Hoteles boutique en la Marbella antigua y desconocida que busca la excelencia

El casco antiguo de Marbella está muy bien conservado

Marbella, la capital de la Costa del Sol es uno de los destinos más populares para las vacaciones lujosas de sol y playa. La ciudad malagueña sin embargo, no es sólo sol y playa, campos de golf y yates en Puerto Banús. Marbella sorprende al viajero con un precioso casco antiguo muy bien conservado que invita a perderse por sus calles y callejones, a parar en sus agradables plazas, a descubrir sus monumentos y museos. La ciudad vieja es una invitación, con la espectacular luz que realza el colorido de iglesias, los restos de su muralla, las casas encaladas y decoradas con mil flores. Al atardecer los sentidos se despiertan en esta Marbella antigua, con el olor del jazmín mezclado con el de los bares de toda la vida, escondidos en callejuelas estrechas o las terrazas que nos llaman abriéndonos el apetito. En nuestra Guía de la Andalucía Insólita descubrimos comarcas y pueblos desconocidos, y  hemos tenido que viajar a Marbella para poder verla desde otro punto de vista, inesperado y sorprendente.

Hoteles que apuestan por la calidad y la excelencia en magníficos edificios del casco antiguo de Marbella

Una de esas sorpresas inesperadas de Marbella son sus hoteles boutique recién Inaugurados en la Marbella Antigua. Una apuesta por la excelencia y la calidad que llega de la mano del grupo Hotelero La Ciudadela y que nada tienen que envidiar a los grandes resorts y hoteles de lujo que proliferaron durante años en la Costa del Sol. Al revés, son muchos los viajeros que buscan ahora otro tipo de lujo y de alojamiento. Se trata de hoteles levantados sobre los cimientos de edificios históricos, manteniendo su alma. Patrimonio preservado donde el diseño, el lujo y el confort son fundamentales. Hoteles que se encuentran en las callejuelas y plazas del casco antiguo de Marbella, contribuyendo a que esta parte de la ciudad guarde su encanto.

 

Marbella innova y se posiciona también como destino y residencia de profesionales digitales. Destino ideal para quienes buscan infraestructuras, seguridad clima y ambiente agradable para negocios y profesiones digitales. Por último, Marbella se sitúa como puerta de la Málaga verde, cuyo último y grandioso ejemplo es el nuevo Parque Nacional español de la Sierra de las Nieves.

Les animamos a romper el estereotipo de esa Marbella de los jeques, del lujo desmedido y de la jet set, invitándoles a un viaje a la Marbella histórica, la Marbella encantadora de su casco viejo en la que se vislumbra el pueblo que fue.

Desde Marbella el acceso a la Málaga verde es rápido. El Pico de la Concha, en la Sierra Blanca mira siempre a la ciudad

La Sierra Blanca, un marco único para la ciudad de Marbella

Antes de pasear por las calles del casco antiguo de Marbella, no podemos dejar de nombrar la bellísima Sierra blanca que mira a la ciudad desde su imponente altura y belleza. Es el marco ideal de cualquier postal de Marbella, omnipresente, que viajeros y habitantes descubren desde terrazas, miradores y paseos en barco. Un macizo montañoso de la Cordillera Penibética que debe su nombre al color blanco de su roca caliza. La Sierra Blanca es la antesala del Parque nacional de Sierra de las Nieves, que nos recuerda que el territorio de la provincia de Málaga es casi pura montaña.

Postal del Pico de la Concha y de Sierra Blanca desde la terraza del Hotel Ardoise

A lo largo de este viaje buscamos el Pico de la Concha (1215 m.), el segundo más alto de la Sierra Blanca, en todo momento, o es más bien él el que nos busca a nosotros, mostrando su belleza de molusco en todo momento. Nos cuentan que sin la Sierra Blanca, que actúa como un parapeto protector, Marbella no disfrutaría de este excelente clima tropical que tiene a lo largo de todo el año.

De esa Marbella verde, de esa Costa del Sol distinta les hablaremos en otros artículos. Con la perspectiva y los ojos del Pico de la Concha, subiendo a este mirador espectacular desde el que seguro que puede ver hasta la costa de Marruecos.

