Ruta por el Congost del Mont-rebei y las pasarelas de Montfalcó

A veces los paraísos no están tan lejos, y como viajeros habituales es necesario mirar con lupa en vez de con prismáticos las sorprendentes joyas naturales que tenemos en la geografía española. Impactados por la repercusión de espacios como las pasarelas de cristal del Parque Nacional de Tianmen inauguradas con el nombre de Coiling Dragon Cliff, a veces ignoramos que tenemos al alcance de la mano experiencias similares o incluso mejores.

Es el caso de la ruta por el Congost del Mont-rebei que se enlaza con las pasarelas de Montfalcó o de otra apasionante excursión por el Caminito del Rey en Málaga, que nos queda pendiente para el futuro.

El Congost del Mont-rebei
El Congost del Mont-rebei

Donde está…

El desfiladero de Mont-rebei actúa como límite entre las comarcas de la Ribagorza (Huesca) y el Pallars Jussà (Lleida), o lo que es lo mismo entre las comunidades autónomas de Aragón y Cataluña. La gestión del Parque corresponde a ambas administraciones, siendo la catalana la responsable de la Reserva Natural de la Noguera inmersa en la Sierra del Montsec.

El objetivo del fin de semana era la visita al Congost del Mont-rebei y las Pasarelas de Montfalcó que han pasado de ser semidesconocidas a aumentar vertiginosamente su afluencia gracias al color turquesa de sus aguas y a las impresionantes instantáneas que ofrecen las pasarelas sobre la roca.

Al dormir en una casa rural en el lado oscense de la Ribagorza, aprovechamos para conocer su gastronomía y otros lugares con encanto como el pueblo de Montañana.

La ruta del Congost

En castellano Congosto, palabra que ha quedado en desuso quiere decir Desfiladero de Montaña, y esta maravilla de la naturaleza es obra de las aguas del río Noguera que han desgastado con su paso la roca, dibujando los riscos recortados de hasta 500 metros del Congost del Mont-rebei.

Las aguas del Congost quedan “atrapadas” por el freno del embalse de Canellas más al sur, construido en 1960 y que inundó el antiguo paso que permitía el paso a los lugareños y que sólo ha quedado restituido con la inauguración de las Pasarelas de Montfalcó en 2013.

Llegada al Parking del Congost del Mont-rebei
Llegada al Parking del Congost del Mont-rebei

Llegamos a la entrada del Parking de la Masieta y pese a ser un domingo de finales de mayo ya hay varios coche esperando el turno en la caseta de entrada donde nos brindan las primeras informaciones sobre la visita.

Después de charlar con el simpático personal del punto de información turística de la Masieta, ubicado en una cabaña de madera donde podemos ver el mapa del recorrido o las diferentes rutas que se pueden llevar a cabo, comenzamos a caminar.

El espacio natural del  congost de Mont-rebei (El Pallars Jussà – La Noguera) está gestionado desde 1999 por la Fundació Catalunya-La Pedrera, la misma que dirige el complejo de apartamentos que diseñó Gaudí en Paseo de Gracia en Barcelona.

Casi al inicio de la ruta el camino se bifurca, con dos sendas que luego se unen, la primera por la orilla del embalse y la segunda por el  camí de las Tarteres. Nosotros optamos por la ida siguiendo el  camí de las Tarteres y la vuelta por el embalse, que hasta la llegada del verano suele estar parcialmente inundado.

Puente colgante del Barranco de Sant Jaume
Puente colgante del Barranco de Sant Jaume

Después del puente colgante del Barranco de Sant Jaume el paisaje se va haciendo más pedregroso, lo que significa que estamos cerca del tramo más angosto del Congost.

Ascendemos hasta la vía picada sobre la roca caliza, formando un sendero de unos 3 metros de ancho, con un cable anclado para los que sientan respeto por la altura. También se han dispuesto algunos bancos que sirven de miradores donde descansar, sacar fotos a las increíbles aguas azul turquesa y ver el ritmo lento de los kayaks debajo nuestro.

Camino excavado en la roca del Congost
Camino excavado en la roca del Congost

A lo lejos vemos un zigzag sobre la roca que ya genera risas flojas entre el grupo. Lástima no haber traído los prismáticos, aunque pensándolo bien quizá hubiese generado alguna fuga de los integrantes del equipo.

El descenso lo hacemos sin parar hasta el río donde se concentra más gente, algunos llegados en kayak y otros en la pequeña embarcación que llega hasta un embarcadero cercano a la Masieta, de donde venimos. Vemos que la mayoría de la gente que paga por volver en barco lo hace por cansancio o por una pequeña lesión muscular.

