Un paseo por las nubes en el teleférico del Teide, Tenerife

El Teide nos mostró el otro día su cara nevada, luminosa. De repente, sin avisar, ahí estaba cubierto de nieve de arriba abajo. No quedamos sin palabras y se instaló a nuestro alrededor un silencio emocionado. Desde que llegamos a Tenerife, las nieblas no nos habían dejado verlo, y nada deseábamos más. Parece ser que en el norte de la isla sube la calima del mar y cubre toda la costa, llegando a las montañas e impidiendo admirar este magnífico paisaje de esta parte de Tenerife.

El Teide blanco
El Teide blanco

Qué privilegio haber podido viajar a la isla afortunada en pleno invierno, después de haber caído una de las nevadas más grandes que se recuerdan en los últimos años haciendo, si cabe, aún más bello el Teide.

Hoy vamos por fin a visitarlo, después de haberlo visto tan sólo una vez en todo su esplendor desde Icod de los Vinos – desde aquí, como desde algunos otros lugares de la isla puede verse entera su parte de atrás -. Las nieblas lo alcanzaron esta mañana de nuevo y quiere esconderse de nosotros, con lo cual la emoción aumenta.

Todas las carreteras han estado cerradas hasta hace nada a causa de la nieve, pero la última semana el trabajo de los limpiadores ha dado sus frutos y las carreteras de Chío, La Orotava y Vilaflor están abiertas. Sólo sentimos no haber podido subir por la carretera de la Esperanza, que dicen que es la más bella, puesto que el paisaje es magnífico y se va viendo el Teide ya desde el primer momento. Aunque un día de calima tampoco hubiera sido posible, o sea que decidimos realizar el ascenso por La Orotava, rápido y directo desde en Icod de los Vinos, donde nos alojamos.

Subiendo hacia el Teide
Subiendo hacia el Teide

En seguida comenzamos a subir en altitud, casi sin darnos cuenta llegamos a los 1000 metros, a los 1000 y pico, los 2000 metros para nuestra sorpresa. Es una pena que la niebla no nos deje ver La Orotava, Puerto de la Cruz, el mar allá abajo. Pero sí podemos ver la carretera serpenteante que va acariciando las nubes del volcán activo. La altitud nos permite por fin ver El Teide, que se oculta por momentos en las curvas, aunque luego vuelve a aparecer imponente, orgulloso por el blanco que lo cubre.

El Parque Natural de la Corona Forestal se queda atrás al alcanzar los 2000 metros de altitud, y en ese momento ya entramos en el Parque Nacional del Teide. No hemos parado en los numerosos miradores que nos ofrecen vistas impresionantes del Valle de la Orotava, ya que las nieblas impiden que admiremos el panorama.

Paisaje volcánico con nieve para subir al Teide
Paisaje volcánico con nieve para subir al Teide

La nieve es espesa en los campos de lava, la gente se para a hacer muñecos, a jugar con la nieve y a deslizarse por ella en las planchas de snowboard. Los niños con sus gorros de colores de lana corren felices cayéndose en la nieve blanca. La belleza del paisaje volcánico cubierto de nieve, pero mostrando sus formas rugosas rojizas y negras, alerta nuestros sentidos. Durante unos cuantos kilómetros atravesamos un paisaje entre lunar y de nieve, una combinación sorprendente. El cielo se muestra azul, y los contrastes de colores se hacen patentes.

Pasamos los miradores de las Minas de San José, el Tabonal negro y cada vez estamos a más altitud. El Teide se acerca a nosotros, y pensar que dentro de nada casi lo rozaremos, estaremos por primera vez en la cima más alta de España.

Subir al Teide en teleférico. Cuestiones prácticas

Hermosa postal
Hermosa postal

Para llegar a la cima del Teide es necesario organizarse con bastante antelación y realizar dos pasos necesarios. No olvidemos que todos aquellos que deciden viajar a Tenerife, desean subir al célebre volcán activo, aunque vigilado. Por lo que les recomendamos, en primer lugar, adquirir las entradas por internet (en esta misma página, más abajo les ofrecemos esta posibilidad). En el calendario puede elegir la fecha deseada, pero háganlo cuanto antes, ya que hay mucha demanda. También pueden comprarse las entradas una vez lleguen al Teide, pero las colas son bastante largas, sobre todo en temporada alta. Comprarlas por internet es más práctico ya que, además de quedarse más tranquilo, en principio, hay una cola más rápida para aquellos que realizan la compra por este medio.