El Casco Antiguo de Marbella, una sorpresa encantadora

La belleza del casco antiguo de Marbella

El Casco Antiguo de Marbella conserva vestigios de las diferentes civilizaciones que pasaron por aquí: romanos, árabes y cristianos. Un recorrido por este laberinto de calle, plazas y rincones llenos de encanto nos hablan de la historia de la ciudad. De época romana, están los tres capiteles de los muros del castillo, que hay que estar atentos para encontrar. O restos de cerámica sigilata en la plaza de los Naranjos y una tumba en la plaza de la Victoria. Recordemos que en Marbella hay importantes yacimientos arqueológicos como la “Villa Romana de Río Verde” o las “Termas Romanas de Guadalmina”.

Hay bastantes recuerdos de la ciudad amurallada que fue Marbella en época islámica, con las tres puertas de la Ciudad Vieja: “Puerta del Mar”, “Puerta de Ronda” y “Puerta de Málaga”. También su castillo, del siglo X, y su muralla, de época posterior. Esta medina magnífica experimentó grandes cambios con la conquista castellana y el siglo XVI, en el centro se abrió la bonita Plaza de los Naranjos, nuevo centro neurálgico del poder en la ciudad.

Los capiteles romanos de los muros del castillo

Comenzamos nuestro recorrido por el Casco Antiguo de Marbella en el paseo más antiguo de la ciudad: el Paseo de la Alameda. Lo atestigua el vergel de plantas y árboles que nos hacen sentir en el Trópico, que llega al Paseo Marítimo a través de la Avenida del Mar – con copias de esculturas de Dalí -. De ahí nos internamos por la Puerta del Mar en las callejuelas de la Marbella Vieja. Desde la plaza, donde está la Ermita de Santiago, se contempla la torre de la iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación. Otra iglesia, la Capilla de San Juan de Dios asoma al final de una callejuela, una capilla del siglo XVI con una sola nave y una bonita armadura de madera de tres paños de tradición mudéjar.

Desembocamos en una de las plazas más bonitas de Marbella: la Plaza de la Caridad, donde se encuentran dos maravillas: la Iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación y el Castillo de Marbella con su muralla. La luz del atardecer es magnífica e ilumina la iglesia, haciendo destacar sus colores, el amarillo y el blanco, así como el ocre de su bella portada rococó. Impresiona su interior con su retablo barroco y su órgano de Sol Mayor.

La Iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación

Parte de las antiguas murallas árabes de Marbella se conservan en un excelente estado: son las que corresponden a la ciudadela y la alcazaba, en la zona nordeste de la ciudad. También gozan de buena conservación los restos del castillo de Marbella, que data del siglo X, en el que destacan tres capiteles jónicos que se utilizaron como sillares, sacados de un edificio romano. El castillo y la muralla nos permite imaginar las diez torres que jalonaban las murallas de Marbella de los siglos XI a XII.

La Capilla de la Amargura

Tras asomarnos a la Capilla del Santo Sepulcro pasamos por un estrecho callejón llegamos al antiguo Hospital Bazán, actual sede del Museo del Grabado Español Contemporáneo, un edificio del siglo XVI, de estilo renacentista, con elementos del Gótico-Mudéjar. En el museo hay grabados de Picasso, Miró, Chillida, Tápies, Barceló,…

De nuevo en la Plaza del Castillo caminamos por la empedrada calle del Carmen, con sus tiestos típicos de los patios cordobeses que destacan con su azul en la pared encalada. Y entre mesas de terraza atestadas de turistas llegamos a la más bella de las capillas callejeras que hay en Marbella: la Capilla de la Virgen de los Dolores.

RIncones del encantador casco antiguo de Marbella

Llegamos por fin al centro neurálgico de la Marbella Antigua: la Plaza de los Naranjos, de finales del siglo XV, de las primeras construcciones del nuevo período cristiano, en la que se obviaron los soportales que, por el contrario, se hicieron en muchas ciudades castellanas. Los naranjos dan sombra a las terrazas llenas en en pleno verano, imaginamos que inundan de azahar la primavera de Marbella. Nuestras miradas danzan del Ayuntamiento, de 1568, a la antigua Casa del Corregidor (1552), de estilo gótico mudéjar tardío, con su bonita portada de piedra labrada y su balcón con cuatro arcos. También está la Ermita de Santiago, la más antigua de la ciudad, que fue mezquita en el pasado.

