Trekking por el glaciar Vatnajökull. Islandia, tierra de hielo I

Trekking por el tercer glaciar más grande del mundo: Vatnajökull

Islandia es un país de hielo, lo descubrimos cuando nos adentramos a la soledad de la laguna glaciar de Jökulsárlón, donde errantes icebergs nos hablaban de la deriva del planeta. O en una cueva glaciar en Vatnajökul, donde el frío hielo parece acogedor con su luz azul. Constatamos esta idea una vez más, caminando por la lengua glaciar Fallsjökull, que forma parte del inmenso glaciar Vatnajökull, uno de los más grandes de Europa.

Soñábamos con caminar algún día por un glaciar, sentir el hielo bajo los pies y adentrarse en un lugar extraordinario. Mirando atrás pienso que en Islandia cumplimos varios de esos sueños de viajes a lugares fantásticos: nos adentramos en las entrañas de la tierra buceando en las aguas heladas de la falla de Silfra, bañándonos en las aguas hirvientes de la Laguna Azul, viendo salir grandes fumarolas del geositio de Gunnuhver, en la Península de Reykjanes. Caminamos por campos de lava, subimos a volcanes extintos y vimos paisajes de fiordos,…Y lo mejor de todo, recorrimos Islandia en campervan, perdiéndonos y encontrándonos en los lugares más inhóspitos y fascinantes que conocimos nunca.

El silencio reina en el glaciar Vatnajökull

Hay algo que tienen en común todos estos paisajes de Islandia, y es el silencio que parece que se instaló en ellos en el momento en el que la tierra dejó de explotar. Cuando comienzas a andar por el glaciar Vatnajökull, entras como en otra dimensión, en otro mundo donde reina el silencio, donde parece que el mundo pide una tregua. Tan solo el crujido del hielo en contacto con los crampones que se calzó todo el equipo antes de salir, el de los bastones clavándose en la nieve helada mientras avanzamos y el aliento de los exploradores ávidos por conocer estos mundos de hielo.

La quietud es total, y hasta el ritmo del grupo es cadencioso, pausado, como si hubiera una ley no escrita que prohibiese la premura. Armoniosos marchamos en fila india siguiendo los pasos acompasados de nuestro guía, una hilera de colores que se pierde el horizonte blanco del glaciar Vatnajökull.

La inmensidad del glaciar Vatnajökull, el más grande de Europa

En realidad iniciábamos una ruta de trekking por la lengua glaciar Fallsjökull, una lengua del gigante de hielo Vatnajökull, el glaciar más grande de Europa, que se extiende a lo largo de 8100 kilómetros cuadrados (un 8% de la superficie total de Islandia). El glaciar Vatnajökull se sitúa sobre una cadena de volcanes que llegan a los 2000 metros de altitud, como el Bárdarbunga o el Grímsvötn.

Preparados con piolets y crampones para caminar sobre el glaciar

En torno al mayor glaciar de Europa se creó en 2008 el Parque Nacional de Vatnajökull, de 12 mil kilómetros cuadrados, un proyecto de conservación de la naturaleza de Islandia donde pueden observarse los efectos de amplio alcance de Vatnajökull. La variedad de los paisajes del parque es inmensa, y es un lugar único en el que interactúan las fuerzas combinadas de los glaciares, los cascotes de hielo, los ríos, la energía geotérmica y la actividad volcánica subglacial.

El Parque Nacional Vatnajökull se divide en cuatro zonas, la zona norte, donde está la caldera del volcán del Askja, el cañón de Jökulsárgljúfur; la zona este, con las montañas de Kverkfjöll, el noroeste del glaciar Vatnajökull; la parte sur, donde se encuentra la bellísima laguna glaciar de Jökulsárlón, que visitamos en nuestro periplo giroscópico; y la parte occidental, que ocupa el suroeste del Vatnajökull, con los cráteres de Lakagígar y Langisjór. Todas ellas tienen centros de visitantes.

Para comenzar nuestra aventura de trekking por Vatnajökull, nos dirigimos al Centro de visitantes de Skaftafell, desde donde parten las excursiones al glaciar, además de otras a la cueva de cristal de Svmnafellsjvkull y a la cascada de Svartifoss.

Caminando por un pedacito del gigante Vatnajökull: la lengua glaciar Fallsjökull

Tan sólo nos asomábamos a la inmensidad de este titán blanco que es el glaciar Vatnajökull, y aún así nos parecía que íbamos a abarcarlo todo, como si fuera posible. Cuando llevas una buena hora viendo solo hielo, ya te sientes como si estuvieras en otro mundo donde solo existe el frío y el crujir de la nieve congelada bajo nuestras huellas. La mayoría de las rutas de trekking por Vatnajökull, sobre todo las de menor dificultad, se encuentran en las lenguas glaciares, no se adentran al gigante de hielo. Pero aún así, tienes la sensación de perderte en ese blanco interminable.

