El pueblo de Gernsbach en la Selva Negra

La Selva Negra tiene la fama de ser una de las zonas naturales más bellas de Alemania, y de conservar un patrimonio urbanístico medieval con un cuidado extremo. En nuestro viaje recorriendo algunos de sus famosos pueblos nos paramos a conocer Gernsbach, en el corazón de la región de  Baden-Wurtemberg.

El centro medieval de Gernsbach
El centro medieval de Gernsbach

Gernsbach conserva su piel de casas centenarias, testimonio de una arquitectura muy tradicional y de formas rectilíneas. Para sus habitantes es el pueblo más bonito de Alemania, y la verdad es a tenor de su armonioso centro histórico pocos se lo pueden rebatir. La mayor parte de las casas son del siglo XVI, que formaban el pequeño borgo en torno a la iglesia.

Catalogado uno de los pueblos más bonitos de toda Alemania, su atractivo se centra en las calles y la plaza principal donde se encuentran construcciones con una arquitectura tradicional y estilizada. Un paseo entre las casas nos lleva al puente sobre el río Murg, desde donde vemos el molino medieval jalonado por casas asomadas al agua.

Molino de agua en Gernsbach
Molino de agua en Gernsbach

Tras “agotar” nuestra cámara de fotos nos pusimos en camino para ascender en coche hacia la colina dominada por el castillo Eberstein, convertido hoy en día en uno de los mejores hoteles y restaurantes de la selva Negra.

El Castillo de Eberstein

Su construcción nos remonta a 1272, cuando los condes de Eberstein iniciaron la construcción del castillo, en cuyas manos estuvo hasta 1660, cuando la saga familiar se quedó sin herederos. Durante siglos perteneció al Margrave de Baden (una especie de marqués), quienes en el siglo XIX lo restauraron aplicando el estilo neogótico que hoy presenta. En el año 2000 finalmente fue comprado por inversores privados para restaurarlo, momento en el que Museo Nacional de Karlsruhe y el de Stuttgart se hicieron cargo de vidrieras y pinturas. El castillo alberga un hotel de cuatro estrellas superior (con apenas catorce habitaciones), y un restaurante de lujo, que ostenta una estrella michelín.

Todos los cuidados son pocos a la hora de servir un excelente menú a base de las especialidades gastronómicas de la Selva Negra y toques franceses, con el que nos agasajan.

Desde la terraza panorámica del castillo Eberstein tenemos una vista panorámica del río Murg cruzando lentamente a través de Gernsbach. En la ladera un manto de viñedos orientados al sur y propiedad del castillo – todavía prematuros para este soleado abril – hacen de regla y cartabón para dibujar líneas rectas hasta el fondo del valle. En unos meses, las variedades de uva Riesling y Pinot Noir servirán para la añada de los apreciados vinos de esta zona alemana.

Vistas desde el Castillo de Eberstein
Vistas desde el Castillo de Eberstein

Altstadtfest de Gernsbach

La fiesta anual Altstadtfest de Gernsbach se celebra en septiembre y congrega En 2019 cumple 800 años de existencia, siendo uno de los mercados más antiguos de Alemania. Música, comida y mucha bebida se conjugan para dar alegría a propios y extraños, que son invitados a participar en el jolgorio. El Süßmost, un mosto a base de manzanas hace que no se sequen las gargantas y para llenar el estómago no falta el característico Flammkuche .

Nuestro más sentido agradecimiento a FlyBaden como promotores de este presstrip, y a las oficinas de turismo de Selva Negra (Schwarzwald).

Oficina de turismo de Gernsbach

La Touristinfo Gernsbach se halla en la calle Igelbachstr. 11 , 76593 Gernsbach
teléfono +49-(0)7224-644-71

Hoteles y alojamiento en Gernsbach

Booking.com

Mapa de Gernsbach

Te ha gustado? Comparte este viaje !

Escribe un comentario!! (Vamos...es gratis y nos hace ilusión saber que te ha parecido.