El puente rojo que divide Aragón de Cataluña
El puente rojo que divide Aragón de Cataluña

A la sombra de los árboles que hay junto el puente rojo que nos pasará a Huesca, hacemos la parada de la comida, cargando fuerzas para la subida que viene a continuación.

Después del puente que separa el Congost del Seguer, comienza la ascensión más dificultosa, y aunque se han hecho esfuerzos por encauzar el camino, son las rocas las que actúan de escalera en roca viva. El esfuerzo merece la pena porque la belleza de las vistas en lo alto de la cima crea un silencio entre nosotros.

Las pasarelas de Montfalcó

Cuando pisamos los primeros peldaños de las escaleras ya nos invade una emoción inmensa. Optamos por bajar sacando fotos y grabando vídeos y subir más tarde disfrutando únicamente de las vistas, que con un lento zigzag se clavan a la roca.

Descenso de las pasarelas de Montfalcó bien sujetos a la piedra
Descenso de las pasarelas de Montfalcó bien sujetos a la piedra

La obra de ingeniería es muy meritoria porque en ningún momento se percibe una sensación de peligro. Los anclajes, las barandillas y los cables de acero que protegen de la caída son de una calidad excelente. Mientras que la disposición de cada travesaño de madera siguiendo el ángulo y forma de la roca es simplemente perfecto.

La verticalidad de las pasarelas las han convertido en un reclamo como pocos en España. A los amantes de las alturas y el vértigo les seducirán sin duda.

Las pasarelas de Montfalcó desde abajo
Las pasarelas de Montfalcó desde abajo

Una vez abajo caminamos hasta la segunda Pasarela para vivir la emoción de las alturas de nuevo.

Desde aquí se puede continuar hasta Montalcó y hacer noche en el albergue, pero nosotros optamos por deshacer el camino y recoger los coches en el parking de la Masieta. El retorno fue lo más duro, sin apenas agua y con un calor intenso, sólo saciado con el agua de los baños públicos de la Masieta, donde bebimos con la sed de una semana.

Consejos para visitar el Congost del Mont-rebei y las pasarelas de MontFalcó

A los habituales consejos de toda excursión por la naturaleza y la montaña hay que hacer especial hincapié en el aprovisionamiento de agua, ya que no encontraremos fuentes de agua potable en el camino y la exigencia física del itinerario hace imprescindible llevar agua en abundancia.

Hay tramos donde la vegetación es escasa y el sol cae a plomo cuando no hay viento, por lo que el gorro y la protección solar son muy útiles en los días de sol, incluso en mayo cuando nosotros visitamos el desfiladero.

La entrada al parque del Congost del Mont-rebei es gratuita si bien hay un coste por la entrada en coche en el parking de la Masieta (punto de información turística y entrada al Parque por el lado de Cataluña), que permite sufragar la preservación de la zona, de gran valor natural para flora y fauna.

Las Pasarelas de Montfalcó
Las Pasarelas de Montfalcó

La ruta es apta para niños, pero sólo si están acostumbrados a caminar bastante y son suficientemente mayores, casi adolescentes porque hay tramos de subida donde los pies pequeños no dan para ascender. Bajo nuestro punto de vista es recomendable sólo llevarla a cabo si los niños son “montañeros”.

El tiempo del recorrido es de unas 7 u 8 horas, son varias paradas, para fotos, comer y ascender a las pasarelas.

Como llegar al Congost del Mont-rebei

Aunque hay indicaciones es frecuente perderse para llegar, si bien es sencillo. Si venimos de Argón simplemente debemos alcanzar Puente de Montañana y cruzar el río siguiendo la C-1311, a la salido del pueblo ya veremos un camino a la derecha que nos conduce al Congost del Mont Rebei. Si llegamos desde Lleida sólo hay que estar atentos a las señales que hay antes de cruzar la frontera con Aragón (Puente Montañana). Continuando el camino (no se puede correr mucho por la carretera) disfrutaremos de unas vistas panorámicas con zonas arboladas cubiertas por el agua del embalse.

Te ha gustado? Comparte este viaje !

2 comentarios de “Ruta por el Congost del Mont-rebei y las pasarelas de Montfalcó

  1. Es una de las mejores reseñas que he leído sobre la visita al Congost del Mont Rebei. Las fotos dan bastante idea de lo que te espera, especialmente para aquellos que tenemos un poco de vértigo y estamos indecisos. Mañana haremos nuestra ruta y ya les contaré como fue. Gracias

    1. Hola Rocío! Gracias. Estamos seguros de que os gustará el itinerario del Congost. Por cierto no olvidéis llevar agua, muy importante….Ya nos contaréis como ha ido. Buen viaje!!

Escribe un comentario!! (Vamos...es gratis y nos hace ilusión saber que te ha parecido.