Visita a las ruinas de Palenque en Chiapas

Nuestro tour por Chiapas se acercaba al final del viaje tras recorrer muchos puntos importantes de la región del sur de México, con la visita a la zona del yacimiento arqueológico de la ciudad maya de Palenque, Patrimonio de la Humanidad de Unesco.

Las aventuras eran incontables, incluidas la última justo la noche de llegada a Palenque, cuando nuestro autobús fue escoltado por una patrulla de policía ante el temor a un asalto al atravesar Ocosingo. De hecho justo antes otro autobús había sufrido el robo, desgraciadamente frecuente cuando la noche cae y las sombras de la noche invitan al hurto.

Templo de las inscripciones en el yacimiento de Palenque
Templo de las inscripciones en el yacimiento de Palenque

Afortunadamente no tuvimos problemas, y todo quedó en la única experiencia peligrosa del viaje, y es que México si bien sufre un problema de corrupción y delincuencia, también es cierto que a veces es magnificado por los medios extranjeros, lo que afecta muy negativamente al turismo.

Como decíamos, nuestro itinerario arribaba a Palenque, con las ansias de conocer uno de esos sitios que cuando se estudia en el colegio o la universidad, se antoja en un destino imprescindible que queda apuntado en la memoria.

Palenque es uno de los destinos turísticos más importantes de México, principal ciudad maya que a los pies de las montañas Tumbala dominaba un amplio territorio que se extendía por todo el valle del Usumacinta. Centro religioso y político, su importancia es capital para entender el grado de desarrollo astrológico, matemático y técnico de la cultura maya, y de paso situarnos en la historia del México precolombino.

Madrugamos, algo pesimistas por la increíble tormenta que había caído durante toda la noche, de esas que parece que el cielo se va a desplomar. Sin embargo pese a que todo estaba empapado había dejado de llover. Después de tomar los taxis compartidos que iban hacia Palenque -y que pararon prácticamente en cada esquina para ir recogiendo gente- recorrimos los apenas 9 kilómetros entre las ruinas y el centro de la ciudad de  Palenque, y que sin paradas necesitan unos veinte minutos.

Al llegar a la ciudad Maya de Palenque estudiamos las opciones de visita ya que no somos muy amigos de las guías para grupos grandes, y al mismo tiempo es necesario hacerla con uno que explique muchos datos y curiosidades que las guías impresas a veces no ofrecen.

Tuvimos suerte porque al hablar con uno de los guías acreditados notamos mucha honradez a la hora de negociar el precio. Como ya hemos dicho otras veces a México llegan muchos turistas, y de muchas nacionalidades, y en ocasiones se aprovechan del poder adquisitivo para negociar al alza. Cerrado el trato, nuestro amigo Fildencio nos explicó que en primer lugar recorreríamos parte de la jungla, un recinto aledaño a las ruinas visitables, y que forma parte del perímetro de la ciudad no excavado. De hecho es fascinante el hecho de que sólo una pequeña parte de Palenque esté excavada (alrededor de 1km sobre los 40 km cuadrados que ocupaba), y que la vegetación cubra aún maravillas por descubrir.

Antes de visitar el yacimiento Fidencio nos quiso enseñar algunos rincones inmersos en la selva. Gracias a sus conocimientos de botánica nos fue contando las propiedades medicinales de algunas plantas que íbamos encontrando, y que simplemente oliendo o tocando con al punta de la lengua nos permitían distinguirlas como calmantes dentales.

Plantas medicinales en la Selva de Palenque
Plantas medicinales en la Selva de Palenque

La frondosidad y exuberancia de la selva es tal que apenas hemos dado unos pasos todo es vegetación, con árboles inmensos cuyas raíces son nervios que se hunden perforando todo lo que encuentran en su camino. Las hojas de oreja de elefante parecen paraguas, y sirven de refugio cuando llueve rabiosamente, mientras que otros troncos están protegidos por pinchos del tamaño de agujas de coser.

Los ojos entrenados de Fidencio nos iban guiando, y señalando detalles que para nosotros pasaban desapercibidos. Una colina poblada de árboles escondía lo alto de una pirámide, y si poníamos atención, advertíamos como sus raíces se hincaban en los bloques de piedra. Más adelante, los pasos perfectamente medidos de nuestro guía nos introducían en la entrada a una pirámide aún sin excavar, y donde una “piña” de murciélagos se colgaba del techo.

El tesoro arqueológico de la ciudad maya es tan vasto, y tan disperso en el terreno que para excavarlo, datarlo y acondicionar su visita se necesitan ingentes inversiones, que ralentizan desgraciadamente su descubrimiento. Hasta ese momento es la naturaleza quién protege las huellas de ese pasado.

Por otro lado muchas tumbas y yacimientos que en otro tiempo se saqueaban hoy continúan sellados gracias a las leyendas que hablan de las maldiciones que caerán a quién las profane, y que en parte tienen sentido cuando se constata que para evitar los saqueos, los mayas diseñaron trampas con polvo venenoso en la entrada a las tumbas y espacios sagrados.

Pirámide oculta bajo la selva
Pirámide oculta bajo la selva

Visita a las Ruinas de Palenque

Después de la ruta por la selva comenzamos la visita a las ruinas. Nada más entrar encontramos a nuestra derecha una hilera de edificios que se van sucediendo: el segundo es la Tumba de la Reina Roja y el tercero es el Templo de las Inscripciones.

