Subir al cerro y la zona arqueológica de Tepozteco en Tepoztlán

El cerro del Tepozteco es uno de los lugares más impresionantes del Estado de Morelos, al sur de Ciudad de México, vigilando al pueblo mágico de Tepoztlán. En lo alto de una pequeña cordillera de corcovados los Xochimilcas, llamados Tepoztecas por su dios patrono, construyeron entre  los años 1150 y 1350 d.C un complejo religioso.

El Tepozteco es una de las excursiones habituales de fin de semana para los habitantes de México, y sorprende comprobar como gente de todas las edades y condiciones se animan a subir, a veces de forma inconsciente ya que la subida es exigente.

Subida al cerro Tepozteco
Subida al cerro Tepozteco

Historia del Tepozteco

Los estudios arqueológicos de las ruinas del Tepozteco han permitido asociar su construcción al  gobierno del tlatoani Ahuízotl de Tenochtitlan en els iglo XII. La pirámide era un lugar de culto y adoración de los guerreras mexicas a a Ometochtli-Tepoxtécatl, dios del pulque y la fertilidad de las cosechas.

Las excavaciones arqueológicas halaron un ídolo con la fecha “Dios Conejo” (representando al dios de la embriaguez Ometochtli, y que indica el año 1502 cuando murió este emperador) que los frailes destruyeron para evangelizar a los nativos.

Pirámide del Tepozteco
Pirámide del Tepozteco

La pirámide de casi diez metros de altura está formada por una base de dos cuerpos superpuestos y un templo en la parte superior. Las banquetas del altar en lo alto de la pirámide tienen decoraciones esculpidas con figuras de guerreros armados con escudos y flechas. Sobre ellas se depositaban las ofrendas en barro o piedra tallada que representaban a los guerreros. Algunos de los motivos grabados están relacionados Tepoztécatl como hachas, una olla de pulque, su escudo y un tocado; otros con un sacrificio, y otros símbolos del poder de los gobernantes como plumas, un jaguar, diademas reales y espinas de maguey.

Decoración de las salas de la pirámide del Tepozteco
Decoración de las salas de la pirámide del Tepozteco

Trece escalones estrechos permiten llegar a lo alto de la pirámide. El número no es una casualidad  ya que representa los trece cielos del universo mesoamericano y los trece días de la semana del calendario ritual o Tonalpohualli. Para bajar es necesario hacerlo de lado, de manera que no dé la espalda al dios.

En 1937 el gobierno de Lázaro Cárdenas lo declaró área natural protegida y cada año en el equinoccio de primavera grupos de creyentes en el más allá, chamanes, avistadores de ovnis y hippies llegados de todo el mundo, llevan a cabo un evento en la pirámide, con la “intención” de captar la energía positiva del templo.

Leyenda del Tepozteco 

Todas las culturas mesoamericanas están rodeadas de sus leyendas y el Tepozteco no es diferente. La leyenda cuenta que Tepoztécatl nació después de que una princesa quedase embarazada por el dios del viento Ehécatl – o por un pájaro o el agua del arroyo de Axitla en otras versiones alternativas-. Los padres de la princesa que no deseaban el niño lo abandonaron en un hormiguero, pero en vez de morir devorado por los insectos, estos le alimentaron con gotas de miel. Como no murió lo dejaron junto a espinoso maguey, que sin embargo lo envolvió con sus pencas alimentándolo con su savia de aguamiel. Finalmente lo depositaron en una caja para que el río Atongo se lo llevara, pero unos ancianos lo encontraron y lo cuidaron como un hijo.

Ya adulto, Tepoztécatl se convirtió en un brujo que adoraba al dios del viento, adquiriendo gran prestigio en su pueblo. Un día ante la amenaza de la serpiente florida Xochicálatl -a la que la tribu hacía sacrificios de ancianos para calmar su ira,- Tepoztécatl se ofreció voluntario para intercambiar a su padre adoptivo que había sido elegido para saciar el hambre de la serpiente.

Aunque fue engullido por la serpiente desde su interior rajó su piel y la venció, siendo aclamado, pero una discusión en la fiesta en la que el pueblo le homenajeaba termino con Tepoztécatl  sustrayendo el teponaztli (un instrumento musical similar a un tambor) y la chirimilla (una flauta). Furiosos fueron detrás de él para ajusticiarlo. Al llegar a Tepoztlán orinó sobre la montaña creando el barranco que precede a la subida al Tepozteco. Escaló y desde lo alto del cerro toco el teponaztli para desaparecer sin que nadie supiera su suerte. En su honor se construyó la pirámide en la montaña sagrada que recibió el nombre de Tepozteco.

