Visita al Museo de Arqueología de Bilbao, historia de Bizkaia

Las fronteras son conceptos modernos, y en los tiempos de las piezas que se exhiben en el Museo de Arqueología de Bilbao no existía ni Europa, ni España, ni Bizkaia. La prehistoria y el Neolítico eran tiempos en los que lo importante era sobrevivir.

Estelas en el Museo de Arqueología de Bilbao
Estelas en el Museo de Arqueología de Bilbao

El territorio de la provincia de Bizkaia es prolífico en la presencia de restos el hábitat humano durante la prehistoria. Aquí encontramos yacimientos, cuevas abrigo y representaciones de arte rupestre que nos hablan de las personas que habitaron el territorio, de sus usos y costumbres, de sus creencias, de su forma de vida, y de cómo murieron.

La estación de la Antigua estación de Bilbao-Calzadas y el “Ferrocarril de los muertos“

El edificio donde se halla el Museo de Arqueología es parte de la historia de Bilbao. Desde 1895 la estación de las Calzadas funcionó como estación de los trenes que conectaban la villa con el Valle de Asúa (Txorierri), lo que permitía abastecer la villa del centro agrícola y ganadero de las afueras de Bilbao. Detrás de la empresa de Compañía del Ferrocarril de Bilbao a Lezama estaba un grupo de ricos inversores burgueses de las más selectas familias bilbainas como los Chavarri, Martínez Rodas, Olano, Langa, Solaegui o la viuda de Epalza.

Antigua estación de las Calzadas de Bilbao
Antigua estación de las Calzadas de Bilbao

Con el túnel construido en 1908 que permitía salvar le pendiente del trazado antiguo sobre Begoña se redujo la distancia y por ende se ganó tiempo, aunque los periódicos y crónicas de la época ya plasmaban el descontento por los altos precios de los billetes de tren hacia el cementerio de Derio.

En los primeros años del siglo pasado la estación de Bilbao-Calzadas pasó a tener un uso más concreto y en vez de transportar pasajeros hacía de “balsa de Caronte”, llevando los cuerpos de los difuntos hasta el cementerio de Vista Alegre en Derio (“curiosamente” en terrenos de Emiliano Olano, uno de los inversores de la Compañía del tren a Lezama), a la sazón nuevo cementerio de Bilbao cuando los camposantos de Abando, Albia, Begoña, Desuto y Mallona quedaron desbordados con el crecimiento de la ciudad.

El tren pasó a conocerse como el “Ferrocarril de los muertos“, y esta actividad única en España prosperó ofreciendo diferentes servicios en función del bolsillo del fallecido. De este modo había coches fúnebres en el tren de primera, segunda y tercera clase respectivamente. Los más pudientes burgueses del próspero Bilbao podían permitirse el de primera clase, con un vagón ricamente decorado para un único difunto y sus acompañantes, mientras que el de tercera tenía una capacidad de hasta diez muertos.

"El ferrocarril de la muerte" como se conocía al tren que iba hasta el cementerio de Derio desde Bilbao
“El ferrocarril de la muerte” como se conocía al tren que iba hasta el cementerio de Derio desde Bilbao

La estación de Bilbao-Calzadas contaba con capillas, depósito de cadáveres,  capilla ardiente y tanatorio y facilitó el transporte de los difuntos al cementerio sin tener que usar otros medios de transporte como los carruajes. Además permitió que en fechas tan señaladas como el día de Todos los Santos en noviembre, los familiares tuviesen un fácil acceso al cementerio de Derio.

El Ferrocarril de los muertos estuvo en servicio hasta los años 20 cuando la mejora de las carreteras y de los coches dejó obsoleto el transporte en tren de los difuntos, quedando solo como transporte de pasajeros “vivos” y mercancías. En 1986 volvió a tener un uso de transporte de pasajeros pero en 1994 se suspendió definitivamente. Las vías y andenes fueron desmontados y el antiguo edificio de la estación de las Calzadas se reformó para albergar el Museo Arqueológico de Bilbao.

