Vistas de Dubrovnik desde el teleférico (Cable Car)

Dos son los lugares que ofrecen una panorámica inolvidable de Dubrovnik, el primero y aunque no barato son las murallas de Dubrovnik, cuya entrada recomendamos porque nos brindan perspectivas diferentes de toda la ciudad, incluyendo algunos de los escenarios donde se han grabado los capítulos de la serie Juego de Tronos. El otro espacio que nos da una vista casi cenital de la parte vieja de Dubrovnik es el teleférico (Cable Car), uno de los más espectaculares de Europa, y que con su ascensión al monte Srdj nos va fascinando metro a metro.

Vista de Dubrovnik desde lo alto del teleférico
Vista de Dubrovnik desde lo alto del teleférico

Aunque el teleférico se construyó en 1969 para unir el centro de Dubrovnik desde Ploče con lo alto de la montaña Srđ, las modernas instalaciones que vemos hoy fueron construidas después de la guerra de independencia, ya que durante el asedio de Dubrovnik fue destruido en su práctica totalidad. De hecho no fue hasta 2010 cuando el teleférico volvió a rodar, mejor dicho a volar.

Las dos cabinas que se cruzan en la mitad del recorrido tienen una capacidad total de 25 personas, que en unos tres minutos cubren el desnivel.

El funicular llegando a lo alto de Dubrovnik
El funicular llegando a lo alto de Dubrovnik

Es posible subir a pié al monte (no recomendable con mucho calor) con ropa ligera porque el camino que parte de Jadranka Cesta hace un zigzag hasta lo alto.

Acudimos invitados por la oficina de turismo de Dubrovnik, con la que colaboramos a través de nuestra web de Croacia, y que siempre se ha mostrado abierta a que promocionemos la perla del Adriático. Como la visita a Dubrovnik era parte del tour que emprendíamos los días siguientes a Montenegro y Bosnia aprovechamos el primer día de llegada a Dubrovnik para ver el casco histórico y por la tarde subir en el teleférico. Optamos por el atardecer porque es la mejor hora, con el interior de las murallas iluminado con la puesta de sol.

Desde el centro son unos cinco minutos andando hasta la parte baja del teleférico, subiendo un par de cuestas y las escaleras que dan paso a las taquillas donde comprar las entradas. Después de esperar un poco entramos a la cabina y nos pusimos pegados al cristal para grabar la subida.

En lo alto de la montaña el teleférico desemboca en la estación sobre el monte Srdj. Desde allí podemos ver el atardecer iluminando la ciudad. Desde lo alto del teleférico las vistas nos transmiten una paz absoluta (eso si los numerosos turistas no rompen la calma), y tanto desde el segundo piso de la estación, como desde el mirador nos cansaremos de sacar fotos con la isla de Lokrum detrás de la ciudad amurallada.

La colina de Srđ estuvo poblada por bosques de robles, que los locales denominaban dubrava, dando lugar al topónimo de la ciudad de Dubrovnik.

Ascenso en el teleférico de Dubrovnik
Ascenso en el teleférico de Dubrovnik

Una buena idea es aprovechar la perspectiva desde la segunda planta para sacar fotos (si es que antes no hemos sacado el famoso palo del selfie) a los otros viajeros del grupo que pueden esperar en el primer piso con Dubrovnik al fondo.

A unos minutos andando podemos encontrar el Fuerte Napoleónico (1806-1816 ), bastión defensivo del ejército croata y que una vez perdido su control sirvió de emplazamiento para el bombardeo de la ciudad. Después de la Guerra se reconvirtió en museo de la Guerra de Independencia, para exhibir los desastres de la guerra, con exposiciones que tratan la Guerra de los Balcanes, la Independencia de Croacia y la defensa y bombardeos de Dubrovnik.

Museo de la Guerra de la Independencia de Croacia
Museo de la Guerra de la Independencia de Croacia

Si avanzamos aún más y subimos un pequeño promontorio como hicimos nosotros obtenemos un atardecer impresionante con la península de Lapad y las islas Elaphiti engullendo el sol que tiñe las aguas de unos colores fascinantes.

Aunque nosotros no tuvimos tiempo de hacerlo, el recorrido de trekking sigue durante algo más de un kilómetro hasta el Fuerte Strinčjera, construido entre 1886 y principios del siglo XIX durante el dominio del Imperio Austro-Húngaro, y donde encontramos memoriales a soldados caídos en las batallas de 1991.

Precio del teleférico de Dubrovnik

Adultos Ida: 70 Kunas, Ida y vuelta:120 kunas

Entrada niños de 4 a 12 años, 30 kunas ida y 50 ida y vuelta. Los menores de 4 años no pagan.

Se aceptan tarjetas de crédito pero no Euros y se pueden comprar tanto en las taquillas como online.

Horario teleférico

Enero: 9:00 a.m. – 4:00 p.m. Febrero y Marzo: 9:00 a.m. – 5:00 p.m. Abril: 9:00 a.m. – 8:00 p.m. Mayo: 9:00 a.m. – 9:00 p.m. Junio, Julio y Agosto: 9:00 a.m. – medianoche. Septiembre: 9:00 a.m. – 10:00 p.m. Octubre: 9:00 a.m. – 8:00 p.m. Noviembre:
9:00 a.m. – 5:00 p.m. Diciembre: 9:00 a.m. – 4:00 p.m.

Atardecer en lo alto del teleférico de Dubrovnik
Atardecer en lo alto del teleférico de Dubrovnik

Como llegar al teleférico

Al tratarse de uno de los principales atractivos turísticos de Dubrovnik es fácil encontrar el teleférico siguiendo las indicaciones desde el Stari Grad o el puerto, o simplemente dejándonos guiar por los cables que sobrevuelan la ciudad, y que se divisan casi desde cualquier lado. En la ladera del monte, en el barrio de Ploče está la salida del Cable Car donde podemos comprar las entradas.

Los autobuses urbanos que llegan hasta el teleférico son el  Número .5 y el 8.

Consejos

Si hay mucha gente subiendo al teleférico un buen consejo es intentar entrar los primeros en la cabina para colocarnos al principio o al final, de manera que tengamos una vista excelente para sacar fotos o grabar vídeo de la ascensión. Cuando bajemos nos podemos colocar en el lugar opuesto y así obtenemos las dos vistas del teleférico.

Vídeo del Cable Car

Mapa de la ubicación del Teleférico de Dubrovnik

Escribe un comentario!! (Vamos...es gratis y nos hace ilusión saber que te ha parecido.