Pescar en el hielo en Kilpisjärvi (Laponia), a los pies de Saana, montaña sagrada de Finlandia

Pescar en Kilpisjarvi ante la belleza de Saana

Dentro del Círculo Polar Ártico está Saana, una de las cimas de Finlandia, que contempla Noruega y Suecia desde sus 1029 metros de altitud allá en Kilpisjärvi, en el extremo noroeste de la Laponia finlandesa. Saana es muy popular entre los finlandeses por ser una de las montañas más altas – forma parte de los Alpes escandinavos – , o tal vez por su singular forma que recuerda a algunas montañas italianas. Es raro que las cumbres de Finlandia sobrepasen los 1000 metros, por eso los Noruegos quisieron regalarles hace poco una de sus montañas, ellos que tienen tantas. Y Finlandia es más un país llano de lagos, bosques y archipiélagos… Se trata de Halti, una montaña que comparten ambos países: una parte se encuentra en Finlandia, pero el pico está en territorio noruego. Así que numerosos activistas propusieron mover la frontera para darles la cumbre de 1330 metros de altitud como regalo por su centenario como país. La Constitución noruega, que estipula que el país es “indivisible”, impidió dar este generoso paso.

En Laponia, Saana, una de las cimas de Finlandia, contempla Noruega y Suecia desde sus 1029 metros de altitud

Pero la buena noticia es que tienen a Saana, a la que llegan finlandeses de todo el país para subir a lo alto o contemplarla desde abajo. Ella, con sus formas sensuales e insinuantes nos atrae  también a nosotros invitándonos a acercanos. Así que cogemos las motos de nieve y subimos desde el lago donde se asienta la pequeña población de Kilpisjärvi – la última de Finlandia al noroeste – subiendo por las colinas que la rodean, a ritmo de nuestras motos de nieve que bordean en todo momento la bella montaña de Saana, que cada vez está más cerca. Una parada en el camino nos ofrece una de las vistas más bellas de este viaje por Laponia: el lago helado con las casitas de madera roja de Kilpisjärvi rodeándolo, la serie de colinas nevadas decorando la espectacular planicie nevada, y Saana presumiendo con sus curvas suaves, escondida en parte por la niebla matutina. Aunque el día que nos regala Laponia hoy es luminoso, mañana habrá otra jornada de nevada intensa.

Con nuestras motos de nieve hacia Saana
Esas montañas son Suecia
¡Y esas montañas son Noruega! 

Sabíamos que Kilpisjärvi – municipio de Enontekiö – nos asombraría, pues ya en Muonio y Hetta nos hablaban de su belleza mítica. Ya de camino en este fantástico road trip por Laponia hace unos días, rodando por la carretera que nos trajo a Kilpisjärvi nos sorprendíamos a cada kilómetro con un paisaje nuevo. Tan diferente al que nos tiene acostumbrados Finlandia, con esas montañas que se alzan de repente, casi sin avisar. Es la carretera de las auroras boreales, que recorre cientos de kilómetros desde el Golfo de Botnia, donde de nuevo se unen Finlandia y Suecia por un río en Haparanda-Tornio.

Y ahora estamos aquí, en medio de la nada en este paisaje blanco, contagiándonos de la luz del sol que se refleja en la nieve, disfrutando del contraste con el azul del cielo. Nuestras motos de nieve rojas dando otro toque de color al blanco infinito. La brisa helada intentándose colar por nuestro casco protector y nuestras sonrisas asomando por tener el privilegio de admirar tanta belleza. 

Una parada antes de llegar a Saana

Saana se hace la tímida por momentos cubriéndose con una niebla que esconde su belleza. No se muestra en todo su esplendor hasta que llegamos a sus pies, al lago Saanalähti (“lähti” significa lago en finlandés) , donde vamos a pasar un buen rato pescando. Como si quisiera impresionarnos con sus formas sublimes.

Apagamos los motores de nuestras motos para instalarnos, pero lo que se instala es un silencio que parece de otro tiempo, un silencio inmemorial que acompaña a Saana desde su origen, tan lejos en el tiempo que ni podemos imaginar.

Nos instalamos para prepararnos para pescar en este rincón de Laponia

Nuestra vista se pierde en el horizonte, el lago congelado Saanalähti fundido en el blanco inmaculado del paisaje de Kilpisjärvi. Sólo unas siluetas negras aparecen como elementos discordantes en esta armonía espacial y temporal: otros pescadores que esperan agachados pacientemente que los peces piquen. Y más al fondo, otras siluetas de esas típicas construcciones finlandesas, las “kotas”, donde se puede uno resguardar del frío, hacer fuego y cocinar el pescado. Y nada más.

Las kotas y poco más. Paisaje de Laponia

La niebla va desvaneciéndose sobre la cima de Saana. La gran montaña de los finlandeses va deshaciéndose de sus vestiduras de invierno para mostrarse poco a poco. No es como ayer, que se cubrió por completo de una bruma densa y el viento azotaba la nieve sobre ella y a todo aquel que quisiera aventurarse hasta su cumbre. Caprichosa, hoy quiere dejarse ver, se deja admirar, y nosotros asombrados nos rendimos a su belleza.

