Ruta por los Balcanes 5. Zagreb capital de Croacia

La ruta Balcánica proseguía y tras un largo viaje que nos llevó más de medio día, cubrimos el trayecto el tren entre Belgrado y Zagreb, tocando un nuevo país, cambiando de frontera, de moneda, pero con muchos puntos comunes en este puzzle que era la antigua Yugoslavia.

A la llegada, ya de noche a la estación de tren de  Glavni Kolod, nos cargamos las mochilas a la espalda y después de cruzar el parque de  kralja Tomislava, totalmente cubierto por un manto de nieve, nos encaminamos hacia el Sobe donde dormíamos (el hostal típico croata donde se alquilan habitaciones). La recepción fue muy amable, con indicaciones prácticas para conocer la ciudad, y con un emplazamiento en pleno centro que nos permitía disfrutar del día y de la noche de Zagreb.

De Cena por Zagreb
De Cena por Zagreb

Ya relajados optamos por un paseo de reconocimiento, siguiendo la “brújula” de las torres de la catedral gótica, que iluminada nos mostraba la primera postal de la ciudad. Las calles estaban muy animadas pese al frío y la plaza de la catedral lucía pletórica por la noche, pese a que una de las torres estaba en plena restauración.

El día de viaje sin poder hacer una comida en condiciones nos había abierto el apetito de modo que andando por el centro peatonal de Zagreb encontramos un restaurante muy recomendable donde comer y tomar cervezas (pivo), el Pivnica Mali Medo (en la calle Tkalčićeva 36), donde además nos dimos un buen homenaje a base de judías y salchichas. En la misma calle más adelante seguimos degustando las cervezas locales en el Cafe-Bar Tomatto, con música en vivo y jovenes de Zagreb.

La siguiente mañana amaneció soleada y desde la ventana del Sobe contrastaba la nieve aún sin derretir con un cielo muy azulado. Con este día perfecto reanudamos la ruta por Zagreb comenzando por un lugar de gran animación local, el mercado Dolac, previo paso por la cafetería homónima de la plaza.

Los puestos en Dolac eran un hervidero de gente que compraba desde las frutas y verduras a los numerosos postres, pasando por la artesanía local, donde destacaban los huevos de madera o de cerámica pintados, un clásico en el periodo de Pascua.

Mercado Dolac con la catedral al fondo
Mercado Dolac con la catedral al fondo

Después de visitar el mercado llevamos a cabo una “incursión” en la oficina de turismo de la plaza de Trg Bana Josipa Jelacica, como siempre punto importante en nuestros viajes ya que sirve para recabar todo tipo de información para nuestros curiosos seguidores y viajeros, permitiéndonos enriquecer las diferentes webs que gestionamos. Nos atendieron con mucha atención, en un español perfecto, con mapas, cd’s de fotos de Zagreb, indicaciones para salir por la noche, alojamiento, que ver….vamos….de todo y sobre todo regado de una sonrisa y palabras de agradecimiento por nuestra labor de difusión en España de Croacia.

Detalle del mosaico del tejado de la iglesia de Sveti Marko
Detalle del mosaico del tejado de la iglesia de Sveti Marko

Según ascendíamos hacia Gornji Grad, el barrio sobre la colina fuimos fotografiando algunos lugares que nos impactaron como la puerta de Piedra, una de las puertas de entrada al núcleo histórico medieval, que según la leyenda fue el único que quedó intacto en el incendio de 1713. El aparente milagro fue adjudicado a la Virgen María y por ello hoy es un lugar donde los se depositan velas en ofrenda, junto a las numerosas placas votivas.

Al llegar a la plaza donde se encuentra la iglesia de Sveti Marko, coincidimos con la llegada de una comitiva de políticos que iban en dirección al parlamento que se encuentra en la misma plaza. La Iglesia de San Marcos es de bella factura, favorecida por la decoración de tejas coloridas cuyo mosaico forma el escudo de Zagreb, con un armonioso ajedrez al más puro estilo croata..

Camino del funicular, una de las visitas recomendadas en todas las guías, pasamos por delante del museo de las Relaciones Rotas, en el palacio Kulmer, que con un jocoso nombre recoge piezas muy divertidas. Lamentablemente no pudimos incluirlo en nuestro ajetreada agenda.

El funicular de la Ciudad Alta es el sistema de transporte más antiguo en Zagreb. Otra característica peculiar es su tamaño, ya que apenas cubre 66 metros en menos de un minuto, y se parece más a los ascensores que conectan actualmente muchas ciudades como Cagliari, cuyos barrios altos tienen un fuerte desnivel. Por ello es considerado el funicular más pequeño del mundo, pese a ello cada año más de 750 mil pasajeros se suben a las cabinas que gemeladas, se cruzan a la media distancia cuando una sube y otra desciende.

Funicular de Zagreb
Funicular de Zagreb

Sin duda es una de las atracciones de Zagreb, fue inaugurado en 1890 y hasta 1934 fue impulsado por vapor, siendo hoy en día patrimonio cultural protegido. La estación inferior se encuentra en Tomiceva calle que conduce a Ilica – la calle más larga de Zagreb, mientras que la otra estación está situada en la base del Lotrscak Tower, en el paseo marítimo de Strossmayer de la Ciudad Alta .

Aquí nos sentamos un rato a descansar y esperar el momento del cruce de cabinas para sacar la foto que acompaña al reportaje. Luego bajamos por las escaleras paralelas que recorren al costado del funicular, volviendo de nuevo al centro de “la ciudad nueva”.

Como siempre que partimos de cada ciudad que nos acogía partimos de Zagreb, con la pena de no poder dedicar otro día más a conocerla a fondo, pero con la certeza de que volveremos cuando la nieve no cubra los jardines. De nuevo otro día, otro viaje y otro país, esta vez cruzábamos hacia Eslovenia, quizá el país más desconocido a priori, pero no menos interesante. Siguiente parada…Maribor, la segunda ciudad eslovena.

Escribe un comentario!! (Vamos...es gratis y nos hace ilusión saber que te ha parecido.