Yo y México DF Crónicas Aztecas 1

Comienzan aquí las Crónicas Aztecas, una serie de divertidas aventuras que transcurren en México. Menos turísticas pero más realistas de lo habitual, las protagoniza un intrépido y curioso viajero, el señor Juaro Benítez. De su mano, con su chanza y particular tacto, recorreremos los entresijos del mundo empresarial del Distrito Federal y, esperamos, las profundidades de los cenotes de Yucatán.

Introducción.

Trabajador que soy de una empresa con oficinas por toda la península ibérica y en varios países del extranjero, tuve que realizar una serie de viajes de 2-3 semanas cada uno a México, principalmente al D.F. Durante éstos viajes fui testigo de una serie de eventos que coparon mi capacidad de asombro, por lo que decidí recopilar y compartir con mis amigos los pasmosos momentos que viví en una serie de escritos (enviados por e-mail) que denominé “crónicas aztecas”. La intención  de las mismas no era otra que servir de válvula de escape y no tienen ninguna aspiración literaria más allá que la búsqueda de una sonrisa en mis amigos lectores.

La foto de la cabecera pertenece a Francisco Díez.

A petición del titular de esta página, he accedido a publicar dichas crónicas como una de las secciones del giróscopo, para que todos ustedes que las lean puedan conocer de antemano el tipo de situaciones vividas por este redactor, que seguramente no se encuentren recogidas en ninguna de las guías turísticas a las que puedan acceder, pero que les puede ser de utilidad en futuros viajes. Queda claro que no son guías turísticas, pero sí relatos de viajes, bastante específicos, pues tienen que ver con el mundo empresarial, y tan humanos y reales como las vacaciones en Cancún. Si el tiempo me lo permite también les contaré mis visitas a los cenotes de Yucatan.

Por motivos de privacidad laboral, retiro de los escritos, nombres, referencias personales que permitan la identificación y en general todos aquellos datos que pudieran comprometer de alguna manera tanto a este humilde redactor como a alguno de los “protagonistas”. Igualmente he mantenido el estilo informal, incluyendo los fallos gramaticales, propio del estilo rápido y desenfadado con el que fueron escritos.

Finalmente hay que destacar que estas crónicas aztecas fueron escritas por un español que cruzó el charco, con el consiguiente salto cultural y geográfico. No está España, ni los españoles para dar lecciones a nadie vistos nuestros ibéricos problemas, pero eso no impide que nuestra humilde sorpresa se agrande y aumente con las inmensidades americanas. No hay, pues, más intención que la humorística, desde el respeto de la diferencia y la sorpresa de la ignorancia. Que nadie se tome a mal nada pues el espejo siempre tiene dos lados, y generalmente son semejantes.

Sin más, espero que disfruten de estas crónicas.

Juaro Benítez.

CRONICAS AZTECAS- 1 Llegando a México

Trafico en las calles del Distrito Federal. Con sus escarabajos, sus taxis y sus vehiculos de transporte de dinero. Foto de H. Silenus.

Hola a todos

Voy a intentar hacer un resumen rápido de los momentos estelares del viaje hasta el momento. Para ahorrar tiempo juntaré los remitentes profesionales/personales, así que no me enrollaré con temas laborales (total para llorar no merece la pena, para eso ya os torturo por otros canales).

Después de aterrizar en el aeropuerto del Mexico D.F. sobre las 6:00 AM, pasamos los 250 controles de frontera y nos arrastramos hasta el hotel. Desayunamos méxicanamente y nos pusimos a preparar la reunión que teníamos al día siguiente con nuestros nuevos clientes mexicanos. Habíamos quedado con el Director de nuestra oficina en MEX en nuestro hotel, pero nos llamó y nos dijo que fuéramos a su casa que tiene “Bussines center” (cosas de los guetos vip del D.F.). Pallá que vamos y como el nombrado bussines center estaba cerrao nos lleva a una sala de juegos de niños, donde había una especie de sala de reuniones donde había N (superior a 20) marujas reunidas dando clase de algo que no pude alcanzar. Sólo capte a una de ellas diciendo al resto que en el desarrollo de la personalidad humana se pasa por fases animales (y algo más relacionado con la anterior sobre mear en las esquinas para marcar…). No entendí nada, pero esto es así, de no entender nada.

Este país es para ir todo mu mu lento (dejando de lado la capacidad laboral de nuestros compañeros, que no pienso valorar!!). Ayer mismo cenamos en un italiano al lado del hotel (no me dejan explayarme en la elección de restaurantes, pero casi mejor como se verá en un punto posterior). Yo creo que el horno lo tienen a unos 15 grados, sino es imposible que se tarde tanto en preparar 1 pizza!!.

Y ya hablando de este restaurante, teníamos como vecinos a una pareja comiendo, muy exuberante ella, hasta que habló a voz en grito para saludar a un paisano que pasaba por el otro extremo del bar y ¡¡era igual a la Pantoja de Puerto Rico!! Deducimos que era huevo kinder, con sorpresa incluida (lo sabría su partenaire??). Y también digno de mención era el hilo musical del bar. Nos llegaron a poner la música de Orzowei!!!. Los más jóvenes no lo conocerán, pero miradlo por Internet que no tiene desperdicio.

Tenemos una compañía de chóferes homologada en la empresa y solo debemos coger esos (se les llama y te van a buscar), ya que en otros dicen que hay riesgo de secuestro. Pues uno de los chóferes que nos ha tocado dos veces es un Crack. ¡¡¡Eugenio y Arévalo le hacen los recados!!!. Se pasa todo el rato gritando a viva voz todo tipo de chistes malos, malísimos. Pero el tío le pone tanto interés e interpretación que te mueres de risa (teníais que haber oído la versión mejicana del chiste de los dos gallegos y cariño me abrumas, no que sí me abru-mas…. Le duró unos 7 minutos con gemidos y jadeos incluidos.)

Los chiles, amigos o enemigos, pero tan sabrosos.

Esta mañana a las 5:00 AM me he tenido que levantar corriendo al baño porque creo que mi sistema digestivo no ha sido capaz de soportar las condiciones mexicanas. El domingo sí que comí todo tipo de extrañezas raras y na, pero el lunes no (comimos los 3 lo mismo y muy estándar), pero no  se que tomé que me ha dejado baldado del toooo (sospecho que sea una jarra de agua del grifo que fue lo único que nos sacó el cliente para tomar en una reunión de 9:00 a 16:00 con media hora de descanso. Hay que ser agarradete ¿eh?). Así que llevo todo el día retorcido de dolor y buscando baños allá por donde paso (y os aseguro que hasta en los de los restaurantes buenos, conozco a un@s cuant@s que no se acercarían ni de lejos. ¡¡Bendita ausencia de escrúpulos con la que me dotó la naturaleza!!)

Bueno amigos, voy a retirarme que llevo todo el día dándole a la tecla y estoy hasta las bemoles!! Pero no preocuparse, que lo que no me mata me deja malherido.

Besos a todos.

Continuará

Juaro Benitez

Te ha gustado? Comparte este viaje !

1 comentario de “Yo y México DF Crónicas Aztecas 1

Escribe un comentario!! (Vamos...es gratis y nos hace ilusión saber que te ha parecido.