En la Plaza de los Naranjos de Marbella

Nos internamos en la Marbella de los Callejones y “almizcates” que conquistan por su encanto. Los almizcates no llegan a ser ni callejas, son espacios entre casas que no suelen tener puertas y apenas ventanas. Está el de Mariquita Cuevas, que une la calle Pantaleón y Valdés. Parece mentira que en estas callejuelas haya numerosas tabernas como El Albero o la Casa Curro Taberna. Aunque todavía son más estrechas las de la calle San Lázaro, donde está la Taberna la Niña de El Pisto o la calle del Restaurante Compasión.

Los callejones de Marbella

De repente el espacio se abre en la calle Ancha, llena de casas encaladas convertidas en restaurantes, adornadas con flores de buganvilla, que a estas horas se llena de turistas deseosos de probar las especialidades de la cocina andaluza. Desemboca en la plaza donde está la Ermita del Santo Cristo de la Vera Cruz con su llamativa torre campanario con tejadillo de cerámica. Ahí está el Tablao Flamenco Ana María Los Chatos, donde se puede escuchar al mítico Pinto, y el Hotel Santo Cristo, que abrirá próximamente, uno de esos magníficos hoteles boutique que están embelleciendo el casco antiguo de Marbella.

Calle ancha de la ciudad vieja de Marbella.

Apuesta por calidad, alojamiento exclusivo en la Marbella vieja.

El casco viejo de Marbella nos ha sorprendido muchísimo. Es difícil imaginar que la zona vieja de la gran ciudad que es hoy Marbella, haya conservado el aspecto y el ambiente de un pueblecito mediterráneo de hace un siglo. Pero es así, rodeado de la ciudad nueva y a 100 metros de las playas, la ciudad vieja de Marbella sigue siendo una joya que hay que redescubrir y disfrutar siempre que se visite la localidad malagueña.

Suite del Hotel boutique Santo Cristo.

Durante nuestra visita pudimos descubrimos dos de los cuatro hoteles con encanto que están a punto de abrir sus puertas en el casco viejo de Marbella. Se trata de una apuesta muy clara por la calidad, la excelencia y el lujo, entendido éste como la sublimación de servicios y una adecuación de aquello que se ofrece y aquello que se paga. Los hoteles boutique de la Ciudadela Marbella, La Maison Ardois y el Hotel Santo Cristo van a crear un núcleo único en la ciudad. Un conjunto de hoteles boutique con increíble encanto y personalidad propia, que ofrecen calidad y servicios sin parangón, no ya en Marbella, sino en toda la Costa del Sol.

El símbolo de Hoteles La Ciudadela

La apuesta del grupo de inversores hispano suizo, no ha dudado en buscar la excelencia extrema, sin miramientos con los costes de planificación, materiales, personal… Se ha trabajado con arqueólogos y arquitectos para restaurar y conservar el carácter de todos los edificios, gastando muchísimo más dinero y tiempo, a pesar de que construir prácticamente desde cero hubiera sido mucho más rápido y barato. Pero, como decimos, la apuesta era clara pensando únicamente en la calidad extrema y en unos servicios únicos orientados para un público único, que provenga de cualquier parte del mundo. Cuando se ha dormido en los mejores hoteles de Nueva York, París, Londres o Tokio, en los mejores resorts de Isla Mauricio, de las Seychelles, Bermudas y Maldivas, la oferta tiene que ser realmente especial. La Costa del Sol, Marbella se han focalizado en el lujo, pero la exclusividad hoy, hay que demostrarla con proyectos, actos y realidades. Es esta es la gran característica de los Hoteles boutique La Ciudadela.

Hoteles La Ciudadela de Marbella.

