The Brazen Head, el pub más antiguo de Dublín

Dublín bien merece una escapada, o varias…. De hecho son tantos los rincones fotogénicos, tan simpáticas sus gentes y tan incontables sus pubs que se hace necesario volver y volver a Irlanda.

Nuestro primer acercamiento a la capital irlandesa nos permitió pasear con calma por su centro histórico, visitar la fábrica de Cerveza Guinness y e incluso hacer unas excursiones a las montañas Wicklow, el pueblo de Kilkenny o los lagos y monasterio de Glendalough.

Fachada del Pub The Brazen Head Photo @ by Marta Menen
Fachada del Pub The Brazen Head Photo @ by Marta Menen

Uno de esos lugares especiales en Dublín es The Brazen Head, denominado como el Pub más antiguo de la ciudad, afirmación que reza con orgullo el bar, mostrando los testimonios medievales que ya lo sitúan en el año 1198 sirviendo cervezas.

Seguramente hoy en día es mucho más tranquilo y pacífico que hace casi 1.000 años, y no hay dublinés que no haya pegado un trago aquí, como hicieron otros personajes célebres como Tom Jones, James Joyce, O’Connell, Michael o Van Morrison.

Músicos en The brazen Head
Músicos en The brazen Head

Sea o no cierto, lo importante es que para ser un lugar turístico y citado en todas las guías de Irlanda como uno de los lugares para no perderse, la atmósfera que se respira es por momentos la de un pueblo de la Irlanda más profunda, con gente local que viene a tomarse sus pintas desde hace décadas y con músicos que animan a brindar y entonar las canciones irlandesas.

Cada noche los parroquianos se mezclan en The Brazen Head con viajeros llegados de todo el mundo, atraídos por el hechizo de los pubs irlandeses, donde cuando empieza la canción nadie se conoce y cuando se acaba las miradas son cómplices y los más animados han cantado una estrofa sin ni siquiera saber la letra.

Entre Pintas en The Brazen Head Photo @ by Marta Menen
Entre Pintas en The Brazen Head Photo @ by Marta Menen

Nosotros llegamos entre semana, y al principio nos sorprendió que apenas hubiera gente y que el ambiente fuese tan tranquilo. Pedimos una ronda de cervezas y mientras nos distraíamos con la intensa decoración del pub fuimos charlando y brindando. Mientras cenábamos ya habíamos advertido que a nuestro lado estaba un grupo de señores inmersos en sus conversaciones, pero no podíamos imaginar que un rato después se iban a pertrechar de acordeón, guitarra y violín e iban a comenzar a ambientar el bar con canciones irlandesas.

Lo bueno que tiene la música irlandesa es que ya sean canciones alegres o melancólicas siempre contagian a quién las oye, más aún si la espuma de la cerveza va bajando y hay que pedir una nueva ronda para brindar.

Así que recuerda, si vas de viaje a Dublín, que no se pase tomar una pinta en The Brazen Head y escuchar buena música irlandesa. Gracias a Marta Menem, nuestra amiga viajera que nos ha brindado algunas buenas fotos.

Mapa de The Brazen Head

Te ha gustado? Comparte este viaje !

Escribe un comentario!! (Vamos...es gratis y nos hace ilusión saber que te ha parecido.