Tornio-Haparanda, una ciudad dos países: Finlandia y Suecia

Tornio Haparanda, una frontera abierta. Vista aérea del estuario del río Tornijoki y la frontera.

Tornio Haparanda, Finlandia-Suecia la frontera abierta.

Tornio y Haparanda son dos ciudades que pertenecen a dos países diferentes: Finlandia y Suecia. Pero en realidad son la misma ciudad, separada y unida por el mismo río. Se trata de los dos márgenes del río Torniojoki que hace de frontera norte entre Suecia y Finlandia. En el fondo del golfo de Botnia, en el punto septentrional del mar Báltico se encuentra esta curiosa ciudad dúplice, en plena Laponia marítima. 

La cuenca del río Tornio forma un conjunto turísticamente muy atractivo por su diversidad, su accesibilidad y calidad de los servicios. Además por ser menos conocida no está tan concurrida como la zona de Rovaniemi. El río Tornio remonta hasta Pello, donde se une con su principal afluente, el Muonio. Toda la zona, siguiendo hasta el norte a Kolari y Muonio, forma un ámbito cultural con personalidad propia compartido entre Suecia y Finlandia. A ello se debe la interacción que siempre ha tenido el río, carretera de hielo en invierno y camino de agua en verano. Ambas ciudades cooperan desde hace años y forman, de facto, una sola entidad, que se está posicionando como destino turístico alternativo,  diferente de Rovaniemi y de la Laponia de interior.

Tornio/Haparanda a medio camino de Kemi y Oulu en Finlandia, y Luleå en Suecia, propone vacaciones y experiencias de calidad en dos países diferentes. La frontera no existe en la práctica, algo que comprobamos al cruzarla en apenas unos pasos en el Centro comercial de Rajalla På Gränsen. La Unión Europea ha eliminado las fronteras interiores y revitalizado las relaciones económicas y sociales. En estos tiempos convulsos, donde tantos desean volver a establecer limites y aislarse, en estos momentos donde el nacionalismo vuelve con fuerza y los miedos provocan la banalización de ideologías nefastas, el ejemplo de Tornio/Haparanda merece que se hable de él.

Tornio Haparanda nuevo destino turístico en Laponia.

Barrio con casas de madera de Tornio, junto al río y la frontera con Suecia.

Sin embargo, está cooperación económica ha ampliado sus miras al turismo. El objetivo es posicionarse como destino mixto en Laponia. A medio camino entre Suecia y Finlandia, entre las colinas, los montes, los lagos y el mar Báltico, siendo Laponia pero no siendo la Laponia más típica. A través de la larga historia el valle del Tornio ha configurado una cultura nórdica mestiza, curiosa que ahora quiere abrirse y permitir a los viajeros descubrir Laponias diferentes. Se trata de un proyecto internacional de cooperación turística,  un ejemplo a seguir por su alto valor simbólico. Gracias al apoyo de la oficina de turismo conjunta de Tornio/Haparanda, a Noora Barria su representante, y la empresa Icarion, pudimos redescubrir ambas ciudades durante una apasionante viaje de prensa.

La propuesta turística es muy diversa. Tornio/Haparanda se presenta como un destino de naturaleza, deporte, salud y bienestar, cultura y gastronomía. Un destino donde viajar en casi cualquier época del año, donde disfrutar tanto en su zona marítima, sueca o finesa, como remontando el río y descubriendo la Laponia interior.

Cultura,  Historia y monumentos en Tornio y Haparanda

Edificio de la Escuela Popular suecofinesa (Sverigefinska folkhögskolan), junto al Stadshotell.

El Museo del Valle del Río Tornio (Tornionlaakson museo) puede ser un buen comienzo para descubrir la importancia del río en ambos lados de la frontera. El Museo muestra la cultura material y humana de una comarca donde se cruzaban mucha influencias y gentes. Al final de la mezcla surgió una cultura rasgos lapones, suecofinesa, sedentaria y vinculada al comercio, la explotación de la madera, el alquitrán natural y la pesca. Más información sobre la historia.

La historia, y los hombres, pusieron la frontera en mitad del valle en 1809 y así ha seguido hasta ahora, sin embargo, poder separar ambas riveras.  Hoy la cooperación es la norma y el turista se beneficia de ambas márgenes sin importar en que lado se encuentra.