Visita al Museo Arqueológico de Bizkaia

El Arkeologi Museoa, el Museo de Arqueología de Bizkaia abrió sus puertas en abril de 2009, ensanchando la oferta cultural de Bilbao, y especialmente desahogando el espacio expositivo del Museo Vasco donde se encontraba parte de los fondos que hoy vemos en el Arqueológico.

Sala de exposición del Museo de Arqueología de Bilbao
Sala de exposición del Museo de Arqueología de Bilbao

Las salas de exposición se distribuyen en dos plantas que cubren el arco cronológico desde la prehistoria hasta la edad moderna, es decir desde el tránsito del ser humano de cazador recolector al sedentarismo y el Neolítico, hasta prácticamente el siglo XVIII, pasando por la industria lítica, la Edad de Hierro y la época romana.

Se pone especial énfasis en la transformación del hábitat una vez que el ser humano comienza a controlar aspectos de la naturaleza como los bosques, el fuego, la domesticación de animales, la selección de especies o la agricultura. La visita se hace amena para todos los públicos, desde los profesionales de la arqueología hasta los más profanos, que gracias al material interactivo y los paneles pueden acercarse a la arqueología.

En el museo encontramos piezas exquisitas como un collar de variscita que proviene de las minas prehistóricas de Gava, o el maravilloso pecio de Urbieta, encontrado  en julio de 1998 entre el barro durante la draga del lodo del estuario de la ría de Gernika.

Collar de variscita en el museo arqueológico de Bilbao
Collar de variscita en el museo arqueológico de Bilbao

El pecio de Urbieta es uno de los hallazgos de barcos hundidos más importantes del mar Cantábrico, y pertenece a una pinaza -barco de cabotaje- de la segunda mitad del siglo XV. El pecio tiene doce metros de eslora y cuatro de manga, y es la joya de la Corona del Museo Arqueológico de Bizkaia.

Pecio de Urbieta expuesto en el Museo de Arqueología de Bilbao
Pecio de Urbieta expuesto en el Museo de Arqueología de Bilbao

También se puede destacar el ajuar de un guerrero encontrado en una tumba del siglo VI, estelas funerarias, y objetos hallados en cuevas célebres como la de Santimamiñe, uno de los referentes de arte rupestre en España.

Además del espacio expositivo el museo cuenta con un área de investigación, registro y catalogación de los restos hallados en excavaciones arqueológicas de la provincia vizcaína. En sus almacenes se custodian piezas que los investigadores pueden estudiar para sus estudios y publicaciones, y cuya labor es una de las prioridades que se trata de transmitir a los niños que acuden al museo en visitas escolares, participando en talleres.

Detrás de edificio del museo, en el espacio que ocupaban los andenes del tren está un secreto más. Se trata de un precioso mural que reproduce como era la antigua estación, y que merece una “parada”.

Mural de la antigua estación de las Calzadas en Bilbao
Mural de la antigua estación de las Calzadas en Bilbao

Como llegar al Museo de Arqueología de Bilbao

El museo se encuentra en la Plaza Unamuno, en el edificio de la antigua estación a Lezama, que se ve al inicio de las escaleras de Mallona. Dirección: Mallona Galtzada, 2, 48006. Teléfono: 944 04 09 90

Las opciones de transporte público son el Metro: Casco Viejo, salida “Unamuno” y el Tranvía en las paradas del Casco Viejo: Arriaga, Ribera o Atxuri.

Horario del museo

De martes a sábado el museo abre de 10:00 a 14:00h. y de 16:00 a 19:30h. Los domingos y festivos el museo arqueológico está abierto de 10:30 a 14:00h. mientras que los lunes permanece cerrado.

Recordar que los jóvenes hasta 26 años, las personas jubiladas mayores de 65 años, discapacitadas, desempleados, poseedores de la tarjeta turística BilbaoCard y grupos de 10 o más personas tienen una reducción del precio en la entrada, mientras que para los menores de doce años la entrada es gratis, al igual que el último viernes de cada mes (Día del Museo)

Mapa del Museo de Arqueología de Bilbao

Te ha gustado? Comparte este viaje !

Escribe un comentario!! (Vamos...es gratis y nos hace ilusión saber que te ha parecido.