Mapa del yacimiento y ruinas de Palenque
Mapa e ubicación del yacimiento y ruinas de Palenque

El edificio que ha tomado el nombre de la Reina Roja (Edificio XIII) viene dado por la tumba con pigmento rojo con los restos de un ajuar rico perteneciente a una mujer, descubierto en los años 90.

Templo de los Jeroglíficos

Como su nombre indica es prácticamente un libro esculpido, con inscripciones de la lengua maya en tres medallones que se encontraban en lo alto de la pirámide, que permitieron descifrar e interpretar gran parte de la historia de esta civilización. Sus nueve niveles no son casualidad ya que representan los nueve niveles del inframundo. En el interior se halló la cripta con la tumba de Pakal.

En 1949 el arqueólogo Alberto Ruz Lhuillier logró encontrar un acceso al interior de la pirámide, y tras varios años de excavación retirando las rocas que obstruían el acceso a la cámara mortuorio, encontró el sarcófago que conservaba el cuerpo de Pakal, ricamente ornamentado con joyas entre las que se incluye la máscara de jade que hoy custodia el Museo Arqueológico de Ciudad de México. Las medidas de la tumba de piedra impresionan, ya que se trata de una única pieza tallada con unas dimensiones de  3.80 metros de largo, 2.20 de ancho y 0.25 m de espesor.

La tumba de Pakal está considerada uno de los mayores tesoros arqueológicos de México, ya que siendo uno de los gobernantes más poderoso de la cultura maya, el rico ajuar encontrado en el yacimiento es deslumbrante. K’inich Janaab’ Pakal o Pakal “el Grande” entronizado prematuramente en su adolescencia, es una de la figuras más importantes de la cultura maya, rodeado de muchas incógnitas aún, como por ejemplo su extraña longevidad, el periodo de su gobierno fue uno de los más importantes.

Tumba de Pakal en Palenque
Tumba de Pakal en Palenque

La cosmogonía de los jeroglíficos mayas que encontramos en la tumba de Pakal está rodeada de elementos mitológicos, astronómicos, naturaleza y fauna. Sumamente gráfica, la representación de Pakal ha llevado a ufólogos y creyentes del Más allá a ver una representación de Pakal pilotando una nave, como si fuera un astronauta.

Jeroglífico de Pakal
Jeroglífico de Pakal

Después de dejar el Templo de los Jeroglíficos encontramos enfrente el Palacio, con su torre astronómica y sus salas residenciales de la corte maya.

El Palacio y el Patio de los Cautivos

El Palacio forma un conjunto de varios edificios entre los que destaca el Patio de los Cautivos, la Torre, corredores subterráneos, y varias estancias abovedadas, con originales moldes de estuco y decoraciones murales como decoración de varias casas.

El Patio de los Cautivos recibe su nombre porque además de funcionar como área de recepción, aquí se traían a los prisioneros de batallas de otras ciudades cercanas, como evidencian los relieves de piedra que lo decoran, acompañados por textos glíficos de sus nombres. En el interior del patio hay mascarones que representan deidades del inframundo.

En las paredes constatamos como algunos frescos aún perceptibles con sus colores originales se están echando a perder, cubiertos por moho y atacados por la intensa humedad del ambiente. Guías como Fidencio muestran su descontento antes las autoridades, pero desgraciadamente no se toman medidas de conservación que desembocarán irremediablemente en la desaparición total en pocos años.

Al descender del Palacio vamos a parar a un arroyo que en realidad es un acueducto artificial reconducido por los mayas para proveer de agua a la ciudad. Pasamos por encima para dar con la explanada donde se asoman dos edificios importantes, el templo de la cruz y del sol.

Templo de la Cruz y del Sol

Templo de la Cruz. Palenque
Templo de la Cruz. Palenque

El templo de la Cruz pertenece a un complejo denominado como el grupo de las cruces, con una base piramidal coronada por una estructura con crestas, y con numerosas inscripciones en las lápidas del interior de deidades y de Pakal II.

El Templo del Sol es uno de los mejores ejemplos conservados y que funcionaba como santuario, albergando un tablero de piedra con un astro solar y una ceremonia de consagración. En el otro lado de la explanada está el templo de la Cruz Foliada, asociado a la fertilidad.

Templo del sol en Palenque
Templo del sol en Palenque

La guía terminó con las explicaciones de Fidencio, y nosotros continuamos el recorrido por algunos edificios como el Juego de la Pelota o el del Conde.

Al final del recorrido de las ruinas, siguiendo el cauce del río Otulum, se visita el Museo, imprescindible para comprender la sociedad maya, y apreciar con mayor conocimiento el recinto arqueológico de Palenque.

Vídeo del yacimiento prehispánico de Palenque

Información y consejos de Palenque

La visita a Palenque merece un día entero por lo que si estamos de ruta por Chiapas es recomendable buscar alojamiento en los hoteles de la ciudad Palenque.

Alquilar un taxi compartido para la excursión a las ruinas es una buena idea si vamos a nuestro aire; u optar por una excursión organizada. En todo caso la visita guiada es sumamente aconsejable.

Si deseas vivir una aventura similar, El Giróscopo te puede poner en contacto con guías locales para que te enseñen los restos arqueológicos de Palenque y la jungla, escríbenos!

Tours organizados para visita las ruinas de Palenque:

 

Mapa de Palenque – Chiapas – México

Escribe un comentario!! (Vamos...es gratis y nos hace ilusión saber que te ha parecido.