Junto a él nos encontramos el Museo de Bellas Artes, otro lugar de interés para las visitas culturales.

En Tornio, la iglesia de madera construida en honor de la reina de Suecia Eleonora en el siglo XVII es uno de los principales monumentos. El antiguo ayuntamiento, otra construcción de madera, y un antiguo edificio militar, se han convertido en un interesante hotel con encanto. Son las últimas muestras de esa arquitectura tradicional hoy generalmente ya perdida. El moderno ayuntamiento situado en una torre de estilo brutalista, sin embargo ha ganado interés con el tiempo.

Mapa del valle del río Tornio, en el museo homónimo en Tornio, Finlandia.

A pesar de ser dos ciudades hermanas, arquitectónicamente se nota la diferencia entre Tornio y Haparanda. Es cierto, abundan los edípicos funcionalistas y relativamente sencillos en ambas. Sin embargo, Tornio ha conservado algunas casas de madera, restos singulares de la arquitectura tradicional.

Mientras, en Haparanda podemos contemplar algunos ejemplos del estilo entre neoclásico y neobarroco escandinavo del siglo XIX y XX. El Haparanda Stadshotell donde nos alojamos es uno de ellos. Construido en 1900 fue el ayuntamiento de Haparanda durante casi 70 años. En 1990 fue renovado tras el traslado del ayuntamiento a otro edifico más moderno. Hoy es un alojamiento con muchísimo encanto.

Un hotel con mucho encanto: Haparanda Stadshotell.

Uno de los hoteles más bonitos de Laponia el Stadshotell de Haparanda, en Suecia.

Este hotel boutique es el lugar ideal para una estancia invernal en el valle del Torniojoki. Altos techos, grandes puertas, un ambiente agradable y cálido, amplias escalinatas, una decoración que combina el más moderno estilo escandinavo con su propia version del barroquismo. Más de 90 habitaciones, con diversas especificaciones para que puedan servir a familias, parejas o viajero solitarios. Todas están decoradas con encanto y son siempre agradables. El personal es muy amable y siempre está dispuesto a ayudar.

Sin duda, uno de sus mayores encantos es su bar, que se anima por las tardes. A media luz, con esa iluminación tan agradable que saben componer los escandinavos, el bar es un imán para descansar con una copa tras una larga jornada de deportes ya actividades. Habitualmente hay música en directo, jazz o musica vocal suave, lo que acentúa el encanto de un hotel muy recomendable.

Para más información y reservar su estancia en el hotel Stadshotell de Haparanda use este enlace.

Tarde de Sauna en Cape East Spa Experience.

La sauna de Cape Est en haparanda es la mayor de Suecia, y una de las más grandes del mundo!

Finlandia es sin duda el país de la sauna. Sin embargo en buena parte de Suecia también se disfruta con fruición de este inmenso placer. La Laponia Sueca comparte la afición por el «löyly», el vapor que conseguimos lanzando agua sobre las piedras calientes. 

El Complejo de Cape East Spa Experience, se sitúa al sur de Haparanda Tornio, mirando al mar Báltico. Está muy cerca de la zona natural de Riekkola. Un lugar perfecto para ir en bici o andando en verano, en esquí en invierno o para recoger bayas y setas en otoño. No hay más de 3,5 km desde el centro.

Nos recibe un moderno edificio, con inmensos ventanales que dan al río congelado. Se dice que estamos en una de las saunas más grandes del mundo, no lo sabemos, pero en todo caso el Complejo de Cape East Spa es un lugar para disfrutar de las aguas cálidas y del vapor. Antes de entrar, el día nos abandona y una intensa luz roja tiñe el gran bar del Cape Est. Las luces rojas y la noche se reflejan en la nieve mientras nos desvestimos y vamos a la primera de las piscinas de agua fría. Los contrastes son intensos, como siempre en una sauna, pero sabemos que tenemos las piscinas de agua caliente y las diversas saunas.

En Cape Est hay varias saunas. Una muy grande, colocada en forma de teatro escalonado, donde la temperatura como es normal sube al ascender. Sin embargo, esta sauna es muy suave para nosotros. Puede ser un buen primer paso para quienes desconocen el placer de la sauna. Nosotros preferimos entrar a la verdadera sauna, donde se lanza agua sobre las piedras ardientes y así reduce la sequedad, haciendo al ambiente más húmedo, al tiempo que nos «quemamos» placenteramente. Junto a ella, un hamman completa el circuito de saunas. En el exterior, un hot tub muy calentito permite que todos nos mentamos en él mientas comienza a nevar. Y por supuesto, todo se combina con una piscina de agua fría de agua a temperatura ambiente, es decir 0º. Es el disfrute extremo, el avanto, aunque está vez no sea un verdadero agujero en el hielo. 

