Coasteering en la isla de Sao Miguel de Azores

El archipiélago de las Azores es un destino que a ojos de gente inquieta, se antoja meta ideal de las vacaciones. El turismo sostenible y activo definen a sus nueve islas, y podemos disfrutar de infinidad de opciones de trekking, submarinismo, parapente, rutas a caballo, avistamiento de ballenas, bicicleta de montaña y de una divertida actividad que acabamos de conocer en nuestro viaje, el Coasteering.

Coasteering en Sao Miguel - Azores
Coasteering en Sao Miguel – Azores

Cuando la oficina de turismo de Azores nos sugirió el Coastering, el nombre de la actividad nos dejó pensativos. Era la primera vez que oíamos la denominación, pero nuestro apetito aventurero nos hizo confirmar que nos apuntábamos.

QUÉ ES EL COASTERING

El Coasteering – o coasteering- es a la postre una mezcla de barranquismo o canyoning, combinado con trekking e incluso con buceo en superficie. Todo ello surcando el perfil sinuoso de la costa, con un recorrido donde son frecuentes los saltos de altura al agua, exploración de cuevas terrestres, y en ocasiones escalada de travesía, tirolina, rappel, e incluso cruzar puentes de cuerda.

Aunque la moda es reciente, las primeras noticias son de 1973, en el libro Sea Cliff climbing de John Cleare, siendo sobre todo una realidad en los 90 cuando la costa de Pembrokeshire en Gales se convirtió en el lugar de peregrinación para llevarla a cabo. Normalmente eran los surfers quienes trepaban y se descolgaban por los acantilados para meterse al agua en las mejores zonas de olas. Y así llegaron a pillarle tanto gusto a saltar desde las rocas, que al final de por si se convirtió en una actividad deportiva.

Para poder hacer coasteering se necesita un buen equipo. Nosotros jugamos desde pequeños a saltar de los rompeolas, y a escalar las rocas y acantilados del mar Cantábrico para zambullirnos. Pero el Coasteering implica contar con un equipo fiable, tanto a nivel térmico como de seguridad. El traje de neopreno -de un grosor importante para no pasar frío y que no se dañe con las rocas-, botas con suela que agarre bien y el casco son partes fundamentales. A veces se añade Chaleco salvavidas, aunque con el traje de neopreno grueso es suficiente.

Aunque pueda parecer un deporte de riesgo, la realidad es que un deporte asequible, para toda la familia, niños incluidos, ya que se puede practicar a partir de los ocho años de edad.

DONDE SE PRACTICA?

El Coasteering necesita como hemos visto ciertas condiciones. No todas las costas valen, y para empezar es imprescindible que un equipo experto haya trazado rutas viables que confirmen la seguridad del entorno. La costa de Cerdeña, Irlanda, Gales, Portugal (Portinho da Arrábida, Algarve y Azores); o Almería (Parque natural Cabo de Gata Níjar), Asturias (Ribadesella), Mallorca (archiduque Luís Salvador o por Cala Mondragó), Canarias, País Vasco (Gorliz en Bizkaia), Alicante (Denia), Galicia, Cartagena (isla Plana, La Azohía o Cabo de Palos) y la Costa Brava en España.

COASTEERING EN SAO MIGUEL

No hay duda, las Azores son uno de los mejores  lugares para practicar el Coasteering. Y es que si sumamos la morfología de la costa, agreste y de pasado volcánico, con la existencia de pozas abiertas al mar fruto de la erosión del Océano Atlántico, y añadimos el hecho de que la temperatura del agua suele rondar los 21 grados -frente a los 10 y 14 grados de Gales.-, el resultado es que Azores es ideal para esta actividad deportiva. Nosotros lo hemos probado en la isla de Sao Miguel, en la costa sur, cerca de Vilafranca do Campo, de la mano de Fun Activities Adventure.

Lo primero es pertrecharse con el equipo. Neopreno, escarpines no demasiado gordos, chaleco, casco, botas con buena suela, y unas ganas tremendas por entrar al agua. Antes de entrar por supuesto una clase sobre la ruta, cómo saltar, cómo reaccionar ante situaciones adversas, y señales básicas para comunicarnos cuando el rugido del mar enmudece la voz.

Nuestros guías conocen perfectamente el recorrido que acometemos hoy, algo esencial para conducir al equipo de “saltadores” que hoy prueba por primera vez el Coastering. La mar está picada, con una marejada in crescendo que podría asustar hasta para los que conocemos la bravura y peligros que encierra. Bruno y Rubén nos comentan que no vamos a tener problemas para hacer la ruta, y que en todo caso si hubiera alguna parte complicada o peligrosa, hay alternativas para continuar.

Ruta del Coasteering en la isla de Sao Miguel
Ruta del Coasteering en la isla de Sao Miguel

Nada más empezar el recorrido nos indican una hendidura en la roca. En una de las moles de pequeñas islas rocosas que se divisan ante nosotros, una cueva por donde se cuela el agua es parte del itinerario. Los guías se acercan primero y se cercioran de que hoy golpea demasiado la mar, así que descartamos atravesarla y seguimos vía terrestre. El primer salto ya es importante, y una vez diluidos los temores todo el grupo va saltando al agua cual pingüinos.

A ratos caminamos por la orilla de los acantilados donde las olas llevan millones de años reduciendo a guijarros las piedras. Hoy deben de ternerle ganas al basalto volcánico, porque baten con fuerza. Por ello esperamos con paciencia a que el ciclo de olas sea más calmado para proseguir.

Coasteering a través de cuevas
Coasteering a través de cuevas

Después de uno de los saltos más elevados, y ya descargados de adrenalina, toca un pequeño descanso flotando en una piscina natural rodeada por una barrera de rocas que actúan como rompeolas. Nos agarramos las manos y formamos una estrella con las piernas hacia el centro. Cerramos los ojos y nos dejamos mecer por el agua, delegando totalmente la sensibilidad al oído, cuyo rumor de las olas casi nos adormece.

Relax después de los intensos saltos del Coasteering
Relax después de los intensos saltos del Coasteering

El tiempo ha pasado volando y aprovechamos a bucear un rato viendo el fondo marino, que pese a estar revuelto nos topa de bruces con mojarras y alguna lubina que nos miran con incredulidad entre la espuma de las olas. Ya de vuelta al punto de partida no nos hemos podido resistir a nuevos saltos al agua desde lo alto de las rocas. Y es que es fácil engancharse al Coastering.

Si te animas a esta aventura inolvidable nos puedes escribir. Estamos seguros de que el Coastering de las Azores no te va a defraudar.

INFORMACIÓN COASTERING EN LAS ISLAS AZORES

Te ha gustado? Comparte este viaje !

Escribe un comentario!! (Vamos...es gratis y nos hace ilusión saber que te ha parecido.