Base del teleférico del Teide
Base del teleférico del Teide

Desde allí hay varias rutas de senderismo que nos llevan de paseo por las nubes, ¡toda una experiencia!. Pero es necesario pedir un permiso especial (gratuito) al Parque Nacional para poder hacerlas y subir a pie el tramo que va desde donde les deja el teleférico hasta la cumbre, el llamado sendero nº 10 o sendero de Telesforo Bravo. Es conveniente hacerlo con al menos un mes de antelación, ya que sólo se dan 200 permisos por día. Para conseguir este permiso de acceso al cráter del Teide, pueden hacerlo aquí abajo pinchando la página de Volcano Teide Experience donde pueden reservar experiencias de senderismo que incluyen el permiso y un guía especializado. Les adjudicarán un horario, recuerden que el permiso vence a una hora determinada, por lo que hay que descender para coger el teleférico. También pueden pedir el permiso en la página web de Reservas de Parques Nacionales.

VOLCANO TEIDE: experiencias del Teleférico del Teide.

Algunas de las experiencias incluyen el permiso especial al cráter sin necesidad de tramitarlo por separado.

  • . Visita guiada al Observatorio del Teide.
  • . Atardecer y estrellas: Atardecer desde las terrazas miradores de El Teleférico del Teide o desde el mirador de Chío. Observación de estrellas con guías Starlight y telescopio. Cena típica canaria.
  • . Senderismo por alguno de los más de 30 senderos del Teide. Guías oficiales.

. Excursiones guiadas al Teide (transfer, Jeep Safari).

    • Comprar aquí entradas al teleférico y a las actividades “Volcano Teide” y reservar permiso para subir a la cumbre

La mejor excursión de Tenerife al pico más alto de Europa

En qué época visitar el Teide

Llegada a la Rambleta, desde donde parten las rutas de senderismo para llegar al pico más alto de España, el Teide
Llegada a la Rambleta, desde donde parten las rutas de senderismo para llegar al pico más alto de España, el Teide

Cualquier época del año es buena para visitar Tenerife y el Teide. En verano es cuando más viaja la gente a las Islas Canarias, pero quizás las estaciones ideales sean el otoño y la primavera, ya que las temperaturas son excelentes y la flora está en su máximo esplendor. La retama, las violetas del Teide, las margaritas del Teide y, la gran estrella de la flora del parque: el Tajinaste, una planta endémica que sólo crece en las Cañadas del Teide y en la localidad de Vilaflor. Sorprende la primera vez que se ve, nosotros tuvimos la suerte de verla a finales de febrero, ya que el invierno está siendo demasiado suave este año, pero normalmente florece en mayo. Alcanza alturas enormes, llegan a ser mucho más altas que un hombre, y las flores son rosas, rojas e incluso blancas. El invierno es una época diferente para visitar el Teide, podemos encontrarnos con una semana llena de calimas y nieblas en el norte, además de lluvias, pero la nieve puede ser una grata sorpresa, como nos ha ocurrido en esta ocasión.

Por otra parte, recuerden que lo mejor es ir abrigado, ya que en poco tiempo se encontrarán a 2355 metros de altitud, y aunque en las playas de Tenerife haga mucho calor, en el Teide las temperaturas suelen ser bajas. También hay que llevar calzado cómodo, a poder ser botas de montañismo, ya que el terreno volcánico es muy irregular, y el malpaís (tipo de lava volcánica abrupta e irregular por la que es difícil caminar) puede jugarnos alguna mala pasada.

Horario y precio del teleférico del Teide

El horario del teleférico del Teide es de 9 de la mañana a 5 de la tarde. Los días de viento (si alcanza los 60-70 km/h) puede estar cerrado, y debemos avisar a los que hayan comprado el ticket de entrada por internet, que el dinero de la compra no se le devolverá, aunque el billete tienen una validez de un año, sin necesidad de tramitar cambios en la reserva. También es interesante saber que si compran por internet el ticket del teleférico al Teide entre las 2 y las 4 de la tarde, tienen un descuento del 10%. Hay diferencias de precio entre los residentes en las Islas Canarias y los que no lo son, el precio del ticket para subir en teleférico al Teide cuesta en torno a los 27€ para adultos y la mitad para niños. Existe también la posibilidad de comprar una entrada combinada teleférico+Observatorio.

La conquista del Teide

Estamos entusiasmados con la idea de subir al Teide nevado. Llegando a la base del volcán del Teide, desde donde parte el teleférico, es fácil aparcar – recuerden que para recorrer Tenerife lo ideal es alquilar un coche, así pueden visitar toda la isla, y no quedarse en un solo lugar -. El teleférico se encuentra en la cara sur del Teide, cerca del Parador de Turismo y el mirador de los Roques de García.