Con nuestros compañeros de viaje preferimos quedarnos en el hot tub exterior. En esa minipiscina circular de agua caliente donde uno se puede quedar toda la noche.

Una vez totalmente relajados, nos esperaba una exquisita cena en el restaurante del Cape East Spa Experience. Delicias locales, con pescado, pan de centeno y pan negro, cerveza local y carne de reno. Una delicia que comimos con mucha hambre, porque la sauna aguza el ingenio y el apetito.

Para más información y reservas, aquí.

Los Rápidos de Kukkola.

Rápidos de Kukkola, un lugar muy interesante para descubrir la cultura del río Tornio.

Al día siguiente dejamos el magnifico hotel de Haparanda y volvimos a Finlandia. Nos encaminamos unos 20 km al norte, remontando el río Tornio para pasar un día de actividades. Y como no podía ser de otra forma, sauna en los Rápidos de Kukkola. Aquí se encuentra un alojamiento magnifico, y muy adaptable, a todo tipo de viajero y de viaje, el Kukkola Resortin. Se trata de un conjunto de casas de madera, con restaurante y todas las dependencias necesarias para disfrutar de unos días de vacaciones en cualquier época. 

En esta época, la nieve empieza a fundirse pero aún se puede esquiar y disfrutar de los safaris en moto de nieve. Nuestro programa era hacer una corta ruta con esquís de travesía (Sliding snowshoes) hasta uno de los emplazamientos de pesca junto a los rápidos. Descubrimos nuestro alojamiento, una cabañas modernas y acogedoras donde dejamos el equipaje, al que llegamos caminando por un paisaje blanco impoluto. Encantados nos cambiamos y nos calzamos los esquís.

Esquiando con los sliding snowshoes junto al río Tornio en Kukkola.

En Kukkola en marzo es complicado ver la diferencia entre Finlandia y Suecia, entre el río y el resto del paisaje. Todo está nevado y congelado. El Tornio es una interminable autopista congelada pero que, ya en está época, en la zona de los rápidos, el río aflora a veces. Sin embargo, en otras zonas más llanas, el Tornio sigue totalmente congelado y se puede atravesar sin problemas. Lo haremos después a lomos de motos de nieve.

Por ahora utilizamos la fuerza física para llegar sin caernos demasiado hasta el punto donde nos esperan unos pescadores. Ellos nos enseñan como se pesca haciendo un agujero en el hielo y emplazando las redes para capturar lucios, luciopercas o truchas árticas. Hay que tener cuidado y no aventurarse en las zonas fragilidades por el deshielo. Los pescadores de Kukkola perpetúan una tradición del valle del Tornio. Las capturas están reguladas y todos los pescadores tiene derecho a una cuota anual, sin importar si son suecos o finlandeses. Los pescadores habían capturado unos buenos ejemplares que nos comeríamos por la noche.

Nuestros amigos Sandra y Albert de Zapatillas viajeras hicieron unas tomas increíbles con el dron. Mientras conversábamos con los pescadores y con Diana, Silvina y Alicia Bea. Un bonito paseo por un paisaje silencioso y tranquilo. Todo los contrario de lo que son los rápidos en cuanto llega el deshielo, con su fragor de bloques rotos y pequeñas avalanchas de agua. Tornio Haparanda es un destino cambiante, diferente y casi irreconocible en cada una de las estaciones.

Kukkolaforssen, el lado sueco de Kukkola.

Tras la pesca, toca descubrir el Museo de la Pesca que se sitúa justo en frente, en la parte sueca. Hacía allí iremos montados en motos de nieve. Una experiencia increíble que hay que probar sin duda. Sólo hace falta tener carnet de conducir y un poco de fuerza en los brazos ya que las motos de nieve solo giran cuando se mueven. Con las motos de Nordic Safaris cruzamos el río y llegamos a Kukkolaforssen el pueblo gemelo de Kukkola donde se encuentra el museo de la pesca y de los pescados: Tornedalens Fiskemuseum. Ese pequeño museo en un pueblecito de madera  se ha mantenido casi igual que en el siglo XIX.

