Reus a través del modernismo y el vermut

Reus es una de esas extrañas ciudades en las que uno se siente como en casa, que rápidamente toma como suya y donde hasta parece que conoce a la gente.

Afable, elegante y muy animada, Reus conserva las características de una pequeña gran capital. En su día pugnó en importancia con Tarragona, como la ciudad más importante de la provincia, y de hecho fue durante mucho tiempo la segunda ciudad más habitada de Cataluña tras Barcelona. Aquí nacieron insignes artistas como Antoni Gaudí o Marià Fortuny, el excelso pintor muerto en su esplendor; o políticos como el General Joan Prim i Prats, presidente del gobierno de España.

Que ver y hacer en Reus

Para empezar una anotación. Reus no se ve en un día, o mejor dicho, Reus merece la pena verse en al menos dos días, y es que su oferta cultural y gastronómica invita a saborearla, por lo que una escapada de fin de semana es el plan ideal para conocer y disfrutarla.

El modernismo desconocido de Reus

A menudo hemos comentado con los responsables de turismo de varios lugares, entre ellos San Joan Despí, Esplugues de Llobregat o la misma Reus, que Barcelona, para bien o para mal fagocita el turismo, y especialmente el concepto de modernismo. El gran altavoz publicitario de la capital condal, que cuenta con algunos de los edificios más bellos del mundo (no sólo de la corriente modernista) hace pequeños los atractivos de las ciudades del resto de la geografía catalana. Y eso supone un paradigma, ya que contrae el foco turístico hacia Barcelona, y a menudo el resto de propuestas turísticas queda lejos de los circuitos de turismo internacional. Por esta razón Reus, si bien puede presumir de un incremento de visitantes extranjeros in crecendo, debería ocupar un espacio mayor el escenario turístico del modernismo.

Salas de exposición del Gaudí Center de Reus
Salas de exposición del Gaudí Center de Reus

Curiosamente, siendo la ciudad donde nació el hijo pródigo Gaudí, apenas hay huellas arquitectónicas del maestro. Para paliarlo y homenajear su figura, en la plaza del Mercadal está el moderno edificio del Museo Gaudí Centre, cuya visita permite acercarnos a la persona, y a las inquietudes que llevaron a forjar un carácter de perenne búsqueda del binomio naturaleza y arquitectura.

Por contra Domènech i Muntaner es el representante de un conjunto de exponentes de la corriente modernista en Reus. Edificios como la Casa Navas, la Casa Gasull o la Casa Rull son sólo el comienzo de una ruta por la ciudad que nos hace caminar siempre con la mirada levantada.

Detalle de la Casa Gasull
Detalle de la Casa Gasull

También aquí Domenech i Muntaner “ensayó” una de sus obras más relevantes, el Hospital Sant Pau de Barcelona, con la construcción del Instituto Psiquiátrico Pere Mata, un zafiro que bajo nuestra opinión merece estar entre las diez mejores obras modernistas de Cataluña.

Nosotros caminamos durante todo el día siguiendo la ruta diseñada por la oficina de turismo que saliendo desde la animada Plaza Mercadal une la Calle Major desde la iglesia del Prioral de Sant Pere i Campanar y la cercana Plaça de las Peixateries Velles; con el Carrer Monterols -y su prolongación de Llovera a partir de la Plaça Prim- donde se suceden la Casa Laguna, la casa Bartolí, Querol, Tomàs Jordi, Punyed, que en su gran mayoría diseñó otro de los grandes artífices del modernismo de Reus, Pere Caselles i Torrats.

Iglesia del Prioral de Sant Pere desde la Plaza de las Peixateries Velles
Iglesia del Prioral de Sant Pere desde la Plaza de las Peixateries Velles

Algo antes nos desviamos a la izquierda por el Raval de Santa Anna al que llegan los callejones de la antigua judería de Reus, y cuya simpática réplica de la talla del Jueu del Raval nos saluda, señalando la casa del vecino con el que tuvo un litigio el propietario de la vivienda del carrer del Bou. Al fondo la Casa Serra de Joan Tubió i Bellver y la Casa Marco de Pere Doménech i Roura.