Mural de la serpiente florida Xochicálat
Mural de la serpiente florida Xochicálat

Subida al Tepozteco

Nuestra paso por Tepoztlán nos permitió dedicar unas horas a subir al cerro del Tepozteco y visitar la zona arqueológica. Nosotros madrugamos para evitar el calor y al bajar nos encontramos a bastante gente con la lengua afuera, algunos vestidos con pantalones vaquero (en México de mezclilla), sandalias, zapatos de vestir, en fin, todo menos como se debe subir a la montaña. Muchas familias suben con los niños o gente edad avanzada que no está en buenas condiciones físicas para acometer la ascensión al Tepozteco.

Camino que asciende al cerro Tepozteco
Camino que asciende al cerro Tepozteco

La pirámide del Tepozteco está a 2.310 metros de altura, y el camino donde empieza la subida está a 1,715 m. por lo que en los dos kilómetros de recorrido el desnivel que se cubre es de 595 metros.

Tardamos 25 minutos en llegar hasta la entrada al yacimiento donde hay una verja que permanece cerrada hasta la apertura, pero lo normal es tardar entre 40 minutos y una hora si se asciende a un ritmo suave.

El mejor consejo es avisar de que la subida no es sencilla ya que a pesar de ser una ruta corta hasta el cerro, de 2 kilómetros, el desnivel es importante, y a pesar de que hay tramos donde el camino son escaleras, hay otros donde la lluvia ha desplazado las piedras y la gente no acostumbrada a hacer deporte o ir al monte se agotará. De todas formas para los perseverantes lo mejor es tomarlo con calma y hacer paradas para descansar. Por otro lado hay que añadir el condicionante de la altura que provoca que si vivimos en zonas a nivel del mar, podamos fatigarnos y notar como nuestro corazón acelera su latido. Alcanzamos la entrada que aún está cerrada, pero ya hay gente ansiosa por descubrir el yacimiento y la pirámide.

Entrada al yacimiento del Tepozteco
Entrada al yacimiento del Tepozteco

Después de un último tramo de escaleras pasada la verja alcanzamos la explanada desde donde ya vemos la pequeña pirámide.  Caminamos hasta la base y subimos las estrechas escaleras hasta lo alto donde están las dos salas decoradas que permitieron a los arqueólogos datar y atribuir la construcción a los xochimilcas.

Las vistas del valle de Tepoztlán desde la pirámide nos dan una paz absoluta, y los pequeños cerros en forma de corcovados parecen un experimento de la naturaleza.

Vistas desde el cerro Tepozteco
Vistas desde el cerro Tepozteco

Para sacar las mejores fotos de la pirámide podemos alejarnos un poco, y llegar hasta la zona donde están los restos de las viviendas donde se alojaban los sacerdotes. Desde allí la pirámide sobresale de la vegetación y además es mucho más tranquila ya que la gente se suele centrar en la pirámide.

Horarios de visita del yacimiento arqueológico del Tepozteco

Por mucho que se madrugue no es posible entrar al yacimiento antes de las 9 de la mañana. El horario es de Lunes a Domingo de 9:00 a 17:30 horas.

No está permitida la entrada de perros o mascotas en el recinto arqueológico, aunque si se puede hacer el recorrido de subida con ellos hasta la entrada.

Precio de la entrada

El precio de la entrada es de 50 pesos mexicanos. Los domingos la entrada es gratuita, pero ojo, solo para los ciudadanos mexicanos, así que si no somos muy güeros (rubios) y de piel claro es posible que los extranjeros puedan entrar gratis también.

Como llegar al Tepozteco

Desde Ciudad de México se tarda una hora y media aproximada -depende del tráfico- hasta Tepoztlán, con dirección Cuernavaca, hasta el desvío que indica Tepoztlán. Al llegar al pueblo mágico debemos atravesarlo hasta llegar al pié de los corcovados. Las indicaciones de la pirámide aparecen en varios puntos y ante la duda podemos preguntar a la gente. Continuaremos en coche hasta el estacionamiento de pago, y continuaremos a pie entre los puestos de comida y souvenirs que se colocan en las escaleras que dan comienzo a la ruta que sube al Tepozteco.

Indicaciones para llegar al Tepozteco
Indicaciones para llegar al Tepozteco

Mapa del yacimiento del Tepozteco

Te ha gustado? Comparte este viaje !

2 comentarios de “Subir al cerro y la zona arqueológica de Tepozteco en Tepoztlán

  1. Un resumen de un pequeño viaje placentero y con buen gusto; sin exagerar en bondades y en lenguaje sencillo, invita a visitar el lugar.. Como yo vivo acá les aseguro que serán bienvenidos.

Escribe un comentario!! (Vamos...es gratis y nos hace ilusión saber que te ha parecido.