Los monolitos de Cala Llentia en Ibiza

Ibiza ha sido un gran descubrimiento para toda la familia, se nos ha caído la venda de los ojos y hemos descubierto que en Ibiza hay mucho más que fiesta. Parece que es su sino, y me niego  a pensar que eso va a ser así, en Ibiza hay una historia aún por descubrir, hay naturaleza (no sólo calas), sus higueras, algarrobos, pinos… en Ibiza hay magia.

Nos encanta descubrir lugares no muy masificados y saborearlos poco a poco casi en soledad, y eso es en parte  gracias a esos guías de viajes maravillosos que son los vecinos de los lugares a los que viajamos. En esta ocasión conocimos a Chari, una cordobesa que se trasladó hace más de 40 años a Ibiza, y se conoce la isla cómo la palma de su mano. Ella regenta un supermercado en Cala Tarida, y fue quién nos indicó el camino para descubrir los misteriosos Monolitos ibicencos.

Los Monolitos de Cala Llentia esperan la puesta de sol. Trece columnas de basalto creando un círculo perfecto

Se trata del Monumento Tiempo y Espacio, aunque es más conocido cómo los Monolitos de Ibiza. Esta megaescultura está situada en una zona tranquila, concretamente en Cala Llentia, muy cerca de Cala Tarida. Sabemos por lo que nos contaron que se trata de una excentricidad del multimillonario Guy Laliberté, el fundador del Circo del Sol. El empresario decidió contar con el artista Andrew Rogers para realizar ésta curiosa obra de arte.

Los Monolitos de Cala Llentia, en Ibiza, creando un espectáculo visual

En 2014, tras su viaje al espacio, decidió construir junto a su mansión (actualmente vive Leonardo Di Caprio), un monumento impresionante que emula a las construcciones de Stonehenge, un total de 13 columnas o monolitos de basalto creando un círculo perfecto. En el epicentro del círculo hay una columna que mide 20 metros de altura y que está adornada en la parte superior por una placa bañada en oro de 23 kilates.

Según Laliberté, ésta especie de reloj simula el movimiento de los planetas alrededor del sol, y está perfectamente alineado con la puesta del sol del solsticio de Invierno. Además cómo experto en matemáticas, Laliberté ha tenido en cuenta la sucesión de Fibonacci (cada número es resultante de la suma de los dos anteriores) para ajustar el peso y las distancias de los monolitos.

También nos contaron que ésta construcción creó mucha polémica en su origen y siendo criticado por los ecologistas, aunque el creador aseguró que es una obra que se puede desmontar en cualquier momento sin dañar el ecosistema.

El Monolito más alto de la serie. Arriba se aprecia la lámina de oro de 23 kilates que corona la columna.

Desde mi punto de vista, es una obra de arte al aire libre, de la que cualquiera podemos formar parte, además de sentir la energía que la Isla proyecta, por lo tanto sólo me limité a cerrar los ojos y disfrutar de una puesta de sol cargada de magnetismo y buena vibra.

Es curioso que éste lugar no aparezca en ningún catalogo de la isla, y que muchos de los que viajan a Ibiza, jamás hayan oído hablar de tan curioso lugar. Por ello para llegar hasta aquí debes contar con la colaboración de algún vecino de la zona, en nuestro caso, cómo antes dije, nuestra amiga Chari nos indicó el camino desde Cala Tarida, unos 3 kilómetros a pie, atravesando una urbanización hasta llegar a un camino rodeado de pinos. En el camino veremos algunas fincas amuralladas que guardan discretamente mansiones y casoplones de algunos privilegiados.

Camino que da acceso a los Monolitos, junto a la Mansión dónde residió Guy Laliberté.

Una vez que llegas a una finca en la que hay varias casetas de seguridad con guardas controlando el acceso, debes dirigirte hacia el mar por un estrecho camino, allí encontrarás el místico monumento.

LAS PUERTAS DE CALA LLENTIA

A tan sólo unos metros de los monolitos, vemos a lo lejos otra estructura extraña, son las Puertas de Cala Llentia. No hemos conseguido saber si éste lugar también forma parte de la obra de Andrew Rogers, pero podría serlo indiscutiblemente.

Un curioso espacio de tan sólo unos metros que simula una habitación sin muros, con tan sólo dos puertas que se enfrentan, dejando ver el islote de Es Vedrá al fondo. Tanto las puertas cómo el suelo dónde se ubican tienen grabados árabes, podemos ver la mano de Fátima y otros ornamentos que dotan de una belleza mágica éste lugar.

Puertas de Cala Llentia, Es Vedrá al fondo Vestidos @aireretro

Si caminamos hacia el mar podemos ver la Cala Llentia, un pequeño entrante de mar de unos 30 metros de muy difícil acceso, por lo que normalmente se encuentra bastante solitario. Y no es de extrañar, Cala Llentia no está de moda, ya sabemos cómo funciona esto, así que probablemente en unos años sea reclamo de vips y curiosos.

Cala Llentia al fondo, si quieres tranquilidad y soledad éste es tu lugar de Ibiza

Quizá un poco sugestionada por la historia de ambos lugares, pero siento que nos hemos recargado de energía, nos hemos recargado de Ibiza. Admito que éste lugar al igual que a Laliberté, nos ha cautivado, no se si será un punto magnético, o será la belleza de la soledad, pero he sentido que ésta es la verdadera Ibiza, alejada de la música electrónica, y de las discotecas, una isla por descubrir, repleta de lugares interesantes alejados del tumulto y el ruido, pronto os contaré más de nuestros descubrimientos, estad atentos!!

COMO LLEGAR A LOS MONOLITOS DE CALA LLENTIA

Te ha gustado? Comparte este viaje !

Escribe un comentario!! (Vamos...es gratis y nos hace ilusión saber que te ha parecido.