Sin alejarnos mucho nos topamos con la escultura de Gaudí adolescente, o más bien niño, un homenaje a los primeros años que pasó el genio en su ciudad natal. Está muy cerca de la casa donde nació, indicada por una placa, vivienda privada que no se puede visitar y de sencilla fachada. En los bajos la familia tenía su taller de caldereros, tradición familiar de la que Gaudí siempre se sintió orgulloso.

Estatua de Gaudí adolescente en Reus
Estatua de Gaudí adolescente en Reus

Otra de las calles emblemáticas de Reus, repleta de edificios modernistas es el Carrer Sant Joan, que en el tramo desde la Plaza del general Prim hasta la Fuente de Les Oques desplega una sucesión de edificios a cada cual más ornamentado, empezando por el Teatro Fortuny, la casa Sagarra, la Casa Tarrats, Casa grau, y las Casa Rull y Gasull anexas (y como detallábamos obra de Lluis Domenech i Muntaner).

Casa Rull, una de las obras modernistas de Domènech i Muntaner en Reus
Casa Rull, una de las obras modernistas de Domènech i Muntaner en Reus

Continuando hacia abajo por la alameda del Passeig Sunyer encontramos dos edificios modernistas interesantes, la estación enológica y el Excorxador, el Matadero municipal reconvertido en biblioteca y espacio de ocio, referente de cultura en Reus.

El Institut Pere Mata

Toda ciudad tiene su edificio emblemático, y aunque se encuentre en las afueras, el Institut Pere Matas justifica el paseo (recomendable porque no es más de media hora) o el tiempo en autobús o taxi. Lluís Domènech i Montaner tuvo su laboratorio de ideas en este pabellón psiquiátrico que gracias al tesón del doctor Emili Briansó Planes (impulsor de su construcción), diseñó en 1897 y se finalizó en 1912.

 Pabellón de los Distinguidos del Institut Pere Mata de Reus
Pabellón de los Distinguidos del Institut Pere Mata de Reus

Durante nuestra visita fuimos “húespedes” de sus pabellones, conociendo al detalle su construcción, y donde destaca el “Pabellón de los Distinguidos”, cuyos lujosos espacios deleitaban a los pacientes más acaudalados.

Maestros del Vermut

En Reus, además de la ruta modernista, hay otro itinerario que sin tener las huellas dibujadas en el suelo, invita a perderse por las calles de la villa en busca del olor fresco y engañador del vermut.

Paredes del Museo del Vermut de Reus
Paredes del Museo del Vermut de Reus

Nos guste o no esta bebida, en Reus merece la pena adentrarse en el pasado y presente de la producción de vermut, que lejos de apagarse como una vela, ha resurgido como una llama inesperada, con la que las nuevas generaciones han tomado el testigo de padres y abuelos que saborean el aperitivo.

Propuestas como el Museo del Vermut o la continuación de sagas familiares de productores como Rofes nos adentran en la historia de Reus como capital del Vermut. Nosotros visitamos ambos lugares en la jornada dominical.

Como llegar a Reus

Perfectamente comunicada con trenes y autobuses a Tarragona y Barcelona, Reus cuenta también con aeropuerto, con conexiones y vuelos a otros destinos europeos. La estación de tren está a unos quince minutos del centro, al norte, mientras que la estación de autobuses está al sur, aproximadamente a la misma distancia.

Donde dormir en Reus

Poco a poco las infraestructuras para dormir en Reus van aumentando, y ya hay varios hoteles como nuestra elección en la escapada a Reus, el Sercotel Reus Park, cómodo, a dos pasos del centro y con buena relación calidad precio.



Booking.com

Agradecemos la cortesía de la Oficina de Turismo de Reus, que nos brindó apoyo y soporte en nuestra visita a la ciudad y que debemos destacar por su propuesta de promoción turística y por su amabilidad y cercanía.

Escribe un comentario!! (Vamos...es gratis y nos hace ilusión saber que te ha parecido.