Después de visitar el museo, continuamos con nuestro ruta por la naturaleza sueca con las motos de nieve. Una larga hilera de motos siguiendo a nuestro guiño, internándonos en bosques, pasando por encima de zonas pantanosas y praderas que ahora sólo son un manto de nieve. Un decorado magnífico para sentir la conducción de estas motos que se deslízanos sobre esquí. Y también para sentirnos en mitad de la nada, por buco que la civilización siempre este cerca. Paisajes blancos, plácidos y tranquilos. Una delicia para las fotos y para las tomas aéreas con el dron.

Avanto y cena en Kukkola Resortin.

Hambrientos y cansados, un poco helados tras el paseo brúmanos de nuevo el Tornio que nos lleva a Kukkola. La cena ya está preparada, pero tenemos varias horas para disfrutar de la sauna, del hot tub y del avanto. El avanto es la palabra finesa que se usa para los baños en el hielo, es decir en un agujero abierto en el el hielo donde nos sumergimos en el agua casi helada. La temperatura, dependiendo del grado de salinidad suele ser de o, 1 o -1º

Muchos finlandeses nunca han practicado el avanto, aunque es muy popular. Noora Barria, de la Oficina de Turismo de Tornio y nosotros, hicimos de guías en este caso ya que lo hemos practicado muchas veces. Animamos a nuestros amigos a intentarlo y gracias al dron inmortalizamos su primer avanto. Además no es un avanto cualquiera ya que se hace en un río. Bajo nuestros pies corre el Tornio. A el llegamos con calcetines, gorro y bañados, nada más, desde el hot tub hirviente que nos encanta. Unos cincuenta metros sobre le hielo, sobre el río congelado para meternos en el agua y resistir ene lela unos segundos. Al salir revigorizados y con superpoderes volvemos extasiados al agua hirviente del hot tub.

La cena que nos ha preparado Risto en el restaurante del Kukkolan Resortin. El pescado de la mañana ya está hecho y además disfrutaremos del pan delicioso de Finlandia. Duchados con agua hirviendo y hambrientos por el avanto, las caminatas sobre el hielo y todo el día de experiencias y animación, esta cena va a ser un inmenso placer. Además de la deliciosa comida, de varias cervezas artesanas de una craft brewery de Tornio, cenar en buena compañía siempre es lo mejor. Risto Kantola el dueño nos acogió como si fuéramos sus hijos o sus amigos. Y para acabar, una degustación del Jaloviina, un aguardiente de coñac rebajado.

Qué hacer en Tornio Haparanda.

Arco en la frontera entre Suecia y Finlandia. Cada uno en un país, que más da, si la frontera no existe.

Las actividades en Tornio Haparanda cambian con las estaciones. En invierno todo está nevado, el río congelado, por lo que los deportes de nieve son el centro. Esquí de fondo; en raquetas o esquís raquetas (slidesnow ski); las motos de nieve o la pesca en el hielo, son algunas de las actividades. Se pueden practicar muchos de estos deportes sobre el mar congelado, lo que resulta excitante y sorprendente, a partes iguales.

En la época del Kaamos, la noche total, hace que las auroras boreales se puedan ver durante casi todo «el día». Una época genial para descubrir Tornio-Haparanda es, febrero y marzo. Los días son ya mas largos y, sin embargo, sigue habiendo nieve y las auroras boreales se pueden seguir viendo perfectamente.

La sauna, aunque se utiliza todo el año, en invierno es la estrella. Disfrutar de este hirviente placer finlandés para  luego rodar en la nieve o bañarse en el agujero del hielo, el avanto. Aunque no lo parezca es sanísimo.

En primavera, el deshielo libera lo rápidos del Tornijoki, que se van sucediendo según ascendemos río arriba, por ejemplo los de Kukkola.

El verano es corto pero intenso, la naturaleza explota bajo el sol de medianoche y la gente se anima a dormir poco. Los bares están llenos, la gente sale a pasear. Las barbacoas en las kotas y laavus, los refugios de madera, abiertos o cerrados que se encuentra nen los bosques están repletas, y la gente está más contenta y feliz.

Cerveza artesana en Tornio.

Con Kaj Kostiander, director de la cervecera artesana Tornio Panimo.

