ballenas en la isla de Pico. Con AquaAçores

En Pico, la vuelta a la isla por la carretera costera será más larga que en Faial, pero también es recomendable, haciendo paradas y descubriendo pequeños pueblecitos, piscinas naturales, “currais” de viña y restos de construcciones ligadas a la viticultura.

Qué ver en la isla de São Jorge.

Mapa de la isla de São Jorge. Pinchar para ampliar

La isla de São Jorge es quizá la más desconocida de estas tres islas Azores, al ser la menos poblada y la más abrupta. Una carretera la recorre de oeste a este siguiendo la línea de volcanes que crearon la isla. A ambos lados en la costa norte y sur hay empinadas bajadas que llevan a las 72 Fajanas o Fajãs. Las Fajãs son llanuras costeras creadas por coladas volcánicas o derrumbamientos. Estrechas franjas planas arropadas por escarpados acantilados que contrastan con el relieve complicado del resto de la isla. En estas fajãs se establecieron los primeros colonos, por ser las zonas más accesibles desde el mar, y las que ofrecían espacio suficiente para cultivar. Son zonas muy fértiles, protegidas por los acantilados, y por tanto, con microclimas que permiten el cultivo de frutos tropicales, patatas, frutales y castaños, pero también las únicas plantaciones de café de toda Europa: es el café de la fajã dos Vimes).

Las fajãs de la isla de São Jorge son de una belleza espectacular

Velas, la capital de la isla de São Jorge, es una pequeña ciudad menos animada todavía que Madalena, pero que tiene un coqueto casco antiguo con algunos monumentos interesantes, restaurantes y cafés. São Jorge es la isla del senderismo, sin duda. En la costa norte destacamos varias fajãs, que pueden verse desde espectaculares miradores, llegar en coche o a pie por bellísimas rutas de senderismo. Recomendamos la Fajã do Ouvidor, con la piscina natural de Simon Dias (cuidado con el estado del mar). A la Fajã dos Cubres llegamos caminando desde la Fajã de la Caldeira de Santo Cristo, la más conocida. Esta ruta de senderismo la hicimos desde la meseta central, un paseo magnífico por la naturaleza agreste de la isla de São Jorge. Montañas, acantilados, cascadas, el mirador a la fajã… Y, al final la laguna de la Caldeira de Santo Cristo, donde no es posible bañarse, pero es el único lugar del archipiélago donde crecen almejas, que pueden degustarse en restaurantes allí mismo.

El único café de Europa está en la isla de São Jorge

Recomendamos una vuelta a la isla en coche, yendo a su extremo oeste: la Ponta dos Rosais, con su faro, un lugar muy especial con vistas de cuatro de las islas Azores y unos acantilados espectaculares. En la costa sur tenemos las fajãs de São Jõao; Fajã dos Bodes y la Fajã de Vimes, donde probamos el único café europeo en el Café Nunes. Muy recomendable es visitar el Pico da Esperança, cumbre de la isla con 1053 metros de altitud, a la que se puede llegar en coche o haciendo senderismo. Se trata de un precioso volcán con su cráter inundado y que permite ver toda la linea de volcanes alinieados. Precioso lugar para las fotografías. En la Ruta por el pico da Esperança se pueden ver las cinco islas de Grupo Central, Pico, Faial, Graciosa y Terceira, además de la propia São Jorge. Ya en el extremo sureste, la Punta do Topo también hay piscinas naturales y se puede ver isla Terceira.

