Raymond Cauchetier, el fotógrafo de las fotonovelas en París

Cauchetier-seberg-belmondo
Jean Seberg y Jean-Paul Belmondo inmortalizados por Raymond Cauchetier. La foto no forma parte de ninguna escena de Al final de la escapada.

“He pasado una buena parte de mi vida fotografiando aquello que me gustaba, sin preocuparme por la rentabilidad inmediata de mis fotos, algo que no era muy prudente. Pero no me arrepiento. He vivido libre, algo que no tiene precio”.

Raymond Cauchetier.

Por casualidad, gracias otro excelente artículo de la revista Telerama, he conocido, o reconocido, a uno de los fotógrafos más importantes de la nouvelle vague. Conocía la foto de Jean-Paul Belmondo y Jean Seberg, que representa toda una época del cine francés, pero sobre todo de la sociedad europea de postguerra. Entre el final de la Segunda Guerra Mundial y la caída de los regímenes comunistas (poco de comunistas tenían, pero este no es el tema), hacía la mitad del periodo 1945-1990, surgen en Francia, en Estados Unidos, en Alemania, ideas y grupos que comienzan a agitar la sociedad. Aún estamos en los 30 gloriosos años de crecimiento económico y consumismo, por lo que esos grupos no son más que grupúsculos intelectuales que no llegan a la masa de la sociedad. Pero plantean nuevos modelos estéticos, nuevas preguntas, acertadas o no, sobre lo que debe ser la sociedad. El final de la Segunda Guerra no había terminado con las guerras y los problemas se acumulaban en el tercer y en los otros mundos.

Françoise Dorleac con Truffaut en la Piel Suave. Foto de Raymond Cauchetier
Françoise Dorleac con Truffaut en la Piel Suave. Foto de Raymond Cauchetier

En ese contexto Raymon Cauchetier retrata a Jean Seberg y Jean-Paul Belmondo en las calles de Paris. Una imagen mítica de “Al filo de la escapada” de Godard y un referente de la Nouvelle Vague. La película me aburrió y me causó más desagradó que otra cosa, sin pies ni cabeza, esteticista y poco más. Ni siquiera Belmondo, al que tengo mucho cariño, me sedujo, y mucho menos Seberg, inane y sosa. No entiendo como enamoró tanto al genial Romain Gary. Sin duda prefiero a Truffaut.

Durante el rodaje de Au bout du souffle (Al filo de. Foto de Raymond Cauchetier.
Durante el rodaje de Au bout du souffle (Al filo de la escapada). Foto de Raymond Cauchetier.

Pero no exageremos, es solo una película y unos actores trabajando. Además quiero hablar de fotografía. Y de Raymond Cauchetier. Lo primero porque no lo conocía en absoluto. Lo segundo porque el personaje y su vida es tan interesante como sus fotos. Hoy en día, la foto en blanco y negro no está de moda, volverá cuando cambie la moda y el formato ultrasaturado del HDR se olvide. Es lo normal. No obstante, ciertos autores como Cartier-Bresson, Doisneau, Ronis o Capa mantienen el aura de clásicos. Muchos otros son desconocidos y sólo el azar les lleva temporalmente, o para siempre, al panteón de la fotografía, como a Vivian Maier.

Raymond Cauchetier ha hecho fotos (80.000 en la era pre-digital son muchas fotos) porque ha tenido mucho tiempo, ¡nació en 1920! Ha visto épocas, gobiernos, historia. Y sigue viéndola junto a su esposa desde el piso parisino en el que nació. Además de sus fotos de cine, realizadas en poco más de 7 años, de 1956 a 1963, Cauchetier amante declarado de Asía, ha dedicado su carrera a la fotonovela. Nada elegante para un clásico, quizá por ello su desconocimiento. Pero el Arte sólo alimenta a unos pocos, por casualidad o por espíritu comercial. Si ya en la pintura es extremadamente raro poder vivir de sus obras, en la fotografía es rarísimo. Los fotógrafos de prensa vivían de los periódicos, hoy son las bodas y otros eventos los que les alimentan. Hoy para bien y para mal cualquiera es fotógrafo. Quizá para bien al final, pero es todo una profesión la que por popularizarse desaparece. Hoy la prensa muere entre el populismo que la corrompe, e internet que la agota, por eso no me parece tan extraño que Cauchetier dedicase una parte de su tiempo a la fotonovela. Más aún cuando el fotógrafo disfrutaba con esos trabajos. Además, con dinero podía dedicarse a lo que más quería los reportajes sobre Asía.

raymond-cauchetier-asia
Indochina, el gran amor de Raymond Cauchetier

La fotografía de Belmondo y Seberg es, de alguna manera, el resumen de todo. La foto es mítica, y como toda foto es falsa. Pero ésta más aún, ya que no se trata de una foto de rodaje. No es una imagen, una escena de la película, es una creación de Cauchetier que en cinco minutos se llevó a los actores a la calle y sacó la foto. Y de allí a la eternidad. Los fotógrafos de rodaje, que hacían los clichés para los carteles y el script estaban mal vistos y peor pagados. Era imposible vivir de ello, pero antes de tirar la toalla Cauchetier se codeó e inmortalizó los rodajes de Truffaut, Ophuls, Chabrol, Demy, Agnès Varda o Melville. Siempre querido por los actores que sabían lo importante que era para ellos, recuerda con cariño aquellos tiempos.

Cauchetier, antes de llegar a los platós de cine en los 50 había recorrido el mundo. Nacido en París, formó parte de la Resistencia, después se alistó en el ejercito y viajo por Asía. Su avión no pudo aterrizar en Diên Biên Phu, lo que le libró de la muerte o el cautiverio. Amó y continuó amando Indochina y Asía, retratando a su gente y a sus problemas, los de antes y de después. La muerte tan cerca y, al final, esa mirada tan humana, causa o consecuencia, no importa. En el fondo, las fotos, por falsas que sean, son un retrato de la época en la que se hicieron. Un reflejo, -cuando se estudian-, de los problemas económicos, de las casualidades, del recorrido vital en una sociedad y un individuo concreto, de los objetivos y los deseos de quienes las realizaron,

Exposición en París y libro en Londres.

Cartel de la exposición parisina. hasta el 17 de enero de 2016.
Cartel de la exposición parisina. hasta el 17 de enero de 2016.

Ahora, una exposición en La galerie de l’instant en Paris y un libro recopilatorio saluda a este nonagenario que vive modestamente, pero aún libre, en su casa de París.

La exposición estará abierta del 2 de octubre al 17 de enero de 2016.
Horarios. De martes a sábado entre las 11:00 y las 19:00. El domingo de 14:30 a 18:30
La Galerie de l’Instant, 46, Rue De Poitou, Paris 75003

Nuestra página sobre Francia y sobre París.

Más información sobre Raymond Cauchetier en su página web www.raymond-cauchetier.com

La exposición coincide con la publicación de Raymond Cauchetier’s New Wave, Prefacio de Philippe GARNER, Edition ACC Art Books, Londres 2015.

Artículo de Telerama sin el que no hubiéramos conocido a este fotógrafo: Sa vie est un roman-photo de Emmanuel Tellier, 14 de octubre de 2015 TELERAMA.

Te ha gustado? Comparte este viaje !

Escribe un comentario!! (Vamos...es gratis y nos hace ilusión saber que te ha parecido.