Lugares Insólitos, Maho Beach Sint Marteen

Antes de la tormenta- Puro Caribe europeo. Foto James Caned.
Antes de la tormenta- Puro Caribe europeo. Foto James Caned.

Entre los lugares más insólitos del planeta, a mi entender, se encuentran algunas islas que pertenecen a dos países. ¿Por qué insólitos? Porque quizá lo más absurdo del ser humano, la frontera, la separación entre los individuos sobre bases legales, identitarias, etc, se manifiesta aún con más rotunda estulticia en los territorios pequeños y rodeados de agua, las islas.

Los ejemplos son variados y de tamaños distintos, con lo que el concepto pequeño queda en entre dicho. La isla de Irian Java, repartida entre Papua Nueva Guinea e Indonesia es el caso más grande en tamaño; La Española, donde se encuentran Haití y la República Dominicana; Tierra del Fuego, repartida entre Argentina y Chile en los confines del mundo; Timor donde la invención de una República minúscula y petrolífera no ha resuelto los problemas de Indonesia, pero si ha ayudado a los balances de varias compañías australianas y del resto del mundo; la Isla de los Faisanes cerca de San Sebastián, que pertenece la mitad del año a España, la otra mitad a Francia…

Una isla europea en mitad del caribe: Saint Martin / Sint Marteen.

Bien, pues para comenzar nuestra nueva serie de lugares insólitos comenzamos con la isla de Saint Martin en francés, de Sint Marteen en holandés. Esta pequeña isla de las Antillas está dividida entre dos países europeos: Francia y Holanda. Por eso, este minúsculo pedazo de América es también Europa. Además de sus bellas playas y sus abigarrados pueblecitos coloridos, la isla concentra a muchos turistas de los Países Bajos, de Gran Bretaña, Alemania y Francia. La mitad norte es francesa y mira hacia la vecina isla británica de Anguila, la mitad sur neerlandesa y vislumbra otra isla francesa más al sur, la riquísima isla de Saint Barthelemy. Con una historia tan curiosa que seguro que aparece en otro de los capítulos de nuestra serie. Antigua colonia sueca donde hoy tienen chalets de lujo todos los millonarios del planeta, bueno sólo algunos ya que la isla es pequeña. Pero dejemos esto para otro artículo.

La isla de Saint Martin vive sobre todo del turismo y sus 74.000 habitantes se dedican, de una u otra manera, a ese sector económico. La liberalización de la parte holandesa (Estado dentro de la Corona Holandesa) ha favorecido el establecimiento de casinos y otros negocios de ese tipo, pero los hoteles de lujo abundan en ambas partes. Además, el hecho de que las leyes europeas (sanidad, circulación, leyes ecológicas, justicia…) rijan la vida de estos 90 km2 hace que las condiciones de vida sean mucho mejores que en las islas independientes del Caribe. Muchos turistas, sobre todo en Europa del centro y del oeste prefieren, viajar a las islas francesas, británicas u holandesas que a la República Dominica, México, Cuba, Venezuela o Colombia, a pesar de que los precios son más altos. Como curiosidad, diremos que como en la mayoría de Europa, en Saint Martin no sólo el topless está autorizado, sino también el nudismo.

Playa de Maho Beach sobrevolada por un inmenso avión. Foto Seert Jorch
Playa de Maho Beach sobrevolada por un inmenso avión. Foto Seert Jorch

La playa de los Airbus.

Uno de los grandes atractivos de la parte holandesa de la isla de St Martin es la playa de Maho. Maho Beach es una estrecha franja de arena blanca y de aguas cristalinas que se sitúa en una bahía dominada por el azul turquesa del fondo marino. Sin embargo, el principal interés es que esa playa se sitúa al principio de la pista de aterrizaje del único aeropuerto de la isla. Un aeropuerto que sirve para que los inmensos 757 y Airbus alimenten el transvase de turistas para las partes holandesa y francesa. La playa no medirá más de 50 metros de ancho y por ello la aproximación para el aterrizaje en el aeropuerto Princesa Juliana se hace sobrevolando el mar turquesa, y la playa repleta de turistas.

Las imágenes son espectaculares ya que los aviones pasan a muy pocos metros de altura sobre los animados turistas. Más aún, ya que después, las corrientes de aire provocadas por los reactores de los aviones más grandes crean remolimos y turbulencias de gran violencia que regocijan, derriban y riegan de arena a los, cada vez más emocionados, bañistas y turistas. Curioso, divertido, espectacular o estúpido, la respuesta se la dejo a Ustedes, pero antes vean el video. Ahora ya saben lo que les espera y por favor si se acercan a Maho Beach tengan cuidado, hay peligro.

Te ha gustado? Comparte este viaje !

Escribe un comentario!! (Vamos...es gratis y nos hace ilusión saber que te ha parecido.