Casa Museo León Trotsky en Ciudad de México

Suenan unos mariachis de fondo pero con los muros de la «fortaleza» de Trotsky es imposible distinguir de dónde vienen. Como una fina ironía caustica un visitante pasea por los jardines luciendo una gorra con la bandera de los Estados Unidos. Se detiene atento ante los agujeros de ametralladora Thompson que muestran la incursión de un grupo de exaltados comunistas disfrazados de policías y comandados por el pintor Alfaro Siqueiros.

Agujeros de bala en la Casa Museo León Trotsky en Ciudad de México
Agujeros de bala en la Casa Museo León Trotsky en Ciudad de México

Pese al gran despliegue de efectivos y a la cantidad de balas disparadas, Trotsky y su mujer se salvaron porque se refugiaron detrás de la cama y los asaltantes dispararon desde las ventanas, conscientes de la existencia de un mecanismo que si se abría disparaba automáticamente contra los asaltantes

En la huida del ataque fallido, del que más de 300 orificios quedaron como prueba del asalto, la veintena de agentes stalinistas robaron los automóviles de la casa, y furiosos por la estéril intentona perdieron o arrojaron fusiles, una sierra eléctrica, una escalera, garfios y todo tipo de elementos.

La visita a la casa museo de León Trotsky en el precioso barrio de Coyoacán de Ciudad de México parece sacada del mejor surrealismo mágico. El guía, que nos conduce como un cicerone autómata por las estancias, «castiga» con cada palabra a Stalin, señalando con filo del piolet con el que asesinó Ramón Mercader a Trotsky a la mente que urdió la eliminación del líder soviético exiliado en México.

Piolet con el que se asesinó a Trotsky y expuesto en el Museo del Espionaje de Washington
Piolet con el que se asesinó a Trotsky y expuesto en el Museo del Espionaje de Washington

Trotsky y México

Trotsky – cuyo nombre original era Lev Davídovich Bronstein– había perdido la carrera por la sucesión de Lenin frente a Stalin. En el camino, la mayoría de los que habían cuestionado su autoridad habían sido purgados, exiliados o asesinados.

Tras un largo periplo huyendo de la presión comunista ejercida por Stalin contra los países que acogían a Trotsky  como Turquía, Francia, Noruega o Estados Unidos, el ideólogo  llegó a México en enero de 1937 tras recibir el asilo diplomático por parte del gobierno de Lázaro Cárdenas, que también había dado hospitalidad a los represaliados por las tropas franquistas.

Frida Kalho y Diego Rivera intercedieron para que Trotsky y su mujer llegasen a México
Frida Kalho y Diego Rivera intercedieron para que Trotsky y su mujer llegasen a México

Desde su llegada estuvo en contacto con muchos intelectuales de izquierda en México, sin embargo vivirá grandes desencuentros con muchos de ellos.

Acogido por Diego Rivera y Frida Kahlo vivió en la Casa Azul de Coyoacán hasta que en 1939 enfrentado con Diego Rivera – se dice que por visiones políticas diferentes o por un supuesto romance de Trotsky con Frida-, se mudó a una vivienda en la calle Viena, pegada al Río Churubusco, y hoy la sede del museo casa Trotski.

Estancias de la casa Museo de León Trotsky
Estancias de la casa Museo de León Trotsky

Antes de ser la morada de León Trotsky, la casa albergó un centro de investigación en óptica fundado por el médico italiano Antonio Turatti. Allí vivirá junto a su segunda esposa, Natalia Sedova, prácticamente enclaustrado ante la amenaza continua de agentes de la NKVD formados y enviados por Stalin.

Tras el frustrado intento de mayo del 40, en agosto del mismo año, la artimaña urdida por Ramón Mercader, agente español logró ganarse la confianza de la cohorte de Trotski. En realidad era el plan B, Mercader había preparado a conciencia su trabajo. Con una identidad falsa bajo el nombre de Jacques Mornard Vandendreschd, estuvo carias años seduciendo a Silvia Ageloff, secretaria de Trotsky. Tras visitar la casa varias veces, logró reunirse dos veces a solas con el líder, logrando en la segunda su propósito.

Torretas de vigilancia en la casa de Trostky
Torretas de vigilancia en la casa de Trostky

Mercader pudo dar fe de las torres de vigilancia construidas sobre la casa, así como el alzado de los muros tras el intento de Siqueiros, y supo que para lograr su objetivo tenía que ser más sutil y no despertar sospechas.

La figura de la secretaria Silvia Ageloff aún genera controversia. Su participación o conocimiento del atentado es discutida, pero no hay duda de que los recelos que testimonió el propio Trotsky sobre Mercader tenían sentido. Es evidente que gracias a la ingenuidad o la participación de la secretaria, el agente stalinista pudo acceder a la casa.

