Escapada a Lisboa ¿Es útil la Lisboa Card?

Una parte del equipo de El Giróscopo Viajero ya había estado en Lisboa, visitando cada rincón de la ciudad para seguir confeccionando la Guía de Portugal. Pero he de confesar que por diversos motivos, mi maleta no se había posado en la cuna del Fado. Así que, tras valorar diferentes destinos para realizar una escapada de tres días, decidimos que no debía pasar ni un minuto más sin visitar Lisboa.

Otro de nuestros objetivos, además de trasmitiros las emociones que sentimos en cada uno de los viajes que realizamos, es ayudaros con experiencias que puede que hagan de vuestro viaje un sueño cumplido. A veces para poder sentir las ciudades y poder exprimir el máximo de cada rincón podemos necesitar algunas herramientas que pueden ser bastante útiles.

“Tejo

Aqui e além em Lisboa-

-quando vamos

Com pressa ou distraídos

pelas ruas,

Ao virar da esquina de súbito avistamos Irisado o Tejo:

Entao se tornam

Leve o nosso corpo

e a alma alada”

Lisboa es poesía, es cómo definiría ésta ciudad cosmopolita, antigua, poderosa, repleta de contradicciones, si fuera una rima sería asonante, con un orden caótico.  Lisboa ha avivado en mi la pasión por la poesía, y eso creo que se lo debo a Fernando Pessoa, al cuál “conocí” en el Café a Brasileira, sentado, viendo pasar a los viajeros y lisboetas, en pleno corazón de la ciudad. En toda la ciudad podemos encontrar referencias a éste poeta y a otros tantos que inundan con sus versos los lugares más recónditos de Lisboa. Puedes estar en un ascensor leyendo versos de Sophia de Mello, una de las escritoras más afamadas del S.XX, o leer poesías en las paredes de la estación de Metro de Saldanha, algo que deberíamos imitar en otras ciudades, me fascinó.

La ciudad da para mucho, he visitado otras ciudades en dos o tres días y reconozco que más o menos he podido con ellas, pero Lisboa ha me ha ganado. Es intensa, grande, alejada, turística… por lo que el tiempo vuela. En Lisboa hay que organizarse para poder visitar la ciudad por zonas, ya que hay mucho que ver, así que el transporte nos va a ayudar en nuestra visita. Ver la ciudad sin usar el transporte público, es misión imposible. Además debemos tener en cuenta la disposición de sus calles, sus cuestas, que hacen que todo vaya más lento, no olvidéis llevar calzado cómodo, no es una opción. Los numerosos lugares de interés, las colas interminables los fines de semana, y la distancia entre unos y otros hacen que tengamos en cuenta algunos servicios que nos van a ayudar en la visita.

En este caso decidimos utilizar para nuestra visita por la capital lusa, la tarjeta turística, Lisboa Card. Este tipo de tarjetas existe en casi todas las ciudades importantes de Europa otorgando en ocasiones numerosos beneficios. Aunque bien es cierto que todo dependerá del tipo de visita que vas a realizar. Si eres de los que no entras a ningún museo, edificio importante o atracción, pues definitivamente la Tarjeta no está hecha para tí. Sin embargo, si te gusta conocer a través de las exposiciones, museos u otros lugares de interés, la vida de las ciudades que visitas, la Lisboa Card puede ayudarte a economizar tu viaje.

Aeropuerto Humberto Delgado, en su interior podemos adquirir la Lisboa Card y así rentabilizar su uso

Puedes escoger tres tipos de Lisboa Card, en función de la duración del viaje. Está disponible para 24, 48 y 72 horas. Nosotros optamos por la de 48 horas ya que queremos sacar el máximo partido de nuestra escapada a Lisboa.

Para conseguirla puedes hacerlo a través de la web vvv.visitlisboa.com, o bien , una vez lleguéis a la capital portuguesa, en cualquiera de sus Oficinas de Turismo .

Con la tarjeta obtendréis una Guía en la que podréis ver detalladamente los descuentos, beneficios y lugares de interés que podéis visitar. Pero si no quieres cargar con el libreto, también puedes consultarlo en formato digital a través de internet. En ésta guía os explican cómo funciona la Lisboa Card, uno de los apartados más consultados, es dónde aparecen los 10 monumentos más conocidos por los viajeros que con la Tarjeta son de visita gratuita.

La Famosa Torre de Belem, suele estar repleta de turistas, las colas pueden ser interminables

Entre ellos veremos la famosa Torre de Belém, el Monasterio de los Jerónimos, el Museo Nacional de Coches, el Arco Monumental de Rua Augusta, el Museo de Arte Antiguo, el Palacio Nacional de Mafra o el Elevador de Santa Justa.