Llegada a la base del teleférico del Teide
Llegada a la base del teleférico del Teide

Avanzamos despacio, ya que nos habían avisado de una posible falta de oxígeno, y lo mejor es no forzar la máquina. En seguida se acerca a nosotros Susana, una de las personas que se encuentran en la recepción del teleférico. Es super atenta y nos explica perfectamente los pasos a seguir, más tarde la encontraremos y nos contará algunas rutas posibles para hacer por el Parque Nacional del Teide. Les recomendamos que acudan a ella o a alguna de las personas que trabajan en el teleférico del Teide, ya que les informarán de todo aquello que necesiten. La amabilidad de las gentes de Tenerife nos ha conquistado desde el primer día, la atención, la acogida y la sonrisa siempre en los labios.

A los pies del Teide, escuchando los consejos de Susana, amable trabajadora del teleférico del Teide
A los pies del Teide, escuchando los consejos de Susana, amable trabajadora del teleférico del Teide

Avanzamos por la cola de aquellos que compraron las entradas al Teide por internet, no hay que esperar demasiado, unos diez minutos. Imagino que en verano es más complicado y hay que esperar más. Por lo que en seguida nos vemos delante del teleférico, listos para dejarnos llevar a uno de los volcanes activos de África. Hay dos cabinas grandes con una capacidad de 44 personas cada una, y tienen cristaleras por todas partes, por lo que la visión panorámica está asegurada. Mientras vemos como sale hacia las alturas una de ellas, esperamos unos minutos mientras está volviendo aquella que nos llevará casi a la cima del Teide.

El trayecto en teleférico dura unos 10 minutos y asciende de los 2356 a los 3555 metros de altitud, la emoción está garantizada. Mientras subimos vamos viendo el centro del teleférico cada vez más pequeño, así como la gente, los coches. Las formas volcánicas van dibujándose ante nuestra mirada de forma asombrosa. En cada repecho, coincidiendo con las enormes torres del teleférico, la cabina da un pequeño salto y un estremecimiento nos recorre. Pero no hay nada que temer, la seguridad es máxima, e incluso aquellos que sufren del mal de alturas o de vértigo, en la cabina del teleférico no llegan a sentir sus males, ya que la estabilidad es permanente.

Llega el teleférico
Llega el teleférico

Donde no hay nieve podemos contemplar las antiguas coladas del volcán Teide, llamadas lavas escoriáceas, así como la espectacular Caldera de 7 Cañadas. Las risas nerviosas se multiplican en el interior de la cápsula que nos lleva a tocar un trocito de cielo. Ya estamos llegando, por fin vamos a pisar el Teide. Llegamos a La Rambleta, antiguo cráter del Teide, situada a 3555 metros de altitud. Salimos despacio, saboreando cada momento, desde las escaleras miro el panorama, pareciera que los viajeros están flotando en el aire desde mi punto de vista. El Parque Natural del Teide nevado nos regala una imagen única que llevaremos grabada en nuestra memoria. Sentimos que la calima no nos deje ver con claridad, pero no importa, ya que intuimos la belleza, tal y como estuvimos haciendo algunos de los días de neblina que nos tocó en nuestro viaje a Tenerife. Pero, a pesar de ello, la belleza se adivina.

El la Rambleta, el cráter del volcán, mirador desde donde se ve la inmensidad, a un paso del pico Teide
El la Rambleta, el cráter del volcán, mirador desde donde se ve la inmensidad, a un paso del pico Teide

La majestuosidad del paisaje volcánico se exhibe ante nosotros, nos sentimos pequeños ante esta inmensidad, y el tiempo se suspende en este lugar del mundo. La gente camina por los miradores como si no fueran de este mundo, sabedores del privilegio de estar justo aquí y ahora, con el manto blanco cubriéndolo todo, con el Teide que nos mira contento desde lo alto. Queda tan poco hasta llegar a él, y sin embargo está la nieve que nos impide alcanzarlo. Las rutas de senderismo que llevan a la cima del Teide – para las que se necesita un permiso especial del que ya hablamos anteriormente, aunque gratuito – están cerradas.

El Teide
El Teide

Nos conformamos con fotografiarnos haciendo que lo tocamos, y yendo de un mirador a otro, contemplando unas vistas panorámicas casi idénticas a las que veríamos desde la cumbre. Todos miran ese enorme cono de 162 metros de altitud, también conocido como Pilón o Pan de Azúcar, que no es más que el resultado de una erupción posterior que cubrió el borde del antiguo cráter. El Teide está ahí, para que lo admiremos.

Rutas de senderismo por la cima del Teide. Permiso de acceso

Una de las cosas más interesantes que pueden hacerse en el Parque Nacional del Teide, además de subir en teleférico a la Rambleta, es hacer rutas de senderismo que llevan al viajero a una increíble aventura por un paisaje volcánico único. Pueden hacerlo solos o con unos excelentes guías de Volcano Teide, que conocen perfectamente la historia del Teide.

