Museos de Esplugues de Llobregat: Can Tinturé y la Rajoleta

Después de la primera parte de nuestro pequeño Blogtrip por el Baix Llobregat visitando Can Negre y la Casa dels Ous en Sant Joan Despí, continuamos a bordo del TRAM hacia la segunda parte del viaje, camino de la vecina Esplugues de Llobregat.

Varios son los motivos que nos conducen a Esplugues de Llobregat, el primero es descubrir la relación entre la ciudad y la industria de la céramica, especialmente con la cerámica modernista que cubre la mayoría de los edificios de este estilo en Cataluña. El segundo es dar a conocer la labor del MEL, la red de Museos de Esplugues de Llobregat, que comprende Can Tinturé y la Rajoleta.

Horno de cocción de la cerámica en la Rajoleta
Horno de cocción de la cerámica en la Rajoleta

Esplugues cuenta con uno de los centros históricos más coquetos y auténticos del Baix Llobregat. Su nombre proviene del latín Spelunca, lo que indicaría una asignación romana, que sin embargo no se documenta, principalmente porque las razzias árabes de Almanzor asediando Barcelona fueron especialmente intensas al sur de la ciudad condal. El topónimo Spelunca indicaría la existencia de una cueva o refugio, y la presencia de cerámica íbera podría indicar que era un lugar habitado.

Al llegar nos esperaba nuestra guía que sin más demora nos hizo un itinerario por el casco antiguo de Esplugues comenzando por la subida del Carrer Monserrat. Pronto nos hace olvidar el tráfico y el ruido para sumergirnos en un ambiente de pueblo, sosegado y con amables casonas como Can Cargol, Can Bialet y Can Roselló, antes de alcanzar la Parroquia Santa Magdalena; o Can Cortada, Can Ramoneda o Can Pi en la Plaça del Pare Miquel d’Esplugues. En Can Cortada vivió el Barón del Maldá, autor de la obra el Calaix de Sastre, un clásico de la literatura catalana del XVIII.

La Calle Monserrat no pasó desapercibida como localización para Woody Allen que grabó aquí escenas de la película Vicky Cristina Barcelona. Además aquí se ubica el taller de creación del insigne (y al mismo tiempo poco reconocido) escultor catalán Xavier Corberó, que ha promovido un taller escuela en Esplugues como centro de artistas internacionales a su paso por Barcelona.

Carrer Monserrat, donde se grabaron escenas de Vicky Cristina Barcelona
Carrer Monserrat, donde se grabaron escenas de Vicky Cristina Barcelona

Desde la plaza de la iglesia torcemos a la derecha para bajar por el Carrer de l’Esglesia que deja a nuestra izquierda el inmenso Monasterio de  Santa Maria de Montsió que cuenta con un claustro apacible. De nuevo torcemos a la izquierda y pronto damos con el edificio de Can Tinturé que imita una villa italiana.

Museo de la Cerámica en Can Tinturé

Cuando Salvador Miquel comenzó a recopilar y coleccionar cerámicas no podía imaginarse que muchos años después su rigurosa búsqueda iba a permitir crear una de las mejores colecciones de azulejos seriados (llamados rajola de mostra en catalán) de Cataluña.

Azulejos de la colección Salvador Miquel en Can Tinturé
Azulejos de la colección Salvador Miquel en Can Tinturé

Casi olfateando los derribos de casas y las reformas de edificios de la Barceloneta y otros barrios de Barcelona lograba que los azulejos que revestían suelos, y paredes de cocinas y baños no se destruyeran, adquiriéndolos poco a poco. De esta forma su modesta recolección fue aumentando hasta superar las 3.000 piezas que van desde azulejos clásicos del siglo XIV hasta los de estilo modernista del siglo XIX.

En 1999 el ayuntamiento de Esplugues prosiguió con la labor de Salvador Miquel, exponiendo toda la colección de piezas en la sede de Can Tinturé, un edificio a la altura de su fondo de azulejos seriados puesto que data de 1898. Nuestro recorrido privado por las salas nos permitió conocer muchos detalles de las técnicas, motivos, tipologías y variedades de la cerámica de los azulejos.

Edificio de Can Tinturé
Edificio de Can Tinturé

Las diferentes salas muestran la figura de Salvador Miquel como coleccionista, la relación de los centros productores en Europa y las rutas comerciales, la importancia del óxido de cobalto como pigmento para reproducir los colores azules tan presentes en la cerámica medieval catalana, la aparición de la policromía con la llegada del Renacimiento y el uso de otros colores.

