Viaje al Laberinto de Villapresente, el más grande de España, en Cantabria

Cantabria es infinita, eso ya lo sabéis, pero ahora cuenta con un atractivo más para los más atrevidos en busca de diversión. El día 8 de Abril se inauguró el Laberinto de Villapresente, que tiene el honor de ser el más grande de España. Con más de 5500 m2 de extensión, éste lugar se va a convertir en una excusa más para viajar a Cantabria. Nosotros ya nos hemos perdido entre sus pasillos, y por supuesto os lo contamos.

Por si aún no os habéis enterado os contamos la historia de éste curioso lugar, su creador es Emilio Pérez Carral, un bombero forestal jubilado que un día decidió junto a algunos amigos y familiares,  recrear un laberinto al estilo de los jardines del S.XVIII que servían de juegos a los jóvenes reyes y aristócratas de los Palacios Europeos.

Hace cuatro años se comenzó a idear el Laberinto, trazando y plantando sobre el terreno mas de cuatro mil arboles, concretamente son Cypreses Leilandi, a pesar de que muchos los confundan con los pinos comunes. Hoy en día ya es una realidad ideal para “perdernos” entre ellos. Las pulsaciones se aceleran, comienza la aventura.

Panel a la entrada del Laberinto

El pasado domingo decidimos previa reserva visitar esta singular atracción, aprovechamos el buen tiempo al que nos invita Cantabria para llegar hasta la localidad de Villapresente, en Reocín, muy cerca de la preciosa localidad de Santillana del Mar y a tan solo 20 minutos de Santander.

COMIENZA LA AVENTURA

Llegamos antes de las once de la mañana y aún no hay demasiada gente, pero todo apunta a que luego va a ser un hormiguero, así que tras conversar un rato con su creador y su hija, nos dirigimos con expectación a la entrada del Laberinto. He de decir que fuimos con dos niñas de 6 años y a pesar de que estaban nerviosas se lo pasaron de maravilla, eso sí, la sensación de incertidumbre se palpaba en sus pequeñas caras. Yo también sentí en alguna ocasión una leve sensación de angustia, aunque sólo en una ocasión en la que decidí explorar un camino y casi acabo perdida del resto del grupo.

Entrada al laberinto
Diversión asegurada

Nos cuentan que durante el recorrido, y en función de las veces que te pierdas, puedes recorrer desde un kilómetro y medio hasta cinco kilómetros. Si bien es verdad que en el interior no tienes la sensación de andar tanto. Entre risas y despistes va pasando el tiempo mientras nos cruzamos con otros aventureros que intentan buscar el centro del Laberinto. .

Quizá por suerte o por habilidad la mitad del trayecto lo hicimos bastante rápido, llegamos al epicentro del laberinto dónde encontramos un grupo de gente que descansaba bajo el sol en los bancos que allí se encuentran. Aprovechamos a beber agua y continuar hacia la salida. Aquí empezó el pequeño caos, nos perdimos un montón de veces, y las más pequeñas ya empezaban a preguntar cómo salir…

Durante el camino vemos unas señales en el suelo que dan pequeñas pistas que nos indican la zona central , y también pudimos ver algunas señales que nos mostraban las salidas de emergencia que se encuentran en los laterales del laberinto (sólo usar en caso de personas que se agobien en exceso). Nos contó uno de los integrantes del personal, que un señor que había estado el día anterior, y que tras tres horas recorriendo el laberinto recurrió a estas salidas, pero posteriormente volvió por la tarde para acabar el recorrido y conseguir la hazaña.

Sin duda es una experiencia divertida, familiar, ideal para ir con amigos, incluso para hacerlos, ya que en muchas ocasiones coincidimos en las diferentes encrucijadas con grupos de gente con la que jugamos a despistarnos los unos a los otros.

Adentrándonos en el Laberinto

No se si habrá una fórmula para salir de los laberintos, he leído algo en internet, nos cuentan que las matemáticas no fallan, y que para hallar la salida se puede utilizar el Algoritmo de Tremaux. Éste científico francés del Siglo XIX encontró la manera de salir de cualquier laberinto, por muy complicado y grande que fuera. Aunque para aplicar la fórmula hay que tener paciencia, y a veces en éstos sitios se puede perder. Os doy alguna pauta por si queréis aplicar el algoritmo en Villapresente, Tremaux decía que cuando se llega a un cruce hay que marcarlo de alguna forma para saber que ya hemos estado allí, así si continuamos y llegamos a un lugar sin salida deberemos retroceder hasta la marca. Bueno, es un poco lioso pero lógico, aunque yo os recomiendo perderos para que la diversión sea mayor.

Otra opción es poner una mano palpando los setos, de forma que de esta forma nunca volveremos a pasar por el mismo sitio. Este sistema se utiliza desde épocas inimaginables para salir de catacumbas, túneles subterráneos y galerías de minas. A veces éste sistema no funciona dependiendo de la forma del laberinto.

Tras una hora más o menos logramos nuestro objetivo, salimos entre gritos y aplausos surgidos de la adrenalina que te genera la experiencia. El calor apretaba por lo que el siguiente objetivo era refrigerarnos en el bar del Laberinto. Allí mismo hay una carpa que protege de a los viajeros del sol y que nos ofrece unas amplias mesas dónde saciar la sed. Desde allí vemos cómo no cesan de llegar grupos de gente, familias con carritos de bebés y personas de todas las edades que van a desafiar al magno Laberinto.

Salida Laberinto
Carpa al lado del bar para tomar algo

A pesar del incesante goteo de gente vemos que el personal es ágil y servicial y las colas se diluyen rápidamente. Cómo veis en la foto hay una carpa dónde podemos tomar una fresca cervecita para paliar el calor, los precios son muy asequibles. Además encontramos helados, algunas cosas de picoteo cómo snacks y bocadillitos.

Respecto a las instalaciones hay que resaltar que existe un parking gratuito anexo al Laberinto dónde podemos dejar gratuitamente nuestro vehículo. También hay unos pequeños baños públicos allí mismo. Las entradas se pueden comprar en la zona de Bar. De momento no se pueden adquirir via online, aunque os recomendamos realizar la reserva a través de su página web o vía telefónica para asegurarnos la cita.

Y si te conviertes en un fan del Laberinto de Villapresente también puedes comprar una camiseta con su logo, auguramos que el merchandising del Laberinto está en fase de despegue y probablemente se amplíe en breve.

Parking

INFORMACIÓN ÚTIL

Para llegar al Laberinto utilizamos Google Maps, y no tuvimos problemas, además cuando nos acercamos hay varias señales que nos indican el acceso.

En días calurosos llevar gorra y agua, no corre el aire en el interior y la sensación de calor es mayor que en el exterior.

Se pueden llevar carritos de bebés sin problema.

No se puede fumar en el interior.

Reservar con antelación via online.

Hay varios restaurantes cerca, si puedes reserva. Otra opción es llegar hasta Santillana del Mar, (se encuentra a unos 7 km) dónde la oferta gastronómica es muy amplia y a buen precio.

TARIFAS

Adultos (+ 12 años) 4 Euros

Niños (De 7 a 12) Euros .Los menores de 12 años deben entrar acompañados.

Menores de 7 años GRATIS (En caso de duda se puede requerir Documento que lo acredite)

Grupos (20 o más personas) 3 Euros . Los grupos tienen que reservar obligatoriamente previamente.

HORARIO DE VISITA AL LABERINTO

Abierto todos los días de 10:30 a 20:00 horas.

Escribe un comentario!! (Vamos...es gratis y nos hace ilusión saber que te ha parecido.