Saint Andrews, Escocia entre golf y tradición de su Universidad

Saint Andrews es especial, y esto es innegable. Para los mansos hooligans del Golf mencionar St Andrews es como hablar de la fuente de la vida, del nacimiento del Nilo, o de la Meca. Aquí se podría decir exagerando que nació el golf, o al menos las reglas tal y como las conocemos ya que el organismo que regula el deporte, el Royal & Ancient Golf Club se encuentra ubicado en la ciudad. Además el campo más celebre por antonomasia, el Old Course es la meta de peregrinaje de todo aquel que se precie como entendido en la materia.

Cruz junto a la Catedral de Saint Andrews
Cruz junto a la Catedral de Saint Andrews

Los pictos ya habitaban la zona, llamada Kilrymont o Muckross, antes de que los monjes llegaran para evangelizar a las tribus locales. Uno de los refuerzos hagiograficos para impregnar la nueva fe en los nativos fue traer las supuestas reliquias de San Andrés, enterradas bajo el altar mayor de la catedral.

La universidad se integra dentro del mismo centro urbano, y si no fuera por la afluencia de jóvenes, uno apenas percibe que acaba de entrar en el campus. En agosto nosotros lo encontramos tranquilo, pero se podía intuir la vida que cobra con la masa de estudiantes que se gradúan en una de las mejores universidades del mundo.

Capilla de St Salvators y Universidad de Saint Andrews

Muchos han sido los ilustres alumnos pero nosotros recordamos a John Napier, uno de los matemáticos más relevantes gracias a sus estudios para definir los algoritmos (efectivamente, los algoritmos neperianos), y a ser el primero que instauró el uso del punto decimal en las operaciones aritméticas.

Nosotros llegamos a Saint Andrews de buena mañana, tras la madrugada despidiendo Edimburgo para hacer carretera y alcanzar uno de los puntos imperdibles de la coste este de Escocia.

Nada más aparcar el coche el sonido de una gaita escocesa en las puertas de la St Salvators Chapel nos dio la bienvenida. En el patio trasero de la iglesia el edificio del Lower College Hall cierra el conjunto que hoy reposa tranquilidad ante la ausencia de estudiantes.

Gaitero en Saint Andrews
Gaitero en Saint Andrews

Castillo de Saint Andrews

Como si una ola virulenta se hubiese llevado la mitad de la fortaleza, el castillo de Saint Andrews parece la triste figura de lo que fue. Construido a comienzos del siglo XIII sobre un promontorio de roca de la costa, como morada de resguardo del obispo, pronto cumplió su función de defensa durante las guerras de independencia de Escocia. Continuamente paso de manos escocesas a inglesas hasta que los primeros decidieron destruirlo en 1336 para evitar que pasase a estar bajo el control de sus enemigos. Reconstruido de nuevo, en 1445 nació en su interior James III, rey de Escocia, sirviendo también como prisión de opositores religiosos durante la Reforma de la Iglesia escocesa. Los continuos enfrentamientos desembocaron en la destrucción casi total del castillo, que para el siglo XVII ya estaba en ruinas.

Castillo de Saint Andrews

Las tripas del castillo estaban conectadas por galerías que como arterias permitian movilizar a las tropas de un lado a otro sin exponerse al peligro del exterior. Esta innovación de ingeniería bélica lo hace único en Europa, y permitía soportar los asedios que sufrió.

Las ruinas de la Catedral

A pocos pasos del castillo se empiezan a distinguir las formas de las ruinas de la antigua catedral, que cortan la niebla marina que se va cerniendo sobre Saint Andrews. El aspecto que cobra no puede ser más sugerente, ya que envuelta en el cielo gris, el conjunto de paredes, tumbas y la torre de St Rules sobrecoge.

Ruinas de la catedral de Saint Andrews

Ante nosotros está el templo más grande de Escocia, sede del arzobispado desde 1466, y que no fue concluida hasta dos siglos después de comenzarse, en 1318. El motivo de su destrucción fue el conflicto religioso de la Reforma de la Iglesia escocesa, situación que condujo al saqueo de la ciudad en el siglo XVI. Desde entonces permanece como testigo mudo, o quizá mejor dicho como protagonista arqueológico de la convulsa historia escocesa. Al norte, y al este, detrás del ábside, cuya pared se alza como única parte aún erecta de la catedral, centenares de tumbas y cruces indican las tumbas del cementerio, que indican los nombres de las familias enterradas.

Tumbas del cementerio de Saint Andrews
Tumbas del cementerio de Saint Andrews

El tiempo – como casi siempre – amenazaba lluvia, así que proseguimos el paseo entre las animadas calles del centro, buscando un restaurante donde comer en North street,  Market Street, y South Street las calles que concentran tiendas, pubs y demás ambiente de la ciudad.

Para comer optamos por  un “Cri-Pie” ,en el restaurante y pub Criterion Public House, un sabroso pero contundente pastel relleno de carne.

Cri_Pie , el plato por excelencia del restaurante y pub Criterion Public House
Cri Pie , el plato por excelencia del restaurante y pub Criterion Public House

El camino continuaba, y la siguiente parada nos iba a deparar una de las tardes más memorables del viaje a Escocia, el atardecer frente al Castillo de Dunnotar y una cena deliciosa en el puerto de Stonehaven. En el coche, la música de la película Carros de Fuego, épica epopeya que habla del deporte, la amistad y la guerra -cuya célebre escena con los deportistas corriendo por la cercana playa de West Sand-, sonaba en nuestra cabeza mientras dejábamos atrás Saint Andrews.

Que ver en Saint Andrews

Además de las ruinas de la antigua catedral y el castillo que ya hemos mencionado, no hay que escatimar a la hora de dedicarle una mañana, paseando desde los campos de golf (links) al norte, hasta la playa y el puerto pesquero en la parte sur de Saint Andrews.

Además de jugar a golf, los aficionados o novatos en el arte de patear pueden llevar a cabo el recorrido por el British Golf Museum, donde se explica la historia de uno de los hobbies preferidos por los escoceses.

Donde dormir – Hoteles y Alojamiento



Booking.com

Como llegar a St Andrews

Depende del tipo de ruta o itinerario que tengamos en mente para el viaje por Escocia, lo más recomendables es alquilar coche y llegar directamente por nuestra cuenta. Para aquellos que no quieren conducir o prefieren las excursiones organizadas, desde Edimburgo hay salidas para conocer Saint Andrews. Finalmente si vamos a nuestro aire en transporte público  los buses de StageCoach (el X59 o el X60 ) conectan Edimburgo y Saint Andrews. Si  te interesan los tours te ofrecemos más información y descuentos en este enlace.

Mapa de Saint Andrews

Te ha gustado? Comparte este viaje !

Escribe un comentario!! (Vamos...es gratis y nos hace ilusión saber que te ha parecido.