Visita a las Salinas el Alemán en Isla Cristina. Sal ecológica de Huelva

Hay “fuentes de la eterna juventud” reales, “El Dorados” cuyas montañas no son de oro, si no blancas como la más pura nieve, con granos tan compactos y caprichosos que parecen dibujados con pincel y esculpidos con cincel. Así es la única artesanal de la costa onubense, la salina de Biomaris (Isla Cristina) más conocida como las “Salinas del Alemán“.

Salinas del Alemán - Biomaris. Isla Cristina - Huelva
Salinas del Alemán – Biomaris. Isla Cristina – Huelva

Tierra de salinas

La historia del Mediterráneo está ligada a las explotaciones de sal. Sicilia, Cerdeña, Malta, Túnez, o el sur de Francia. Allá donde se viaje se observa ese nexo, y en Andalucía hay variados testimonios de salinas desde la antigüedad. Su valor como conservante en la industria de la salazón permitió el desarrollo de fenicios y romanos, y aún hoy ese viejo oficio sigue vivo.

En Huelva, desde Ayamonte hasta la desembocadura del Guadalquivir, la inmigración de catalanes y levantinos entre los siglos XVIII y XIX, introdujeron las técnicas de salazón para las pescas de boquerón, la sardina y el atún. Una industria prospera creció sobre montañas de sal, siendo una referencia en todo el Mare Nostrum.

Las salinas, un hábitat con mucha vida aunque no lo parezca
Las salinas, un hábitat con mucha vida aunque no lo parezca

El siglo XX se abrió con la época de mayor esplendor de producción y la presencia de veintidós salinas. Le mecanización, reducción de los caladeros de pesca, o mejora en la productividad de las factorías industriales en la segunda mitad de siglo llevó al cierre de muchas salinas.

Antes de que eso pasara la precaria situación de la economía española tras la guerra civil y el hambre, supuso un repunte de la actividad de las salinas para dar salida a la demanda de sardinas en salazón. Fue en esos años cincuenta cuando comienza la historia de las Salinas del Alemán.

Salinas del Alemán en Isla Cristina
Salinas del Alemán en Isla Cristina

Historia de las Salinas del Alemán – Biomaris

Hans Burghard conocido en la localidad como “Juan El Alemán” se hizo con las salinas en 1954 e impulsa la producción de las salinas para obtener sal orientada al sector cosmético, bajo el paraguas de una empresa alemana llamada Biomaris. Para el año siguiente las salinas ya estaban en funcionamiento las 60 pilas de evaporación que produjeron unas 50 toneladas de sal. El trasfondo de los años de la posguerra, tejió una serie de habladurías sobre si Hans llevaba la sal a Alemania para fabricar bombas, en vez de cremas y jabones. Recordemos que durante la Segunda Guerra Mundial España fue país teóricamente neutral y se convirtió en un tablero de ajedrez donde actuaron las redes de espías de los alemanes y los aliados. Los movimientos de los consulados eran vigilados con lupa, y en este contexto destaco Adolf Clauss Kindt, hijo del cónsul honorario Ludwig Clauss Röder y jefe del Abwehr -servicio de inteligencia- en Huelva.

Formación de sal
Formación de sal

Durante décadas, las salinas se centraron en la obtención de una salina de mayor pureza en cloruro de sodio. A la muerte de Burghard, Manuel Rodríguez, maestro salinero de Biomaris -apodado Manolo “el del guano”-, se hace cargo de la empresa en 1985, enfocando la producción hacia la sal gorda. Con el paso de las décadas el resto de salinas artesanales de Huelva desaparecen, quedando ellos como únicos representantes de la tradición.

Manuel Gómez
Manuel Gómez

Ya en 2003 es su hija Manuela la que continua con la generación de salineros, explorando el arte de la “flor de sal“, formada en las capas superficiales de las piscinas.  En 2005 Biomaris  se reinventó, fundamentado su filosofía en la revalorización del patrimonio paisajístico y cultural salinero, fomentando conservar la producción artesanal e introducir nuevos productos. Fruto de ello las Salinas del Alemán cuentan con una línea de productos derivados de la sal que va desde la “flor”, escamas de sal, salmuera, sales especiadas o jabón de magnesio.

Más tarde, en 2011 Biomaris entró a formar parte del proyecto EcoSal Atlantis a través de la Ruta Sal Tradicional Ruta del Atlántico, que integra complejos de producción de sal artesanos. Con un trasfondo de recuperación histórica y de fomento del ecoturismo, EcoSal permite unir sinergias a lo largo y ancho de Europa.

Bicicleta decorando las salinas del Alemán
Bicicleta decorando las salinas del Alemán

Visita a las Salinas

El paisaje de muros, esteros y calentadores en el interior de las marismas es parte del hábitat natural de la frontera de Portugal con la provincia de Huelva.  Es historia viva de una tradición que solo en lugares como las Salinas del Alemán, permite entender la dureza de su oficio. Auténtica joya etnográfica, en ocasiones son los estrictos límites burocráticos los que ahogan en un mar insalubre el futuro de éstos ecosistemas donde la intervención humana transformó el paisaje sin que resultase agresivo o dañino para el medio ambiente.

