Ruta hacia el Salto del Río Nervión

Ya desde hace tiempo teníamos en nuestra agenda viajera conocer un rincón de la naturaleza único. Siempre nos hemos sentidos atraídos por la historia de este Monumento Natural, el nacimiento del Río Nervión. Quizá se deba a la presencia de este rio en nuestra infancia, y es que éste es el origen de la Ría de Bilbao. Por ello un buen día otoñal no dedicimos a recorrer éste lugar mágico, que está situado en la encrucijada entre Alava, Burgos y Bizkaia. Sin madrugar demasiado y con mochila en mano nos decidimos a conocer el Salto de Agua más alto de la Península Ibérica, sus 222 metros sólo son un pequeño adelanto de la grandeza de este rincón.

                                                                                                      Orduña

Para llegar hasta aquí os recomendamos utilizar vuestro gps y dirigiros a la localidad de Orduña, desde allí os indicará cómo acceder al punto más alto del Monumento Natural del Monte Santiago. Las nieblas espesas nos van a acompañar durante un buen rato en nuestro ascenso hasta el puerto, incluso hay momentos que me entra un poco de miedo ya que no consigo ver lo que tengo delante. Menos mal que esta angustiosa sensación apenas dura un par de minutos y ya veo la luz.  Tras unas cuantas curvas, llegamos a la cima del monte, proseguimos durante un kilómetro más o menos hasta que encontramos el primero de los parkings que constituyen los accesos al Salto del Nervión. un cartel nos incica que ya estamos en el Area recreativa de Fuente Santiago. Aquí podemos observar los horarios , dónde están ubicados los aparcamientos y otras indicaciones importantes para que conozcamos esta zona a fondo. Ya desde aquí sentimos que hoy vamos a estar en un lugar especial, lo presiento.

                                                                     Mapa área recreativa Fuente Santiago

El primer parking se encuentra en la misma carretera, si sóis de los que os gusta caminar os recomendamos dejar aquí el vehículo, desde este punto hasta el mirador hay unos seis kilométros hasta la Casa del Parque (Punto de información). En este punto hay una caseta de piedra con una barrera ( en algunas ocasiones está abierta y el acceso es gratuito, pero a veces imagino que en temporada alta hay un guarda que cobra unos 3 Euros por acceder en vehículo). Este camino da acceso a los otros parkings. El segundo aparcamiento está a medio camino de la ruta, y no es demasiado grande, en la entrada del mismo, nos indíca el aforo de coches que está permitido. En último lugar está el tercer parking, justo al lado de la Casa del Parque. Aunque aquí también hay un aforo máximo, observámos que muchos coches aparcaban en casi cualquier lugar.

Teniendo en cuenta que ibamos con niños de cinco años, decidimos aparcar en éste último. Una vez allí nos dirigimos al Punto de Información, dónde amablemente, nos informaron de todo lo necesario para disfrutar de ésta gran excursión. Existen numerosas rutas, muchos caminos debidamente señalizados, allí podemos elegir que ruta queremos completar. Allí mismo se encuentran las ruinas del Monasterio Medieval de Sancti Lacobi de Langriez y el origen de la Fuente de Santiago. Además completan las instalaciones unos baños públicos que serán los únicos que encontremos en mucho tiempo, ¡aviso!

                                                                                       Calzada del Gigante

Nosotros vamos a realizar la ruta principal, aunque finalmente ampliaremos nuestra ruta llegando hasta el Mirador de la Esquina de Rubén. Sin más dilaciones comenzamos nuestro paseo,  unos 2,5 km de ruta que nos llevan por un camino llano, apto para todos los públicos, entre las numerosas hayas que decoran este escenario. No dejo de pensar, lo maravilloso que puede ser éste lugar en primavera, con las hayas en flor, sin duda debe ser un espectáculo para la vista. Gracias a la persona del Punto de Información, nos percatamos de una maravilla natural, las formaciones kársticas tan singulares que se ubican junto al camino. Lo llaman la Calzada del Gigante, debido a la similitud con las calzadas romanas, éste fenómeno no es demasiado habitual y por ello nos sentimos afortunados de disfrutarlo.