Hoteles La Ciudadella, calidad y excelencia en el casco antiguo de Marbella

Todo comenzó en la elección de los edificios, casonas palaciegas donde arqueólogos, arquitectos y diseñadores han trabajado codo con codo. Se trata de hoteles boutique con muy pocas habitaciones, pero de gran calidad. 9 en el caso de la Maison Ardois (6 standard y 3 suites) y 14 para el Santo Cristo (12 habitaciones y dos suites). Las habitaciones han sido decoradas respetando al máximo la estructura original de los edificios pero incluyendo todas las mejoras que hagan de la estancia una experiencia en si misma. Además, no se ha escatimado en los elementos esenciales de un hotel. Las camas, colchones y la amplia gama de almohadas son extremadamente cómodas. La ropa de cama es de algodón egipcio de 500 hilos; los amenities de la marca Loewe; los secadores de GHD y el minibar también está a la altura de la calidad que se quiere ofrecer a los clientes.

Los hoteles cuentan con todo el personal necesario para que la estancia sea perfecta. Junto al personal, competente y amable, la tecnología ha entrado para quedarse en la hotelería de excelencia. Mediante tablet o teléfono se puede contactar con la recepción, realizar llamadas, ver los menús y realizar pedidos al servicio de habitaciones. Pero también se puede reservar excursiones y experiencias en los propios hoteles o ponerse en contacto con el personal para cualquier incidencia o necesidad del cliente.

Espectacular restauración de patios interiores de casonas antiguas en los Hoteles La Ciudadela

El grupo de hoteles Ciudadela de Marbella se encargará de conseguir otros servicios esenciales para una estancia magnifica en la Costa del sol. Por ejemplo cuidadores para los niños o adolescentes, transfer, reservas en restaurantes, museos, actividades en el Puerto Deportivo de Marbella, peluquería o reservas relacionadas con las excursiones y actividades turísticas.

Edificios con Historia buscando la excelencia.

Maison Ardois

Maison Ardoise Marbella, una joya que busca la excelencia

La Calle Ancha de Marbella ha sido durante siglos una de las calles principales de Marbella. Su nombre indicaba la importancia y la posibilidad de paso para carros, un privilegio exclusivo de las grandes arterias de la población. Aquí vivía parte de la clase acomodada, familias con propiedades tierras y negocios desde el final del XVII hasta el siglo XIX. El hotel Maison Ardois, que se encuentra en el edificio de la Calle Ancha, 9, pertenecía a una familia de origen francés muy relacionada con la minería de las sierras cercanas. La familia Ardois se enriqueció con los yacimientos de níquel que se exportaba a Gran Bretaña y la casona representaba el poderío económico y social de la misma. En su morfología definitiva, ya en el siglo XX, la casa Ardois contaba con tres pisos, cuatro patios y pozos. La portada que da a la Calle Ancha mostraba los motivos decorativos más elaborados. Sobre todo el torreón mirador, elemento de prestigio y utilidad.

Salones con estilo y elegancia de la Maison Ardoise de Marbella

Este tipo de edificios cumplían varias funciones. La de vivienda, por supuesto, a la altura de la familia que la poseía, pero también la de almacén de ciertas mercancías preciadas y en algunos casos de tienda. Mediante una polea se podían subir las mercancías al deposito de los sobrados en la última planta. Y desde  el torreón se podía ver llegar a los barcos en el puerto.

Para el visitante uno de los aspectos más loables de la restauración ha sido la conservación de los suelos hidráulicos de origen. Estos pavimentos provienen de la fábrica de Málaga de José Hidalgo Espíldora. Los diseños geométricos siguen siendo modernos un siglo después de su fabricación. Hoy en día los suelos de cemento pigmentado fabricados con prensas hidráulicas son cada vez más reputados y valorados. Además de estas joyas, el Hotel Ardois ha conservado muchos detalles arquitectónicos del edificio original: las bovedillas entre las vigas aparentes de los techos, en las ventanas los capialzados. Una bóveda catalana hecha de ladrillos se halla debajo de la escalera y por fin, la Torre Mirador, tan importante en estos puertos donde se ha podido preservar la carpintería original. En varias zonas el hotel se han dejado al aire tramos de muro original sin revoque para poder observar los bloques de cuarcita utilizados en la construcción.

Hotel Maison Ardoise, un hotel boutique donde reina la calidad y el excelente servicio

La terraza donde se sirven los desayunos y cenas permite disfrutar de los tejados de Marbella antigua y ver la Sierra con el Pico de La Cocha que protege a Marbella del viento terral de Málaga y le da su microclima especial.