Viajamos hasta las Marismas de Isla Cristina, a la zona entre el  Caño del Puntal y el Placerón, donde el blancor de las salinas atrae nuestras miradas y pasos. Las antiguas salinas del alemán -muchos las siguen llamando así- son con su pequeña parcela de apenas un kilómetro cuadrado, una oda a la resistencia contra la apisonadora industrial. Se quedaron solos en la lucha en pos de lo artesanal, y la barricada de sal dio frutos con el tiempo.

Impresionan los reflejos de las piscinas de sal, el paisaje donde la vida animal abunda, y donde el ojo atento distingue plantas de salicornia, un auténtico superviviente.

La sal también se cosecha. Paciencia, intuición y pasión.

El oficio requiere la sensibilidad de tocar la sal y reconocer su punto de elaboración, leer mareas y cuidar el fango que sirve de cama de la sal. Aquí se reza, con paciencia, al viento, cuyo suspiro sirve para formar la flor de sal en la superficie de las camas de agua. Si no se actúa en el momento justo, se hundirá debido a su grosor.

El conocimiento de las mejores condiciones para producir sal es esencial en unas salinas artesanales. La humedad, el viento, el sol, todos son elementos que intervienen.  Manuela, el alma mater de Biomaris, parece salida del la mejor agencia de marketing de una escuela de negocio, pero su rostro es el de alguien capaz de oler la sal en el aire y saber cuando puede llover. Lo mismo carga una pala sin quitarse su foulard, que te cuenta en cinco minutos la historia de las salinas hilvanada con anécdotas que ya quisieran los guionistas de la película sobre la operación de distracción en la Segunda Guerra Mundial de “El hombre que nunca existió“.

Flor de Sal

Formación flor de sal
Formación flor de sal

En 2005 Manuela crea una sal ecológica a partir de la denominada “flor de sal”. Fruto de la acción del sol y el viento,  la sal cristalizada en la superficie del agua se recoge manualmente y se empaqueta con ese grado de pureza, sin ningún tipo de aditivo. Se trata de una sal muy ligera y frágil, pero de una gran calidad, y por ende muy apreciada en los círculos gastronómicos. Es un tipo de sal más saludable. Posee menor carga de sodio que la sal tradicional,  frente a mayor riqueza de calcio, hierro, flúor, magnesio y yodo.  Otra particularidad de la flor de sal es que se “recolecta” a primeras hora de la mañana y al atardecer. El paseo por las salinas va regado de la charla amena con Manuela, que nos cuenta más sobre la peculiar elaboración de la “flor de sal”.

Además de las visitas guiadas a las salinas conociendo el proceso productivo de la sal, descubriremos un sin fin de historias curiosas de la zona, de la fauna y flora de las salinas.

Fauna en las salinas del alemán en Huelva
Fauna en las salinas del alemán en Huelva

Una explosión de color

El blanco de la sal contrasta con las piscinas rosáceas y rojizas. El motivo de esta coloración es el alga denominada Dunaliella salina del que se alimenta un crustáceo prehistórico, la  artemia. El aspecto de las artemias es el de una pequeña gamba de unos 8 a 13 mm. de largo, y su presencia es vital en la producción de sal, ya que controla la población de algas disminuyendo la viscosidad.

Artemias salinas, responsables del control de las algas en los estanques.
Artemias salinas, responsables del control de las algas en los estanques.

Baños de fango

Los baños en aceite de magnesio y en fango para relajarnos son una de las actividades más demandadas en la visita a las salinas. Las propiedades terapéuticas de los minerales atraen a muchos viajeros. La aplicación de loción de magnesio alivia dolores musculares y de articulaciones, relajando los músculos, y siendo idóneo para inflamaciones. Al mismo tiempo mejora la salud dental, fortalece los huesos, previene las afecciones cutáneas, mejora la circulación en las extremidades, e incluso contribuye a reducir el estrés.

Baños de magnesio en las salinas del alemán
Baños de magnesio en las salinas del alemán

Horarios Lago de Magnesio

Lunes – Sábado

Turnos de Mañana 9-14 am
Turnos de Tarde 5-9 pm

Domingos

Turnos de Mañana 9-14 am

Reservas
610 085 990

Lago de Magnesio en las salinas del Alemán
Lago de Magnesio en las salinas del Alemán

Mapa Salinas del Alemán, Biomaris

Dirección Salinas: Carretera A-5150 km 4 // 21410  Isla Cristina. Huelva

Correo electrónico: hola@salinasdelaleman.es

Teléfonos: 628408860 // 959343544

Te ha gustado? Comparte este viaje !

Escribe un comentario!! (Vamos...es gratis y nos hace ilusión saber que te ha parecido.