La ciudad de Reus y su imperdible Ruta del Vermut


Porque las buenas costumbres no se cuestionan, ¡se imitan!
Nos dejamos llevar por la ruta del vermut como buenos especímenes de adaptación que somos y quedamos seducidos por éste elixir que en Reus saben hacer, pero qué muy bien de antaño.

A Reus llegamos atraídos, primero, por ser la ciudad que vio nacer a uno de los más grandes genios de la arquitectura modernista: Antoní Gaudí. Del que por la cuantiosa cantidad de artículos que se suman hoy en nuestros apartados acerca de su trabajo, se puede inferir que nos hemos convertido en seguidores y admiradores de su gran legado. Pero pronto descubrimos que, éste bonito lugar ¡tiene mucho más que ver, hacer y probar! y, el vermut es parte importante de la historia de Reus. Algo cuasi imprescidible en una visita a éstas encantadoras tierras catalanas.

Las garigoleadas y fascinantes formas de Casa Navàs atrapan irremediablemente entre sus espirales

Antes de iniciar la aventura, después de hacer una parada en el Gaudí Centre -un espacio dedicado al gran maestro-, nos sentamos un ratito a disfrutar del agradable ambiente que se respira en la plazuela central. Cogimos una mesa estratégicamente bien situada frente a la Casa Navàs, obra de otro de los portentos de la arquitectura que ha dado ésta región de Cataluña: Lluís Domènech i Montaner. Autor de edificios emblemáticos en Barcelona como el Hospital Sant Pau y el Palau de la Música, entre muchos otros.

Un día soleado acariciaba las intrincadas formas de la fachada, reflectando en los hermosos colores que relucen en los cristales de las ventanas. Una pareja labrada en piedra se mira apenas de refilón en lo alto de la marquesina del balcón principal y nosotros cómplices, nos engatusamos entre las fascinantes y garigoleadas espirales de Casa Navàs, mientras pedimos un buen vermut para mojar los labios e ir preparando al estómago y las papilas. De a poco agotamos el vaso y nos dejamos embelesar de lleno por el espectáculo que ofrece Reus un domingo a mediodía.

Ya un poco entrados en calor y con ganas de conocer más de éste rico aperitivo tan común por estos lares, que invita a la convivencia y una franca charla entre amigos, nos dirigimos hacia uno de los sitios que mejor nos puede desvelar cómo empezó todo éste movimiento en Reus.

Museo del Vermut

Nada más llegar al Museo del Vermut, un bonito edificio de la época modernista nos recibe, mientras esperamos a Joan, nos recreamos con la inmensa colección de objetos que hacen referencia al vermut: afiches, carteles, cuadros, tapas, ceniceros, porta vasos, bandejas; una mezcla de curiosos objetos de distintas marcas de vermut y por supuesto botellas, muchas botellas. Y precisamente fue con una de ellas de la marca Cinzano con la que Joan Tàpias y Pau, su padre, iniciaron e hicieron crecer ya hace tres décadas, éste increíble acervo del vermut.

Pero, ¿qué es el vermut?

Para aquellos neófitos en el tema, -como yo antes de visitar Reus-. El vermut es un licor aromatizado con una buena cantidad de hierbas y especias, conformado por una base de vino neutro, un toque de absenta o ajenjo, entre otros ingredientes que dependen de la marca y procedencia.

Su origen es europeo y lo podemos encontrar tanto negro, como blanco. El primero tiene su origen en Italia y el segundo fue creado en Francia (vermouth), con notas secas y una mayor presencia alcohólica.

En Reus se sabe hacer vermut desde ya muchos años, como hemos adelantado y entre las marcas oriundas que podemos encontrar están: Miró, Yzaguirre e Iris.

Botellas y botellas se enfilan llenando de color e historia las vitrinas del Museo del Vermut

El museo se divide en distintos espacios: comedor, bar, galería, terraza. Lo que nos abre un abanico de posibilidades a disfrutar. Como ejemplo, en la zona de la barra, tras unas inmensas vitrinas, se resguarda una impresionante colección de botellas de todas las épocas y orígenes, que mientras se bebe un buen vermut, se pueden apreciar detenidamente, entre tamaños, formas y etiquetados. Lo que nos llevará un buen rato estudiar a detalle.