La inmensidad del glaciar Vatnajökull. Caminando por la lengua glaciar Fasjökull

Si intentamos apurar el paso, todo se complica, ya que la superficie del glaciar está dura y no es nada fácil correr por ella. Cuando la sensación de agorafobia se acrecienta, miramos atrás para ver el mar, que está muy cerca y los vastos campos de lava, las vistas panorámicas de las montañas circundantes son espectaculares. Y hacia delante la vastedad glaciar Vatnajökull con sus extrañas formas hechas de montículos y surcos, que en algunas partes parecen azules. También nos parecían azules los pequeños icebergs de la laguna glaciar de Jökulsárlón, la cual es un pedazo más de Vatnajökull, resultado del deshielo de sus aguas.

A medida que avanzamos, los contrastes se hacen más evidentes, así como la magnitud del glaciar, donde se esculpen formas imposibles. En algunas zonas el hielo parece ceder, entonces hay que ser prudentes para no romper el hielo y hundir los pies en el agua. Precisamente en esas zonas las tonalidades de azul son más intensas.

La belleza del glaciar Vatnajökull

La belleza del conjunto es asombrosa. El grupo todavía se queda un buen rato disfrutando de un paisaje que sabe que no volverá a ver en mucho tiempo. De diversos lugares del mundo, el pequeño grupo de viajeros que hoy se lanzaron a descubrir un trocito del glaciar Vatnajökull se siente unido de alguna forma por el sentimiento de estar antes una auténtica joya natural.

Por otra parte, somos conscientes de las dramáticas transformaciones que sufrió el glaciar Vatnajökull a lo largo del tiempo. Nuestro guía nos cuenta que durante la llegada de los primeros pobladores a Islandia, el glaciar estaba ubicado unos 20 kilómetros más al norte, y fue reculando a partir de 1900 y más intensamente en los últimos años debido al calentamiento del planeta.

Inmersos en nuestros pensamientos retornamos poco a poco por la lengua glaciar Fallsjökull, abrumados por la belleza fascinante de este sobrecogedor paisaje, felices por haber pisado un glaciar por primera vez, pero a la vez entristecidos porque sabemos que cuando volvamos dentro de unos años Vatnajökull ya no será igual. Su forma actual ya no será la misma, y si el ser humano continúa con sus acciones contra la naturaleza, poco a poco irá desapareciendo esta belleza que presenciamos ahora.

Mientras otros grupos de exploradores inician la marcha hacia el glaciar Vatnajökull, nosotros caminamos en silencio hacia el final de la ruta, llegando de nuevo al campo de lava. Nos quitamos los crampones y dejamos de oír el ruido característico que hacían contra la nieve y al que ya nos habíamos habituado. Es como una señal, como si ya en ese momento se hubiera perdido algo de lo que fue Vatnajökull. La próxima vez volverá a conmovernos este gigante de hielo, pero sabremos que no será el de nuestro primer viaje a Islandia.

Informaciones prácticas. Trekking por un glaciar en Islandia

Las empresas que organizan excursiones y trekking por el glaciar Vatnajökull ofrecen equipamiento básico para el explorador: crampones, casco, arnés y piolet, así como botas de monte e incluso chaquetas. Pero se da por sentado que, si viajan a Islandia, llevarán consigo una indumentaria adecuada.

De regreso del trekking por el glaciar Vatnajökull. Atravesando campos de lava

Nosotros realizamos una ruta de tres horas, pero hay trekkings de varios días en los que se recorren muchos kilómetros y se duerme en albergues.

Las excursiones parten del Centro de visitantes de Skaftafell, que se encuentra en el Parque Nacional Skaftafell. Es mejor llegar media hora antes de la salida para prepararse antes de que un autobús los lleve a la lengua glaciar Falljökull.

Hay otras opciones de excursiones, como escalada en hielo, visita a cuevas de hielo,…Los paseos sobre glaciares son de dificultad baja, aptos para niños de más de 10 años. Para los viajeros más acostumbrados a la montaña y el senderismo, les aconsejamos las excursiones más largas, para explorar más a fondo el glaciar Vatnajökull.

Reservar una excursión por el glaciar Vatnajökull

Si desean reservar una excursión por un glaciar, contáctenos.


Te ha gustado? Comparte este viaje !

Escribe un comentario!! (Vamos...es gratis y nos hace ilusión saber que te ha parecido.