Hotel Santo Cristo

Patio del Hotel boutique Santo Cirsto.

El Hotel Santo Cristo, se sitúa en la Plaza que lleva el mismo nombre, junto al Tablao Flamenco Ana María los Chatos. Este edificio se construyó en 1920 sobre un terreno y edificaciones que habían pertenecido a Jean-Baptiste Barthélemy de Lesseps. A este famoso personaje fue cónsul francés en San Petersburgo y Lisboa, pero sobre todo miembro de la mítica Expedición Científica de La Perousse. Lesseps fue el único que sobrevivió ya que volvió a Europa atravesando Siberia desde Japón. Gracias a Lesseps se salvaron los diarios de abordo y mucha documentación, antes del naufragio de La Perousse en Vanikoro (Vanuatu). Su relato del viaje, publicado en 1790 “Journal historique du voyage de M. de Lesseps”, es uno de los documentos más valiosos para conocer uno de los viajes de exploración más importantes del siglo XIX, similar a los de Cook o Malaespina. Las propiedades de Lesseps incluian almacenes, tierras y el único trapiche (ingenio) azucarero de la comarca de Marbella.

Detalle de los excelentes materiales utilizados en los lavabos del Hotel Santo Cristo

El Marques de Duero compró la casa en 1860, siendo habitada hasta su progresivo abandono en la segunda mitad del siglo XX. La finca y el edificio poseen una disposicion particular al encontrarse en una esquina de la plaza. La restauración ha devuelto el valor al mismo, potenciando el patio central. Este funciona a modo de pequeña corrala, o funducq arabomagrebí, integrando las habitaciones, el comedor, el hall, y la terraza del tejado. La estructura original se ha preservado manteniendo los pilares cuadrangulares que se apoyan en zapatas y permiten sostener los pasillos y galerías que dan al patio central. La terraza es magnífica, con vistas de la Sierra Blanca como en su vecino Ardois, pero también del Castillo de Marbella, las Iglesias de Santo Cristo y la Encarnación.

Marbella destino gourmet y gastronómico.

En el Boho Club, el chef con estrella Michelin, Diego Del Río, nos presentó su proyecto

El complemento indispensable para un viajero exclusivo tiene que venir por el paladar. Marbella y sus establecimientos hoteleros nos ofrecieron restaurantes increíbles como el del Boho Club donde el chef con estrella Michelin, Diego Del Río, presenta su nuevo proyecto. Ante sus menus degustación del cocina sincera y deliciosanos rendimos sin discusión. El Boho Club es un restaurante situado en un resort de la zona de Milla de Oro y Puerto Banus cerca del centro de Marbella.

Magnífico el diseño del Restaurante Boho Club de Marbella

Y como no podía ser de otra manera los Hoteles Ciudadela complementan su oferta con un conjunto de restaurantes dirigidos por el joven chef Pablo Rebollo. Son el Thaissence, en Maison Ardois, y La Bouganvilla, en el Santo Cristo. Un amplio equipo de profesionales dirigido por Pablo Rebollo a quien también pudimos conocer coordina estos dos restaurantes y los próximos que se abrirán en los otros hoteles boutique de la cadena. Siempre contando con productos frescos y en la medida de lo posible basados en el KM. 0, cada restaurante declina de forma distinta el proyecto del chef. Así en el Tahissance se hace una fusión entre tailandesa y peruana sin olvidar la cocina andaluza y española. Un aproximación exótica con aguacates de la Axarquía, pescados y frutas de Andalucía. Una de las novedades que se ha introducido en los menus es la participación el comensal. Por ejemplo, el guacamole no viene hecho de la cocina sino que se prepara por el cliente que mezcla los ingredientes a su guisa. Este taller de gastronomía cuenta con la ayuda y colaboración de todo el personal del restaurante para que la experiencia sea lo más deliciosa posible.