El 20 de agosto Mercador accedió a la casa sin que se le registrase, lo que le permitió esconder un piolet de marca ‘Werkgen Fulpmes’ con el mango recortado, un cuchillo y una pistola bajo el abrigo. El piolet era la forma más silenciosa de matar a Trotsky y huir, y por eso se decantó en primera instancia por el objeto punzante.

Solicitó ver a Trotsky para que revisase un artículo y al primer descuido hundió el objeto punzante en el cráneo del León. Pese a la virulencia del acto, Trotski, herido, se abalanzó sobre Mercader y grito pidiendo auxilio, lo que permitió que la mujer y los guardaespaldas lograsen reducir al agente soviético.

Transportado para salvarle la vida, Trotsky cayó en coma y al día siguiente murió, tan solo quince meses después de haber llegado a la casa.

Trotsky en el hospital
Trotsky en el hospital

Los periódicos de la época señalaban la inmensa muchedumbre que acudió a las exequias, superando los 300 mil personas.

Mercader fue juzgado y condenado a 19 años en la cárcel, y en 1960 fue liberado, para viajar a la Unión Soviética donde fue condecorado por su acción. Vivió hasta 1978 en la Habana, cuando murió de cáncer, llevándose a la tumba muchos secretos del asesinato de Trotsky.

Detención de Ramón Mercader tras el asesinato de Trotsky
Detención de Ramón Mercader tras el asesinato de Trotsky

Visita Museo Casa de León Trotsky

Sorprende el público heterogéneo que llega al Museo Trotski, desde gente de ideología marcada y dispareja como anarquistas, comunistas, marxistas o socialistas, mezclados con turistas despistados, estudiantes y curiosos.

Jardín de la casa de Trotsky en Coyoacán
Jardín de la casa de Trotsky en Coyoacán

Varias exposiciones en la antigua casa del guardia sirven para situar al visitante en la vida y contexto histórico de Trotsky, de su nacimiento como en su etapa revolucionaria con Lenin, la oposición a Stalin y el periplo de exilio que le llevó a México.

Fotografías y paneles en el interior de la casa museo de Trotsky
Fotografías y paneles en el interior de la casa museo de Trotsky

El esmero en conservar los elementos originales de la casa es remarcable, con muebles y papeles colocados en el mismo lugar gracias al estudio de fotografías sacadas el día del magnicidio. Paseando por las habitaciones, la cocina o los dormitorios, se viven los ritmos del periodo de entreguerras mundiales, de la permeabilidad de las ideologías y del odio visceral que llevó al asesinato de Trotsky.

Máquina de escribir de Trotsky
Máquina de escribir de Trotsky

Las fotografías familiares permiten acercarse al personaje, e intentar escudriñar en sus facciones el empecinamiento por cabalgar la ola de la Revolución Rusa, evitando que Stalin desvirtuase su valor.

En el jardín huía mentalmente Trotsky de su jaula de oro. Odiado y amado hasta la muerte y más allá, paseaba al aire libre atento a la puesta del huevo de las gallinas y conejos que criaban. Esa autarquía impuesta estaba en realidad motivada por el miedo, y por seguro la certeza, de que cualquier alimento del exterior podía estar envenenado.

Monumento con los restos de Trotsky y su mujer en el jardín de la casa museo de Coyoacán
Monumento con los restos de Trotsky y su mujer en el jardín de la casa museo de Coyoacán

Quizá por ello el jardín sea el mejor lugar para que la estela funeraria por el arquitecto Juan O´Gorman, custodie las cenizas de Trotsky y de su su esposa Natalia Sedova.

Tumba de León Trotsky y su mujer Natalia Sedova
Tumba de León Trotsky y su mujer Natalia Sedova

Desde 1982 el edificio es monumento histórico de México, gestionando el acceso a la casa museo de Trotsky, y sirviendo de auditorio para exposiciones y consulta de su biblioteca que reúne más de seis mil volúmenes.

Y a partir de1990 el museo tiene abiertas sus puertas siendo al mismo tiempo  sede del Instituto del Derecho de Asilo Museo Casa de León Trotsky.

INFORMACIÓN MUSEO TROTSKY

PRECIOS

Costos de Admisión: Entrada general $50. Estudiantes, maestros e INAPAM con credencial $25. Extranjeros $70, con credencial de estudiante $35.

HORARIO

Martes a domingo 10:00 a 17:00 hrs.

CÓMO LLEGAR

Estación de metro más cercana (1.5km) Coyoacán (Línea 3-verde)

Ruta 200 de rtp, Oceanía sur. Parada sobre Rio Churubusco.

Ruta 116-A de rtp, General Anaya, parada sobre Xicotencatl

Cómo llegar a la casa museo León Trotsky

Rio Churubusco 410, Col.Del Carmen, Del.Coyoacán, C.P.04100 Ciudad de México.

 

Escribe un comentario!! (Vamos...es gratis y nos hace ilusión saber que te ha parecido.