El paisaje de la isla de São Jorge desde el Pico da Esperança

Dónde dormir en la isla de Faial

El Hotel Azoris Faial Garden contempla la isla de Pico

Desde el magnífico y céntrico Hotel Azoris Faial hay panorámicas alucinantes de la isla de Pico

Escogemos el Hotel Azoris Faial Garden, un magnífico alojamiento en la isla de Faial por las vistas fasntásticas a la isla de Pico. Cada mañana desayunamos en la terraza del Hotel Azoris Royal Garden mirando al mar, viendo cómo la niebla juega con el Piquinho, cómo lo cubre totalmente o lo deja al descubierto, dejándonos con la boca abierta. Pero también lo escogemos porque se encuentra en el antiguo barrio francés y todavía mantiene el estilo arquitectónico de aquella época. Además, el Hotel Azoris Faial Garden está a un paso del centro histórico de la isla de Faial. Desde la parte del hotel que mira a la Marina y a la isla de Pico, donde está la piscina, hay un paso que nos lleva directamente a la calle del célebre Peter Café Sport.

Descansamos bien en las habitaciones confortables con terraza privada, disfrutamos de noche de la piscina, el jacuzzi y la sauna, que nos recordó por un momento a nuestros viajes por Finlandia. Los menús matinales, abundantes, deliciosos, nos permitieron probar algunas de las especialidades de la cocina azoriana.

Reservar alojamiento en la isla de Faial

Para alojarse en el Hotel Azoris Faial Garden, pinche aquí.

Dónde dormir en la isla de Pico

Lava Homes, lujo rural en el norte de la Isla de Pico.

Alojamiento rural de lujo en la isla de Pico

Paisaje sublime, sosiego, diseño elegante, lujo rural,…podríamos poner muchos calificativos positivos a uno de los mejores alojamientos en los que hemos estado. Lava Homes es resort turístico rural situado en una pequeña aldea situada en la parroquia de Santo Amaro, en Terralta, al norte de la isla de Pico. Un conjunto de casas rurales de lujo con sus terrazas y jardines situadas en una localización única: una zona escarpada con vistas privilegiadas al mar, a la cercana isla de São Jorge, a las bahías de Santo Amaro y al Volcán de Pico. En el panorámico Restaurante Magma, diseñado con grandes ventanales con vistas, se pueden degustar exquisiteces de la gastronomía de las islas Azores.

En Lava Homes hemos encontrado lo que más nos gusta en un alojamiento: emplazamiento en un entorno paisajísitio de gran belleza y entorno rural tranquilo, con acceso a rutas de senderismo, pequeños pueblos donde fundirse con los habitantes. Casas rurales ecológicas y de diseño contemporáneo, con habitaciones muy luminosas y vistas fabulosas al mar y la isla de São Jorge, terraza panorámica, jardines subtropicales y piscina con vistas. Lava Homes es un alojamiento donde quedarse una larga estancia, incluso en invierno.

Dónde dormir en la isla de São Jorge

Hotel São Jorge Garden, vistas al mar y a las islas de Pico y de Faial.

Vistas de la Vía Láctea y de Faial desde el Hotel de São Jorge Garden

Otro hotel con panorámicas magníficas al mar y a las islas de Pico y de Faial: el Hotel São Jorge Garden, uno de los hoteles más grandes de la isla de São Jorge, situado en Velas, la capital de São Jorge, a unos minutos del centro. Sus habitaciones tienen terrazas y vistas. Recordamos las noches estrelladas de la isla de São Jorge, con poca contaminación lumínica, haciendo fotos fantásticas del firmamento y de la Vía Láctea. O el sonido del mar y los chillidos de los jovenes camachuelos que apenas acababan de nacer. Y, por las mañanas, desayunos abundantes en un salón luminoso que da a la piscina, probando algunas especialidades de pastelería de la isla de São Jorge, como esas rosquillas llamadas “Espécies”.

Cómo moverse en las islas del Grupo Central. Faial, Pico y São Jorge

En cada una de las islas del Grupo Central de las Azores, y también en la isla de São Miguel nos movimos en coche de alquiler, ya que es la mejor forma de descubrir las islas y recorrerlas en un road trip fascinante.