Pero además de las visitas, con la Lisboa Card, tenemos circulación gratuita en todos los transportes de la compañía Carris. Es la empresa que gestiona los tranvías, ascensores, elevadores y autobuses de la ciudad.
Con la Tarjeta también podemos movernos en metro, que nos permite dirigirnos a cualquier punto de Lisboa mientras nos hipnotizan las numerosas obras de arte que encontramos en algunas de sus estaciones, proporcionándonos una visión underground de la antigua ciudad.

El Tranvía o Eléctrico 28, un icono de la ciudad

Y si estás pensando hacer una excursión a las cercanas Sintra o Cascais, estáis de suerte ya que la línea ferroviaria que une la estación de Rossio con Sintra o Cascais es gratuita si portas la Lisboa Card.

Para comenzar a obtener las ventajas de la Tarjeta, optamos por recogerla en el mismo aeropuerto de Lisboa, allí, antes de salir al exterior de la Terminal hay una Oficina de Turismo. De ésta forma podremos subir al metro que nos lleva a la ciudad de forma gratuita. Hay que tener en cuenta que la Lisboa Card se activa en el primer lector de tarjetas que utilicemos, bien sea en el transporte o en los museos o atracciones que visitemos. A partir de éste momento comienza la cuenta atrás. Es importante que tengáis en cuenta que la Lisboa Card es personal e intransferible, por lo que sólo es válida para el portador, que debe firmar la tarjeta.

Lisboa Card, una herramienta muy útil para visitar la ciudad de Lisboa

Desde mi punto de vista cabe destacar la comodidad que te otorga ésta tarjeta a la hora de utilizar el transporte público sin tener que sacar un ticket cada vez que viajas. Y realmente si quieres visitar los diferentes museos o monumentos de la ciudad damos fe de que tendrás que subirte al metro, bus o tranvía en numerosas ocasiones.

Lisboa es conocida cómo la ciudad de las siete colinas, así que imaginaos cómo es transitar por sus diferentes barrios, las cuestas empedradas son el escenario de nuestros paseos, y a pesar de estar en la mayoría cuidadosamente restaurado, conserva la esencia de lo antiguo, que hace que caminar por ellas ponga a prueba nuestra resistencia física. Una de las visitas obligatorias para los turistas es subirse en el Eléctrico 28, el famoso tranvía amarillo que nos lleva por las calles empinadas de Lisboa. Desde la estación de Martim Moniz podemos hacer un recorrido que atraviesa la Alfama, el Mirador de Santa Lucía y que alcanza el Castillo de San Jorge. Si bien es cierto que suele estar muy concurrido, otra de las opciones es utilizar el 12 que sigue teniendo el encanto de lo antiguo y no suele estar tan repleto de turistas.

Actualmente aquí se encuentra el Museo de la Marina, está en el edifico que linda con el Monasterio de los Jerónimos.

Para que la Lisboa Card sea rentable debéis tener en cuenta el número de visitas que vais a realizar, y los transportes que vais a utilizar, personalmente creo que merece la pena si en tu itinerario se encuentran los principales monumentos y sobre todo por los transportes.

Durante nuestro viaje a Lisboa decidimos escaparnos a la cercana Sintra, lo hicimos desde la Estación de Rossio, ubicada en el Barrio Alto, en Sintra también nos sirve la Lisboa Card, nos realizarán descuentos de entre el 10 y el 20 % en las diferentes visitas cómo el Palacio da Pena o la Quinta da Regaleira. Además allí mismo, en la Oficina de Turismo que se encuentra en el mismo centro de Sintra podemos acceder gratuitamente a el Centro Interactivo Mitos y Leyendas. Aquí´entenderemos el misticismo que rodea a este lugar, una experiencia interactiva que nos ayudará a sumergirnos en un lugar tan bello cómo misterioso.

Imponente, misterioso y visita obligada es La Finca de la Quinta da Regaleira, en Sintra

Y a pesar de que nuestro viaje ha sido bastante corto, no podemos negar que la intensidad del mismo nos ha dejado agotadas, maravilladas y ansiosas de volver a recorrer las adoquinadas calles de Lisboa, de seguir disfrutando de la amabilidad de sus gentes, y de contar al mundo los mágicos contrastes de una ciudad que te atrapa.

Queremos agradecer a Victor CarriÇo, responsable de comunicación y relaciones públicas de Turismo de Lisboa, por su ayuda y amabilidad.

Te ha gustado? Comparte este viaje !

Escribe un comentario!! (Vamos...es gratis y nos hace ilusión saber que te ha parecido.