Parte del instrumental necesario para pescar en el hielo en Laponia
Un agujero en el hielo y la caña corta para pescar

Cada uno se afana en el trabajo de hacer un agujero en el hielo para pescar. Una costumbre expandida a lo largo y ancho de Finlandia en invierno y primavera, cuando los lagos y el Báltico se congelan. Aquí en en el municipio de Enontekiö se mantiene el método tradicional de anzuelo y línea. Todo pescador lleva el mismo instrumental (pala, perforador, espumadera, caña, cebo) y repite el ritual: caba en la nieve, perfora el hielo con insistencia hasta que consigue que el agua salga a la superficie, para después retirar los pedacitos congelados con una especie de espumadera, prepara la caña corta con el cebo y la suelta en el interior del lago. Pone pieles de reno sobre la nieve y se dispone a pasar tiempo recostado pescando,…Es curioso el movimiento que hay que hacer con esta caña corta, de subida y bajada, simplemente,…

Pescando plácidamente en un lago helado en Laponia

Todos sabemos que pescar es igual a paciencia y a olvidarse del tiempo. Así que nos tumbamos cada uno frente a nuestro agujero a esperar. Nos cuentan que en Kilpisjärvi hay una enorme cantidad de peces y muy pocos pescadores, por lo que es fácil que piquen. Si en lugar de estar en el mes de marzo estuviéramos en mayo, seguramente podríamos ver pasar peces con sólo asomarnos a las aguas cristalinas. Ya que la luz del sol que en esa época está muy alto, penetra fácilmente.

Más que desear que piquen los peces, aprecio este movimiento rítmico de la caña, la prueba de paciencia a la que estamos sometidos, y este silencio extraordinario que nos envuelve. Pudiera parecer que estamos solos en un lugar inhóspito, desierto, lejos del mundo,…Y, sin embargo, estamos en el corazón de Laponia, en la frontera entre tres países, a los pies de una de las montañas más altas y más bellas de Finlandia. Y, aunque apenas haya gente por estos lares – no olvidemos que densidad de población en Laponia es muy baja -, y estemos solos, no se trata de una soledad desolada. 

Pasos para pescar en el hielo en Laponia
Pescar es una prueba de paciencia

Sentimos más bien una sensación de libertad y de tranquilidad fabulosa que no hace más que afianzar nuestro deseo de quedarnos un tiempo por aquí, no sólo a los pies de Saana, sino en esta tierra extrema donde, paradójicamente, todo es fácil.

El silencio se quiebra cuando uno de los sedales se tensa y el excitado pescador anuncia que un pez acaba de picar (¿una trucha ártica?). Así que el grupo se revoluciona excitado para mirar el ejemplar que terminamos devolviendo a la naturaleza por respeto a su tamaño. Poco después se repite el episodio y  una vez más lo devolvemos. Pescar, en este caso, es lo de menos. Ya con semblante feliz celebramos degustando nuestro café en las características “Kuksas” que no pueden faltar en cualquier salida a la naturaleza en Finlandia. Y lo acompañamos de los deliciosos “pula”, deliciosos bollitos.

Pescando en Kilpisjärvi, y Saana se ha despojado de la niebla

Cuando los pescadores regresan a la faena, advierto que Saana se ha descubierto completamente, que por fin, desnuda, nos enseña todos sus atributos. Ellos casi ni se dan cuenta al principio, así que aprovecho para inmortalizar estos momentos. Instantáneas de escenarios poéticos, donde tan sólo cuatro elementos y quizás un toque de color logran una composición extraordinariamente fotogénica. Así es Finlandia, en cualquier lugar, en cualquier época del año hay una fotografía. En las escenas más simples, sin apenas decorado están las imágenes más bellas. Auténticos cuadros que podríamos mirar largamente sin cansarnos, momentos que más que ser memorias fotográficas, son el viaje en sí mismo.

El trazado marcado para las motos de nieve

Cómo llegar a Kilpisjärvi – un magnífico road trip

Kilpisjärvi es una localidad al norte del municipio de Enontekiö, situado en la Laponia finlandesa, en la frontera con Noruega y Suecia. Para llegar a Kilpisjärvi en avión se puede llegar a Rovaniemi o Kittila, y después en coche o en transporte público (autobús). Vale la pena recorrer una parte de la carretera de las auroras boreales en coche (atraviesa finlandia, Suecia y Noruega, empezando en Tornio-Haparanda, y siguiendo por la carretera E8 y la 88 a Kilpisjärvi).

Noruega y Suecia, a un paso de Kilpisjärvi

Recomendamos vivamente este roadtrip por toda Laponia, y en especial por esta parte noroeste hasta la frontera con estos otros dos países escandinavos. Son 5h21 minutos desde Rovaniemi (424 km) por las carreteras E8 y 79. Mucho tiempo, excusa perfecta para hacer paradas en Muonio y Hetta (Enontekiö).

A Kilpisjärvi también se puede llegar desde Kiruna (Suecia) o desde Tromsø (Noruega), una ocasión para conoer estos dos interesantes destinos.

¡Nos encantó pescar en Laponia, ante la bellísima Saana!

Agradecimientos

Agradecemos este viaje a Turismo Enontekiö, Hetta y Discover Muonio, que nos abrieron las puertas a una Laponia bellísima y donde nos ofrecieron vivir aventuras inolvidables. 

También a Finnair, con quien volamos hasta Rovaniemi. Y, por supuesto, a Hertz Suomi, con quien rodamos por las carreteras de Laponia.

Los viajeros giroscópicos felices a los pies de Saana
Te ha gustado? Comparte este viaje !

Escribe un comentario!! (Vamos...es gratis y nos hace ilusión saber que te ha parecido.