Visita al Jardín botánico de Chapultepec en Ciudad de México

Sobre el jardín botánico de Chapultepec planea una extensa sombra. No se trata de un leve eclipse provocado por los helicópteros que transportan ricos empresarios de sus jaulas de oro a las torres de marfil desde donde dirigen México. Se trata de un proyecto, aún no aprobado pero lanzado como un globo sonda, de sustituir la parcela verde del jardín botánico por un centro cultural, el Pabellón Contemporáneo Mexicano ideado por el artista Gabriel Orozco y encargado sin licitación abierta al arquitecto italiano Renzo Piano.

Flores en el Jardín Botánico de Ciudad de México
Flores en el Jardín Botánico de Ciudad de México

Por las calles de asfalto se manifiestan los defensores del jardín botánico bajo el Frente Ciudadano por la Mejora y Defensa del Bosque de Chapultepec, argumentando que hay otros emplazamientos más idóneos para un «museo más» en CDMX.

Visita al jardín botánico de Chapultepec
Visita al jardín botánico de Chapultepec

Ya en su día la superficie del Bosque de Chapultepec fue mermando con proyectos como Museo de Arte Moderno (MAM) en los años sesenta, o la feria en la segunda sección del Bosque de Chapultepec, ya clausurada tras un accidente mortal, y que será sustituida en 2023 por el parque Aztlán.

Libélula en el Jardín Botánico de Chapultepec
Libélula en el Jardín Botánico de Chapultepec

En un país todavía muy vinculado a la herencia prehispánica del conocimiento botánico, la posibilidad de que el jardín de Chapultepec desaparezca es un argumento añadido para no permitirlo. Francisco Cervantes de Salazar humanista castellano, escribió en 1551 a su llegada a la antigua Tenochtitlán en su Crónica de la Conquista de Nueva España sobre los jardines de  Moctezuma Xocoyotzin

“Eran los jardines de solas hierbas, medicinales y olorosas, de flores, de rosas, de árboles de olor que eran muchos. Mandaba a sus médicos hiciesen experiencias de aquellas hierbas y curasen a los caballeros de su corte, con las que estuviesen más conocidos y experimentados. Daban los jardines gran contento a los que entraban en ellos, por la variedad de flores y rosas que tenían y por la fragancia y buen olor que de sí echaban, especialmente por la mañana y a la tarde”.

VISITA AL JARDÍN BOTÁNICO

Una paz inusitada reina en el recinto del jardín cuando accedemos para conocerlo. Como si fuese un espacio insonoro, entrar en el espacio es la huida más placentera del mundanal ruido en el que vive inmerso el tráfico de Ciudad de México.

El jardín botánico fue inaugurado en 2006, enfrente del Museo Tamayo y junto al Museo de Arte Moderno, sobre un área de 5.3 hectáreas que alberga 300 especies de plantas, tanto plantas nativas como especies introducidas. Uno de los lugares más sorprendentes es el Orquideario, espacio glamuroso que destaca sobre las áreas de humedales, ­agaves, suculentas, cactáceas y arboreto.

Cactus en el Jardín Botánico de Chapultepec
Cactus en el Jardín Botánico de Chapultepec

Ahuehuetes centenarios evidencian que en el subsuelo hay manantiales de los que los vetustos árboles, testigos de los acontecimientos vividos en Chapultepec, «beben» para seguir creciendo y tutelando a viajeros como nosotros que pretendemos recorrer el jardín botánico.

Orquideario del hivernadero

El jardinero o botánico que vela por la belleza de las orquídeas nos mira con cierta sorpresa. No son muchas las personas que en una ciudad de 21 millones de habitantes, se acercan a visitar al oasis del jardín botánico. El interior del invernadero acoge una frondosa selva de orquídeas, amén de otras plantas exóticas como la flor de la pasión, casi desbordando el espacio vital por el que pasean sus huéspedes.

Orquideario del Jardín Botánica de Ciudad de México
Orquideario del Jardín Botánica de Ciudad de México

A priori podrían parecer plantas resistentes por su capacidad para exhibir su belleza flora. Pero bien saben sus cuidadores que en el supuesto caso de que se las quiera trasladar a otro lugar con el cierre del jardín, no sobrevivirán ese exilio forzado. Igual destino fatal tendrían muchas de las especies, como los ahuehuetes, cuyas raíces se agarran al suelo de Chapultepec.

Orquídea en el invernadero del Jardín Botánico de Chapultepec
Orquídea en el invernadero del Jardín Botánico de Chapultepec

El orquideario tiene una forma alargada, de bóveda de cañón y cúpulas esféricas, cubierto por vitrales y con alusiones de estilo arte decó se aprecia el dibujo de una una serpiente. Y en las paredes, a los lados, hay cuatro fuentes de mosaico.

Aún con una necesidad visible de mantenimiento, el jardín botánico luce bello. El presupuesto para su cuidado no permite subsanar los problemas de riego o restauración de los parterres, pero las «mala madre», «oreja de burro», «No me olvides», echevarrias, agapantos,  o «hierbas de la moneda» se abren paso sin pensar en los planes de los humanos.

Abandonamos sin miras atrás como deben hacer los amantes cuando se despiden para no caer en la falsedad. Quién sabe si será nuestra última visita al pulmón botánico de Ciudad de México, y cuando regresemos sea de nuevo el voraz cemento el que haya aspirado el olor de las orquídeas.

Flores de diferentes especies en el jardín botánico
Flores de diferentes especies en el jardín botánico

Cómo llegar

El Jardín botánico se encuentra en la primera sección del Bosque de Chapultepec. Se accede por  Paseo de la Reforma, y se localiza fácilmente ya que se encuentra junto al Museo de Arte Contemporáneo.

INFORMACIÓN

La entrada al jardín botánico es gratuita.

Horario

De martes a domingo de 09:00 a 18:00 horas. mientras que el orquideario abre de 9:00 a 15:00 horas.

Recorridos guiados

De martes a domingo 10:00 a 13:00 horas.

Te ha gustado? Comparte este viaje !

Escribe un comentario!! (Vamos...es gratis y nos hace ilusión saber que te ha parecido.