Alquiler y Paseo por Roma en Bicicleta

Roma la hemos trotado muchas veces y en esta ocasión nos apetecía verla desde otra perspectiva, a dos ruedas y en bicicleta, así que de la mano de nuestro colaborador de Blog Italia, acudimos a una de sus tiendas de alquiler de bicis y motos en Roma para recoger la bicicleta.

Recogida del Alquiler de bici en Roma
Recogida del Alquiler de bici en Roma

Además de alquilar bicicletas otras de las posibilidades que suelen demandar los viajeros son las Vespas  (al más puro estilo de la película “Vacaciones en Roma”) o los Fiat 500 (los famosos cinquecento), ya sean por su cuenta o en guía privada con un conductor que los lleva por Roma.

Nosotros, como sólo contábamos con una mañana nos decantamos por la bici, para hacer un pequeño tour que nos llevase hasta el Coliseo, las Termas de Caracalla, San Giovanni Laterano, o Santa María Maggiore, entre otros puntos.

Al ser domingo el tráfico de Roma estaba mucho más tranquilo, si bien es cierto que no es una ciudad fácil para los que disfrutamos de la bicicleta. En Roma, pese a las iniciativas ciudadanas y el esfuerzo de muchos romanos por promover el uso de la bicicleta, no hay muchas vías adaptadas para su uso (al menos si lo comparamos con otras ciudades europeas y otras en Italia), y la mayoría están en las afueras. El centro ya de por si suele ser un caos para la circulación de coches y motos por lo que hay que pensarse por donde nos metemos.

Por otro lado no hay que olvidar que Roma es una ciudad con mucho turismo, y que si pretendemos entrar en lugares como la fontana de Trevi o Piazza Navona tendremos que echar pié a tierra. Ojo también, con los raíles del tranvía porque casi nos juegan una mala pasada. recordad cruzarlos de forma perpendicular, nunca paralela porque podéis dejar encajada la bicicleta e ir al suelo.

Os dejamos un enlace con las rutas que propone el ayuntamiento de la ciudad.

Interior del Coliseo de Roma. La bici la dejamos afuera...
Interior del Coliseo de Roma. La bici la dejamos afuera…

Desde el punto de recogida muy cerca de la estación de Termini nos pusimos en marcha hasta el Coliseo, primer punto a visitar. Ajustamos la cámara de vídeo en el manillar de la bicicleta y pedaleamos rumbo al anfiteatro romano.

El trayecto fue corto y mientras intentábamos esquivar los huecos en el asfalto (más peligrosos que el propio tráfico) nos topamos con un policía que justo cortaba el tráfico porque se estaba preparando una carreta atlética por la ciudad (otra de las situaciones habituales que pueden darse en Roma). De forma simpática nos levantó la barrera que cortaba el acceso al Coliseo y sin más problema llegamos. Para aparcarla utilizamos el candado que nos habían proporcionado y la dejamos atada en una barandilla en frente del anfiteatro.

La aglomeración de turistas ya era importante pero como habíamos comprado el Roma Pass nos evitamos las colas y entramos directamente.

Termas de Caracalla
Termas de Caracalla

Al salir optamos por dirigirnos al sur, hacia las Termas de Caracalla, uno de los sitios que aún no conocíamos y que teníamos en agenda desde hace tiempo. El itinerario tampoco era largo y en apenas cinco minutos estábamos en la entrada atando las bicicletas.

Los restos de las Termas estaban mucho más tranquilos que el Coliseo, lo que nos proporcionó una visita mucho más sosegada, sacando fotos para nuestra web de Italia y admirando uno de los centros de relax  más importantes de la Antigua Roma

Desde las Termas indagamos el itinerario mejor para alcanzar el siguiente hito, San Giovanni Laterano. El camino hacia allí fue aún más sencillo ya que hay una parte con pista ciclista en la acera que permite evitar peligros, si bien al llegar a Via Druso es necesario volver a la carretera y tener cuidado con los autobuses.

San Giovanni in Laterano.
San Giovanni in Laterano.

Al doblar una esquina ante nuestros ojos (y por encima del manillar) se abría la explanada de San Giovanni in Laterano, con la basílica resplandeciente con el sol de otoño. Aquí si que pensamos donde dejar candadas las bicicletas porque no encontramos ningún lugar apto.

Bicicletas aparcadas frente a Santa María Maggiore
Bicicletas aparcadas frente a Santa María Maggiore

Desde San Giovanni in Laterano tomamos via Merulana para llegar después de poca más de un kilómetro en línea recta hasta Santa María Maggiore, que con su coqueta plaza nos dejó fotos bonitas con las bicis al lado de la fuente.

El tiempo pasaba rápido y casi llegaba la hora de devolver las bicicletas. Además por la tarde teníamos programada la visita al foro romano, el Palatino y el edificio de Vittorio Emmanuele en el Campidoglio, así que subimos el ritmo y concluimos el recorrido de nuevo en la oficina de Termini.

Si os gustaría alquilar una bici en vuestra visita a Roma nos podéis escribir y os daremos algunos consejos y recomendaciones de donde alquilarlas.

Escribe un comentario!! (Vamos...es gratis y nos hace ilusión saber que te ha parecido.