El azulejo hasta entonces elemento decorativo de nobleza y burguesía se transforma con la difusión del azulejo seriado con forma de Rosa de los Vientos o Escaleta desde el siglo XVIII al XIX, popularizándose entre la población con menor capacidad de adquisición. Más adelante el salto de la producción durante la industrialización significó que la moda se extendiese prácticamente a cada casa.

Dejamos Can Tinturé para en apenas unos minutos llegar a la  antigua Fábrica Pujol i Bausis, conocida cariñosamente como La Rajoleta.

Espacio Pujol i Bausis – “La Rajoleta”

La “fábrica de los sueños” de la Rajoleta es un conjunto museístico de gran valor patrimonial y arquitectónico. Lo que fuera la Fábrica Pujol i Bausis que en 1858 comenzó a producir la cerámica que reviste un gran número de edificios modernistas afamados, hoy alberga un museo temático sobre la producción de la cerámica.

Arquitectos célebres del modernismo catalán se proveían de la cerámica de la Rajoleta, o incluso encargaban diseños propios. Nombres como Antoni Gaudí, Puig i Cadafalch, Domènech i Montaner, Bassegoada o Gallissà entre otros “cosieron” sus obras con piel de cerámica fabricada en estos hornos.

En 1984 echó el cierre y afortunadamente se promovió su conservación hasta que en el año 2002 se inauguró la instalación que consta de una exposición didáctica del proceso productivo y las cerámicas manufacturadas; así como numerosos elementos de la transformación, entre los que destaca el skyline de los dos hornos de cuello de botella.

Hornos de confección de la cerámica de la Rajoleta
Hornos de confección de la cerámica de la Rajoleta

En el interior de los hornos pudimos comprobar el inmenso espacio donde apenas cabía un lápiz cuando era rellenado con estructuras de madera que como lavaplatos sostenían el barro cocido. Una vez lleno hasta los topes se encendía el horno en la estancia de debajo, por donde el calor se filtraba hasta alcanzar la temperatura que permitía endurecerse a la cerámica.

Para este trabajo la labor de toda la familia de obreros era importante, con un reparto de tareas que comprendía el trabajo de los niños, encargados de colarse por la pequeña ventana de la cúpula de los hornos.

Interior del horno de cocción de la cerámica
Interior del horno de cocción de la cerámica

Además de los dos hornos de cuello de botella, se han recuperado otras estructuras de la antigua fábrica, como los hornos árabes, la estancia de los molinos o el rincón del barro. En el moderno edificio anexo se explica con detalle la importancia económica de la fábrica en Esplugues o el valor patrimonial de la cerámica que usada como revestimiento de notables edificios modernistas nos permite conocer la procedencia de su fabricación.

Interior del Espacio del Museo de La Rajoleta
Interior del Espacio del Museo de La Rajoleta

Nuestro pequeño blogtrip terminaba cerrando un círculo sobre la industria ceramista catalana y su aplicación final en numerosos edificios que hemos visitado.

Gracias de nuevo a la colaboración del Consorci de Turisme del Baix Llobregat por su labor, con especial atención a Noemí del departamento de comunicación que nos hizo de Brújula en ambas etapas del recorrido de Sant Joan Despí y Esplugues de Llobregat

Información de los museos

Can Tinturé está abierto de martes a sábado de 17 a 20h, y los sábados, domingos y festivos con un horario de 10 a 14h. Hay visitas guiadas para colegios y grupos concertados. Los lunes y durante el mes de agosto permanece cerrado. Las visitas guiadas se llevan a cabo los domingos a las 12h.

Dirección Carrer de l’Església 36. 

El museo de la Cerámica de La Rajoleta abre los domingos con visitas guiadas a las 11h y a las 13h. De martes a sábado se llevan a cabo visitas escolares

Teléfono para reservas e información 934700218

Como llegar a Los Museos del MEL – Can Tinturé y La Rajoleta

Hay varias opciones para llegar a Esplugues y por ende a los museos del MEL, desde la opción del TRAMBAIX, líneas T1, T2 y T3 con parada en Pont d’Esplugues; a los autobuses EP1, EP2, 57, 63, 67, 68, 78 y 157.

Localización de los Museos de Can Tinturé y la Rajoleta (Museo de la Cerámica)

Te ha gustado? Comparte este viaje !

Escribe un comentario!! (Vamos...es gratis y nos hace ilusión saber que te ha parecido.