La fabrica de cerveza artesana (craft Brewery), Tornio Panimo ha recuperado recetas de cerveza abandonadas por las marcas industriales. Utilizando la receta original de la Lapin Kulta, la cerveza de Laponia se ha hecho un nombre. La Original Lager (Lapin Kulta original) es sólo una de sus innovadoras recetas. La variedad va desde las porter hasta las sour et smoky. La fabrica se puede visitar y tiene un bar donde degustar las cervezas.

Muy cerca de la cerveza nos encontramos un parque de diversión el Duudsonit Activity Park. Esta cadena cuenta con otros parque en Espoo junto a Helsinki y en Seinäjoki. Son partes de diversión de interior, para niños sobre todo, pero pueden usarlos los padres. Con niños puede ser una combinación muy interesante.

Delicioso salmo en el restaurante del Stadshotell de Haparanda.

La calidad de la gastronomía es muy alta tanto en Suecia como en Finlandia, por lo que hay varios restaurantes y bares muy interesante sen las dos ciudades. Pasar de una a otra se puede hacer andando, ya que las distancias son cortas. En invierno con el hielo, quizá lo mejor sea coger el coche. Entre los platos mas destacados siempre están los pescados, salmón, pescado de lago como el muikku; la carne de reno o de alce de Laponia. Las bayas del bosque y las setas se integran casi siempre en los platos de la cocina de las laponias sueca y finesa. Y por supuesto do delicias a menudo olvidadas, las patatas y el pan local, peruna y leipä en finlandés; potatis y bröd en sueco. 

Finalmente Otoño es la época de la Ruska, cuando los arboles cambian de color su follaje y este se vuelve rojo, amarillo, dorado. Las fotos en este momento de cambio son espectaculares. Y además es la época de la recolección de las setas. El  “Everyman’s Right» o en finlandés “Jokamiehen oikeudet” permite a todos los ciudadanos el acceso a los bosques y la recolección para consumo privado de bayas y setas, incluso en los terrenos privados, excepto junto a las viviendas o en los cultivos. Otra buena costumbre de la que aprender.

Descubriendo Tornio-Haparanda en bici

Torre en Haparanda, en Suecia, en un atardecer precioso de marzo.

Descubrir Torni/Haparanda se puede y casi se debe hacer en bici. La zona es muy llana, no hay cuestas y a pesar del tiempo la gente utiliza la bici para moverse. Las distancias son pequeñas y los hoteles suelen prestar bicicletas. Si no es ele aso se pueden alquilar en Nordic Safaris, bicis tradicionales o eléctricas.

Arco Geodésico de Struve.

Otro de los atractivos del valle del Tornio es el Arco Geodésico de la expedición científica de Friedrich Georg Wilhelm Struve. Este gran proyecto científico consistió en un complejo conjunto de mediciones para calcular la forma de la Tierra. Entre 1816 y 1885 el científico a servicio del Imperio Ruso organizó una larguísima cadena de triangulaciones para medir el contorno de la Tierra. Las medidas se hicieron entre el Mar Negro y el Océano Glaciar Artico, a lo largo de más de 2800 km. Se cartografiaron por primera vez muchas zonas, además de mejorar los mapas de muchas otras regiones. Fue con las mediciones de Struve cuando se confirmó que la Tierra está achatada en los polos, algo que ya había demostrado Maupertuis antes. El proyecto fue internacional y participaron varios países muchos científicos.

Las medidas se hicieron desde torres de medición y puntos de referencia. Se erigieron 258 referencias, de las cuales 34 forman parte del conjunto que pertenece al Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. De esas 34, seis se encuentran en Finlandia.

Tornio-Haparanda, la puerta marítima de Laponia.

Preciosa estampa primaveral en Tornio.

Nos despedimos de nuestros amigos: Silvina de Icarion Viajes; de Diana de Funtravelen; de Ana y Albert de Zapatillas por el Mundo y de Alicia Bea de Objetivo Viajar, nos cruzaremos quizá en nuevos viajes y diferentes geografías. Y siempre será un placer.

Pero vaya un abrazo especial para Noora Barría, la Oficinas de turismo de Tornio y de Haparanda, y todas las personas de las empresas que nos acogieron con tanto cariño y profesionalidad. Kiitos paljon! Tack så mycket!

Te ha gustado? Comparte este viaje !

Escribe un comentario!! (Vamos...es gratis y nos hace ilusión saber que te ha parecido.