Normalmente se pueden recorrer varias rutas hacia la cima del Teide desde la Rambleta, donde nos deja el teleférico. El sendero número 10: sendero de Telesfero Bravo, que conduce directamente al Pico Teide. No olviden que para obtener el acceso al sendero de Telesforo Bravo, se necesita un permiso especial que pueden pedir en la página que citamos más arriba de Volcano Teide Experience (reserven las experiencias de senderismo con permiso incluido y un guía especializado).

También se pueden hacer dos pequeñas rutas: la ruta del Mirador de la Fortaleza y la ruta al Mirador de Pico Viejo.

De la Rambleta parten las rutas que llevan al pico Teide
De la Rambleta parten las rutas que llevan al pico Teide

Por el Sendero de Telesfero Bravo se va ascendiendo, por lo que hay que hacerlo despacio, ya que se dispone de menos oxígeno y puede darse el típico mal de altura. Se recomienda descansar para tomar aire y llevar algunas bebidas azucaradas. A lo largo del sendero se disfruta de unas vistas espectaculares del Parque Nacional del Teide, y en 30 minutos se llega por fin al cráter del Teide, en el que todavía puede apreciarse el olor a azufre; y el hecho de poder ver el cráter del Teide es algo único. Las vistas son impresionantes: si el cielo está despejado, puede verse toda la isla de Tenerife, al oeste puede apreciarse el volcán Chinyero (en Santiago del Teide) y las coladas de la última erupción volcánica que tuvo lugar en Tenerife en 1909. Y también pueden divisarse la isla de la Gomera y la isla de Gran Canaria.

La otra ruta de senderismo que puede hacerse desde la Rambleta es el Sendero nº 9 o Sendero del Pico Viejo. En tan sólo 20 minutos se llega al mirador del Pico Viejo, al que le llevarán los guías de Volcano Teide si deciden reservar las excursiones con ellos.

Pero para llegar al volcán Pico Viejo, el trayecto es de 2 horas, que es más bien de descenso, ya que estamos en el Teide. La segunda parte de la ruta es de dificultad alta, por lo que les recomendamos que vayan simplemente al mirador del Pico Viejo y dejen la otra ruta para otra ocasión .

Bajando por el teleférico del Teide

El teleférico nos baja con calma a la estación, lo hace suavemente, aunque el descenso semeja ser más impresionante que la subida. La sensación de vacío se hace palpable, sobre todo cuando nos encaminamos a los enormes postes donde se sujetan los cables. Pero todo va de maravilla, el teleférico va despacio y apenas tenemos tiempo para pensar, además va muy pegado a la montaña, por lo que no hay nada que temer. En seguida nos vamos acercando a tierra, vemos los coches más grandes y en nada llegamos a la base del teleférico, ¡final del viaje!

El Parque Nacional del Teide

Nos alejamos del pico, pero el Teide continuará con nosotros a lo largo del día, ya que tenemos toda la jornada para visitar el Parque Nacional del Teide y de hacer rutas de senderismo. Una de ellas será la ruta de Roques García, que comienza frente al Parador del Teide, y que les contaremos en el siguiente capítulo de nuestro viaje a Tenerife. Es la guía Susana la que nos recomienda esta ruta, así como muchas otras rutas, con la simpatía que caracteriza a la gente de la isla. Antes de empezar a caminar la hora y media que dura la ruta, visitamos los alrededores, primero un mar de formas volcánicas extrañas de color rojo, que parece que son más antiguas (las de color negro son de erupciones más recientes).

Desde la colina de piedra pómez, con el Teide imponente al fondo
Desde la colina de piedra pómez, con el Teide imponente al fondo

Y después subimos a la cima de una colina de piedra pómez en la que la gente se ve pequeñita. Y las vistas panorámicas desde allí arriba son hermosísimas, el Teide omnipresente, majestuoso, siempre mirándonos, y allá lejos, las formas de Roques García. Caminamos despacio por ese suelo de piedra pómez, escuchando ese sonido especial que sólo pueden tener los restos de un volcán. A través de nuestros sentimos nos damos cuenta de la magia del lugar en el que estamos. Y sabemos que volveremos, ya que este lugar tiene todavía mucho que ofrecernos.

Queríamos expresar nuestro más sincero agradecimiento a Volcano Teide, a María Campoy, Judith Dordas y Susana por su acogida y su amabilidad. Gracias a ellos hemos podido dar un paseo por las nubes del Teide.

Más artículos sobre Tenerife:

Bodegas de Tenerife, descubriendo el vino canario

Tegueste, un pueblo en movimiento al norte de Tenerife

Tenerife y Carrera Nocturna de La Laguna: Viajar y hacer deporte

Estos son algunos de los tours y actividades para hacer en el Teide y en la isla de Tenerife:

Te ha gustado? Comparte este viaje !

Escribe un comentario!! (Vamos...es gratis y nos hace ilusión saber que te ha parecido.