La cocina del joven chef Pablo Rebollo en los Hoteles La Ciudadela

Sin duda las terrazas ambos hoteles son un atractivo increíble. Las vistas de la ciudad, de la sierra de Marbella y el ambiente agradable y distendido son el mejor marco para conversaciones de negocios, tardes y noches de calma. La terraza del Maison Ardois y del Santo Cristo con sus rooftop donde se puede cenar o disfrutar de los innovadores cocteles de la casa se van a convertir, sin duda en referentes marbellíes.

Flamenco y cante.

Actuación del cantaor Pinto en el patio del Hotel Boutique Santo Cristo.

Un extra muy destacable es la cercanía del Tablao Ana María los Chatos, que cuenta con actuaciones de los cantaores y músicos más importantes de la ciudad y de toda la provincia. Durante nuestra visita pudimos disfrutar en exclusiva de la actuación de el “Pinto”, en pleno patio del Hotel Santo Cristo. Casi en primicia pudimos gozar de una acústica increíble y de la pasión del cante de fandangos y coplas propias a Marbella y la provincia de Málaga.

Este flamenco intenso y sin filtros interpretado en el marco del precioso hotel boutique Santo Cristo fue el colofón perfecto para un viaje de descubrimiento, un viaje que muestra otra cada de Marbella, pero también del sector hotelero. Una iniciativa para mostrar la riqueza cultural, monumental y gastronómica de una ciudad que aún soporta el estigma de tiempos pasados pero que se encamina hacia un futuro prometedor y diferente.

Marbella, un descubrimiento y un hasta pronto.

Marbella

La historia no termina aquí, ya que el cambio de Marbella en cuanto a sus horizontes y a su proyecto de futuro, no es más que un comienzo. Otros hoteles boutique van a abrir en los próximos meses, atrayendo a un público exigente que va a descubrir la Costa del Sol de otra manera.

Igualmente, gracias al nuevo Parque Nacional de la Sierra de las Nieves, Marbella puede mostrar ese lado natural y verde de una provincia de Málaga montañosa menos conocida.

El colorido de Marbella

Finalmente, si la ciudad termina de definir su apuesta por la atractividad digital, y se crean programas que faciliten la llegada de profesionales digitales, el tejido social, tecnológico y económico se verá enriquecido. La diversificación económica es la base de un futuro sostenible. Los profesionales digitales llegarán a la Costa del Sol, a la provincia de Malaga y a Andalucía  en cuanto se definan planes de atracción activa. Solo es necesario apoyar a estos profesionales para que se establezcan, trabajan, inviertan y paguen impuestos en Marbella, en su comarca, un lugar  tremendamente atractivo, para trabajar y vivir.

¡Hasta pronto, Marbella!

Seguiremos con atención los cambios en la Costa del Sol y esperamos acompaña la apertura de esos nuevos alojamientos que están cambiando Marbella. Y dentro de nada ¡nuevo artículo sobre el Puerto deportivo de Marbella y las actividades que se pueden realizar en él!

Agradecimientos.

Muchas gracias al la Oficina de Turismo de la provincia de Málaga-Costa del Sol, al Ayuntamiento de Marbella y la concejalía de Turismo de la ciudad que contaron con nosotros para este viaje de prensa. Igualmente agradecemos mucho todo el apoyo y colaboración de la oficina de Turismo del distrito Marbella de San Pedro Alcantara.

Igualmente hay que agradecer la gentileza de los Hoteles La Ciudadela de Marbella;  el complejo Boho Club, el Puerto deportivo de Marbella;  la empresa Jet Boat.es y el Hotel Melia Don Pepe, así como a la clínica de Belleza Tacha y al historico chiringuito Restaurante Nuevo Reino de San Pedro de Alcantara.

Por último un abrazo muy fuerte a todos los compañeros que nos acompañaron en este viaje, los periodistas Angel Gonzalez Perianes y Javier Carrión; y a los bloggers Karmen Salas de Un Mundo alrededor y Jesús Sánchez de Con Mucha Gula. ¡Ojalá nuestros caminos se encuentre pronto!

Un placer haber podido conocerlos a todos y nuestro sincero agradecimiento por habernos acogido con tanta amabilidad y profesionalidad. Hasta pronto.

Te ha gustado? Comparte este viaje !

Escribe un comentario!! (Vamos...es gratis y nos hace ilusión saber que te ha parecido.