Alquilar un coche en Azores es imprescindible

Alquilar un coche en las islas Azores. Ilha Verde Rent a car

IlhaVerde Rent a car es una de las compañías de alquiler de coches que hay en las islas Azores y ofrecen un excelente servicio. Nos movimos en cada una de las islas en sus coches, reservándolos con antelación y recogiéndolos en las oficinas que tienen en los aeropuertos o en los puertos desde donde salen los ferries.

¡Hasta la próxima, Faial, Pico y São Jorge!

¡Hasta la próxima Azores!

Nos despedimos de este triángulo de islas que, como las Bermudas, nos ha atrapado, pero aquí en sentido figurado, para que regresemos. Porque querremos volver al Peter Café, a mirar cómo la niebla juega con el Piquinho mientras contemplamos la isla de Pico desde Faial. Querremos mirar otra vez la Caldeira desde le mirador sin bruma, bañarnos en las piscinas de Valadouro y en las playas de Almoxarife y de Porto Pim, y ver de nuevo el paisaje lunar de Capelinhos. Y hacer la ruta que no hicimos por el alineamiento de conos volcánicos.

Querremos volver a Pico para avistar esta vez un cachalote, volver a comer en el magnífico restaurante de Azores Wine Company y degustar ese vino de Pico que nos recuerda a los vinos canarios. Contemplar de nuevo la isla de São Jorge desde el norte agreste de la isla, recorrer la carretera entre Piedade y Madalena, y caminar entre los “currais” de viña. Y, claro, subir a la cima más alta de Portugal, al volcán dormido de Pico.

Querremos por fin ver nuevas fajãs en la isla de São Jorge y descender por esos acantilados espectaculares, y recordar esos quesos y ese café únicos. Y subir de nuevo a la cima del Pico da Esperança para ver cinco de las islas Azores.

¿Cuántos días para visitar las islas del Triángulo: Faial, Pico y São Jorge? 

Alineamiento de volcanes o “cabeços” típico de las islas Azores. En el Planalto Central de Pico

Recomendamos al menos unos 12 días para visitar las islas de Faial, Pico y São Jorge, incluyendo los desplazamientos en avión y en ferry. En primer lugar, hay que tener en cuenta los días para la ida y la vuelta, y también los viajes en ferry (o en avión) entre las islas. Además del tiempo para recoger los coches de alquiler y el desplazamiento a los alojamientos de cada una de las islas del Triángulo de las Azores. 

Y, por otro lado, hay que decir que lo esencial de las islas no se ve en un sólo día. Es cierto que se puede hacer un tour de un día por cada una de las islas con paradas en sitios imprescindibles. Pero podemos decir, tras nuestro viaje por Faial, Pico y São Jorge, que las islas del Triángulo de las Azores tienen mucho que ver, muchas rutas de senderismo que descubrir y sitios naturales asombrosos que disfrutar. Además de museos interesantes, pueblos pintorescos, ciudades con encanto – sobre todo Horta -. Y actividades, como avistamiento de cetáceos y de aves, snorkel, parapente, canyoning, baños en playas de arena negra y, sobre todo, en magníficas piscinas naturales. Sin hablar de degustar su gastronomía y sus vinos.

Desde lo alto del Vocán de Pico. Excursión con TripixAzores

En definitiva, si es posible, quédense unas dos semanas en las islas del Grupo Central de las Azores, para disfrutarlas al máximo. Aún así seguro que volverán. Nosotros estuvimos 13 días, 3 completos en Faial – más 1 contando la llegada, con tarde libre – , 5 días en Pico – la mañana del primero ocupada en el ferry y el desplazamiento al alojamiento -; y 4 días en São Jorge – parte de la mañana en el ferry, el alojamiento estaba cerca -.

¿Cuál es la mejor época para viajar a las islas de Faial, Pico y São Jorge?