Según nos vamos aproximando vemos numerosas familias, grupos y amigos que al igual que nosotros se encaminan hacia el origen del Rio Nervión. Muy cerca ya del lugar vemos las ruinas de las antiguas loberas, un monumento de un pastor nos indica que ya hemos llegado. Aquí vemos cómo los pastores construyeron una especie de embudo de piedra para acorralar a los temídos lobos hasta que caían a un pozo de unos dos metros de profundidad. Hoy en día ya casi no hay lobos en la zona, pero en épocas no tan lejanas acababan con el ganado de los oriundos.

                                                                                     Antiguas loberas

El espectáculo ya comienza, y es que nos situamos en la meseta, estamos en el punto más alto de la zona, a un lado del Cañon del Delika, es ¡impresionante!. Las vistas desde aquí arriba son únicas, el día soleado nos acompaña, se nota, hay muchísima gente que al igual que nosotros disfruta en silencio del lugar. El Cañón del Delika se formó por el rio Nervión, creando un desfiladero en el que en épocas de lluvias podemos ver numerosas cascadas. El terreno kárstico sobre el que estamos ha permitido que se cree este Monumento Natural. Me siento frente al Cañón a ver si puedo divisar las colonias de Buitres leonados que habitan en esta zona, pero creo que hoy no va a haber suerte.

                                                                                     Disfrutando del silencio

Estamos sobre el Mirador del Salto del Nervión, el rio no asoma, ya que no ha llovido casi nada durante el Otoño, por lo que no hay agua. Nos indican que la mejor época para ver la fuerza del rio es cuando llueve durante varios días seguidos y con gran fuerza. Sólo algunos privilegiados pueden disfrutar de la caída del agua, pero aún así merece la pena acudir hasta aquí.

                                                                                            Cañón del Delika
                                                            Nacimiento Nervión, no había agua

Tras degustar ésta panorámica de vértigo decidimos continuar la Ruta hasta el Mirador de la Esquina de Rubén. El camino es más complicado que el anterior, transcurre por un estrecho camino empedrado, lleno de verdín y barro. Serán unos cuatro kilómetros que nuestros pequeños completaron sin problemas. Allí había mucha menos gente, y pudimos contemplar la densa niebla que creaba un paisaje espectacular. A pesar del sol intenso, hace frío, estamos a casi mil metros de altura y eso se nota, así que ya sabéis id bien abrigados.

                                                                          Mirador Esquina de Rubén

Una vez de vuelta, podemos regresar por otro camino muy factible hasta el lugar de partida. Es casi la hora de comer y vemos que numerosas familias han decidido tomar los bancos y mesas de piedra que hay repartidas por la zona para saborear unos ricos bocadillos.

COSAS A TENER EN CUENTA

Hay numerosas rutas y caminos, todos ellos indicados con carteles en los que nos marca las distancias, sólo tienes que elegir cual quieres realizar.

Puedes recorrer las rutas en bicicleta.

Los niños y mayores pueden realizar esta excursión sin problemas, apenas existe dificultad, incluso vimos carritos de bebés.

Existen bancos y mesas para poder comer comida traída de casa. Si vas a comer en algún restaurante cercano, te recomendamos que reserves previamente ya que suele estar todo lleno. Nosotros comímos en Amurrio, en el Arenal de Maitea, rico, rico.

Los parking tienen aforo limitado de coches, si vas muy tarde tenlo en cuenta.

Hay que ir bien abrigado, estás a casi mil metros de altura, no lo olvides.

Lleva cámara de fotos!!!

COMO LLEGAR

 

Te ha gustado? Comparte este viaje !

Escribe un comentario!! (Vamos...es gratis y nos hace ilusión saber que te ha parecido.