Advertimos que, mientras admiramos dicho repertorio, es probable que te apetezca probar también el menú gastronómico, porque a juzgar por los deliciosos aromas provenientes de la cocina que despertaron nuestro instinto más voraz y que a posteriori  vimos desfilar desde los fogones, una amplia variedad de suculentas tapas prometen ser muy buena compañía para éste magnífico aperitivo. Así que, como bien leen, aquí el vermut no es el único protagonista.

Por lo que, ya sea si vas a visitar el museo, a probar el vermut o si haces “stop” y te quedas a comer un buen plato en su restaurante, el Museo del Vermut es sin duda un lugar que tienes que visitar si vas a Reus.

Restaurante Vermut Rofes

Pero nuestro periplo no acaba aquí. Existe otro referente obligatorio del Vermut y es el Restaurante Vermuts Rofes, quienes ostentan una tradición de hacer vermut desde hace generaciones y generaciones. La marca Rofes es una más de las que Reus puede hacer gala. Y a juzgar en propia boca tienen mucho de qué presumir.

Salva y su hermano Joan han sabido continuar la herencia familiar y en un lugar acogedor entre barricas de madera y buena cocina, Salva nos cuenta la historia de cómo el vermut ha sido parte de su vida.

Desde 1890 Marcel-lí Rofes comenzó a hacer Vermut en un pequeño local, que hoy sigue conservando su encanto y guarda fiel su historia con elementos antiguos y fotografías que nos remontan a aquella época, cuando el vermut Rofes de Reus cobró importancia no sólo en España, sino en el extranjero hasta dar pasos firmes y consolidar su popularidad hacia el siglo XX. Aunque muchas fueron las vicisitudes que Rofes tendría que sortear antes de que esto sucedería.

Vermut de la Casa Rofes hecho en Reus

Ésta ardua labor ha sido continuada por los descendientes de Rofes con cariño y esmero, logrando que hasta hoy en día, en ésta antigua fábrica de vermut, se pueda no sólo disfrutar de un excelente vermut, sino también de una vasta oferta gastronómica de tapeo, así como realizar eventos en cualquiera de sus agradables y peculiares espacios.

Tanto correr de vermut y vermut, y olivas, ¡por supuesto!, abrieron nuestros apetitos -como buen aperitivo que se precia de ser-,  así que ya puestos y comiéndonos con los ojos los platos de los comensales en derredor. Nos sentamos a disfrutar de la buena cocina del Restaurante Vermut Rofes. Quien cuenta con una amplia carta, ya sea platos de tapeo u  otras especialidades que atrapan la vista y el estómago.

Salivando profusamente, nos decidimos a optar por probar un poquito de todo y dejarnos llevar por las recomendaciones de Salva.

A nuestra mesa, en breve arribaron unas ricas tapas; surtido de croquetas, chipirones a la andaluza, un delicioso pulpo a las brasas con chimichurri de mostaza y por supuesto no podía faltar una de las especialidades de la casa: las almejas al Vermut Rofes. Entre muchas otras tantas opciones que prometen consentir al paladar.

Tapeo rico en el Restaurante Vermut Rofes
Tapeo rico en el Restaurante Vermut Rofes

Así que si estás por Reus, ¡ya sabes! Tienes que probar su magnífica oferta de vermuts de propia manufactura y disfrutarlos en estos dos interesantes espacios. Aunque en Reus cualquier pretexto vale para tomar el aperitivo en alguna buena terracita y disfrutar del efervescente ambiente de la ciudad y de su simpática gente.

Agradecimientos

Queremos alabar la excelente atención por parte de Reus Promoció para otorgar las facilidades que nos permitieron hacer ésta serie de reportajes de todo lo que ofrece la bonita ciudad de Reus y alrededores.
Así como a Joan Tàpias y Salva Rofes, quienes nos recibieron amablemente y nos contaron a detalle y con pasión acerca de éste gran protagonista de la ciudad: el vermut.

Sin duda una buena costumbre que adoptaremos como propia. Un buen aperitivo siempre caerá algún mediodía en honor de nuestros amigos de Reus.

Te ha gustado? Comparte este viaje !

Escribe un comentario!! (Vamos...es gratis y nos hace ilusión saber que te ha parecido.