Viajar en verano a las islas de Faial, Pico y São Jorge es una buena opción, puesto que esta estación del año es la que tiene un clima más estable, con las mejores temperaturas del año y menos lluvias. A partir de octubre comienza la temporada de lluvias y el tiempo es menos estable, aunque es cuestión de suerte, ya que nosotros viajamos de finales de septiembre a octubre y tuvimos un tiempo excelente en las islas del Grupo Central de las Azores, y la inestabilidad comenzó a mediados de octubre en la isla de São Miguel, donde llovió algunos días.

Los meses de octubre a abril el tiempo es pues más inestable y los días más cortos, por lo que no se puede aprovechar tanto. A partir de primavera hasta septiembre, es una buena época para viajar a las islas Azores. De todos modos, a veces, viajando en otros períodos del año, puede hacer buen tiempo. Además las temperaturas son siempre buenas (con máxima media anual de 19,5º C y mínima media anual de 14,4º C; en agosto la máxima llega a los 25º C), ya que tienen un clima subtropical.

Excursiones /tours de un día a las islas de Faial, Pico y São Jorge

Avistamiento de cetáceos en las Azores

Para aquellos viajeros que no dispongan de mucho tiempo para visitar las islas del Triángulo de las Azores, hay excursiones que hacen un tour en autobus por cada una de ellas. Se puede tener una visión general de los imprescindibles. En el Tour por Faial: Horta, Capeliños, la Caldeira, algo de la costa norte y Horta. En el Tour por Pico, Madalena, los paisajes vitivinícolas, el Museo de los balleneros y algunas degustaciones del Vino de Pico y productos gastronómicos. Y en el Tour por São Jorge, de la Ponta dos Rosais (al oeste) a la Ponta do Topo, paradas en los miradores de las Fajãs principales (pero sin poder hacer las rutas de senderismo): la Fajã de Cubres y la Fajã de la Caldeira de Santo Cristo, así como la Fajã do Ouvidor y la piscina natural Simão Dias; la Fajã dos Vimes para probar el café de São Jorge. Y una degustación del queso de São Jorge.

Un buen comienzo para hacer boca, ya que seguro que las islas les conquistarán y querrán regresar. Nosotros, desde luego, recomendamos descubrir Faial, Pico y São Jorge tranquilamente, con tiempo.

Agradecimientos

Agradecemos este viaje a las islas Azores del Grupo Central: Faial, Pico y São Jorge a Visit Azores y todo el equipo que organizaron el programa. Y, por supuesto, a las empresas que nos apoyaron: Hotel Azoris Royal Garden, Lava Homes, Hotel São Jorge Garden; Ilha Verde Rent a Car.

Gracias también al nieto de Peter, del Peter Sport Café de Horta (isla de Faial) por contarnos su historia y mostrarnos las obras de arte del Museo Scrimshaw; al director del Museo de Horta, el arqueólogo José Luis Neto y al historiador Tiago Simões da Silva porque escuchándolos aprendimos mucho sobre la historia del Poblamiento de la isla de Faial, sobre historia, etnografía. Obrigado Tiago por llevarnos de visita guiada por los edificios antiguos del casco viejo de Horta, ¡un placer!. Gracias al personal del Centro de Interpretación del Volcán de Capeliños por contarnos la historia del volcán.

Gracias a Futurismo Adventures, que nos llevó a recorrer el Paisaje de las Vinhas de Pico; a Aqua Açores, con quien nos embarcamos para avistar ballenas en la isla de Pico; a TripixAzores y a Raisa de Oliveira, que nos llevaron hasta lo alto del Volcán de Pico; a la familia Nunes que nos mostraron su plantación de café, el único que se cultiva en Europa, que degustamos junto con algunas especialidades dulces de la isla realizadas por la madre. Gracias a Dina Nunes, de Discover Experience, por enseñarnos tanto sobre la isla de São Jorge y llevarnos de visita a las fábricas de queso (Cheese Factory Uniqueijo y Queijaria Canada).

Te ha gustado? Comparte este viaje !

Escribe un comentario!! (Vamos...es gratis y nos hace ilusión saber que te ha parecido.