La Tramuntana Occidental: Calvia, Andratx, Puerto de Andratx, Sant Elm

Después de preparar nuestro desembarco en Mallorca, nuestro primer día y la toma de contacto inicial con la Sierra de la Tramuntana fue con Calvia. Después de recoger el coche de alquiler en el aeropuerto Son San Juan. El hecho de escoger finales de septiembre como momento para hacer el viaje a Mallorca no fue una casualidad, ya que la isla es un hervidero de gente en los meses de verano, y nos apetecía conocer la isla fuera de temporada, pero aún con buen clima y temperaturas para bañarnos en sus cristalinas aguas.

Puerto Andratx con su puerto deportivo y sus casas sobre la colina
Puerto Andratx con su puerto deportivo y sus casas sobre la colina

Desde el aeropuerto circulamos por la carretera que bordea la capital para no perder mucho tiempo y poco después giramos hacia el interior dirección Calvia, cruzando un paisaje que nos recuerda mucho a Cerdeña.

En 1229, en la costa de Calvia, más concretamente en Santa Ponça la flota del monarca de Aragón Jaume I toco tierra para iniciar la reconquista de Mallorca que estaba controlada por los árabes. Ocho siglos después Calvia agrupa un conjunto de pequeñas poblaciones diseminadas donde su gran cantidad de playas con bandera azul también son invadidas por hordas llegadas de todas partes de Europa. Nosotros en nuestro circuito obviamos la costa para dar prioridad a esa Mallorca auténtica que a veces queda escondida a los ojos de los turistas. en el ayuntamiento de Calvia nos informaron de las principales rutas y visitamos la iglesia de San Juan Bautista, principal edificio religioso y cuya altura y verticalidad parece no cuadrar en el paisaje. Desde la fachada se advierte esa mezcla extraña de estilos propia de finales del XIX y principios del siglo XX, con elementos neogóticos y neorrománicos.

Iglesia de San Juan Bautista en Calvia
Iglesia de San Juan Bautista en Calvia

Retomando el camino pusimos rumbo a Andratx, cuyo centro histórico es más compacto y que se articula en torno al barrio del Pantaleu.

Castillo de Son Mas en Andratx
Castillo de Son Mas en Andratx

Aparcamos el coche en el parking del ayuntamiento que ocupa el palacio – castillo de Son Mas, cuyo asentamiento ya aparece documentado en el siglo XIII, aunque no conviene dejarse engañar por las apariencias ya que la fisonomía es obra de la reconstrucción llevada a cabo en el siglo XIX. Sin embargo la belleza del lugar es indiscutible, con un balcón perfecto que abarca tanto la población de Andratx como las faldas de la montaña que descienden hasta el mar.

Iglesia de Santa María de Andratx
Iglesia de Santa María de Andratx

Andratx es pequeño y lo recorrimos en apenas una hora y media, prestando especial atención a las panorámicas que ofrece cada punto alto del pueblo. Una de nuestras preferidas es la del Molino de Sa Planeta que implica sudar un poco para llegar por caminos de tierra y escaleras. Una vez arriba merece la pena porque las fotos del molino y de la iglesia de Santa Maria d’Andratx son grata recompensa.

Molino de Andratx
Molino de Andratx

Antes de irnos quisimos callejear por el centro, tomarnos un café y conversar con la gente, siempre amable y con ritmos lentos. De paso conocimos otros edificios históricos de Andratx como la Curia, que fue el antiguo ayuntamiento.

En Mallorca, como en algunas otras ciudades y pueblos del Mediterráneo, es habitual encontrar fraccionada y dividida la población costera y la de interior. En realidad, y aunque administrativamente ahora sean la misma, la circunstancia se debe a los continuos ataques berberiscos e invasiones que llegaban por mar. Para evitar las razzias que se prodigaban con saqueos rápidos para sacar un botín y volverse a hacer a la mar, la población optó por adentrarse en el interior, creando lugares más protegidos, al albergo de la montaña y de muros más consistentes.

Desde Andratx descendimos por la carretera hasta el Puerto de Andratx, la fracción costera que se cierra en la media luna de su bahía. Esta zona es ideal para comer en sus restaurantes frente al puerto donde permanecen anclados barcos y veleros a la espera de salir a recorrer la costa.

Calas en Puerto Andratx
Calas en Puerto Andratx

Aprovechamos para comer y dar una vuelta antes de volver al coche que habíamos dejado en el parking de la entrada de Port Andratx, perfecto para no perder tiempo buscando lugar para aparcar, y al lado del canal que llega al puerto. Siguiente parada…Sant Elm.

Sant Elm es un pequeño pueblo costero que en su día era poco más que unas casas de pescadores y que ahora cuenta con “brazos” de casas, algunas de ellas bastante suntuosas que han ido comiendo el denso bosque que llegaba hasta el mar. A nosotros nos recibió apaciblemente, con algunos turistas dispersos, pero enseguida nos percatamos de que en verano la pequeña cala de Sant Elm debía parecer poco más que un hormiguero de turistas. Tras un frugal descanso en la arena, invadida en esta época por grandes cantidades de posidonia muerta, que antes se retiraba para ser utilizada como fertilizante en las cosechas, pero que ahora se deja pudrir en las playas para no romper el ciclo del ecosistema marino, donde la alga muerta servía como compuesto orgánico y químico para el mundo submarino.

Playa de Sant Elm
Playa de Sant Elm

Miramos el reloj y convenimos que si queríamos hacer la excursión de la Trappa debíamos mover el cuerpo (pero esa es otra historia que os contaremos en otro artículo).

Antiguo monasterio de Sa Trappa
Antiguo monasterio de Sa Trappa
Te ha gustado? Comparte este viaje !

Escribe un comentario!! (Vamos...es gratis y nos hace ilusión saber que te ha parecido.