La biblioteca García Márquez de Barcelona, el viaje eterno a la lectura

Cualquier escritor soñaría con estar enterrado en un biblioteca, sobre  hierba fresca con olor a tinta seca, en un campo lleno de flores tan variadas como lo son las secciones de narrativa, manuales técnicos, cómics o literatura infantil.

La biblioteca García Márquez de Barcelona, el viaje eterno a la lectura
La biblioteca García Márquez de Barcelona, el viaje eterno a la lectura

No hay mejor templo para la memoria de un creador de historias que descansar, como si fuese un homenaje perpetuo, en las paredes del saber. Allí germinan las mentes del futuro, y precisamente en estos lugares tan fascinantes es en los que la inversión siempre tiene el retorno de una sociedad cultivada, libre pensante y crítica.

La Biblioteca Gabriel García Márquez

Gabriel García Márquez está ‘enterrado‘ en la biblioteca homónima en el barrio de Sant Martí de Provençals de Barcelona. En realidad es su memoria la que se ha depositado, dándole nombre al bello edificio que respira belleza desde cualquier ángulo, ya sea interior o exterior.

La biblioteca hace homenaje a García Márquez
La biblioteca hace homenaje a García Márquez

Porque los escritores en realidad tienen muchas patrias, una por cada lector que lo lee. Y son esos lugares sin bandera, únicos como cada persona que recorre con sus ojos las líneas, el lugar donde siempre vivirán los dueños de esas plumas.

Interior de la biblioteca Gabriel García Márquez del barrio de Sant Martí
Interior de la biblioteca Gabriel García Márquez del barrio de Sant Martí

¡Macondo existe!

En la biblioteca de García Márquez está Macondo. El pueblo ficticio descrito en las novelas de Gabo, como ‘Cien años de soledad’, ‘La mala hora’ o ‘El coronel no tiene quien le escriba’ está en su interior, subiendo las escaleras, en la sección de narrativa. Si uno saca el libro de la estantería y se sienta en uno de los múltiples rincones viajará a Macondo sin salir de Barcelona.

Espacios para leer en la biblioteca García Márquez
Espacios para leer en la biblioteca García Márquez

Y no solo ese Macondo imaginario de las novelas de García Márquez tiene cabida en la biblioteca de Sant Martí, si no toda esa América tangible, gracias a que el Consorcio de Bibliotecas de Barcelona ha firmado un convenio con Casa América para hacer del edificio un referente de la divulgación americanista de América Latina y el Caribe.

No olvidemos la relación de la ciudad con poetas y dramaturgos de América Latina que especialmente en las décadas de los 60 y los 70 vivieron en Barcelona, muchos de ellos gracias al amparo y difusión de la agente literaria Carme Balcells. La biblioteca no es el ‘primer viaje’ de Gabo a Barcelona. Aquí vivió el Premio Nobel de 1967 a 1975, concretamente en el barrio de Sarrià. Y gracias a este proyecto vivirá por siempre flotando de sala en sala, con la eternidad que proporciona la lectura y la memoria.

Visita a Biblioteca Gabriel García Márquez de Barcelona

La belleza de la biblioteca no solo debe ser de contenido -el del interior de los libros-, si no de continente. Porque ese barco que mantiene a flote la civilización puede ser también una obra de arte, y para muestra el botón de la obra de los arquitectos Elena Orte y Guillermo Sevillano.

Diferentes plantas de la biblioteca García Márquez
Diferentes plantas de la biblioteca García Márquez

SUMA Arquitectura de Madrid ha diseñado un espacio diáfano en el la madera es el material constructivo principal, con amplios ventanales. No solo es importante lo que no se ve, si no lo que propone el edificio, pensado para aportar soluciones bioclimáticas y urbanísticas que hagan de la biblioteca un espacio sostenible a nivel energético.

La luz invade el interior con amplios ventanales que proporcionan al espacio de gran luminosidad y de un estilo nórdico y funcional, pero sin renunciar a la calidez que siempre dan las bibliotecas.

El inmenso arca de sabiduría de la biblioteca García Márquez de Sant Martí invita a más de más de 50.000 vecinos de los barrios de La Verneda, La Pau y Sant Martí de Provençals a alojarse en sus cubiertas. Y es un viaje para varias vidas, en el que pueden elegir entre 40.000 documentos y elegir entre 140 puntos de lectura y 30 puntos más de acceso a internet donde sentarse a leer.

'Gabo' tiene el mejor homenaje posible, una biblioteca
‘Gabo’ tiene el mejor homenaje posible, una biblioteca

Pero las bibliotecas no lo son completamente hasta que la gente desgasta las hojas de los libros con cada tránsito lector, con cada viaje imaginario, con cada mirada ávida en una búsqueda del conocimiento o la diversión, todas engarzadas entre sí.

Biblioteca García Márquez. Templo de lectura
Biblioteca García Márquez. Templo de lectura

Un lugar para todos

La pedagogía de la lectura es uno de los pilares de la biblioteca García Márquez. Y es que el camino para disfrutar de obras más densas y complejas empieza desde niño. La literatura infantil está especialmente cuidada en el espacio, como una chispa que como cualquier semilla hay que empezar a sembrar desde los primeros pasos.

A unos pasos el área del cómic de la primera planta rinde homenaje a Francisco Ibáñez, maestro dibujante de cómic vecino de Sant Martí, y padre de Mortadelo y Filemón o 13 Rue del Percebe entre otros personajes atemporales, y que los más pequeños pueden descubrir junto a sus padres.

Homenaje a Francisco Ibañez en la biblioteca García Márquez
Homenaje a Francisco Ibañez en la biblioteca García Márquez

Una sala peculiar se llama Habitación de las sensaciones porque está dotada de elementos sensoriales, como unos ventiladores de aire, con el objetivo de poder poner efectos de ambiente -como aire frío o caliente- cuando se realicen actividades de lectura de cuentos o libros.

Podemos elegir un libro virtualmente con los paneles de la biblioteca
Podemos elegir un libro virtualmente con los paneles de la biblioteca

Otro de los objetivos es que la biblioteca sea también centro neurálgico de la vida cívica y cultural del barrio, equipada con un estudio de radio que servirá como radio comunitaria de la red de bibliotecas de la diputación de Barcelona. Su nombre, Radio Macondo será otro guiño al pueblo ficticio donde se ubican algunas de las novelas de García Márquez.

Oasis lector de Barcelona

Decía Joaquín Sabina «En Macondo comprendí que al lugar donde has sido feliz no debieras tratar de volver» en la canción «Peces de ciudad». Sin embargo, este Macondo tangible es un lugar de felicidad literaria al que siempre hay que tratar de volver.

Te ha gustado? Comparte este viaje !

Escribe un comentario!! (Vamos...es gratis y nos hace ilusión saber que te ha parecido.